Escrito por Tendenzias

Sintrom: Qué es y cómo tomarlo | Efectos secundarios

Tener una buena circulación sanguínea es un privilegio que no todas las personas disfrutan por eso muchas se ven obligadas a tomar algún medicamento para mejorarlo, como el Sintrom. Sobre todo las personas mayores, aunque no solo ellas, es frecuente sufrir de trastornos circulatorios que ponen en riesgo nuestra salud.

Qué es Sintrom

El Sintrom o Acenocumarol es un fármaco con propiedades anticoagulantes que se ingiere para reducir la capacidad del organismo para coagular la sangre con el fin de evitar la formación de coágulos.

El Sintrom está indicado para algunos pacientes con insuficiencia cardíaca, en concreto, para aquellos que han sufrido de una embolia o que tienen riesgo de sufrir trombosis debido a que padecen de arritmias cardiacas o por otras causas como, por ejemplo, los enfermos que tienen colocadas prótesis metálicas en el corazón.

El Sintrom, como el resto de anticoagulantes, funcionan inhibiendo la formación de una sustancia llamada fibrina, que es una proteína que está encargada de formar los coágulos sanguíneos junto con las plaquetas.

Hay que destacar también que el Sintrom o acenocumarol se reemplaza en otros países por la warfarina, aunque los dos son muy similares.

Otro dato a tener en cuenta es que el Sintrom puede interactuar con cualquier otra sustancia que produzca efectos anticoagulantes. Por esta razón, tendrás que comunicar no solo a tu médico, el hecho de que estás tomando Sintrom, sino también extremar la dieta y controlar si toma suplementos alimenticios o hierbas.

En caso de que exista un mínimo descontrol en el uso del Sintrom, podemos sufrir una hemorragia.

Para qué sirve el Sintrom

El Sintrom es uno de esos medicamentos que seguro que alguien de vuestra casa o algún familiar toma porque se trata de uno de los mejores medicamentos que existen actualmente para reducir la capacidad coagulatoria de la sangre y, con ello, evitar que se formen coágulos que acaben dificultando la circulación y obstruyendo los vasos sanguíneos.

Es perfecto para las personas que han sufrido de embolia o de trombosis, pues se le concede la misión de evitar que estas se vuelvan a repetir.

Además, el Sintrom es un fármaco que necesita ir ajustándose de acuerdo a determinadas variables como son, principalmente, los valores sanguíneos así que tendremos que acudir al médico con regularidad para que nos tenga controlados mediante análisis y determine qué  dosis de Sintrom tendremos que estar tomando.

Hay que destacar especialmente con respecto a este medicamento que es muy importante tomar la dosis justa de Sintrom, pues una ligera variación en cuanto a la cantidad, por pequeña que sea, puede ocasionar un desajuste peligroso. Igual habrá que tener cuidado con qué otros medicamentos tomamos junto al Sintrom porque estos también pueden tener influencia en sus efectos.

Como todo medicamento, el Sintrom puede producir efectos secundarios, por lo que jamás lo tomaremos de manera arbitraria, sino bajo un estricto control médico. A continuación, vamos a explicarte todo acerca de qué es el Sintrom, cómo debes tomarlo, sus efectos secundarios y otras precauciones.

Cómo tomar Sintrom

Con los datos que te hemos ofrecido ya habrás tomado conciencia de lo importante que es el uso del Sintrom y, especialmente, su uso revisado constantemente por un médico. También es importantísimo tomar la medicación siempre a la misma hora. En este sentido, es útil programar  una alarma para que no se nos olvide tomar el medicamento. Veamos con más detalle.

Una dosis demasiada baja de Sintrom hará que la sangre tenga un INR bajo, lo que equivale a una coagulación normal y, por eso, sería como si el paciente no estuviera tomando el medicamento porque no conseguiría los efectos deseados. Mientras que, por el contrario, tomar una dosis demasiado alta puede provocar hemorragias porque la sangre estará demasiado anticoagulada.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Saber cómo tomar el Sintrom es importante, como ves, para evitar problemas para tu salud que pueden ser bastante serios. Tienes que ajustar la dosis al milímetro, controlar las horas de las tomas e ir controlando los niveles sanguíneos y reajustando. El Sintrom no es un medicamento de uso diario, sino que será el médico el que decidirá la cantidad, así como los días de la semana en los cuales habremos de tomarlo.

Existen días para la toma del Sintrom así como también existirán días de control, en los cuales el paciente tiene que acudir a revisión para que el médico controle la evolución y la eficacia que está teniendo el fármaco.

Nuestra alimentación, nuestros hábitos de vida, si tomamos suplementos alimenticios o tratamientos de herbolario, así como el consumo de bebidas alcohólicas, entre otros, son factores que influyen en los efectos del Sintrom porque repercuten en la circulación sanguínea. Por eso, también tendremos que tener mucho cuidado con ello e informar a nuestro médico.

Efectos secundarios del Sintrom

Hemos dado un buen repaso acerca de los efectos del Sintrom y de cómo tomarlo para que cumpla con su eficacia, así que ya sabes que este medicamento debemos tomarlo siguiendo unas pautas muy precisas y adoptando una serie de precauciones. Cierto es que como todo medicamento, el Sintrom puede tener efectos secundarios y algunos de ellos bastante graves.

El principal y más común efecto secundario del Sintrom es la aparición de hemorragias. Es habitual que aparezcan hemorragias en la orina, la nariz o las encías. También las heces pueden presentar sangre, dando lugar a unas heces de color mucho más oscuro.

Ni siquiera una aspirina o cualquier otro medicamento, pese a que sea vendido sin receta, se debe tomar junto con el Sintrom sin consultarle al médico. Las consecuencias pueden ser muy graves.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Por otro lado, hay personas que no deben tomar ni Sintrom ni tampoco otro tipo de anticoagulantes como son, por ejemplo, las mujeres embarazadas. Tomar Sintrom si estás embarazada puede poner en riesgo tu salud y la salud del bebé.

Ante cualquier clase de reacción o efecto secundario, lo mejor es acudir al servicio médico e incluso a urgencias. Esta misma regla se aplica si tomas la dosis de Sintrom excesiva o de manera errónea.

Cómo funciona el Sintrom

Para saber cómo funciona el Sintrom, lo primero es saber que es el anticoagulante más utilizado y que su nombre comercial es Acenocumarol. A pesar de ello, su éxito y su marketing han propiciado que todo el mundo lo llame Sintrom de forma genérica. Un éxito del que disfrutan desde hace años productos como el Cola-Cao, el pan Bimbo o La Casera. Al alcance de pocos.

A pesar de ello, y antes de entrar en cómo funciona el Sintrom, decir que hay otras opciones como la warfarina o el aldocumar. Sí, son más complicados de prounciar y de recordar, de ahí que el Sintrom siga arrasando. Muy sencillo para la gente mayor, la más habitual en este medicamento.

Dicho lo cual, así es cómo funciona el Sintrom: como un anticoagulante oral que interviene en el flujo natural de coagulación de la sangre. Al tomar el Sintrom, se consigue mantener la sangre menos coagulada, es decir, menos densa. El objetivo del Sintrom, en este caso, es evitar que trombosis o embolias hagan más daño del debido al paciente

De hecho, la llegada de este medicamento ha mejorado, de forma notable, la respuesta de quienes la toman a las trombosis. Y ojo, que en España, según el Ministerio de Sanidad, 400.000 personas al año se hacen las pruebas para ver si lo tienen que tomar. No es una enfermedad rara ni minoritaria.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

Por qué hay que controlar el Sintrom

Obviamente, ante un medicamento potente como éste, no es complicado deducir por qué hay que controlar el Sintrom. Eso sí, el control dependerá de si se administra de forma hospitalaria o ambulatoria. En el primer caso, se hace una extracción de sangre. Si es ambulatoria, bastará con un pinchazo en el dedo para coger una pequeña gota de sangre. Ésta se inserta en la máquina de medir INR y, a partir de ahí, se calcula la dosis.

Otro motivo de por qué hay que controlar el Sintrom, viene dado por la medicación complementaria que el paciente está tomando. Y es que el Sintrom es incompatible con muchos fármacos, por lo que el médico debe informarse bien antes de prescribir el Sintrom a un paciente. Estos deben ser sinceros y recordar todo lo que toman, para evitar un problema serio.

Es más, cómo serán las incompatibilidades del Sintrom que hasta el café puede alterar sus efectos, alterando la prueba de control y, por tanto, la dosis a administrar.

Como parece obvio, la dieta que siga el paciente también influye sobremanera en la INR. Por tal motivo, cuando se comienza a administrar Sintrom, hay alimentos que están prohibidos de forma tajante.

  • El café, como ya hemos dicho antes, porque puede multiplicar el efecto anticoagulante en la sangre.
  • Las plantas medicinales como las plantas verdes oscuras pueden interferir en el resultado. En este caso, no se prohiben por completo pero sí se recomienda reducir en parte su consumo. Al menos, si queremos que el nivel del Sintrom sea certero.
  • Tampoco son recomendables elementos como el ginseng, la camomila o el trébol rojo. Todos ellos son productos muy específicos y se encuentran en herboristerías especializadas, pero pueden afectar sobremanera al nivel del Sintrom.
  • Vale que no es un alimento pero, lógicamente, el tabaco debe ser quitado de la ecuación, pues puede reducir el efecto anticoagulante del Sintrom, con el peligro que ello conlleva.
  • Pasa lo mismo con el alcohol, por lo que el consumo debe pasar a ser moderado o nulo durante el tratamiento.

Tras la explicación, parece más claro aún por qué hay que controlar el Sintrom. De hecho, por esto mismo hay tantas revisiones periódicas, pues son muchos los factores que afectan a los resultados. Y muchas las ocasiones en las que cambiar la dosis. Sobre todo teniendo en cuenta que la administración del fármaco se realiza vía oral por parte del paciente, es decir, no hay un especialista presente por si pasa algo.

Para hacernos una idea, si nos pasamos con el INR, las posibilidades de sangrar en demasía se incrementa sobremanera. Una dolencia que acarrea un peligro tremendo cuando se producen hemorragias internas. Por otro lado, si nos quedamos cortos con el INR, la sangre se pone más densa y se multiplican las posibilidades de que tengamos un trombo. Tanto o más grave que las hemorragias internas.

loadInifniteAdd(infinite_adv_4);

De ahí la relevancia de estar en contacto permanente con el especialista y controlar los niveles adecuados. Si hay alguna variación en el tratamiento, en su día a día, se debe comunicar al médico. Por ejemplo, si vamos al dentista para que nos saque alguna pieza, hay que avisar de que se está tomando el Sintrom. En tal caso, se paraliza el tratamiento de forma temporal, para que la herida cicatrice con normalidad. Ése es el nivel de control.

Prospecto del Sintrom

Si estás interesado en el prospecto del Sintrom, pincha aquí para descargarlo. Es el prospecto del Sintrom oficial de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Contraindicaciones del Sintrom

Que es un medicamento eficaz, es un hecho. Ahora, las contraindicaciones del Sintrom son muchas y muy serias.

  • Prohibida por completo a gente alérgica a alguno de sus componentes
  • Los niños y mayores deben estar más alerta que los adultos, pues el medicamentos les afecta mucho más
  • Vigilar su prescripción para pacientes intolerantes a la lactosa
  • Las personas con riesgos de hemorragias también deben controlar su consumo. Enfermedades como la hemofilia o las ulceras gastrointestinales se pueden convertir en peligrosas hemorragias por culpa del Sintrom.
  • El Sintrom está absolutamente prohibido para mujeres embarazadas, pues puede derivar en malformaciones en el feto.
  • También se desaconseja para personas con problemas de corazón.
  • Si tienes la tensión alta, insuficiencia renal grave o insuficiencia hepática, despídete del Sintrom
  • Obviamente, tras una intervención quirúrgica, se debe parar por completo el tratamiento. El motivo es que tras una operación, aumenta la actividad fibrinolítica.
  • Por último, y como ya hemos comentado, hay que informar al médico si estamos tomando algún que otro medicamento. El Sintrom es uno de los fármacos con más incompatibilidades que existe.

También te puede interesar:

Demedicina.com

Newsletter