Escrito por

Sobrecargas de isquiotibiales: Qué es, causas, masajes y estiramientos

Hoy en DeMedicina vamos a hablar de las sobrecargas de isquiotibiales. ¿Sabes lo que son? Te contamos todo sobre ellas, lo que son, por qué se forman y los masajes y estiramientos que te ayudarán a mejorar la lesión.

Sobrecargas de isquiotibiales en el bosque

Conocer el tipo de lesiones que sufres cuando sientes un dolor en la pierna es muy importante. Saber identificar el motivo del dolor te ayudará a saber cómo mejorar la situación y a evitar que vaya adelante. Por eso hoy te contamos todo sobre esta lesión. ¡No te pierdas nada!

Lo primero que queremos aclarar antes de seguir adelante es qué son los músculos isquiotibiales. Están situados en la parte posterior de los muslos y son tres en cada pierna. Van desde la pelvis hasta las rodillas y sirven para unir el muslo a la cadera y poder flexionar la pierna.

Sobrecargas de isquiotibiales pantalon rojo

Los músculos isquiotibiales deben ejercitarse adecuadamente porque su rigidez da problemas a la hora de caminar. Trabajarlos adecuadamente ayuda a mejorar la movilidad y a agilizar las piernas.

Qué son las sobrecargas de isquiotibiales

Las sobrecargas de isquiotibiales son las contracturas de estos músculos. Suelen ocurrir por haber trabajado poco la zona provocando que estén rígidos y trabajen en peores condiciones.

Sobrecargas de isquiotibiales en la playa

Los síntomas de este tipo de lesión son:

  • Dolor: En función de los gave o débil que sea la lesión el dolor planteará intensidades diferentes. Si la sobrecarga es fuerte el dolor puede llegar a acompañarse de un chasquido audible al mover estos músculos.
  • Dificultad de movimiento: Cuando los músculos isquiotibiales están sobrecargados resulta difícil correr, incluso caminar. La pierna estará algo rígida y dolorida por lo que el movimiento no podrá realizarse con naturalidad.
  • Inflamación: Es bastante común que los tres músculos se hinchen y se llegue a notar a simple vista. Si la hinchazón es muy grave aparecerán hematomas.
Sobrecargas de isquiotibiales 3d
  • Sensibilidad extrema: La pierna estará irritada y cualquier roce o golpe puede causar más dolor.
  • Debilidad: La sobrecarga de los isquiotibiales hará que tu pierna pierda fuerza y por tanto la sentirás mucho más débil. Puede incluso parecerte que puedes cojear con la pierna afectada. Es probable que esto sólo sea una sensacion tuya y no la realidad.

Estos íntomas variarán en función de la gravedad de la sobrecarga. Pueden aparecer todos los síntomas o sólo alguno, incluso uno sólo. El saber que el dolor, principal síntoma, propio de esta lesión es el que se concentra en la parte posterior del muslo, te ayudará a reconocer la lesión.

Causas de las sobrecargas de isquiotibiales

Las causas de las sobrecargas de isquiotibiales son muchas. Aunque principalmente hay que pensar en la poca flexibilidad de estos músculos. Esa poca flexibilidad se suele producir por:

Sobrecargas de isquiotibiales pantalon corto
  • Poco fortalecimiento muscular. Es decir, no se ejercitan las piernas, o si se hace, no se ejercitan estos músculos en concreto. Esto hace que la pierna esté débil y poco a poco pierda la flexibilidad.
  • Un gran esfuerzo que conlleve que la pierna se vea afectada. Si normalmente no se utilizan y de pronto se le pide mucho a estos músculos es probable que no puedan soportarlo. esto es habitual en aquellas personas que no hacen deporte y de pronto deciden ir al gimnasio. Si ese primer día se pasan demasiado con los ejercicios por la motivación que tienen es probable que sufran una sobrecargade isquiotibiales.
  • También puede producirse por la fatiga muscular. Es decir, el uso continuado de esstos músculos sin darles descanso. A pesar de decir que los músculos necesitan estar entrenados hay que matizar esto, por supuesto que hay que entrenarlos para mantenerlos flexibles y sano. Pero también hay que saber cuando parar y descansar un poco.

Cuando alguna de estas tres causas principales provocan que se pierda la flexibilidad de los músculos isquiotibiales estos reducen su volumen. La falta de flexibilidad provoca que se contraigan. La contracción hace que toda la pierna está mucho más tirante y que la movilidad se vea enormemente afectada.

Sobrecargas de isquiotibiales mallas negras

Síntomas de una sobrecarga de isquiotibiales

Cuando sufrimos una lesión en los isquiotibiales, los síntomas se manifestarán en función de la gravedad de la lesión. Los síntomas de una fuerte contractura en los isquiotibiales, serán distintos si lo que se ha producido es una rotura del músculo. No obstante existen una serie de síntomas que serán comunes en la gran mayoría de los pacientes y estos son:

  • Fuerte dolor sobre la zona del grupo muscular, en la parte posterior del muslo, en algunas ocasiones es posible escuchar una especie de chasquido.
  • Imposibilidad de seguir andando, incluso llegando a provocar la caída del paciente.
  • Inflamación de la zona posterior del muslo y/o aparición de hematomas.
  • Flojera o debilidad en la pierna afectada.

Como en la mayoría de los casos cuando hablamos de lesiones musculares, el principal síntoma es el dolor fuerte e intenso.

Lesiones de isquiotibiales, grados

Cuando estamos realizando una actividad y de repente notamos un fuerte dolor en la parte posterior del muslo, puede ser que estemos ante una lesión de los músculos isquiotibiales. Esta dolencia podrá ser tratada por un fisioterapeuta, aunque siempre lo más recomendado es acudir al médico.

El facultativo será quien explore tu pierna y te realizará una serie de preguntas sobre la lesión, tipo de dolor o como ocurrió la lesión.

En una primera exploración, éste podrá evaluar el grado de distensión que se padece, siendo estos:

loadInifniteAdd(44636);

Grado 1: Distensión leve, se percibe dolor cuando ejercitamos la pierna afecta, pero es un dolor leve, ya que la hinchazón de los músculos es mínima.

Grado 2: Desgarro parcial de alguno de los músculos isquiotibiales, este desgarro puede afectar a uno de los músculos o a mas de uno.

Con una lesión de grado dos, posiblemente nos cueste andar y caminemos cojeando, sentiremos dolor, hinchazón e incluso en algunos casos hematomas. Imposibilidad de estirar la pierna completamente.

Grado 3: Es un desgarro total de uno o más músculos isquiotibiales, en este caso el dolor será muy intenso, tendremos imposibilidad para andar, no podremos estirar la pierna y con una clara y visible inflamación. Necesitarás muletas.

Consejos para las sobrecargas de isquiotibiales

Cuando sufrimos una sobrecarga en los isquiotibiale, es nuestro propio sentido común el que nos suele guiar, el dolor se encarga de hacer lo que básicamente debemos hacer parar. No obstante existen una serie de recomendaciones que nunca vendrán mal y que nos ayudará hasta que nos pongamos en manos del especialista, si procede. Estas recomendaciones son:

  • Reposo absoluto.
  • Mantener la extremidad lo más elevada posible
  • Compresión de la zona, esto lo realizaremos por medio de vendas elásticas autoadhesivas
  • Aplicación de hielo en la zona lesionada
  • Ingesta de antiinfalmatorios y analgésicos para evitar el dolor y la inflamación.

Si se trata de una lesión leve, como es una sobrecarga, será de suma importancia realizar ejercicios de estiramientos y de fortalecimiento de los músculos. Con estas prácticas podemos evitar recaer o incluso prevenir otras posibles lesiones.

loadInifniteAdd(44637);

Los estiramientos, siempre que se traten de músculos, serán importantes siempre que vayamos a realizar una actividad deportiva o una actividad que requiera que los isquiotibiales soporten más presión de la normal. Existen ejercicios específicos para los isquiotibiales que permite estirarlos lentamente y de forma suave.

Los climas muy fríos pueden provocar sobrecargas, por lo que es recomendable aplicar en la zona de los músculos isquiotibiales calor antes de iniciar cualquier práctica deportiva.

La mejor prevención es mantener a punto nuestros músculos, por lo que podemos resumir las mejores medidas preventivas como:

  • Realiza un calentamiento de los músculos adecuados antes de iniciar cualquier tipo de actividad física intensa. Una forma correcta de realizar un calentamiento de isquiotibiales para prevenir la sobrecarga es corre sin moverte del sitio durante un minuto o dos, realiza saltos abriendo y cerrando los brazos sobre la cabeza. Tras finalizar la actividad física intensa o actividad deportiva, deberemos realizar una serie de estiramientos, cuya finalidad es estirar los músculos suavemente, para ello mantendremos cada estiramiento durante un periodo de tiempo de 30 segundos.
  • Mantén los músculos a punto durante todo el año. Realizar ejercicio de manera regular y realiza como forma habitual de calentamiento, estiramientos para que los músculos no colapsen cuando tengas que realizar ejercicio físico intenso.
  • La intensidad se incremetará de manera gradual. Podemos utilizar la técnica del 10%, que consiste en incrementar como máximo un 10% semanal la cantidad de tiempo que pasamos haciendo deporte. Así si se trata de entrenar para correr, cada semana incrementaremos en un 10% la cantidad de kilómetros a recorrer.
  • Importante parar cuando notemos molestias en el músculo. Si crees que has podido sufrir una distensión en los músculos isquiotibiales, para y opta por el reposo. No sigas con la práctica por lo menos hasta que deje de doler por completo y puedas mover la pierna sin ninguna dificultad.

Contractura isquiotibial frío o calor

En verano, realizamos mas actividades físicas y esto nos hace mantenernos en forma, la natación, los paseos, gimnasio, bicicleta, etc. Han conseguido mantener nuestros músculos elásticos y en perfecto estado, pero con el regreso a la vida sedentaria, a la rutina diaria.

Adios al deporte y a mantener en buen tono nuestra musculatura. Una mala posición ante el ordenador, el estrés, etc, puede provocar una contractura.

Cuando la contractura ya ha aparecido la mejor terapia es aplicar calor. El calor ayudará a la recuperación del músculo, además de proporcionarnos alivio. Esto se debe a que con el calor provoca una dilatación en los vasos sanguíneo. Si se mejora el flujo sanguíneo quitaremos presión y por lo tanto provocaremos una mayor relajación muscular y por lo tanto un alivio casi inmediato.

loadInifniteAdd(50325);

El calor se puede aplicar de distintas maneras, desde utilizar almohadas eléctricas, sacos de semillas a calentar en microondas o bien geles térmicos, todos ellos aplicados sobre la zona afectada.

La mejor manera de aplicar el calor, es mediante sesiones de entre 10 minutos y media hora, dejando un tiempo de reposo entre una aplicación y la siguiente. No debemos achicharrarnos, el calor será agradable, una elevada temperatura puede provocar el efecto contrario.

También es recomendable antes de realizar masajes o estiramientos en el músculo, aplicar calor para ir de esta manera, preparando al músculo.

Masajes y estiramientos para las sobrecargas de isquiotibiales

Lo mejor para evitar este tipo de lesiones es estirar bien antes de realizar cualquier tipo de esfuerzo físico. Una vez que se acaban los entrenamientos es bueno volver a estirar para poder relajar los músculos. Uno de los estiramientos más comunes se practica contra la pared. Debes apoyar la punta de tu pie en la pared y el talón en el suelo e ir “forzando” la pierna al mover el cuerpo hacia la pared sin doblar la rodilla.

Sobrecargas de isquiotibiales mano en muslo

Entrecomillamos “forzando” porque obviamente no hay que llegar al extremo. Sólo se debe sentir el estiramiento en sí. Si empieza a doler estás yendo demasiado lejos y debes parar.

En cuanto a los masajes para aliviar las sobrecargas de isquiotibiales, te los puedes aplicar a ti mismo directamente o solicitar ayuda. Estos masajes te ayudan a mejorar la musculatura y relajarla evitando que se tense demsiado. De esta manera estará en mejores condiciones para ejercitarse y recuperar flexibilidad.

loadInifniteAdd(64314);
Sobrecargas de isquiotibiales masaje

Los masajes deben ser poco dolorosos e incisivos, hacia arriba y con un poco de crema. Consisten en realizar círculos concéntricos en la parte posterior del muslo desplazando las manos poco a poco hacia la parte superior. Se deben practicar desde la rodilla hasta el glúteo.

No hay que masajear la zona más de 10 minutos, aproximadamente. Se trata de aligerar la carga de los isquiotibiales y no de irritar la zona a base de incisiones.

Sobrecargas de isquiotibiales masaje lateral

Si practicas algún deporte lo ideal es realizar estiramientos y masajes para las sobrecargas de isquiotibiales antes y después de cada entrenamiento. Esto hará que los músculos estén en mejor estado por más tiempo y evitará las posibles complicaciones. Hay que cuidar todos los músculos para estar sanos y no sufrir dolor o limitar la movilidad.

Procura dedicarle tiempo a todas las partes de tu cuerpo. Unos buenos estiramientos previenen de muchas lesiones futuras.

Te contamos todo sobre otras lesiones de pierna en estos artículos:

Demedicina.com

Newsletter