Escrito por Tendenzias

Tos ferina Causas, síntomas y tratamiento

Existen muchas enfermedades que damos hoy por desaparecidas y que ya no afectan a la población, pero no es del todo así. Es el caso de la tos ferina que, aunque se ha ido reduciendo su impacto en la población gracias a las diferentes vacunas, prevenciones, entre otras muchas medidas, sigue teniendo ciertos brotes cada determinado tiempo.

Como todas las enfermedades, con el paso del tiempo enfermedades como la tos ferina se vuelven más resistentes a las vacunas que existen y a los métodos profilácticos de prevención. Este hecho lo que hace es que se ponga mayor intención y medios para informar a la población de todas aquellas medidas y consecuencias que tiene esta enfermedad en concreto tanto en niños como en adultos y adolescentes. En este artículo hablaremos de la tos ferina: causas, síntomas y  tratamientos.

tos-ferina-que-es-nino-medico

Qué es la tos ferina

La tos ferina está considerada una infección respiratoria de origen bacteriano que tiene su finalidad en episodios de tos violenta. Tiene este peculiar nombre debido al sonido característico que se produce en las personas afectadas cuando intentan inhalar, ya que este sonido se produce debido a la inflamación de las estructuras implicadas en la producción de la voz, por ejemplo.

La tos ferina se trata de una enfermedad alarmantemente contagiosa y en bebes y niños pequeños suelen tener episodios muy recurrentes que pueden causar decoloración de la piel.

Fases de la tos ferina

Dentro de la tos ferina podemos encontrar tres etapas bien identificadas por las que pasa toda aquella persona que se infecta de esta bacteria y desarrolla la enfermedad:

  1. Primera etapa: Es conocida como la etapa del catarro, suele durar entre 1 y 2 semanas dónde existen síntomas característicos de una infección respiratoria común con síntomas como estornudos, goteo nasal, fiebre leve y tos ocasional.
  2. Segunda etapa: Normalmente durante la primera etapa se piensa que un resfriado común y no se le presta mucha atención, por lo que durante las siguientes una o dos semanas comienza la segunda etapa de la tos ferina, donde la tos es más severa, hay episodios de toses rápidas y en la que nuestra piel, por la falta de oxígeno, comienza a volverse cianótica. Tenemos que tener en cuenta que esta es la etapa más complicada de la tos ferina, puede durar de 1 a 6 semanas pudiendo alargarse hasta 10, incluyendo periodos de vómitos y ataques de tos casi continuados.
  3. Tercera y última etapa: Es conocida cómo es la etapa de recuperación o convalecencia y los restos de la bacteria de la tos ferina tienden a desaparecer entre dos o tres semanas, aunque pueden quedar restos que provoquen algún tipo de infección respiratoria en los siguientes meses.
tos-ferina-que-es-mentolin

Causas de la tos ferina

No existen muchas causas para la aparición de la tos ferina ya que, la realidad, es que la tos ferina tiene su principal causa en una bacteria la cual se puede transmitir de una persona a otra por gotas que provengan de la nariz o de la boca. Existen dos tipos de bacterias que causan la tos ferina y la diferencia principal entre ellas es que una puede causar la tos ferina de forma más leve y la otra de una manera más agresiva.

Si estamos ante un caso de tos ferina que ocurre en niños menores de 5 años es muy posible que el portador de la bacteria sea un mayor, pero si nos encontramos ante un adulto que tiene tos ferina es más complicado encontrar cuál es el foco de infección.

Esta enfermedad tarda entre 1 y 2 semanas en incubarse por lo que debemos tener muy en cuenta que a la mínima sospecha o síntomas debemos acudir a nuestro médico e informarle de todo aquello síntomas y malestares que tengamos para que nos pueda diagnosticar de la manera más correcta posible.

Diagnóstico de la tos ferina

Tenemos que tener en cuenta que estamos ante una enfermedad provocada por una bacteria que puede hacer que los síntomas y su gravedad varían entre las diferentes personas afectadas. Es por ello por lo que el diagnóstico de la tos ferina a veces no sea al 100% seguro y el médico tienda a confirmar su diagnóstico realizando diferentes pruebas de laboratorio.

Dejando las secreciones nasales del paciente para encontrar restos de la bacteria principal de la tos ferina. Otra prueba, la reacción en cadena de la polimerasa que nos puede ayudar a identificar con éxito la bacteria protagonista de la tos ferina a través de su material genético también extrayendo lo de las secreciones nasales del paciente infectado.

Tratamiento de la tos ferina

En el caso de la tos ferina, cuando ya la tenemos identificada y procedemos a tratarla, los antibióticos dirigidos hacia la bacteria causante de esta enfermedad pueden ser muy efectivos para reducir los síntomas tan severos de esta enfermedad, con el principal objetivo de disminuir contagio con las personas que se encuentran alrededor de aquel paciente infectado.

También tenemos que tener en cuenta que las personas con tos ferina son normalmente diagnosticadas cuando ya se encuentran en la segunda etapa, por lo que se utilizan unos antibióticos un poco más agresivos que si se encontrasen en la primera etapa. No existe un tratamiento antibiótico efectivo probado al 100% para acompañar a la tos propia de esta enfermedad, sino que se va probando una terapia efectiva dependiendo del estado del paciente.

Prevención de la tos ferina

Obviamente se puede prevenir este tipo de enfermedad a través de la inmunización con una vacuna. Se suelen administrar con mayor frecuencia combinada con las vacunas de la difteria y del tétanos ya que, al paso del tiempo, sus efectos suelen desaparecer y muchos adolescentes y adultos son más propensos a padecer la tos ferina.

Este tipo de vacuna ha sido considerada segura en el caso de las mujeres embarazadas, ya que es una manera de proteger a sus bebes incluso antes de que nazcan. Hemos de tener en cuenta qué una vez que seamos adultos,podemos acudir a nuestro médico y preguntar por los diferentes medios que existen para protegernos de la tos ferina por si fuera posible el vacunarnos o tomar otro tipo de precaución en función también del estado en el que se encuentre nuestro cuerpo o nuestro sistema inmunológico.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Te recomendamos leer también los artículos:

Demedicina.com

Newsletter