Escrito por Tendenzias

Pata de Ganso: Causas, síntomas y tratamiento

Antes de abordar la Pata de Ganso: causas, síntomas y tratamiento, lo lógico es saber qué es y dónde se ubica. Y es que la pata de ganso, a pesar de su nombre, es la zona lateral interna de la rodilla. Hablamos del espacio que está debajo de la articulación y que cuenta con una potente zona tendinosa, además de la bolsa sinovial. La función de este conjunto es paliar el impacto de golpes, movimientos bruscos o roces.

Pata de ganso

Pues bien, la pata de ganso está compuesta por los tendones de tres músculos: sartorio, grácil (o recto interno) y semitendinoso. Una vez situados, vamos a analizar la Pata de Ganso: Causas, síntomas y tratamiento

Qué es la pata de ganso

Comencemos por el principio, respondiendo a una pregunta básica: qué es la pata de ganso. Se trata de una dolencia habitual en quienes tienen problemas a la hora de pisar y a los que hacen demasiado ejercicio. También a personas con dolores de espalda, pélvicos o lumbares.

Por sexos, la pata de ganso también puede afectar a las lumbares en el caso de las mujeres, provocado por reflejos patológicos del útero. O en la próstata en el caso de los hombres.

Pata de ganso venda

El problema con la pata de ganso es que deriva en tendinitis, una afección dolorosa como pocas. El problema viene cuando el tendón que une los tres músculos se irrita o se inflama e impide que hagan su trabajo con normalidad. Obviamente, es una dolencia que puede afectar a cualquier persona. No obstante, es muy habitual en runners, por el impacto en las rodillas, y en mujeres de más de 40 años por el desgaste de la zona.

Causas de la pata de ganso

A la hora de reconocer las causas de la pata de ganso, lo habitual es que sea por una mala pisada o por el exceso de ejercicio. Pero hay otras causas que pueden afectar igual o más y que no siempre son tenidos en cuenta.

Pata de ganso runner

Y es que no todos los profesionales que tratan la pata de ganso tienen en cuenta la relación de esta zona con las lumbares y la pelvis. Es más, los tres tendones antes mencionados provienen de músculos de la pelvis. Es decir, relación hay, otra cosa es que se tengan en cuenta estas zonas para ponerle remedio.

En el caso de los runners, la tendinitis de la pata de ganso es más habitual de lo que podría parecer. El motivo no es otro que el impacto que supone en todo el cuerpo este ejercicio. Obviamente, se produce un desgaste en toda la estructura corporal que tiene consecuencias en ciertos puntos. Este desgaste, en mucha ocasiones, acaba convirtiéndose en una lesión.

Pata de ganso dolores

Por tal motivo, a la hora de correr, es más que recomendable una planificación mesurada y lógica. Es decir, un calentamiento adecuado al ejercicio; una rutina que no supere los parámetros que permite nuestro cuerpo y una enfriamiento y estiramiento que permita a los músculos recuperar su forma habitual. Si hacemos esto, nadie garantiza que no haya lesiones, pero serás más complicado que aparezcan

Descansar ocho horas al día también es imprescindible para que el cuerpo y la zona dolorida se reponga. En caso de no poder hacerlo con normalidad, puedes plantearte cuándo hacer terapia de sueño: en qué consiste para conseguir un sueño de calidad.

Síntomas de la pata de ganso

¿Cuáles son los síntomas de la pata de ganso? Lo más habitual es que cuando alguien tiene una tendinitis en la pata de ganso, le duela mucho. Se trata de un dolor intenso, constante y, por momentos, insoportable. Se puede verificar si es esta dolencia, apretando la zona, lo cual sumará más dolor al que ya tenemos, pero confirmará el diagnóstico. Además, otro síntoma visible y llamativo es la inflamación de la zona.

Pata de ganso fisioterapia

No obstante, estos síntomas no siempre aparecen de golpe. Hay ocasiones en las que estos pueden venir de forma paulatina, lo que hace más sencillo prevenirlos. La tendinitis, en su fase embrionaria, será una simple molestia cuando forcemos la zona. Es decir, al correr, al coger peso o al hacer un movimiento brusco.

Para evitar que vaya a más, tenemos dos opciones. O paramos durante unos días, para que la zona se relaje y mejore. O calentamos a conciencia para preparar la pata de ganso para el impacto antes del ejercicio. No obstante, lo más probable es que en esta segunda opción, la zona esté más dolorida que al principio, una vez se enfríen los músculos y tendones.

Pata de ganso tendinitis

Es importante no forzar la zona, pues una tendinitis aguda puede llegar a impedirnos caminar o hacer con una patente cojera.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Tratamiento de la pata de ganso

Si ya estamos lesionados y no hay vuelta atrás, toca buscar un tratamiento de la pata de ganso. Y en este caso, nada de automedicación. Toca ir a un especialista como es el fisioterapeuta. Una vez allí, el tratamiento de la pata de ganso, básicamente, consiste en masaje, estiramientos y tratamientos naturales para útero o próstata.

Pata de ganso infiltrado

Una vez estemos con el fisioterapeuta, éste tendrá que decidir qué tratamiento aplicar al paciente, según el tipo de lesión. Así las cosas, estos pueden ir desde los masajes, a la electroterapia, pasando por el ultrasonido o los estiramientos pasivos progresivos. Tampoco podemos olvidar la crioterapia o termoterapia, el cyriax o en kinesiotaping. Opciones hay muchas y malo será que alguna no consiga mejorar tu dolencia.

Pata de ganso dolor

Tampoco está de más mejorar nuestra alimentación. En muchos casos, no cuidar lo que comemos, hace que fibras, músculos, tendones y cuerpo se vean afectados y debilitados. Por lo que cuidar la dieta, hacer cinco comidas al día y mantener una línea de alimentación equilibrada, ayuda de forma notable a esta dolencia. No obstante, si con el fisioterapeuta no mejora la zona, siempre se puede probar la Punción seca: Qué es, para qué sirve y cuáles son sus beneficios

Estiramientos pata de ganso

La tendinitis de pata de ganso aparece cuando se produce un exceso de trabajo en dicho tendón, producto por ejemplo de la continua flexión y extensión producto del pedaleo, o al correr. Esta dolencia suele aparecer en forma de un dolor en la parte interna de a rodilla, o más bien como un cosquilleo o sensación de quemazón interior.

Afortunadamente, la fisioterapia ha demostrado ser bastante efectiva en el tratamiento de esta dolencia y hay diferentes métodos que se pueden llevar a cabo para prevenirla y erradicarla. Uno de estos métodos consiste en realizar masajes en la zona afectada, que es la parte baja de la rodilla, donde se une con la tibia.

En este sentido, se suele recomendar realizar estiramientos y automasajes par fortalecer este tendón. Lo más habitual es hacer masajes en la zona en dirección lateral, esto es, moviendo nuestros dedos de forma paralela al suelo. Para estos casos no se recomienda usar aceites ni similares, ya que no se pretende que los dedos resbalen sobre la zona, sino que hagan presión sobre ella sin deslizarse. Se supone que el masaje debe hacer de forma fuerte y que debe ser doloroso. Se recomienda hacer este masaje durante unos 5 o 7 minutos, y repetirlo una o como mucho dos veces por semana.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

También es importante la posición. No se debe hacer este tipo de masajes de pie, apoyando el peso en el tendón afectado, ya que esto podría suponer un desequilibrio pélvico al paciente. Se debe hacer apoyando la rodilla “buena” en el suelo, utilizando un cojín o una superficie blanda para mayor comodidad. Se estira la pierna con tendinitis, apoyando el talón en el suelo. La pierna estirada queda entre medias de los brazos y nos inclinaremos hacia delante para poder llevar a cabo el masaje.

Por supuesto los masajes y los estiramientos no son incompatibles con la aplicación de otros tratamientos. En relación a esto es importante conocer también las causas que han favorecido la aparición de esta dolencia. Por ejemplo, en algunos casos se puede deber a una mala postura al correr o al caminar, o incluso a una postura incorrecta al sentarse. En estos casos se puede llevar a cabo una reeducación postural global o RPG, mediante la cual el paciente puede corregir esos errores de postura o motrices que fomentan la aparición de la tendinitis de pata de ganso.

Tendinitis pata de ganso tiempo de recuperación

La tendinitis de pata de ganso es una dolencia que puede aparecer sin previo aviso, propiciada por factores como haber empezado a correr hace poco sobre asfalto, o una posición incorrecta del tronco al correr. Muchos fisioterapeutas la señalan como una de las dolencias más incómodas ya que, además de ser dolorosa, es bastante difícil de erradicar y siempre está la posibilidad de que se vuelve a reproducir con el tiempo.

Por ello, los tiempos de recuperación dependen de cada paciente y de la gravedad de la lesión del tendón. Sin embargo, podemos afirmar que el tratamiento no será de menos de 6 semanas en el fisio, con sesiones una vez por semana, ya que son bastante dolorosas y agresivas con el tendón.

También hay otra serie de medidas que se pueden llevar a cabo para prevenir o mitigar los efectos de la pata de ganso, como por ejemplo realizar los estiramientos pertinentes, aplicar hielo en la zona, o poner las piernas en alto durante unos minutos después de practicar ejercicio.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

En cualquier caso, recomendamos acudir siempre a profesionales ya que, aunque es posible realizar automasajes, lo más probable es que por nosotros mismos no consigamos los resultados que vamos a obtener de un profesional. Además, de no curar correctamente podríamos caer en una recaída o la dolencia podría agravarse en el tiempo, pudiendo provocar la aparición de otras dolencias como la bursitis.

Qué es la bursitis de la pata de ganso

Una de las consecuencias de la pata de gansa e la aparición de la denominada bursitis. No tiene por qué ser consecuencia directa de ésta, pero con frecuencia ambas patologías vienen juntas.

La bursitis consiste básicamente en la inflamación de unas pequeñas bolsas de líquido a las que se conoce como bursas. Hay gran cantidad de estas bursas en el cuerpo, casi 200, y la mayoría se encuentran en puntos de unión de músculos o tendones. Su función es facilitar el movimiento, y actuar como una especie de bisagras, por lo que suelen estar presentes en las articulaciones (codo, rodilla, etc.

En ocasiones, puede suceder que estas bursas se inflamen o se irriten, generalmente cuando usamos mucho una articulación (por ejemplo, las rodillas de los ciclistas a causa del continuo pedaleo. Cuando estas bursas se inflaman, causan dolor, incluso al rozar con la ropa.

La bursitis puede estar relacionada con la pata de ganso cuando hablamos de la inflamación de las bursas de la rodilla. Estas pueden causar diversos síntomas como dolor agudo al presionar, enrojecimiento o dificultad para realizar algunos movimientos.

loadInifniteAdd(infinite_adv_4);

La bursitis se puede dar en diferentes grados. Principalmente se puede distinguir entre la bursitis aguda, producida por el uso repetitivo de una misma articulación o por causa de alguna enfermedad como la gota, o la bustitis crónica. Esta última se da sobre todo cuando se han sufrido anteriormente casos de bursitis agudo que no han curado bien o que han llegado a extenderse en el tiempo.

Se recomienda que para prevenir la aparición de bursitis hay que intentar realizar los estiramientos pertinentes antes de realizar ejercicios y fortalecer los tendones. También hay que evitar hacer movimientos repetitivos con la articulación el tiempo que dure el dolor. Por ejemplo, a un atleta de fondo que padezca bursitis le van a prohibir correr durante X tiempo.

Esto es básicamente lo más importante que debes saber acerca de la pata de ganso. Si tus síntomas indican que podrías padecer esta dolencia, no dudes en acudir cuanto antes a un fisioterapeuta para evitar que el problema pueda ir a más o incluso llegue a hacerse crónico.

También te puede interesar:

Demedicina.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos