Escrito por

Piedras en la vesícula: cólico biliar y litiasis biliar

Hay enfermedades que nos afectan con frecuencia y, aunque afectan a partes de nuestro cuerpo que ni recordamos que existen, lo cierto es que están ahí y cuando nos duelen o enfermamos nos concienciamos de la importancia de cuidarnos más. Muchas veces hay dolencias que están relacionadas con hábitos diarios como lo es el ingerir bebidas alcohólicas con frecuencia, fumar, la dieta que sigues, el agotamiento, etc. En este artículo hemos decidido hablarte sobre las piedras en la vesícula y sus correspondientes síntomas del cólico biliar y litiasis biliar.

¿Qué son las piedras en la vesícula y por qué se forman?

Su nombre te llamará la atención y lo cierto es que son exactamente eso, piedras. Las piedras en la vesícula son “bolas” sólidas de lo que se denomina “bilis”, la cual experimenta un proceso de cristalización, es decir, se encuentra cristalizada. Una vez así, se encapsula en la vesícula biliar y de allí es transmitida en dirección al intestino a través de los conductos biliares para, de esta manera, ayudar al proceso de digestión de las grasas.

piedras-en-la-vesicula-sintomas-dolor

Hay un elemento que llama bastante la atención y que a su vez es peligroso de estas piedras en la vesícula; es de decir que estas piedras, a veces, no producen síntomas (esto puede deberse a diferentes factores  y, por ende, no se puede saber si se tienen piedras o no hasta que la enfermedad ya es avanzada y grave. En cualquier caso, cuando pase un tiempo, las piedras comenzarán a causarte un dolor lo suficientemente fuerte como para indicarte que algo no va bien en tu salud. Y solo entonces acudirás a tu médico cuando ya sea necesaria la intervención.

Ahora, te estarás preguntando cómo se forman las piedras en la vesícula. Ya lo adelantamos antes, estas piedras que se forman no son más que el producto del exceso de un determinado elemento en los que llamamos los fluidos gástricos. Como ves, pueden variar, ya que hay miles de elementos que trasiegan esas partes sin que se sepa; pero, a groso modo, estas piedras en la vesícula pueden ser producto de exceso de bilirrubina o, en su defecto, de colesterol.

A continuación, vamos a detallar algunos de los síntomas que se pueden llegar a manifestar cuando sufrimos de piedras en la vesícula, las cuales pueden variar de tamaño y de cantidad, por lo que esta es la típica enfermedad en la que no se puede aplicar una regla para todos por igual, ya que hay casos en los que se requiere más atención, debido a su gravedad y otros en los que no es necesario más que un tratamiento más liviano.

Cómo saber si tengo piedras en la vesícula

Las piedras en la vesícula son pequeños cristales que se van generando por infecciones de la bilis, por una mala alimentación o por otra razones. En la mayoría de casos, estas piedras o cálculos están en nuestro cuerpo sin que nosotros no demos cuenta, aunque en realidad sí están alterando cada vez más el comportamiento de nuestra vesícula.

Los datos dicen que 4 de cada 10 pacientes aquejados con este tipo de problema no saben que lo tienen ya que resulta asintomático. Sin embargo, en otras ocasiones en las que el problema persiste y los cálculos se hacen más grandes, al paciente puede llegar a tener que operarse para extraerlos.

Hay diferentes métodos que pueden ayudar a cada persona a saber si puede sufrir de acumulación de piedras en la vesícula. En este sentido, es muy importante conocerse a sí mismo y saber si hemos sufrido algún síntoma que pudiera indicar un problema de este tipo.

Uno de los síntomas más indicativos es el dolor. Se trata de un dolor agudo y repentino, que dura unos segundos y desaparece para volver un poco tiempo con nuevos accesos. El dolor se localiza generalmente en la parte superior derecha del abdomen del paciente.

Por otro lado, es probable que las piedras en la vesícula puedan causar en el paciente algún tipo de problemas gastrointestinales. En este sentido, las comidas serán más pesadas, la tolerancia a ciertos alimentos será menor, y aumentarán los problemas de expulsión de gases o de digestión de alimentos. Generalmente, esta dificultad para asimilar los alimentos viene acompañada de una hinchazón de estómago, en ocasiones aunque no hayamos realizado una comida copiosa.

Estos son algunos de los principales síntoma de la existencia de piedras en la vesícula. También se pueden destacar otros quizá no tan comunes, como los cambios en las heces o el color de la orina, o una apariencia más amarillenta en el color de la piel o en los globos oculares.

Qué es un cólico biliar

En el apartado anterior decíamos que uno de los principales síntomas de la aparición de piedras en la vesícula era el dolor en la zona donde se encuentra dicho órgano. Bien, pues a eso se le llama un cólico biliar.

Sin embargo, el cólico biliar no solo puede estar provocado por la acumulación de cálculos o piedras, sino que también se puede deber a una inflamación de la vesícula o del páncreas, entre otros factores. En cualquier caso, se podría generalizar que los cólicos biliares son dolores provocados por la obstrucción de las válvulas de salida de la bilis.

Cuando esto sucede, la acumulación de bilis provoca un dolor llamado cólico biliar. Se trata de un dolor agudo en la parte superior derecha del abdomen o en la zona media de la espalda, entre los omóplatos. Normalmente estos dolores pueden venir acompañados de mareos, náuseas o rápida sensación de hinchazón al comer.

Lo cólicos biliares son problemas que se pueden deber a diferentes causas. Algunas de ellas tienen que ver con la formación de piedras en la vesícula, como puede ser una mala alimentación o la excesiva acumulación de colesterol. Sin embargo, también hay otros factores que pueden aumentar las posibilidades de sufrir un cólico biliar, como pueden ser la edad (las personas mayores tienen más probabilidades) o familiares con precedentes con este tipo de problemas en la vesícula.

Síntomas del cólico biliar

Un cólico biliar está causado por otros tipos de problemas como lo son la inflamación de la vesícula, la inflamación del páncreas o incluso la del intestino delgado; además, suele estar asociada a problemas tales como espasmos en el esófago, lesiones del algún tipo, el estrechamiento del conducto biliar o el mismísimo cálculo biliar pueden ser los responsables de esta complicación.

En lo que deberás fijarte es en otros síntomas que podrás experimentar por ti mismo, pues para conocer los daños que hemos mencionado, tendrías que acudir al médico y llevar a cabo exámenes clínicos. Presta mucha atención a si tienes dolores constantes en la zona central de la parte de arriba abdomen, debajo de las costillas, dolor de espalda, dolor después de haber comido o sencillamente náuseas o vómitos son los principales síntomas que podrían hacerte llegar a la conclusión de que estás teniendo cólico biliar.

Hay una lista de factores que, como en todo, pueden influir en la formación de piedras en la vesícula y el sufrimiento de cólicos biliares, siendo, de manera general, las más afectadas las mujeres; pero esto no es sólo una cuestión de sexo como otras enfermedades, ya que si hay un historial previo (genético-familiar), se es obeso, se toman medicamentos (o anticonceptivos), o se está en una edad avanzada o si, simplemente, se está débil, puede llegar a complicarse esta enfermedad y dar lugar a un cólico biliar.

Cómo se forman los cálculos biliares

Los cálculos biliares son lo que se denomina de forma común como piedras en la vesícula. Son básicamente pequeños cristales que se pueden hacer cada vez más grandes y obstruir los conductos por los que la bilis entra a la vesícula.

Para hablar de la formación de cálculos biliares tenemos que hablar de dos tipos: por un lado tenemos los cálculos pigmentarios. Estas piedras o cristales están formado principalmente de bilirrubina. Por otro lado, están los de colesterol, que son los mayoritarios.

En ocasiones, por causas demasiado concretas, se van acumulando en la vesícula pequeñas formaciones de sales cálcicas, bilirrubina, o colesterol, que van formando pequeños cristales microscópicos que puede ir convirtiéndose en pequeñas arenillas, y así sucesivamente hasta llegar a ser piedras que ocupen un tamaño importante, en cuyo caso será necesaria su extracción.

Cuando los cálculos biliares tienen un tamaño demasiado grande, pueden obstruir la vesícula biliar, que es una especie de órgano que se encarga de permitir el paso de la bilis a la vesícula, donde se encarga de la digestión de los alimentos y otras tareas.

Como ya citamos anteriormente, hay grupos de población que han demostrado ser más susceptibles a la formación de cálculos biliares, como las mujeres, los mayores de 40 años o las personas con obesidad o problemas de colesterol. La aparición de estos cálculos pueden dar lugar a problemas como el que vemos a continuación.

Qué es la litiasis biliar

En un epígrafe anterior hablábamos acerca de los que son los cólicos biliares, esto es, un dolo agudo que aparece en la parte superior derecha del abdomen. Entre las causas que podían provocar la aparición de este dolor citábamos a la acumulación de piedras en la vesícula biliar. Pues a ese problema es precisamente a lo que se denomina en medicina como litiasis biliar.

En algunos casos, los pacientes pueden tener estas piedras o cálculos en los conductos biliares, en cuyo caso pueden obstruir la entrada de bilis. En otros casos, los cristales se pueden formar en la propia vesícula biliar, en cuyo caso se dice que el paciente padece colelitiasis biliar.

El tratamiento de la litiasis biliar depende del tamaño y composición de os cálculos, así como de los síntomas asociados a los mismos. En algunos casos se trata de controlar el dolor o la hinchazón con la administración de antibióticos o antieméticos. En otros casos es necesario aplicar tratamientos que permitan la disolución de los cálculos. En los casos más graves será necesario que el paciente se someta a una operación quirúrgica para proceder a la extracción de las piedras que provocan la litiasis biliar.

Síntomas de la litiasis biliar

Este caso es mucho más complicado, ya que se debe partir desde la premisa que tiene tres maneras de presentarse: podemos sufrir una litiasis biliar que no presenta síntoma alguno, muy común en aquellas personas que nunca han sufrido alguna complicación de este tipo y que, en su mayoría, no debería tampoco convertirse en una amenaza de nivel alto, aunque siempre hay que estar atentos y ser precavidos.

Después del primer tipo, hay una especie de bifurcación, ya que ambas muestran síntomas, pero uno de los dos tipos de litiasis biliar si presenta complicaciones mientras que la otra no. Mayormente, aquellas que presentan síntomas, es derivado a problemas provenientes ya sea del intestino o del páncreas y que obstruyen las vías de nuestro organismo, provocando de este modo un problema grave para ti (esperemos no sea tu caso).

Es decir, si sientes problemas tales como continuo dolor de cabeza, sientes que no digieres de manera correcta, tienes en ocasiones nauseas, flatulencias continuas y digestiones malas/pesadas, considera ir a un médico para tratarte.

Cómo eliminar las piedras en la vesícula

A parte de ir a un médico, deberás balancear tus comidas y además seguir otros consejos tradicionales que te dará tu médico. Aparte, te traemos una lista de productos que son de mucha utilidad si lo que quieres es eliminar las piedras en la vesícula, utiliza remedios como lo es el jugo de limón, las sales de epsom, la cúrcuma, frutos cítricos, té de hierbas, varios tipos de jugos, como lo puede ser el de manzana o el de verduras.

En fin, esperamos que este artículo te haya sido de ayuda y que hayamos podido resolverte tus inquietudes con respecto a las piedras en la vesícula, sus síntomas e incluso el cómo eliminarlas.

*Información extraída de miarevista.es

Te recomendamos leer también los siguientes artículos:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos