Escrito por

¿Qué es un glaucoma?

En el artículo de hoy veremos qué es un glaucoma, los diferentes tipos y cómo puede detectarse así como el tratamiento que podemos aplicar a modo de prevención. Una enfermedad que no debe tomarse a broma  y que requiere no solo de los conocimientos por parte del médico. Será bueno que también sepamos ¿qué es un glaucoma? con todo detalle.

¿Qué es un glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad que afecta al nervio óptico, el cual consta de fibras nerviosas que transmiten impulsos eléctricos, derivados de estímulos visuales, al cerebro y es causada por un aumento continuo de la presión intraocular.

glaucoma

En el ojo afectado por glaucoma, la salida del humor acuoso se ve obstaculizada: el líquido se acumula y la presión intraocular comienza a aumentar. Después de un tiempo, se produce compresión o aplastamiento del nervio óptico con el consiguiente daño y muerte de las fibras nerviosas.

La lesión del nervio óptico se traduce en una alteración progresiva del campo visual, que gradualmente tiende a reducirse hasta desaparecer por completo.

Si las fibras del nervio óptico están dañadas, se generan áreas llamadas escotomas dentro del campo de visión, en las que ya no es posible ver. Inicialmente muy pequeños, los escotomas primero afectan la parte periférica del campo visual (el paciente continuará viendo claramente en el centro) pero a menudo se notan cuando el daño al nervio óptico ya es bastante considerable. Cuando las células nerviosas se destruyen completamente, la pérdida de visión se vuelve definitiva e irreversible.

El origen del glaucoma puede relacionarse con trastornos de circulación, la presión intraocular o incluso, puede deberse a una predisposición genética aunque hay otros factores que pueden intervenir.

Los daños que pueda producir un glaucoma son irreversibles, de ahí que sea fundamental que dediquemos un tiempo a la prevención.

Factores de riesgo del glaucoma

El glaucoma puede afectar a cualquier persona y una vez que se presenta, incluso si se cura, permanecerá para siempre. La única forma de prevenir la pérdida de la visión es la detección temprana. Por lo tanto, es muy importante someterse a chequeos preventivos periódicos (especialmente después de los 40 años) incluso si no hay síntomas.

Glaucoma factores de riesgo

Hay algunos factores de riesgo que pueden aumentar la probabilidad de desarrollar la enfermedad:

  • Estar en edad avanzada
  • Trauma Ocular
  • Ppredisposición hereditaria (algunas formas de glaucoma son más comunes entre los parientes de sangre)
  • Diabetes
  • Hipertensión sistémica
  • Que nos hayamos sometido a un tratamiento con cortisona prolongado
  • Miopía

A partir de los 40 años es verdaderamente aconsejable que se comience a hacer una revisión anual para prevenir el desarrollo de los glaucomas. Hay que tener en cuenta que no hay síntomas asociados a este tipo de afección por lo que no debemos de esperar a que las cosas ya sean incorregibles.

Tipos de glaucoma

Hay tres tipos de glaucoma:

Glaucoma tipos

Glaucoma Crónico de ángulo abierto

Este tipo de glaucoma es el más frecuente y suele aparecer a partir de los 40 años, teniendo su origen en una subida moderada de la presión intraocular.Al no presentar síntomas previos, el paciente suele tomar conciencia de ella una vez que ha perdido el campo visual de forma muy avanzada. El diagnóstico precoz es la clave para tratar esta enfermedad.

Glaucoma Crónico de ángulo cerrado

Este tipo de glaucoma es menos frecuente pero muy nefasto. Suele aparecer a mayores de 55 años a personas con hipermetropía con un inicio brusco y un dolor ocular intenso, hay pérdida de visión y ojos rojos

Glaucoma congénito

Este tipo de glaucoma se inicia en los primeros meses de vida del bebé. La detección se realiza por un lagrimeo profuso y unas córneas que resultan demasiado grandes para la edad.

Tratamientos contra el glaucoma

Aunque no se puede curar, el glaucoma puede controlarse bien con la terapia adecuada. Es importante recordar que el control y el tratamiento de la enfermedad continuarán durante toda la vida.

Inicialmente, el glaucoma se trata con medicamentos en forma de gotas oculares que disminuyen la presión intraocular.

Cuando el tratamiento médico ya no es suficiente, se utilizan tratamientos con láser y / o cirugía. Esta secuencia gradual se sigue cuando el diagnóstico se hace temprano y el glaucoma progresa lentamente. En casos que se consideran graves, se usa inmediatamente un tratamiento con láser o quirúrgico.

Glaucoma tratamientos

Medicamentos para tratar el glaucoma

Como ya hemos señalado hoy en día existen varias categorías de medicamentos que, por sí solas o en combinación, pueden controlar eficazmente la presión ocular. Aunque se trata de gotas para los ojos, como ocurre con todas las terapias farmacológicas, existen efectos secundarios tanto a nivel del ojo como a nivel sistémico.

Las principales categorías de medicamentos para disminuir la presión interna del ojo son:

  • Los betabloqueantes
  • análogos de prostaglandina
  • agonistas alfa2
  • inhibidores de la anhidrasa carbónica
  • parasimpaticomiméticos

Existen además otros medicamentos que sirven para proteger directamente las células nerviosas que se pierden durante la enfermedad del glaucoma.

Láser para tratar el glaucoma

Los láseres utilizados en el glaucoma son tres:

  • Láser YAG
  • Láser argón láser
  • Láser de diodo

La cirugía para tratar el glaucoma

La cirugía como tratamiento del glaucoma todavía se usa hoy en día cuando el tratamiento con medicamentos o el tratamiento con láser ya no es capaz de garantizar una presión ocular óptima. La razón principal por la cual la cirugía no se toma en consideración en un primer momento está representado por el hecho de que al menos el 75% de los sujetos con glaucoma nunca necesitarán un tratamiento quirúrgico y que después de cinco años de la cirugía, en promedio pierde su efectividad en aproximadamente el 40% de los casos.

El objetivo de la cirugía de glaucoma es crear una forma de descargar el humor acuoso del natural. Este resultado se puede lograr tanto con intervenciones perforantes como con intervenciones sin perforaciones.

Las perforaciones incluyen la apertura del ojo y pueden ir acompañadas de complicaciones intraoperatorias y postoperatorias más graves.

Existen numerosas técnicas quirúrgicas con múltiples variaciones que pueden ser válidas en función de la experiencia del cirujano. Todas las técnicas quirúrgicas tienen que compararse sobre todo con la duración en el tiempo de su operación; para mejorar este aspecto hoy, las sustancias que ralentizan los procesos de cicatrización llamados antimetabolitos se usan tanto durante la intervención como en los meses siguientes. En las formas más graves de glaucoma que no han obtenido beneficios con las otras terapias se pueden utilizar los llamados sistemas de drenaje, es decir, elementos diseñados para resaltar el estado de ánimo acuoso desde el interior del ojo.

En el blog podréis encontrar información sobre otras afecciones oculares como las cataratas de los ojos, afecciones de córnea y sus posibles tratamientos como transplante de córnea para que tomemos conciencia de la importancia de la prevención y el cuidado de los ojos.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos