Escrito por

Cáncer de próstata: información, sí­ntomas y tratamiento

Si bien la mayoría de los hombres hoy en día son diagnosticados antes de presentar síntoma alguno, es importante saber a qué debemos prestar atención en caso de tener cáncer de próstata subyacente. Veamos a continuación entonces todo sobre el cáncer de próstata: información, sí­ntomas y tratamiento.

¿Qué es el cáncer de próstata?

La próstata es una glándula del sistema reproductivo masculino ubicada debajo de la vejiga (el órgano que recolecta y expulsa la orina) y en frente del recto (la parte inferior del intestino).

Cancer de prostata

Tiene el tamaño de una nuez y rodea parte de la uretra (el conducto que expulsa la orina de la vejiga). La próstata produce un líquido que es parte del esperma.

Excluyendo los carcinomas cutáneos, el cáncer de próstata es el más común en los hombres y desafortunadamente a menudo no se puede detectar a a través de los primeros síntomas, sino que ya se localiza en las etapas más avanzada, tras producirse diversos trastornos en la micción.

Con el envejecimiento, el tamaño de la próstata puede aumentar. Una próstata agrandada puede bloquear el flujo de orina desde la vejiga y causar problemas con la función sexual. Esta condición se llama hipertrofia prostática benigna (HPB) e, incluso si no representa un cáncer, puede ser necesaria una cirugía para eliminar el problema.

Los síntomas de la hipertrofia benigna de la próstata u otros problemas pueden ser similares a los síntomas del cáncer de próstata, por lo que es bueno ser visitado por el especialista (urólogo) en caso de dudas.

Afortunadamente, el cáncer de próstata por lo general crece muy lentamente y la mayoría de los hombres afectados, que en promedio tienen más de 65 años, podrán sobrevivir al cáncer.

Cancer de prostata que es

Causas del cáncer de próstata

Las causas exactas detrás de la aparición del cáncer de próstata aún no se conocen por completo, pero existen algunos factores de riesgo conocidos; un factor de riesgo es algo que aumenta la posibilidad de desarrollar un trastorno o una enfermedad, pero su presencia no necesariamente implica la aparición del problema.

  • El envejecimiento es el factor de riesgo más importante para el cáncer de próstata, los hombres con 50 años o más se asocian con un riesgo más alto.
  • La familiaridad puede tener algo de peso; si los familiares más cercanos (padre y hermano) tienen cáncer de próstata, el riesgo del sujeto es 2-3 veces mayor que el promedio.
  • Incluso la dieta también puede ser un factor: los hombres que consumen grandes cantidades de grasa animal, especialmente de la carne roja, están asociados con un mayor riesgo.

Los sí­ntomas del cáncer de próstata

En sus etapas iniciales, el cáncer de próstata es asintomático y se diagnostica después del examen urológico, lo que implica:

  • exploración rectal,
  • análisis como una muestra de sangre
  • cualquier biopsia.

Cuando la masa aumenta de volumen, aparecen síntomas como los que ahora os señalamos:

Problemas de orina y micción

En muchos casos de cáncer de próstata, uno de los primeros indicadores tienen que ver con el hecho de tener problemas tanto de micción como irregularidad en la orina.

De este modo, podemos sufrir dificultad a la hora de orinar, o todo lo contrario y que se orine más de lo necesario. También se puede sufrir de dolor cuando se orina, de la presencia de sangre en la orina (y en el semen), de la sensación de no poder orinar por completo y de la disfunción eréctil.

Dolor de huesos

La presencia de dolor en las caderas, la espalda, el tórax u otros distritos puede indicar que el tumor se ha diseminado a los huesos (metástasis).

Los tratamientos contra el cáncer de próstata

Es importante acudir al médico para que se pueda establecer un tratamiento al cáncer de próstata. Lo primero eso sí será recibir el diagnóstico de que se padece a la enfermedad.

loadInifniteAdd(44636);

Diagnóstico del cáncer de próstata

El primer examen con el que se evalúa la salud de la próstata es la exploración rectal, realizada mediante la inserción de un dedo cubierto por un guante y posteriormente lubricado dentro del recto del paciente, para evaluar el tamaño de la glándula.

En caso de dudas, es posible proceder con el análisis de sangre. Por último el examen definitivo para el diagnóstico de un tumor de próstata es la biopsia, que implica la recolección de un cierto número de muestras de tejido de la glándula; Al ser un examen particularmente invasivo, aunque extremadamente preciso, es tarea de los especialistas identificar los temas en los que los riesgos justifican la realización del examen.

Tratamientos para el cáncer de próstata

La terapia del cáncer de próstata varía dependiendo de si el tumor está limitado a la glándula o si ya se ha diseminado a otras partes del cuerpo; por supuesto, el tratamiento también depende de la edad y estado de salud general del paciente.

Si el cáncer aún no se ha diseminado de la próstata a otras partes del cuerpo, el médico puede aconsejarlo siguiente:

  • Espera vigilante. también conocida como vigilancia activa. Si el crecimiento del tumor es lento y no causa problemas, puede decidirse no tratarlo, pero el médico controlará regularmente cualquier cambio en su condición. Los hombres mayores que también tienen otros problemas de salud a menudo eligen esta posibilidad.
  • La cirugía. El procedimiento quirúrgico más frecuente elimina toda la próstata y algunos tejidos circundantes. Como con cualquier otra intervención, existen riesgos.
  • Radioterapia. Esta terapia usa rayos X de alta energía para matar las células cancerosas y luego detener el desarrollo del tumor. Es importante que el médico deje claro al paciente cuáles son los efectos secundarios de recibir este tratamiento.
  • La terapia hormonal. Quienes se someten a radioterapia también pueden ser tratados con medicamentos que detienen la producción de hormonas, que se recomiendan cuando existe la posibilidad de que el cáncer vuelva a aparecer. La terapia hormonal también está indicada cuando el cáncer de próstata también ha afectado a otras partes del cuerpo. Por ejemplo, si se propaga a los huesos, las células cancerosas en los huesos son en realidad células de cáncer de próstata. La enfermedad se llama cáncer de próstata con metástasis , no cáncer de hueso. Por esta razón, la enfermedad se trata como cáncer de próstata y no como cáncer de huesos.

Artículos relacionados

Demedicina.com

Newsletter