BLACK FRIDAY de Amazon, no te pierdas sus ofertas, te dejamos un enlace con las mejores rebajas
Escrito por

Vértigos o mareos cervicales: Causas y tratamiento

Pocas sensaciones provocan tanta incomodidad y desconcierto como los mareos cervicales. La sensación de que el mundo se sacude en vaivenes, girando alrededor e impidiendo la estabilidad en muchas ocasiones llega a ser incapacitante para el desarrollo personal, físico y funcional de quien lo percibe.

Desafortunadamente, muchas de las personas que sufren de vértigos no son consciente del mismo, imputándole el malestar a cuestiones externas y minimizando sus dolencias al tratarlas como algo temporal o pasajero que se aliviará sin necesidad de algún tratamiento.

Cuando el paciente acude a la visita médica suele ser a causa de que ya ha pasado un largo tiempo sufriendo de este problema.

La causa del padecimiento de vértigo o mareo, puede encontrarse en trastornos del oído y se denomina periférico. Se refiere a problemas del oído interno que provocan falta de equilibrio y la consiguiente sensación de mareo.

La otra causa más común y que se trata en este artículo es provocada por daños estructurales del cuello, denominados vértigos o mareos cervicales.

Qué son los vértigos o mareos cervicales

El vértigo o mareo cervical se identifica como la sensación de que todo se mueve alrededor, suele estar acompañado de incapacidad para mantenerse de pie y percepción de encontrarse girando sin control.

En muchas ocasiones el cuadro se complica con náuseas, vómito, sensación de que se está a punto del desmayo e incapacidad para enfocar la vista. Esto sucede de manera periódica, en lapsos generalmente breves aunque de acuerdo a la gravedad del caso se han llegado a reportar sujetos que lo sufren por horas.

El vértigo o mareo cervical es un padecimiento que como su denominación indica, tiene su origen en un problema de las vértebras cervicales.

Las vértebras cervicales tienen como función el mantener la cabeza firme y es el área del cuerpo donde se localizan los receptores del cerebro que funcionan como indicadores de la orientación del organismo, por lo que un fallo o daño mecánico de esta estructura puede provocar desorientación nerviosa que se traduce como vértigo o mareos para la persona afectada.

Es importante acudir a un especialista médico para obtener un diagnóstico efectivo al respecto del origen del vértigo o mareo, ya que su tratamiento varía de acuerdo a las causas del malestar.

Generalmente, un padecimiento que tenga su origen en un fallo de las vértebras cervicales suele venir acompañado de un dolor o lesión preexistente, o bien provoca cefaleas a la presión de la parte superior del cuello.

Causas de los vértigos o mareos cervicales

Una de las principales causas de los vértigos o mareos cervicales es una lesión preexistente en las vértebras cervicales, derivada de un accidente de tráfico, latigazo cervical, caída o golpe fuerte que provoca una inflamación o desajuste en alguna de las siete cervicales del cuerpo.

En ocasiones justo después del incidente violento que provoca la lesión se presenta este malestar, sin embargo también es posible que sus síntomas se presenten tiempo después aun cuando la lesión inicial ya se encuentre oficialmente aliviada, debido a que esta área es muy delicada y cualquier nuevo movimiento brusco puede traer de vuelta las molestias.

En personas de edad avanzada, la degeneración natural del cuerpo que provoca un adelgazamiento óseo puede ser una causa del vértigo o mareo cervical.

Los cambios de estructura de las vértebras a causa de su degeneración puede provocar una compresión entre ellas que termine por aplastar o comprimir los nervios y provocar estos desajustes en la percepción de estabilidad. La gran mayoría de las personas de más de 60 años llegan a padecer este problema.

Otros padecimientos preexistentes en el sujeto pueden provocar el mareo cervical o vértigo, tal es el caso de la artritis.

La artritis puede derivar en artritis cervical, cuando la degeneración de las articulaciones se localiza o extiende a las de las vértebras cervicales provocando que los cartílagos se dañen y eventualmente exista presión en los nervios que provoquen estas sensaciones de movimientos circulares y desorientación.

Además, una mala postura al caminar, permanecer sentado e incluso al dormir, puede provocar vértigo o mareo cervical. La zona del cuello es muy flexible y suele acomodarse a como el sujeto disponga por un lapso casi indefinido de tiempo.

Sin embargo, cuando se pasa horas en una posición determinada que no es la ideal para la estructura de soporte cervical, puede llegar a provocarse inflamaciones y daños que se manifiestan con la sensación de mareo que indica que algo anda mal.

En ocasiones, una lesión preexistente o un daño potencial podrían pasar desapercibidos y no generar nunca una molestia, y es una mala postura o una inadecuada técnica de dormir la que dispara y provoca que esta predisposición estructural se manifieste causando el padecimiento.

Tipos de vértigos

No se puede hablar de vértigo como tal, ya que existen distintos tipos de vértigos y todos ellos con unas características fuertemente ligadas a los mecanismos que las provocan. Para obtener el diagnóstico correcto, será imprescindible identificar éstas características y la única forma de hacerlo es mediante el historial clínico del paciente. De esta forma nos aseguraremos un diagnóstico correcto y por lo tanto un tratamiento adecuado.

Existen vértigos provocados por el oído y vértigos provocados por problemas cervicales. Los vértigos provocados por problemas cervicales suelen englobarse en lo que conocemos como Vértigo Central, mientras que los vértigos provocados por problemas en el oído se les conoce como Vértigo Periférico.

Vértigo Central

Cuando nos referimos al vértigo central, nos estamos refiriendo a un problema localizado en el cerebro bien directa o indirectamente, concretamente en la zona del tronco encefálico o bien en la parte posterior, en el cerebelo. Este puede ser:

  • Persistente o episodio único
  • Recurrente

Vértigo Persistente

Se produce cuando la actividad vestibular unilateral, sufre una interrupción o una disminución brusca, en este momento se surge un conflicto sensorial en el cerebro. Éste interpreta como una ilusión de movimiento y por lo tanto se produce la sensación de vértigo espotáneo.

Si esta interrupción brusca de la actividad del laberinto y/o nervio vestibular, no vuelve rápidamente a ser fluida, es cuando se produce el Vértigo Persistente. En algunas ocasiones el paciente puede sufrir un episodio único pero que puede durar varios días.

Durante los días que dura el episodio, el paciente irá notando leves mejorías progresivas, esto se debe a los propios mecanismos que tiene el cerebro de autorreparación o compensación de la actividad vestibular. El vértigo persistente suelen sufrirlo pacientes con neuritis vestibular o fractura laberíntica.

Vértigo Recurrente

Cuando la interrupción de la actividad unilateral es rápidamente reversible o bien se produce de manera intermitente, es lo que se llama Vértigo Recurrente. Estos vértigos lejos de durar días, serán episodios de minutos u horas. Nuestra situación mejorará en cuanto comience de nuevo la actividad, algo que ocurrirá de manera expotánea.  Este tipo de vértigo recurrente los sufren pacientes con enfermedad de Menière.

Vértigo Periferico

El vértigo se puede presentar de forma espotánea o bien puede ser provocado. Ya sea espontáneo o provocado, cada uno presentará unas características diferentes, todo dependerá del factor que lo provoca o del tipo de lesión que lo produce.

El vértigo provocado, puede ser:

  • Posicional
  • Por ruido intenso
  • Por presión en el CAE
  • Por cambios de presión

Vértigo Provocado 

El vértigo provocado surge como consecuencia de un movimiento brusco de cabeza, ruidos fuertes o intensos. También por cambios de presión en el conducto auditivo externo como puede ser el provocado por una explosión. Otras causas pueden ser por exceso de presión en el oído medio, como por ejemplo el que se produce cuando nos sonamos la nariz, o bien por en aumento en la presión de cerebro, como cuando hacemos ciertos esfuerzos físicos.

Las explosiones, la pólvora provocará presión en el oído

Todos estos factores son los que provocan una asimetría en la actividad que realizan los dos laberintos auditivos, por lo que generan la sensación de movimiento, una sensación errónea que provocará el vértigo.

El vértigo posicional es el más frecuente de todos y se produce por un cambio brusco en la posición de la cabeza, seguramente todos la hemos sufrido más de una vez, cuando nos levantamos rápidamente de la cama, por ejemplo. El vértigo posicional dura muy pocos segundos y se produce por alteraciones en el laberinto, en la mayoría de las ocasiones.

Otros factores como el ruído intenso o las variaciones de presión, de cualquiera de los casos citados anteriormente, presión en el oído medio, en el externo o la presión intercraneal, lo que provocan es un cambio de presión en los líquidos localizados en el oído interno.

Cómo diferenciar un mareo de origen cervical o un mareo de origen auditivo

Saber diferenciar si un mareo puede tener un origen de tipo cervical o auditivo, no es sencillo para un profano, pero si podemos diferenciarlos según los siguientes aspectos:

    • Origen cervical
      • Sensación de mareo e inestabilidad
      • Empeora progresivamente
      • Sensación de tensión y dolor tanto en el cuello como en la nuca
      • Dolor de cabeza
      • Náuseas
      • Dolor en la nuca si la tocamos
      • Empeora si nos ponemos nerviosos
    • Origen oído
      • Sensación de que todo gira al rededor
      • Su inicio es repentino y brusc
      • Ruidos en los oídos o acúfenos
      • Pérdida de audición

Vertigos cervicales duración

La duración de los vértigos, como hemos podido comprobar, no es exacta, ni tampoco existe una intensidad definida. Sabemos que dependiendo del tipo de vértigo éste puede durar minutos o días.

Vértigo Central, es un vértigo continuado, es el que más dura en el tiempo ya que puede llegar a durar varios días. En este tipo de vértigos el paciente no pierde ninguna capacidad auditiva. Aunque también hay que tener en cuenta que la duración dependerá de otros factores como la edad, salud general y el tratamiento que se está llevando.

En los vértigos periféricos, al presentarse como episodios repentinos, suele durar pocos minutos o como mucho horas, estos suelen venir acompañados de acúfenos o hipacusias, sudoración, náuseas, tensión baja o taquicardias.

Síntomas de los vértigos cervicales

Como hemos comentado repetidas veces, el vértigo cervical suele deberse fundamentalmente a un problema de tipo vascular. Movimientos bruscos del cuello, al moverlo de arriba a abajo, por falta de riego sanguíneo a ciertas zonas del oído, responsables del procurar el equilibrio y causantes de la inestabilidad.

Como hemos visto dentro de las causas, las malas posturas, una caída, la edad y los problemas de degeneración ósea, las contracturas o incluso el estrés o los nervios, pueden provocar tensión muscular y por lo tanto la sensación de vértigo y mareo.

Los síntomas más habituales son:

      • Sensación de mareo, todo gira alrededor nuestro
      • Sensación inestable
      • Vómitos.
      • Movimiento de los ojos, dificultad para enfocar la visión
      • Hipoacusia
      • Zumbidos o ruidos

En casos más graves:

      • Parálisis facial
      • Visión doble o borrosa
      • Sordera
      • Problemas para deglutir
      • Debilidad

Tratamiento para los vértigos o mareos cervicales

Al momento de sufrir un episodio de vértigo o mareo cervical, es aconsejable que el sujeto o paciente tome una postura acostado o recostado en un espacio libre de ruidos o luces brillantes, para reducir el malestar.

Se debe procurar que realice movimientos ligeros a una velocidad muy reducida, para ayudar a que el cerebro ubique la posición del cuerpo correctamente y se alivie la causa de fondo. Asimismo, en lo posible evitar cualquier pantalla como las tabletas, computadoras o teléfonos en unas horas.

Para controlar el padecimiento de vértigo o mareo cervical crónico, en algunos casos es posible ayudarse de tratamientos naturales como la práctica del yoga que es un eficaz auxiliar para la corrección de posturas. Otras disciplinas como el Pilates o los estiramientos específicos de la columna pueden complementar este tratamiento.

Tratar de fondo lesiones o enfermedades preexistentes es la mejor manera de eliminar el vértigo o mareo cervical que se presenta como un síntoma de estos problemas.

Para un diagnóstico completo y seguro, se recomienda acudir siempre a un especialista médico que estará capacitado para derivar al sujeto o paciente con un fisioterapeuta o bien para recetar los remedios farmacológicos específicos que eliminen los síntomas del vértigo.

El consumo de Ginko Biloba por su acción potenciadora del flujo sanguíneo y el jengibre con manzanilla, son remedios naturales que pueden complementar una terapia médica o física eficazmente para aliviar el vértigo o mareo cervical.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos