Escrito por

Tendinitis de la fascia lata: tratamiento con ejercicios, auto-masajes y estiramientos

Hoy día, muchas personas nos preocupamos por la manera en cómo nos vemos y también nos interesa sentirnos bien, por eso dedicamos un par de minutos al día a hacer ejercicio. Muchos solemos practicar running o ciclismo porque son fáciles de hacer y las podemos practicar al aire libre. Sin embargo, al ser estos ejercicios de movimientos repetitivos, exponemos a nuestro cuerpo a posibles lesiones como la Tendinitis de la fascia lata.

La Tendinitis de la fascia lata no es un mal incurable, pero sí molesto porque lástima justamente la parte de la fascia lata, es decir,  la zona lateral de nuestra rodilla.

Si tú has tenido una lesión de este tipo, seguramente tuviste durante un par de días la rodilla y la pierna inflamada y dejaste de hacer ejercicio porque no podías flexionar correctamente la pierna.

Si estás interesado en saber más acerca de esta lesión y los ejercicios para menguar el dolor y la inflamación, te sugiero que te quedes en este espacio, donde te explicaremos a detalle cómo tratar la Tendinitis de la fascia lata.

Qué es la tendinitis de la fascia lata

que-es-la-tendinitis-de-la-fascia-lata-mano-aprieta-rodilla-con-dolor

Empecemos por saber a qué nos enfrentamos cuando hablamos de la tendinitis de la fascia lata, ésta es una especie de banda ubicada a un costado del músculo, el tejido que la conforma abarca la zona lateral de la rodilla hasta los glúteos, por lo cual, la inflamación de ésta podrá tener un gran espectro de dolor en el cuerpo.

Causas de la tendinitis de la fascia lata o cintilla iliotibial

Como ya lo hemos mencionado, una de las causas de la tendinitis de la fascia lata o cintilla iliotibial es la repetición de movimientos, ya sea por ejercicio o debido a alguna otra actividad mecánica.

Los movimientos repetitivos provocan que la banda que conecta al glúteo con la rodilla se estire y contraiga de manera continua, por lo cual, genera gran tensión en el músculo y hace que se inflame.

Otra causa de la tendinitis de la fascia lata o cintilla iliotibial es cargar cosas pesadas. Muchas veces debemos cargar algo muy pesado, pero si nuestro organismo no está acostumbrado a ello, es posible que la mayor parte del peso recaiga sobre nuestras rodillas y afectemos la cintilla iliotibial.

Al cargar cosas muy pesadas, lo único que lograremos es “desgarrar” la banda e inflamarla.

Síntomas de la tendinitis de la fascia lata

Como ya hemos comentado, el síndrome de la banda o también llamado cintilla iliotibial, se produce por la inflamación del tendón del músculo tensor de la fascia lata. La fricción que se produce por el rozamiento de la banda iliotibia sobre el cóndilo externo de la rodilla, sobre todo cuando se realizan movimientos de extensión y/o flexión, esta fricción es la responsable de la aparición de la tendinitis.

Como podemos observar en la imagen, la banda iliotibial es una especie de banda fibrosa que abarcar desde la pelvis, hasta la que se inserta en la tibia. Esta banada iliotibial cubre la articulación externa de la cadera. Este tipo de lesiones son las que mayor número de pacientes llevan a la consulta del traumatólogo.

Es una lesión muy típica de deportistas sobre todo en las disciplinas de atletismo y ciclismos, debido al movimiento constante de extensión y flexión, que suele venir además asociada a otras lesiones como el varo de rodilla.

En ocasiones, la banda iliotibial puede inflamarse en la parte mas próxima o cercana a su origen, lo que provocará un gran dolor en la cadera.

El dolor más característico de este tipo de afecciones se localiza en la parte exterior de la rodilla, prolongándose el dolor hacia el borde inferior de la rótula hasta llegar al tendón rotuliano. No hay que confundir una tendinitis de la fascia lata con otros dolores típicos de la rodilla como puede ser la condromalacia rotuliana.

En el caso de los atletas o deportista, el dolor comenzará al principio de la carrera, en el momento de lanzamiento, siendo su dolor cada vez más intenso, impidiendo seguir con la carrera o el entrenamiento. En el momento en el que procedemos a parar y reposar, el dolor comenzará a remitir, llegando a desaparecer. El dolor volverá a aparecen en el momento en el que se vuelva a ejecutar el ejercicio.

En algunas ocasiones y debido al rozamiento se podrá escuchar una especie de “clic”, en el momento de flexión y extensión de la rodilla, simplemente realizando el movimiento de caminar, de dar la zancada. Sintiendo mayor dolor cuando realizamos el movimiento de extensión en la zancada y cuando bajamos pendientes.

Tendinitis de la fascia lata tiempo de recuperación

Existen distintos tratamiento para la rehabilitación de la fascia lata, el primero será el reposo si se trata de personas deportistas. La rehabilitación será fundamental para el mejoramiento de la inflamación, tratamientos manuales por medio de masoterapia, es decir, por medio de masajes en la musculatura y más en particular sobre el tensor de la fascia lata, el múculo del glúteo, bíceps femorales y vasto externo cuadricipital. Tratamientos que ayudarán a rebajar las tensiones musculares laterales.

La inmovilización de la rótula, peroné, cadera y pelvis pueden ayudar a mejorar el movimiento de la articulación. Otros métodos como son la utilización de ultrasonidos, láser, sesiones de onda corta y magnetoterapia,  o bandas kinesiotape.

Los estiramientos serán fundamentales para poder volver a readaptar la rótula a la actividad deportiva, además de prevenir posibles futuras recaídas.

Hablar de un período de recuperación es muy difícil, esto se debe a que no todas las lesiones tienen la misma gravedad, ni todos las personas recuperan de la misma manera. Aún así, podemos decir que el período de recuperación puede ir entre las 2 semanas y los 8 meses.

Tensor de la fascia lata estiramiento

El gran desconocido de toda esta dolencia es el músculo tensor de la fascia lata. Cuando la persona empieza a sentir una especie de dolor o escozor, sobre todo al palpar este músculo, es cuando comienza a ser consciente de la importancia de esta lesión.

La sobrecarga de la zona no sólo se circunscribe a este músculo tensor, sino que también puede ser un problema de la cintilla iliotibial.

Ambos son dos elementos importantísimos tanto para andar, como para correr en el caso de los deportistas. Ambos son los responsables de una correcta abducción de la cadera, su flexión y extensión o de que esta rote correctamente, posibilitando de esta forma proporcionar mayor estabilidad a la rodilla.

Tensor de la Fascia Lata y Cintilla Iliotibial

Se encuentra localizado en la parte superior del muslo, en la parte de la cadera, tiene forma plana y su tamaño es corto ya que sirve de nexo de unión con la cintilla tibial.

Fundamentalmente, las funciones que tiene el músculo tensor de la fascia lata es:

  • Abducción y  correcta rotación del muslo
  • Ayudar a la flexión de cadera

Como vemos es un músculo de gran importancia y que también puede sufrir sobrecargas que pueden derivar en tendinitis, en muchas ocasiones el motivo es tan simple como una mala forma de pisar o quizás un exceso de entrenamiento.

Por otro lado hemos hablado de la cintilla iliotibial, ésta como ya hemos comentado no es un músculo sino una especie de banda formada por fibras cuyo origen es la finalización del músculo tensor de la fascia lata, teniendo su finalización en la tibia.

En la parte final de nuestro artículo, donde se encuentran los ejercicios que podemos realizar para mejorar nuestra tendinitis, también podemos encontrar ejercicios de estiramiento para el Tensor de la Fascia Lata.

Tratamientos para la tendinitis de la fascia lata

Los Tratamientos para la tendinitis de la fascia lata son variados, el especialista de la salud recomendará pomadas, pastillas para desinflamar, ejercicios y auto masajes y estiramientos.

Esta combinación de agentes internos y externos para aliviar las lesiones la tendinitis de la fascia lata o cintilla iliotibial harán que nuestro cuerpo se recupere antes de lo esperado. Veamos cuáles son los ejercicios para la tendinitis de la fascia lata que nos ayudarán a mejorar nuestro estado.

Ejercicios para la tendinitis de la fascia lata

Los ejercicios para la tendinitis de la fascia lata son muy simples, parecidos a los que se realizan antes de comenzar a correr o practicar ciclismo.

Debemos sentarnos en una zona firme y abrir las piernas a la altura de los hombros, colocamos nuestras piernas rectas con las puntas de los pies apuntando hacia arriba.

Con la mano derecha vamos a tratar, suavemente, de tocar nuestra pierna izquierda y viceversa, se deben hacer cinco repeticiones de cada lado y no deben durar más de tres minutos, recordemos que esto sólo es para quitar la tensión de la banda.

El siguiente ejercicio para la tendinitis de la fascia lata consiste en recostarnos en una superficie plana, colocamos las manos detrás de nuestra cadera, comenzamos a subir poco a poco los pies impulsados por las manos, la altura recomendada es la que el cuerpo soporte, si empiezas a sentir dolor, lo mejor será bajar lentamente las piernas.

Automasajes para la tendinitis de la fascia lata

Los ejercicios antes mencionados, servirán de calentamiento para comenzar a realizar Automasajes para la tendinitis de la fascia lata. Debemos tomar en consideración que los ejercicios  y los automasajes para la tendinitis de la fascia lata sólo serán efectivos si se realizan con el cuidado necesario y con la frecuencia debida.

Automasajes circulatorios para la tendinitis de la fascia lata

Los masajes recomendados para la tendinitis de la fascia lata en este apartado corresponden a los circulatorios. Con ayuda de aceite natural, vamos a colocar nuestro dedo índice y medio en el área correspondiente al dolor, vamos a presionar suavemente y daremos masajes en forma de círculo.

Después de ese masaje, tomaremos una pelota pequeña de plástico y haremos lo mismo, pero ahora la presión la vamos a realizar con la palma de la mano, el objetivo es imprimir más fuerza para destensar el músculo.

Automasajes para la tendinitis de la fascia lata en agua caliente

Los Automasajes para la tendinitis de la fascia lata podemos realizarlos en una tina de baño, el agua debe estar lo más caliente posible, hasta donde nuestro cuerpo aguante. Con ayuda de los dedos pulgares vamos a masajear el área de los glúteos hasta la altura de la rodilla, cuando lleguemos a la parte baja, ahora lo que haremos es ir subiendo el masaje hasta los glúteos.

Los Automasajes para la tendinitis de la fascia lata en agua caliente permiten destensar los musculo, por lo cual podemos aplicar mayor fuerza en la zona lastimada.

Después de realizar los Automasajes para la tendinitis de la fascia lata, lo mejor es dejar descansar el cuerpo por media hora, evita caminar por ese periodo para que el musculo vaya tomando fuerza.

Estiramientos para la tendinitis de la fascia lata

Es importante complementar los ejercicios y Automasajes para la tendinitis de la fascia lata con Estiramientos para la tendinitis de la fascia lata, ya que la banda que cubre el área de la rodilla hasta los glúteos debe mantenerse en movimiento para que recupere su estructura, si la mantenemos rígida e inamovible lo único que lograremos es aumentar la inflamación.

Los Estiramientos para la tendinitis de la fascia lata consisten en ponernos de pie, abrimos las piernas a la altura de los hombros, nos agachamos lentamente hasta tocar la punta de los dedos de las manos con la punta de los dedos de los pies.

Si sentimos mucho dolor, lo correcto será bajar lentamente hasta alcanzar la meta. Cada vez que realicemos una nueva frecuencia de este estiramiento, vamos a procurar abrir más las piernas, cinco centímetros es lo ideal. Esperamos que estos consejos te sean de gran utilidad para aliviar tus síntomas de la tendinitis de la fascia lata.

Estiramiento Tensor de la Fascia lata

Cuando notemos la banda que recorre el muslo sobrecargada, será importante actuar rápidamente para evitar que el diagnóstico empeore. Realizar los estiramientos adecuados servirá para descargar tensiones y evitar, de esta forma, que la dolencia derive en el síndrome de la cintilla iliotibial.

Para realizar correctamente este ejercicio de estiramiento, nos ayudaremos de un mueble o silla, para apoyar nuestras manos.

Apoyando las manos en el respaldo de una silla, colocamos los pies a la misma altura que los hombros. Colocamos la pierna que se encuentra bien, sin sobre carga, hacia atrás y ligermente a la izquierda, mientras que la pierna dañada que ahora se encuentra más adelantada, la movemos hacia dentro, con el fin de tensar lo máximo posible el tensor de la fascia.

Ahora sólo nos queda tirar de la cadera hacia arriba y lo repetiremos dos o tres veces al día, procurando aumentar la inclinación de la pierna respecto al tronco. Estos estiramentos durarán entre 10 y 15 segundos.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos