Escrito por Tendenzias

Qué es la osteocondrosis y la osteocondritis

Todos sabemos que los niños crecen casi por días, la ropa de una temporada no les vale para otra. Es una etapa en la que los críos se quejan de dolores de huesos, sobre todo de las piernas. El motivo es evidente, están en pleno crecimiento y los huesos duelen, pero que ocurre cuando el dolor es más intenso, cuando no es simplemente una molestia asumible y pasa a ser un dolor terrible, en ese caso lo mejor será acudir al médico quizás tengamos que tratar un problema más serio llamado Osteocondrosis o bien Osteocondritis. En este artículo vamos a tratar estas dolencias, conocer qué es la osteocondrosis y la osteocondritis, porqué se produce, cuál es su tratamiento. ¡Comenzamos!.

Qué son la Osteocondrosis y la Osteocondritis

Se trata de una enfermedad que afecta a los huesos, fundamentalmente afecta a los niños y a los adolescentes, teniendo mayor incidencia entre varones de entre 4 y 13 años que se encuentran en plena fase de crecimiento. Son enfermedades ortopédicas que se suele producir tanto en niños como en animales con un crecimiento rápido.

A menudo se tiende a confundir la osteocondrosis con el término osteocondritis, realmente debemos referirnos a osteocondritis como osteocondritis disecantes. Aunque en principio llevan ambas dolencias la misma causualidad, una falta de aporte sanguíneo al hueso durante el crecimiento, pero la forma de comportarse la enfermedad, clínicamente es diferente.

Vamos a ver las diferencias que existen conociendo mejor cada una de las dolencias.

Diferencia entre  la Osteocondrosis y la Osteocondritis

Qué es la Osteocondrosis

La Osteocondrosis es el problema derivado de la falta o deficiencia en el aporte de sangre al hueso. Esta falta de aporte sanguíneo se produce en la epífisis ósea, cuyas consecuencias será una necrosis ósea, ésta será sanada con la generación de un nuevo crecimiento óseo, pero posiblemente ese crecimiento sea anómalo y tenga como consecuencias deformidades óseas.

No se trata de unas consecuencias graves, siempre que el trastorno se produzca en las apófisis extra-articulares, pero cuando la afección se produce en el hueso que forma parte de la articulación, o mejor dicho que entra dentro de la articulación, la deformidad podría ser motivo de incapacidad grave.

Por lo tanto y por resumir la Osteocondrosis se definiría como una patología que afecta fundamentalmente a niños y jóvenes en edad de adolescencia y en plena fase de crecimiento. Las extremidades de los huesos se alargan por el agrandamiento de los núcleos del hueso dentro de la epífisis y diáfisis de los huesos.

Es la fase en la que puede existir necrosis y/o degeneración ósea de un centro de osificación, tras esta necrosis el hueso sufre una regeneración, que cubrirá la zona necrosada, como ya hemos comentado y es a esta degeneración o necrosis a la que se le llama osteocondrosis.

Qué es la Osteocondritis

Su localización puede ser variable e incluso su intensidad, pero siempre el problema deriva de un trasfondo vascular. Se trata de una alteración de la epífisis y de la apófisis derivada por una falta de circulación sanguínea.

Cuando esta alteración en el riego sanguíneo consiste en una disminución del riego sin cortarse su fluido, a esta alteración la llamamos osteocondritis. Pero si el riego sanguíneo se llega a cortar por completo, es decir, la detención de la circulación sanguínea, se produce un infarto o isquemia óesa, produciendo una osteonecrosis.

Causas de la Osteocondrosis y la Osteocondritis

El origen exacto de estas dolencias o qué es lo que motiva que el riego sanguíneo no llegue en su cantidad necesaria, se desconoce. Distintas hipótesis abogan por tratarse de una enfermedad de tipo circulatorio, la que podría provocarlas.

Últimamente, estudios realizados marcan la posibilidad de que un factor que pudiera causar Osteocondrosis y Osteocondritis pudiera derivar de microtraumatismos continuos o reiterados causados por algún tipo de predisposición o actividad.

Dentro de la Osteocondrosis existen distintos tipos según su localización, a menudo reciben el nombre del médico que la descubrió y estas son:

  • Osteocondrosis del calcáneo o deformidad de Sever-Haglund 
  • La osteocondrosis de la rodilla o enfermedad de Osgood Schlatter

Tipos de osteocondrosis dependiendo de la articulación afectada

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);
  • Enfermedad de Perthes
  • La enfermedad de Kohler
  • Enfermedad de Scheuermann
  • La osteocondritis disecante o enfermedad de Konig
  • Osteocondrosis vertebral de Calvè

Osteocondrosis del Calcáneo o Deformidad de Sever-Haglund

La deformidad de Sever-Haglund afecta al hueso calcáneo, en este caso la degradación de la apófisis es por la parte posterior del calcáneo, en el lugar donde el tendón de Aquiles se inserta.

El rango de población más afectada es en niños de edades comprendidas entre los 9 y los 12 años de edad, que sean activos y realicen algún tipo de deporte en los que haya que correr, como por ejemplo el fútbol.

Las causas pueden deberse a un mal apoyo del pie, ya sea por tener los pies cavos o por el contrario planos, aunque a menudo también puede ser causado por una lesión como por ejemplo la utilización de un zapato inadecuado.

Los síntomas que los niños manifiestan son un dolor profundo al caminar que incluso puede llevarles a cojear. Unas pruebas diagnósticas podrán confirmar el diagnóstico de la enfermedad que aunque es benigna y no deja secuelas físicas ni deformidades, es recomendable mientras se sufre esta dolencia, evitar hacer deporte o actividades físicas y utilizar unas plantillas para mejorar el apoyo del pie.

La Osteocondrosis de la Rodilla o Enfermedad de Osgood Schlatter

Se trata de una enfermedad inflamatoria en el que se ve afectado el tubérculo tibial, en el lugar donde termina el tendón rotulianao. Se trata de una enfermedad que afecta más a los adolescentes, sobre una franja de edad de entre los 11 y 16 años, siendo más afectados los hombres que las mujeres.

Suele afectar a jóvenes deportistas, sobre todo aquellos deportes que impliquen carreras o cualquier ejercicio que necesite de la extensión de las rodillas, ya sea corriendo o saltando. Cuando saltamos, el cuadríceps se contrae de forma abrupta y repentina, lo que ejercerá una gran fuerza de tracción sobre el tendón rotuliano y la tuberosidad tibial.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Con esta edad, esta tuberosidad tibial no ha terminado de madurar, no se ha completado y por lo tanto no se ha osificado, lo que el movimiento del cuadríceps  provocará es que el tendón se introduzca en el cartílago ejerciendo tracción sobre la apófisis tibial, esto provocara pequeñas fracturas en el cartílago que dará como resultado la inflamación. Esta enfermedad no tiene porqué afectar a ambas rodillas, también puede darse en una de las dos.

También te puede interesar:

En las siguientes actualizaciones veremos cómo se pueden ver afectadas más articulaciones y que consecuencias pueden tener, no obstante desde Demedicina hemos querido que sigas indagando en estos temas que tanto nos preocupa.

Demedicina.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos