Escrito por Tendenzias

Doodle dedicado a René Laennec, el vergonzoso médico que inventó el estetoscopio

Hoy en día, es difícil imaginar a un médico sin un estetoscopio, pero lo cierto es que hace más de 200 años, los médicos no tenían modo alguno de escuchar el corazón de un paciente si no era colocando su oído en el pecho. Todo cambió con el invento de René Laennec al que Google le dedica hoy su Doodle.

rene-laennec-vergonzoso-medico-que-invento-estetoscopio

Doodle dedicado a René Laennec, el vergonzoso médico que inventó el estetoscopio

rene-laennec-vergonzoso-medico-que-invento-el-estetoscopio

Antes de la invención del instrumento médico más popular, los médicos escuchaban los corazones de los pacientes escucando como digo, en su pecho, pero Laennec facilitó muchísimo su tarea, aunque la historia de cómo inventó el estetoscopio sea bastante curiosa si os decimos, que lo hizo por verguenza.

René-Théophile Hyacinthe Laennec, que nació el 17 de febrero de 1781, en Quimper, Francia, fue descrito como un estudiante talentoso que estudió medicina bajo la dirección de su tío, también médico, en Nantes antes de servir como cadete médico en la Revolución Francesa.

Era un joven muy tímido cuya personalidad reservada le llevaron a decidirse a inventar un aparato que le evitara tener que escuchar el pecho de las personas. Todo sucedió en 1816 debido al  tratamiento de una mujer joven que se quejaba de problemas del corazón, cuando Laennec tuvo que escuchar su corazón sintió que era inadecuado para poner la oreja en su pecho, particularmente porque la mujer tenía sobrepeso y porque además estaba presente el marido de esta y su madre.

Se cuenta en otra versión de la historia, que dice que durante uno de sus paseos por la campiña francesa Laennec se topó con dos niños que jugaban alrededor de un árbol caído. Uno de ellos golpeaba uno de los extremos del tronco, mientras el otro oía los golpes desde el extremo opuesto. Sorprendido por el juego, el médico cogió una rama del suelo y le pidió al carpintero local, que la torneara hasta constituir un cilindro de 30 cm de largo. Contento con su nuevo instrumento lo probó en una de sus pacientes, y así fue que tuvo lugar la primera auscultación utilizando un estetoscopio.

Escribiendo en De l’Auscultation Médiate en 1819, contó: “Comencé a recolectar sencillos y conocidos hechos de la acústica, … como la gran distinción con que oímos el arañazo de un alfiler en un extremo de una pieza de madera en la aplicación de una oreja o de la otra.

“Inmediatamente, con esta sugerencia, enrollé un papel en una especie de cilindro y apliqué un extremo de la misma a la región del corazón y el otro a mi oído, y estaba un poco sorprendido y satisfecho de encontrar lo que pude por lo tanto percibir la acción del corazón de una manera mucho más clara y distinta de lo que había sido capaz de hacerlo por la aplicación inmediata de la oreja “.

Laennec desarrolló su prototipo utilizando madera y adjuntando un micrófono a un extremo y una pieza de oreja a la otra.

El término “estetoscopio” se deriva de las palabras griegas ‘stethos’ para el pecho, y ‘scopos’ para su examen.

Laennec murió de tuberculosis en 1826 a la edad de 45 años.

El Doodle dedicado a René Laennec

doodle-dedicado-a-rene-laennec-el-vergonzoso-medico-que-invento-el-estetoscopio

Debido a los 235 años que hace que nació Laennec le ha dedicado hoy uno de sus Doodles, en los que vemos al médico con su primer invento, la hoja de papel que os hemos explicado, así como a un médico actual con uno de los estetoscopios que suelen utilizar.

Doctors Seek Higher Fees From Health Insurers

El estetoscopio de hoy en día, ha variado mucho del original, aunque la base sigue siendo la misma: una membrana y una campana que permiten detectar el sonido del corazón de los pacientes.

A partir del cilindro de papel,  el invento de Laennec se convirtió en madera y, posteriormente, en la segunda mitad del siglo XIX, ya era flexible y tenía dos auriculares. Hoy en día se sigue utilizando, aunque se dice que está obsoleto, e incluso encontramos modelos que son electrónicos, capaces incluso de escuchar el interior de las máquinas.

Demedicina.com

Newsletter