BLACK FRIDAY de Amazon, no te pierdas sus ofertas, te dejamos un enlace con las mejores rebajas
Escrito por

Trocanteritis izquierda: qué es y cuál es el tratamiento

Siguiendo nuestra línea de información y prevención de lesiones musculares, hoy vamos a analizar en profundidad la trocanteritis izquierda: Qué es y cuál es el tratamiento, posiblemente la causa más frecuente de consulta médica, cuando se trata de dolor de cadera y una de las dolencias más habituales sobre todo cuando alcanzamos cierta edad.

Trocanteritis izquierda fisioterapeuta

Ya comentamos sobre la Fascitis plantar: síntomas, ejercicios y tratamiento, acerca del dolor de rodilla. ¿Cómo saber si es una lesión de menisco o no? y del Kinesiotape o vendaje neuro-muscular: Qué es y cómo funciona. Hoy nos volvemos a centrar en una dolencia concreta como la trocanteritis izquierda: Qué es y cuál es el tratamiento. Una dolencia muy habitual, pese a que poca gente conoce su nombre.

Qué es la trocanteritis izquierda

Lo primero es definir qué es la trocanteritis izquierda. Básicamente, y reduciendo mucho la definición, es la inserción de los músculos en la cadera. Algo que, a priori, no parece revestir gravedad, puede convertirse en una afección dolorosa y con graves consecuencias. El cuadro se produce cuando la cápsula articular de la cadera se hincha y vierte su líquido interior, provocando un serio problema.

No obstante, se puede dar otra opción, más dolorosa y complicada aún. Y es el hecho de que lo inflamado no sea la cápsula sino la bolsa que recubre el trocánter. En tal caso, además de la trocanteritis izquierda, tendríamos una dolencia por bursitis trocantérea. No es lo mismo, pues afecta a zonas distintas, aunque complementarias. Por ello, ambas afecciones pueden venir juntas y provocar un dolor insoportable.

Síntomas de la trocanteritis izquierda

A la hora de reconocer los síntomas de la trocanteritis izquierda, lo primero es determinar que tenemos dolor en la zona. Este dolor viene dado por el incremento de la tensión en alguno de los músculos que interviene en el trocánter. Y este aumento puede venir, sin ir más lejos, por golpear una zona de forma reiterada.

Un ejemplo de profesional que se ve afectado habitualmente por esta dolencia es un portero de fútbol. Sus constantes caídas contra el suelo, hacen que la trocanteritis izquierda sea una lesión común en el colectivo. Eso sí, los profesionales tienen un equipo médico alrededor que localiza los  síntomas de la trocanteritis izquierda antes de que ésta aparezca siquiera.

Para atajarla de raíz, toda vez que la alta competición no permite más de dos días de baja, son habituales los pinchazos de cortisona directos a la bursa. Así se baja la hinchazón y se mitiga el dolor. Una vez terminada la temporada, ya se analiza el alcance de la lesión. En esos niveles estamos.

Otro de los síntomas de la trocanteritis izquierda, en este caso algo más preocupante, viene dado por dolor en las lumbares. Incluso por una leve cojera, al ser imposible caminar de forma normal. Lo curioso es que en esta dolencia, influyen elementos que, a priori, no parecen tener mucho en común. Desde las vértebras, a la próstata o el útero, pasando por los riñones. Todo está conectado y un músculo con mal funcionamiento, puede provocar un peligroso efecto dominó en tu cuerpo.

Causas de la trocanteritis izquierda

En lo que respecta a las causas de la trocanteritis izquierda, lo habitual es que sean dos: un traumatismo o la propia mecánica de las extremidades.

En el caso del traumatismo, hablamos directamente de un golpe en la zona, como ya dijimos de los porteros. No obstante, no siempre es por reiteración en los golpes, sino por uno fuerte y localizado en la zona. En tal caso, con un tratamiento sencillo y reposo, se puede solucionar el problema.

Ahora, si la zona tiene un defecto localizado que afecta al correcto movimiento de los músculos, el problema es mayor. Pero tiene solución. Eso sí, pasa por un tratamiento severo de fisioterapia o, en casos más graves de paso por quirófano. En este caso, la causa más habitual suele ser el envejecimiento del cuerpo humano y las enfermedades degenerativas. La artrosis es la número uno de las causas de la trocanteritis izquierda. Su aparición puede derivar en una cojera, temporal o perpetua, y en un dolor permanente.

Según los últimos estudios realizados, parece haber una relación entre la debilidad de la musculatura de la zona de la cadera que puede provocar, con el tiempo un cuadro de trocanteritis.

Diagnóstico de la trocanteritis o bursitis trocantérea

Para poder diagnosticar un problema como la trocanteritis, debemos conocer las posibles causas que lo hayan podido provocar, ya sea por un traumatismo o por otros motivos como pueden ser degenerativos. El principal síntoma si se trata de una inflamación por traumatismo es un fuerte dolor sobre todo al ejercer presión sobre la zona afectada. El dolor nos permitirá andar y su intensidad será moderada.

Pero si el dolor no ha sido provocado por ningún golpe o traumatismo previo, sino que ha comenzado como un dolor leve y se ha ido incrementado progresivamente, será el facultativo el que mediante una exploración podrá valorar el alcance y grado de la lesión.

Realizando maniobras de exploración en las zonas donde habitualmente el dolor se intensifica como es la la región externa de la cadera. A medida que el médico incrementa la presión sobre el trocánter mayor o bien con la abdución, el dolor se identifica, los mismo si se intenta una felxión o rotación externa.

No obstante, se deberán complementar estas exploraciones con un estudio de diagnóstico por imagen para el correcto diagnóstico. La trocanteritis como hemos comentado es un tipo de dolencia muy habitual, pero tampoco es la única que puede presentar dolor en la misma zona o región, pudiendo ser confundida, si no se realizan estudios complementarios, con otras afecciones como:

  • Bursitis iliopectínea
  • Bursitis isquioglútea
  • Tendinitis de aductores
  • Tendinitis de fascia lata
  • Cadera en resorte

Cómo determinar la trocanteritis izquierda

En los casos más sencillos, la trocanteritis se producen por la repetición de traumatismos, algo que ocurre muy a menudo en personas que practican el esquí, porteros de futbol o cualquier otro deporte en el que con frecuencia existan acciones repetitivas. En estos casos, la solución será cesar, al menos por un tiempo, en la realización de dicha práctica deportiva, además de la aplicación de frío sobre la zona dolorida.

En otros casos y dado que posiblemente no se pueda prescindir de dichos entrenamientos, porque se trate de un deportista de élite, el tratamiento a base de infiltraciones con corticoides ayudarán a disminuir o eliminar el dolor y así poder esforzarse al máximo en su competición.

La trocanteritis como ya hemos comentado es la inflamación de alguna de las bursas serosas situadas próximas al extremo del fémur. Estas bursas son sacos que contienen un fluido, este saco está recubierto por una membrana que recibe el nombre de sinovial. El fluido interior es de aspecto viscoso y de consistencia similar a la de un huevo.

Este líquido servirá de cojín entre el hueso y el restos de tejidos como los tendones y músculos que recubren la articulación. Con cada movimiento que hagamos, provocaremos la fricción del hueso con los tendones y/o músculos, pero gracias a las bursas, rellenas de líquido, esta fricción se minimiza al máximo, hasta el punto de no darnos cuenta de lo que ocurre en nuestro interior cuando caminamos.

Pero cuando estas bursas por desgaste o por cualquier otro motivo se inflaman, nos provocará lo que se denomina bursitis, ahora bien, dependiendo en el lado de la cadera donde se produzca esta inflamación hablaremos de bursitis o trocanteritis izquierda o derecha. 

Cuando la inflamación se convierte en crónica, posiblemente haya que recurrir a la extirpación, para posiblemente evitar futuras infecciones, a la extirpación se le denomina bursectomía.

Tratamiento para la trocanteritis izquierda

El tratamiento para la trocanteritis izquierda también puede darse en varias vertientes. La más habitual, por ser más habituales los casos menos severos, es el tratamiento convencional. Es decir, conservador. Para el ciudadano de a pie, analgésico que mitiguen el dolor, reposo y nada de forzar la zona. Para deportistas algo más especializados, incluso inyecciones de cortisona directas a la zona.

El problema de este tratamiento para la trocanteritis izquierda es que no termina de poner remedio a la afección. Sirve para paliar el dolor, es un parche temporal, pero no cura los síntomas y tampoco impide que estos vayan a más, en cuyo caso, suelen ser peores. Es lo que tiene no ir al problema de raíz y tratar la dolencia de forma directa.

Trocanteritis izquierda loalizado

Ahí es donde entra la fisioterapia. Tampoco puede curar por completo la afección, pero sí tiene una incidencia mayor en la reducción de la misma. De paso, reduce sobremanera el dolor en la zona, relajando la pelvis con presiones y masajes. Los estiramientos, aunque dolorosos al principio, son muy beneficiosos a medio plazo.

De hecho, el propio lesionado puede realizar sus propios estiramientos y darse masajes a sí mismo en casa. En muchas ocasiones, el afectado no puede ni moverse, por lo que no está de más saber aplicar estas técnicas sobre uno mismo. Eso sí, dejando claro que tanto en manos de un profesional, como en las propias, la lesión va a seguir ahí, a menos que se ataje como debe.

Como ya hemos dicho con anterioridad, en muchas ocasiones, la única solución que queda es pasar por el quirófano. Es un mal menor si queremos evitar que una lesión pase de eventual a crónica. Además, siendo en la zona de la cadera y la pelvis, la notaremos en la mayoría de posiciones que adoptemos. Quien tenga miedo al quirófano, que lo pierda.

Trocanteritis operación

Como acabamos de recordar, en algunas ocasiones cuando existe posibilidades de infección o bien por convertirse en una dolencia crónica. En este sentido la ayuda pasa por la intervención quirúrgica y más concretamente por la artroscopia.

Cuando el trocante mayor, localizado en el lateral de los huesos de la cadera, se inflama provoca un intenso dolor que afecta a un 15% de la población sobre todo femenina y en una franja de edad de entre 50 y 70 años. El dolor provocado en el trocante, es la consecuencia o respuesta ante un estímulo en la cadera. Ante una enfermedad de esta característica la artroscopia es la mejor opción, cuando se trata de un proceso de inflamación como el provocado por la trocanteritis.

Con la artroscopia de cadera las ventajas son considerable ya que el proceso de recuperación es mucho más rápido que en la cirugía convencional. Siendo necesario tan sólo 24 horas de hospitalización, frente a los tres días o una semana de una cirugía convencional.

Con la artroscopia de cadera, el cirujano podrá visualizar en todo momento el alcance de la lesión, así como detectar y poder corregir, in situ, otras lesiones que no hubiesen sido diagnosticadas previamente.

Trocanteritis remedios caseros

Como hemos comentado anteriormente, antes de utilizar remedios naturales, lo recomendable es comentarlo con nuestro médico, si en nuestro caso es recomendable como complemento o no. Además siempre debemos seguir las pautas como la de reducir al máximo la movilidad de la zona afectada y no forzar dicha articulación o mantener el reposo preceptivo recomendado.

No obstante existen una serie de remedios naturales que podemos utilizar, entre ellos;

Vinagre de Manzana

Un remedio conocido y a menudo citado en los viejos libros de alquimia, con el que:

  • Restauraremos los niveles alcalinos de nuestro cuerpo, de esta manera ayudaremos a reducir la inflamación producida.
  • El vinagre de manzana es un ácido con amplia presencia de minerales como el magnesio, el potasio, el calcio o el fósforo. Minerales que actuarán como antiinflamatorios acumulándose en las articulaciones.

La forma de utilizar el vinagre de manzana será el siguiente:

  1. Mezclamos media taza de vinagre de manzana, aproximadamente 125 ml, con 1 cucharadita de miel (7 gr).
  2. Mojamos una toalla pequeña de las de tocador en la mezcla y lo aplicamos sobre la zona afecada, aproximadamente durante 15 minutos.

Frío las 48 primeras horas

Como ya hemos visto en otros artículos e incluso en este mismo espacio hemos comentado, el mejor aliado para la trocanteritis izquierda, es el frío. El frío tiene propiedades antiinflamatorias,  por lo que ayudará a rebajar la hinchazón, además de reducir el dolor.

  1. Para aplicar frío, necesitaremos una bolsa de plástico donde colocaremos cubitos de hielo
  2. Colocaremos la bolsa con los hielos dentro, sobre la articulación inflamada. Mantendremos la bolsa durante 15 minutos
  3. Una vez transcurridos los 15 minutos, apartaremos la bolsa con hielo e intentaremos elevar la articulación, lo más posible. Podemos repetir durante las primeras 48 horas esta aplicación las veces que queramos.

Aceites Esenciales

Existen distintos aceites con propiedades y características que nos pueden beneficiar para tratar la trocanteritis izquierda, entre ellos los más recomendados son:

Aceite Esencial de Nuez Moscada. Efectivo por sus propiedades analgésicas para reducir los dolores producidas en las articulaciones.

Aceites Esenciales de Menta. El mentol como su componente principal, tradicionalmente se ha utilizado para tratar tanto las inflamaciones como los dolores que ésta produce.

Aceites Esenciales de Coco. Aprovechar las propiedades del aceite de coco como regenerador de la piel, de esta forma aliviaremos la sensación de quemazón o escozor, así como el enrojecimiento de la piel.

Realizar masajes circulares sobre la zona afectada con estos aceites esenciales, te ayudará a reducir el dolor e incluso la inflamación y así poder mejorar tu calidad de vida.

*Información extraída de www.tuvidasindolor.es

También te puede interesar:

Desde Demedicina, esperamos que este tema haya sido de tu interés, que hayamos podido resolver tus dudas y aclararte conceptos que quizás no tenías muy claros. Si no quieres quedarte en un sólo tema y te apetece investigar por nuestra web, te dejamos a continuación los siguientes enlaces.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos