Escrito por

La operación de fimosis: cuándo se recomienda y en qué consiste

La operación de fimosis: cuándo se recomienda y en qué consiste. Muchos padres (y más de un adulto) se pasa tiempo intentando descifrar este enigma. Lo mejor es que no hay enigma que valga, es todo ciencia. Y es que los especialistas sanitarios saben mucho de la operación de fimosis. De hecho, no son pocos los sanitarios que recomiendan la operación de fimosis desde que los niños son pequeños. Nosotros recomendamos leer este artículo y, una vez terminado, decidir pero con toda la información posible al respecto.

Qué es la fimosis

Antes de comentar aspectos más complicados de la fimosis, es bueno recordar qué es la fimosis. Y es que no todo el mundo tiene claro en qué consiste esta dolencia. Qué es la fimosis, se responde de forma sencilla: la incapacidad de recoger la piel del prepucio en el pene.

Esta dolencia es más que normal en niños y más escandalosa que grave. El único problema de la fimosis es que, por sí sola, tarda un tiempo considerable en sanarse. De ahí que muchos sanitarios opten por coger la vía del centro y cortar por lo sano. Nunca mejor dicho. Esta intervención a temprana edad, puede dejar marcas de por vida. Por tal motivo, otra corriente opta por no operar la fimosis de forma tan habitual.

Es más, cuando el niño va creciendo, la fimosis tiende a disminuir o desaparecer. La piel del prepucio es cada vez más laxa y va cediendo, hasta acabar bajando del todo. Las adherencias, como se las llama, se van yendo y, en ocasiones, la piel llega a formar un aro en torno al pene que no permite bajarla con normalidad. Este anillo también acaba por irse por sí solo, si le damos tiempo para hacerlo.

La forma de que lo haga es la más antigua y natural: los tocamientos de los niños. De forma instintiva, los niños se tocan la zona, la estiran, incluso tienen erecciones. Además, el pene incrementa su tamaño con el paso del tiempo. Además, se recomienda ayudar al niños, echando la piel hacia abajo, por ejemplo, cuando se le bañe. Así la zona va cediendo y se ayuda a la normalización de la zona genital.

No obstante, esta ayuda no siempre funciona. Y es que algunos padres lo hacen con demasiada fuerza, generando heridas y prolongando la fimosis en el tiempo. Además, forzar la piel, hace que ésta crezca con menos elasticidad, llegando a crear cicatrices de por vida. En ese caso, la única solución sí será la operación de fimosis. De ahí que lo mejor sea dejar que el niño siga su curso natural. Y su pene lo mismo.

¿Cuándo se recomienda la operación de fimosis?

¿Cuándo se recomienda la operación de fimosis? Nunca. Ésta sería la respuesta más satisfactoria, que no la que siempre se puede dar. Si la fimosis sana de forma natural, no hará falta pasar por quirófano. Si no lo hace, sí que debemos saber cuándo se recomienda la operación de fimosis. Más que nada, para evitar problemas derivados que generen una dolencia mayor.

No obstante, hay otra vía para responder cuándo se recomienda la operación de fimosis. Y es que antes de quirófano, hay una alternativa más o menos novedosa que está funcionando de maravilla: la crema con cortisona. Una pomada que se aplica directamente en el prepucio y ayuda a que la piel se retraiga. Su nivel de efectividad y éxito es positivo en nueve de cada 10 casos, por lo que la operación está siendo sustituida por un método menos invasivo.

A pesar de ello, respondemos a la pregunta inicial de cuándo se recomienda la operación de fimosis. Y es que cuando el niño tiene dolor y le cuesta orinar es porque la piel empieza a obstruir el conducto. Hay que operar.

También es innegociable el quirófano si el niño tiene una infección de orina. Una dolencia que puede derivar en algo más grave, como una afección al riñón. Lo mismo pasa si el pequeño tiene balanitis, que se da cuando hay infección por el esmegma acumulado en la zona genital.

En momento alguno hemos dado edades o rangos temporales. No es necesario. Si el niño sufre algunos de estos casos, y la pomada con corticoides no funciona, tendrá que ser operado. La edad no importa, sino atajarlo lo antes posible.

A pesar de ello, hay especialistas sanitarios que sí dan un rango de edad para la operación de fimosis. Siempre que no se haya solucionado por sí sola, y a pesar de que el niño no tenga dolor o molestia alguna, algunos médicos recomiendan operar de fimosis en torno a los 5 años. A pesar de ello, el tratamiento de la pomada está retrasando este margen. Algunos niños llegan, incluso, a los 10 años sin la fimosis operada. No hay prisa si no se da ninguno de los casos anteriores.

Es más, este retraso en la edad de intervención, permite evitar uno de los grandes riesgos de la operación de fimosis: la anestesia general. Y es que si el niño supera los ocho años, la anestesia puede ser local, reduciendo sobremanera el peligro de la intervención.

¿En qué consiste la operación de fimosis?

¿En qué consiste la operación de fimosis? Conocida como circuncisión, la intervención es sencilla pero delicada. En ella se corta y se retira la piel del pene de tal forma que ésta deje el glande al aire. La operación es ambulatoria, por lo que el alta se da ese mismo día. Además, los puntos son absorbibles y se caen solos en unos 15 días.

¿En qué consiste la operación de fimosis? Básicamente, en controlar al niño tras la intervención. Hay que contar con que la cicatrización tarda unos 20 días en sanar, por lo que ejercicios y movimientos bruscos, deben ser evitados.

Además, al ser una zona tan delicada, los sangrados pueden ser abundantes, especialmente las primeras 24 horas. De ahí que los médicos recomienden aplicar frío localizado en la zona y cambiar las vendas cada día. La zona debe estar limpia e higienizada pero con cuidado pues es doloroso. De hecho, lo habitual es que receten algún medicamento para el dolor al pequeño.

También te puede interesar:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos