Escrito por Tendenzias

Trocanteritis o bursitis trocanterea: qué es, causas y síntomas

Con el paso del tiempo, se manifiesta en nuestro cuerpo todo tipo de dolencias asociadas a los huesos, bursa, tendones, articulaciones y músculos. Es el caso, por ejemplo, de la trocanteritis o bursitis trocanterea. Si quieres saber un poco más acerca de qué es la trocanteritis o bursitis trocantérea y cómo tratarla, quédate en este espacio donde detallaremos las respuestas a estos cuestionamientos.

Qué es la trocanteritis o bursitis trocantérea

Un padecimiento común entre las personas de 40 a 60 años y la gente que tiene rutinas asociadas a la carga y descarga, es la Trocanteritis o bursitis trocanterea, esta enfermedad afecta principalmente el área de la cadera y tiene mayor incidencia en las mujeres que en los hombres.

¿Qué es la trocanteritis o bursitis trocantérea? Para empezar, nos enfocaremos un poco a los términos médicos para explicar este padecimiento.

La bursa es un tejido que se encuentra entre los tendones, músculos, huesos y articulaciones en la zona de la cadera, este tejido actúa como una almohadilla y como  escudo de todos los miembros antes mencionados.

Cuando la bursa se inflama provoca un fuerte dolor provocado por la presión en el área de la cadera, a ese malestar se le conoce como trocanteritis o bursitis trocantérea.

Causas de la trocanteritis o bursitis trocantérea

Como ya hemos visto, cuando la bursa se inflama provoca que los tendones, músculos, huesos y articulaciones colapsen en el área de la cadera y estimula un fuerte dolor. Pero, ¿Cuáles son los factores que determinan esta condición física?

Existen dos principales Causas de la trocanteritis o bursitis trocantérea, la primera de ellas es por la repetición continua de una determina actividad. Por ejemplo, si tú te dedicas a un trabajo donde frecuentemente cargas cosas pesadas, lo más probable es que todo el peso que cargas recaiga en tu cadera y esto ocasione la inflamación de la bursa.

Otro ejemplo de este tipo de Causas de la trocanteritis o bursitis trocantérea, es en el caso especifico de las personas que se dedican a practicar algún deporte donde el peso es un factor principal.

La gente que se dedica a la halterofilia suele sufrir frecuentemente de trocanteritis o bursitis trocantérea, porque constantemente levantan el peso de un objeto sumamente cargado.

Estos casos de trocanteritis o bursitis trocantérea suelen ser los menos complicados, ya que con un leve tratamiento a base de antiinflamatorios, un poco de reposo y uso constante de una faja se logra erradicar el problema; sin embargo, existen niveles más complejos que necesitan la intervención de un especialista en la salud.

En los casos severos, las causas de la trocanteritis o bursitis trocantérea parecen no estar relacionadas a un padecimiento previo, ya que el dolor aparece sin razón alguna. Cuando la situación se extiende a esta naturaleza, significa que puede existir un problema en la densidad muscular, por lo cual, se ejerce mayor presión en la bursa y ocasiona su inflamación.

En otros casos, esto también se puede deber a un factor de la edad, y puede ser que alguna vertebra haya sufrido una malformación a causa de la edad o malas posturas y esté oprimiendo la bursa a tal grado de ocasionar un fuerte dolor en el área de la cadera.

Síntomas de la trocanteritis o bursitis trocantérea

¿Cuáles son principales síntomas de la trocanteritis o bursitis trocantérea? No hay que confundir los síntomas de la trocanteritis o bursitis trocantérea con un simple dolor de cadera provocado por el enfriamiento del musculo o un simple entumecimiento del cuerpo.

Cuando alguien sufre de esta enfermedad, el dolor es agudo y se extiende a lo ancho y largo de la cadera, y el dolor no se evapora tan fácilmente. Veamos cuáles son los síntomas de la trocanteritis o bursitis trocantérea para saber en qué momento acudir al médico.

  • Dolor: el primer síntoma de la trocanteritis o bursitis trocantérea es un dolor agudo que se fija en la zona de la cadera, en situaciones muy graves puede ocasionar hasta la inmovilidad.
  • Dolor continuo y expansivo: el dolor en la zona de la cadera puede extenderse un par de días, y no se inhibe con cualquier analgésico.  En ocasiones el dolor puede se expansivo y llegar a la parte posterior del muslo.
  • Dolor exacerbado: el dolor puede ser tan fuerte que la persona afectada se despertará de un profundo sueño.

Dolor al realizar actividades cotidianas: actividades comunes como dar un paseo, trotar, sentarse, acostarse boca arriba o subir escaleras se convierten en una calamidad, la cadera no puede soportar estos simple movimientos y, lejos de menguar el dolor, lo agravarán con la bursitis trocantérea.

Pérdida de fuerza en la extremidades inferiores: en muchas ocasiones, las personas que sufren de trocanteritis o bursitis trocantérea suelen perder la movilidad en las piernas porque la cadera no responde adecuadamente a las conexiones de músculos, ligamentos y tendones que los unen a las extremidades inferiores.

Diagnóstico de la trocanteritis o bursitis trocantérea

El diagnóstico de la trocanteritis o bursitis trocantérea comienza cuando al médico se le detallan cada uno de los síntomas que se han presentado, él considerará necesario qué examen aplicar, todo dependerá de qué tan avanzado esté el padecimiento.

En un inicio, el médico podrá someternos a un examen de laboratorio, éste se hace para descartar una infección en el área de la cadera.

Tras ello, se realizan estudios como ecografías, radiografías y tomografías, el objetivo es saber cuán inflamada se encuentra la bursa y qué tan comprometidos se encuentran los tendones, músculos, huesos y articulaciones. Este conjunto de exámenes ayudarán al médico a determinar el nivel en que se encuentra la enfermedad y  a proceder con el tratamiento correspondiente.

Tratamiento para la trocanteritis o bursitis trocantérea

El tratamiento para la trocanteritis o bursitis trocantérea corresponderá a la naturaleza del dolor; como lo mencionamos en párrafos anteriores, si el dolor proviene de la repetición de actividades, lo más seguro es que el tratamiento sea muy leve y sólo se requiera reposo, analgésicos, antiinflamatorios, reposo y el uso de una faja.

Sin embargo, si el dolor se debe a una inflamación de la bursa derivada de problemas musculares o en los huesos, el Tratamiento para la trocanteritis o bursitis trocantérea puede abarcar medicamentos de amplio espectro para tratar el dolor y la inflamación; así mismo la fisioterapia será recomendada para evitar a toda costa la inmovilidad. En casos más severos, una operación en la cadera estaría plenamente indicada para curar la bursitis trocantérea.

Trocanteritis o bursitis trocántera operación

Hasta llegar a la conclusión que pasar por cirugía es la mejor opción, primero se tratará la afección con medicación antiinflmatoria, calor y sesiones de fisioterapia, sin contar con la modificación de ciertos hábitos en su mayoría, posturales, y que pueden haber sido la causa de la lesión.

Tras un tratamiento siguiendo las pautas anteriores, y si el paciente no mejora, se optará por 1 ó 2 ciclos de infiltraciones a base de corticoides y anestésicos. Y si aún así, el paciente no mejora, existen técnicas de terapia biológica que están obteniendo muy buenos resultados, se trata de infiltrar plasma enriquecido con plaquetas. Por último el tratamiento quirúrgico, realizando una bursectomía.

Se trata de una cirugía que sirve para extirpar la/s bursas, esta operación se realiza mediante artroscopia, por ser la mejor forma de cirugía gracias a las siguientes ventajas:

  • Cirugí­a Mínimamente Invasiva: Se realizan dos pequeñas incisiones de no más de 1 cm, por lo que el proceso de recuperación será mínimo.
  • Valoración de otras lesiones: Gracias a la artroscopia, el facultativo podrá comprobar si existen otras lesiones asiociadas, algo a menudo habitual. Con esta técnica se podrán valorar y si es necesario se tratarán en el momento.
  • Mejor postoperatorio: El afectado recibirá el alta en el día, con apenas unas molestias y un tratamiento oral a seguir en casa, un gran avance en cuanto a la cirugía de las articulaciones, cuyos postoperatorios eran largos y dolorosos.

Trocanteritis o bursitis trocántera estiramientos

La trocanteritis o bursitis trocanterea, como hemos comentado infinidad de veces en este artículo, es la inflamación de una bolsa serosa que se localiza en el fémur y la cintilla iliotibial o fascia lata. Su función es evitar el roce de las estructuras, pero estas por el uso pueden inflamarse, provocando un gran dolor en la zona de la cadera.

Para este tratamiento, el fisioterapeuta te puede ofrecer una serie de tablas o ejercicios que podrás realizar, se trata de estiramientos que ayudarán a mejorar tu situación.

Estiramiento del tensor de la fascia lata o cintilla ilitotibial

Se trata de poner a punto, tensionar y estirar el conjunto de los músculos que tienen funciones fisiológicas comunes y que se pueden ver alteradas por alteraciones en la cadera y que por lo tanto será imprescindible poder estirar de manera individual y conjunta.

Estiramiento de glúteo, piramidal y pelvitrocantéreos

Se trata de evitar la tendencia a las contracturas que se producen en músculos de la parte posterior de la cadera, como puede ser el músculo del glúteo, el piramidal y el resto de los músculos pelvitrocantereos. La rigidez o la tensión de estos músculos, pueden provocar dolores como lumbalgias, lumbagos o dolores de espalda en general. Son las conocidas como falsas ceáticas.

Automasaje de la cintilla iliotibial o fascia lata con rodillo

Se trata de trabajar con la cintila iliotibial o fascia lata, un potente músculo y también su banda fibrosa. Con el automasaje se consigue mejorar el riego sanguíneo además de relajar el vasto externo.

Estiramiento combinado de psoas e isquiotibiales

Podíamos decir que este ejercicio es un 2×1, ya que ambas estructuras son importantes y deberían ser estiradas diariamente, aunque no tengamos ninguna patología. Son importantes para toda las funciones que intervienen en el movimiento articular, además de encargarse del control postural, la coordinación entre músculos, etc.

Estiramiento de cadenas fisiológicas cruzadas

Se trata de estirar y dar mayor flexibilidad a los músculos tanto del brazo, como del hombro, cadera, pierna y en general toda la columna vertebral. Quizás de todos los estiramientos será el más completo, tanto la rotación como la posición de brazos y piernas. Con una respiración acompasada y totalmente relajados, serán las condiciones necesarias para llegar a un amplio y global estiramiento.

Trocanteritis o bursitis trocántera tratamiento natural

Ginseng beneficios

Con la inflamación de la bursa, seguramente te habrás alarmado a notar hinchazón, enrojecimiento o rigidez. Obviamente lo primero que debemos hacer es acudir a nuestro médico, quien nos pondrá un tratamiento adecuado o nos desviará hacia el especialista.

Sin embargo, y como ya estamos acostumbrados a ver en estas ocasiones, existen una serie de remedios naturales que podemos utilizar, sobre todo en lo concerniente a el dolor y la hinchazón. 

El vinagre de manzana

El vinagre de manzana es un clásico dentro de la medicina natural, sin duda sus propiedades naturales para reducir la inflamación y el dolor. Es un estupendo antioxidante capaz de eliminar las toxinas del cuerpo. Pero si lo que queremos es tratar los dolores articulares

El vinagre tiene capacidades antioxidantes que eliminan las toxinas del cuerpo, lo que también garantiza una buena salud si lo agregas a la dieta diaria. Ahora bien, conoce la forma de usar el vinagre de sidra de manzana para combatir estos dolores en articulaciones.

La forma más sencilla es diluir el vinagre de sidra de manzana en un cazo donde previamente hemos vertido 6 tazas de agua tibia. Si el problema articular se encuentra en manos o pies, simplemente sumergimos la articulación en el preparado. Cuando se trata de una zona de difícil inmersión como la cadera, lo más apropiado es empapar un paño en el preparado y aplicarlo sobre la zona afectada.

Terapia fría

El frío sabemos que es lo mejor cuando se trata de bajar una inflamación, si tenemos nuestra articulación hinchada, la mejor opción es meter unos 10 cubitos de hielo en una bolsa de plástico y esta a la vez, se envuelve en un paño y así se aplica sobre la zona afectada durante aproximadamente 15 minutos.

Pasado esos 15 minutos, deberemos elevar la articulación afectada, aunque cuando se trata de la cadera es un tanto complicado. Repetiremos este procedimiento varias veces al día durante las primeras 48 horas.

Aceites Esenciales

Como hemos visto en otros artículos los aceites esenciales son un tratamiento ideal para el tratamiento de la bursitis. Cada aceite tiene unas propiedades y un efecto para una dolencia concreta, así:

  • Aceite de nuez moscada: Efectivo para el tratamiento de las dolencias articulares, esto se debe a que tiene una serie de propiedades antiinflamatorias y analgésicas, conocidas desde la antigüedad.
  • Aceite esencial de menta: Gracias a su componente principal, el mentol, se utiliza tanto para el tratamiento de la inflamación como para calmar el dolor.
  • Aceite de coco. El aceite de coco tiene unas propiedades excepcionales para el tratamiento de la piel, regenerándola y calmando tanto rojeces como los ardores producidos en la piel.

También te puede interesar:

Desde Demedicina, esperamos que este artículo haya cumplido con vuestras expectativas, no obstante y si queréis seguir con nosotros, te dejamos los siguientes enlaces, que seguro te van a encantar.

Demedicina.com

Newsletter