Cuidado facial – La Guía Definitiva

Muchas mujeres quieren verse bellas, no tanto para complacer a otros, sino para sentirse bien consigo mismas. Nuestro rostro está constantemente en el punto de mira y salir de casa con la seguridad de que nuestra piel está bien hidratada, radiante y libre de impurezas nos permite afrontar el día con un impulso extra. Sin […]
Demedicina.com

Muchas mujeres quieren verse bellas, no tanto para complacer a otros, sino para sentirse bien consigo mismas. Nuestro rostro está constantemente en el punto de mira y salir de casa con la seguridad de que nuestra piel está bien hidratada, radiante y libre de impurezas nos permite afrontar el día con un impulso extra. Sin embargo, muy a menudo el estrés diario, los cambios de temperatura o la contaminación pueden poner a prueba la salud de nuestra piel.

Te ofrecemos los mejores consejos útiles para lucir una cara bella y sana: un cutis perfecto.

Descansa lo suficiente

El principal truco de belleza es un buen descanso con horas de sueño profundo seguidas. La piel se regenera mientras dormimos. No todas las personas necesitamos unas horas concretas y exactas. Tú sabes lo que es levantarte descansado, eso es lo que tienes que buscar. Porque también hay días que dormimos 9 horas y nos levantamos con mala cara como si nos hubieran estado pegando toda la noche.

No olvides cambiar con frecuencia los almohadones porque acumulan suciedad de la cara, células muertas y ácaros que propician infecciones como el acné.

Bebe agua a raudales

Una hidratación abundante es esencial para el bienestar de nuestro cuerpo y nuestra piel. La falta de hidratación puede hacer que se reseque y pierda elasticidad, además de favorecer la formación de nuevas arrugas. Por ello, recuerda que es importante hidratar tu piel tanto por fuera, con cremas y productos hidratantes, como por dentro, bebiendo al menos un litro de agua al día. El agua hidrata la piel y elimina las toxinas, reduciendo así las impurezas.

Bere acqua

Come bien

Una dieta sana y equilibrada proporciona al organismo todos los nutrientes que necesita y contribuye a una piel más sana. El consumo excesivo de alimentos grasos, como embutidos, quesos curados, chocolate o dulces diversos, estimula la producción de sebo y, en consecuencia, la aparición de granos y puntos negros. Por ello, recuerda no consumir demasiadas grasas y azúcares e incluir en tu dieta mucha fruta, verduras, cereales integrales y proteínas, que son fuentes de valiosas vitaminas y minerales.

Actividad física

Tanto si eres hombre como mujer, recuerda que el deporte no sólo es bueno para tu figura sino también para tu piel. La actividad física estimula la circulación sanguínea tanto en el cuerpo como en el rostro, favoreciendo la curación y regeneración de la piel.

Rayos UV con moderación

La exposición excesiva a los rayos UV es perjudicial para la piel y, a largo plazo, puede provocar la aparición de pecas, manchas de pigmentación y quemaduras solares. Una exposición excesiva al sol también puede resecar mucho la piel y favorecer el proceso de envejecimiento. El sol es importante para la acumulación de vitamina D, entre otras muchísimas cosas, pero debes evitarlo a las horas centrales del día en los meses de más calor. No es imprescindible

Dedica tiempo al cuidado de la piel

Si te preguntas a menudo cómo ponerte guapa de cara sin ningún esfuerzo, sólo tienes que saber que cualquiera que se tome el tiempo de poner su rutina de belleza diaria ya tiene la mitad del camino hecho. De hecho, cada día se depositan en el rostro miles de partículas, desde el smog, pasando por los productos de peinado o maquillaje, hasta los vapores de la cocina, que obstruyen los poros. Por eso es de vital importancia limpiar y nutrir la piel en profundidad:

  • Usa productos específicos y delicados con tu piel
  • Elimina totalmente los restos del maquillaje antes de irte a dormir.
  • Hidrata con aceites o con tónicos, cremas… pero hidrata.
  • 2 o 3 veces en semana puedes ponerte una mascarilla hidratante.
  • Exfolia para limpiar en profundidad y estimular la circulación.

Desmaquíllate antes de dormir

Es el remedio para muchos problemas de la piel causados por el maquillaje. Tanto si son las 10 de la noche como las 3 de la madrugada, no olvides ni un día eliminar cuidadosamente todos los restos de maquillaje de tu rostro antes de acostarte. Durante el día se acumula en la piel una capa de polvo, células muertas y suciedad que, junto con el maquillaje, obstruye los poros e impide que la piel respire correctamente. Como resultado, la piel suele reaccionar con la aparición de puntos negros y espinillas. Además, si no se desmaquillan correctamente los ojos, pueden producirse enrojecimientos, infecciones bacterianas o inflamaciones, hasta abrasiones oculares.

Proteger la ropa

Esas manos quietas

Evite tocarse la cara con demasiada frecuencia, especialmente con las manos sucias. Las manos son la parte del cuerpo que más contacto tiene con el exterior, desde los pomos de las puertas hasta los asientos del metro, y en ellas se acumulan infinidad de gérmenes y bacterias que podrían extenderse a la piel del rostro. También te aconsejamos que evites exprimir tú mismo los granos y puntos negros en casa para evitar la inflamación o las antiestéticas cicatrices en el rostro.

Gimnasia facial

Un remedio rápido y eficaz para dar a tu rostro un aspecto saludable y relajante es realizar ejercicios faciales diarios. Estudios recientes demuestran que el ejercicio facial ayuda a las células de la piel a mantenerse vivas, retrasando la formación de líneas de expresión y diversas imperfecciones relacionadas con la edad. De hecho, hay algunos ejercicios muy sencillos que, si se practican con regularidad, ayudan a resolver los párpados, las comisuras de los labios o dan un efecto lifting instantáneo.

ginnastica facciale

Realzar el rostro con el maquillaje adecuado

Como hemos visto, hay muchas formas de ponerse guapa y tener un rostro sano, tonificado y sin manchas. Sin embargo, muy a menudo el maquillaje sigue siendo la mejor arma para ocultar esos pequeños defectos que nos hacen sentir incómodos. Pero ten cuidado de elegir los productos adecuados: si tienes una piel grasa o mixta, por ejemplo, sería mejor elegir productos no comedogénicos, ya que no obstruyen los poros y permiten que la piel respire con normalidad.

Conclusiones finales para tener un cutis perfecto

Trata bien a tu cuerpo y éste te recompensará. Bebe mucha agua y sigue una dieta sana y equilibrada para mantenerte en forma tanto por dentro como por fuera; haz ejercicio, descansa, protege tu rostro de las inclemencias del tiempo y de los rayos UV a las horas centrales, dedica tiempo al cuidado de tu piel y, si es necesario, disimula las pequeñas imperfecciones con el maquillaje adecuado.

5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar