Escrito por

¿Porque es importante donar sangre?

Siempre que ocurre una catástrofe en el mundo, con cientos o miles de heridos, una de las primeras acciones que se realizan desde los hospitales es solicitar sangre a los conocidos como bancos de sangre, los cuáles recolectan sus suministros a partir de las donaciones que hacemos nosotros los ciudadanos. En los últimos años se ha experimentado cierta bajada en el nivel de donaciones, de modo que debemos tomar conciencia del problema y ayudar en la medida de lo posible, a resolverlo. A continuación, os explicamos Porque es importante donar sangre y cuáles son los requisitos para hacerlo.

Porque es importante donar sangre

Donar sangre es principalmente importante como gesto concreto de solidaridad. Literalmente significa dar una parte de uno mismo y de nuestra energía vital a alguien que está sufriendo, alguien que tiene una necesidad real y urgente, que significa el cuidado y actuar por el bien de la comunidad y para la preservación de la vida.

Porque donar sangre

Donar sangre es ante todo un deber cívico, la disponibilidad de sangre es, de hecho, un activo colectivo que cada uno de nosotros puede extraer en caso de necesidad y en cualquier momento.

Una reserva de sangre que satisfaga las necesidades de nuestra comunidad es, por lo tanto, una garantía para la salud de todos, mujeres, hombres, jóvenes, ancianos y niños, incluidos nosotros mismos y las personas que más nos quieren.

La importancia de donar sangre

La sangre y componentes sanguíneos son una necesidad diaria que se convierte en trágica cuando la sangre no está presente, no sólo para eventos excepcionales, tales como terremotos, desastres o accidentes, sino también en el curso ordinario de la salud: en la realización de trasplantes y varias cirugías, en los servicios de primeros auxilios, en terapias de cáncer contra el cáncer y la leucemia, o en la combinación de productos derivados del plasma, donde se usa para combatir enfermedades importantes tales como anemia crónica, hemofilia, enfermedad hepática, déficit inmunología o profilaxis de infecciones como el tétanos y la hepatitis B.

La sangre y sus componentes son, por lo tanto, ayudas terapéuticas esenciales para la vida y lamentablemente no son reproducibles en el laboratorio. Esto significa que hoy en día no hay alternativas posibles a la donación y si queremos una salud que pueda cuidarnos, no solo podemos apelar a la ciencia y la medicina, sino que debemos hacer nuestra contribución.

¿Porque hacerse un donante regular?

Al margen de las donaciones puntuales que todos podemos hacer, existen personas que se convierten en donantes regulares o periódicos, es decir, donantes que, a intervalos de tiempo regulares, van a las instalaciones donde se hacen las transfusiones para donar su sangre. A diferencia de los donantes ocasionales, los donantes periódicos están mucho más controlados médicamente. De hecho, cada donación se somete a un examen de aptitud física precisa y su sangre, antes de ser validada, se analiza cuidadosamente para mantener la salud del donante y la calidad de la sangre bajo control. Todo esto es una garantía para la salud de quienes reciben la sangre, pero también para quienes la donan. Convertirse en un donante periódico significa, por lo tanto, poder monitorear tu salud mientras ayudas a la salud pública a ofrecer un nivel cada vez mayor de seguridad transfusional.

Tipos de sangre y compatibilidad

Por otro lado, es importante saber cuáles son los tipos de sangre que existen dado que aunque seas donante ocasional o regular, tu sangre solo será compatible con determinados tipos de sangre en función del grupo sanguíneo al que pertenezcas.

Porque donar sangre tipos

Fue en Estados Unidos, donde el médico Karl Landsteiner descubrió en 1900 que no todos los hombres tienen el mismo tipo de sangre, diferenciando cuatro grupos sanguíneos diferentes: grupo A, grupo B, grupo AB, grupo 0 (cero ). El que seamos de un grupo o de otro, viene determinado por la presencia o ausencia de ciertas sustancias ( aglutinógenos ) en los glóbulos rojos de cada sujeto.

Esta es la clasificación de los grupos sanguíneos:

Grupo A

Hay dos tipos de aglutinógenos, A o B, por lo que una persona que tiene la aglutinógenos A pertenece al grupo A.

Grupo B

Este es el grupo al que pertenecen las personas que acumulan aglutinógenos B

Grupo AB

En este grupo se incluyen aquellas personas que tienen tanto aglutinógenos A como aglutinógenos B.

Grupo 0

Las personas que pertenecen al grupo 0 no poseen ni aglutinógenos A ni aglutinógenos B.

Junto con los aglutinógenos plasmáticos, existen otras sustancias, las aglutininas , que tienen la capacidad de “aglutinar” los glóbulos rojos o de asegurarse de que se puedan acumular unos a otros, lo que los hace inutilizables. Las aglutininas también son de dos tipos (anti-A y anti-B), y en el plasma de un sujeto, las aglutininas presentes deben ser aquellas que no acumulen sus glóbulos rojos. esquemáticamente:

  • los sujetos del grupo sanguíneo A poseen la aglutinina anti-B;
  • los sujetos del grupo sanguíneo B poseen la aglutinina anti-A;
  • los sujetos del grupo sanguíneo AB (“receptor universal” porque, al no tener las aglutininas, pueden recibir cualquier tipo de sangre) no poseen aglutininas;
  • los sujetos del grupo 0 tienen ambas aglutininas (son donantes universales).

Compatibilidad de grupos sanguíneos

Además de los aglutinógenos A y B, Landsteiner y su colaborador Alexander Wiener descubrieron un tercer aglutinógeno: ” Rh “. Por tanto, el 85% de los sujetos que posee el antígeno Rh se llama Rh positivo (Rh +) , el 15% restante no lo tiene, de modo que será Rh negativo (o Rh). A todo lo explicado cabe añadir que las aglutininas y antígenos sanguíneos representan un obstáculo para las transfusiones de sangre entre personas de diferentes grupos. Veamos específicamente la compatibilidad de los grupos sanguíneos.

Donar sangre

Grupo 0 Rh

Dada la ausencia de antígenos en las células rojas de la sangre y de la ausencia de factor Rhesus (la presencia o ausencia de un antígeno particular Rh en la membrana de los glóbulos rojos en la sangre), este tipo de sangre puede ser donada a personas de cualquier grupo.

Grupo 0 Rh +

El factor Rhesus positivo limita la donación de este tipo de sangre exclusivamente a personas con factor Rhesus +, independientemente del grupo sanguíneo. Los sujetos en este grupo sanguíneo solo pueden recibir sangre del grupo 0 (Rh + o Rh-).

Grupo A Rh-

La presencia del antígeno A hace posible donar esta sangre a sujetos del grupo A o AB. Quien tiene este grupo sanguíneo, considerando la presencia de aglutinina beta en plasma, puede recibir sangre solo de sujetos del grupo A- o 0.

Grupo A Rh +

Puede donar sangre a personas A + o AB + y recibir de 0+, 0-, A + y A-.

Grupo B Rh-

La presencia del antígeno B lleva esta sangre a ser donable solo para las personas del grupo B y AB. La presencia de aglutinina alfa en el plasma asegura que los sujetos con este tipo de sangre puedan recibir solo de personas del grupo 0- o B.

Grupo B Rh +

Puede donar sangre a B + y AB + y recibir de 0 y B independientemente del factor Rhesus.

Grupo AB Rh-

Puede donar sangre solo a personas del grupo AB, teniendo en cuenta la presencia de ambos antígenos en los glóbulos rojos. La falta de aglutininas permite que los que poseen sangre de este grupo reciban de todos los grupos con factor Rhesus negativo.

Grupo AB Rh +

Puede donar sangre solo a personas con sangre AB + pero puede recibir sangre de todos los grupos, independientemente del factor Rhesus.

Requisitos para donar sangre

Una vez hemos visto la compatibilidad y tipos de sangre para los distintos grupos que se dan, será bueno también, que sepas qué requisitos se dan para poder donar sangre.

Porque donar sangre requisitos
  • Peso corporal: mayor de 50 kg (con índice de masa corporal superior a 19)
  • Edad: mayor de 18 años, hasta 65 si es la primera donación, 65 y más a juicio médico para el donante periódico;
  • No debe padecer enfermedades crónicas, cambios en el hígado, corazón, etc., enfermedades infecciosas transmisibles (hepatitis, SIDA, etc.) o comportamiento arriesgado para este último.
  • No haber sufrido transfusiones, cirugías, haberse hecho tatuajes o piercings en el periodo de los últimos 12 meses.
  • No tener infecciones, ni estar tomando antibióticos.
  • No haberse sometido a un tratamiento de odontología en la semana previa a la donación.
  • Que se haya comido algo antes de la donación.
  • Esperar 4 meses desde que se hizo la última donación.

Artículo de interés:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos