Escrito por Tendenzias

Metatarsalgia: cuál es el tratamiento y cómo prevenirla

Los pies, a menudo son los gran olvidados, sin embargo son el sustento de nuestro cuerpo, capaces de transportarnos a cualquier sitio, llevándose siempre la parte más dura de nuestro día a día. Algunas veces hemos sentido molestias o pequeños dolores a los que no hemos dado importancia y que podrían ser un indicativo de algún tipo de dolencia o patología. Metatarsalgia: Cuál es el tratamiento y cómo prevenirla, nace con la función de dar a conocer más esta dolencia, porqué se produce o qué podemos hacer para evitarla.

Qué es laMetatarsalgia

La Metatarsalgia es el dolor intenso que se produce en la planta de los pies, en la zona del metatarso, que es la región comprendida entre el tarso y los dedos del pie. El dolor es producido por la inflamación del metatarso, que es el punto en el que se descansa el peso cuando apoyamos el pie al caminar.

El metatarso es el conjunto de los cinco huesos que conforman los dedos, estos huesos son llamados metatarsianos y están localizados entre el tarso y las falanges de los dedos.

Cuando caminamos o corremos, la pisada y la flexión del pie hace que todo el peso recaiga sobre esta zona por lo que es frecuente sufrir tanto lesiones como dolores, sobre todo al realizar ejercicio. Cuando comienza a inflamarse la zona podemos notar un fuerte dolor, dolor que desaparece en cuanto nos pongamos en una posición de reposo, aunque si la lesión progresa el dolor también se manifestará sin necesidad de apoyar el pie.

La metatarsalgia suele ir acompañada de otras manifestaciones como pueden ser callos o durezas o incluso los terribles y dolorosos clavos plantares, todo en la planta del pie.

Causas de la Metatarsalgia

Cuando una persona llega a la consulta del doctor con unos dolores insoportables en el antepié, concretamente en la planta del pie, puede tratarse de Metatarsalgia. Los síntomas normalmente empeoran al andar, desapareciendo en la mayoría de las ocasiones cuando el pie está en reposo o nos encontramos sentados. Los dolores producidos por esta inflamación son muy intensos, provocando que el paciente que lo sufre varíe su forma de pisar, provocando posiciones incorrectas tanto de la pierna como en la cadera y espalda. Pero conozcamos primero qué causa la Metatarsalgia.

Causas por Marcha y Biomecánica

Suele ser una enfermedad que afecta a un núcleo de población muy determinado, a los deportistas. Distintas posiciones al iniciar la carrera como la fase de despegue, donde el corredor camina elevado sobre la punta de los dedos, provoca una presión extraordinaria y prolongada de los metatarsianos, que pueden llegar a derivar en una Metatarsalgia.

Una de las causas más típicas son las producidas por una mala pisada, pisar mal puede llevar a producir desequilibrios cuando se distribuyen los pesos, haciendo sobre presión en la zona de huesos metatarsianos y por lo tanto provocando dolor y por lo tanto modificando nuestra pisada.

Causas por Deformidades del pie

Otro factor muy importante es la morfología del pie de cada individuo. Unos pies cavos son mucho más propensos a sufrir metatarsalgia, por su forma de pisar, una pisada irregular provoca cargar sobre el Metatarso todo el peso del cuerpo que si además le unimos un problema de sobrepeso, seguramente tendremos muchas posibilidades de sufrir Metatarsalgia.

Causas producidas por el Calzado

Otra causa que puede provocar Metatarsalgia es la utilización de un calzado con excesivo tacón y poca suela que sirva de amortiguación, Un zapato inadecuado que no tenga una suela capaz de absorber la pisada, con un tacón elevado y una punta estrecha es el candidato perfecto para provocarnos Metatarsalgia. Pero también un calzado deportivo que tenga la suela fina y mal almohadillada.

Causas por Deshidratación

Cuando el tejido graso o adiposo que se encuentra en el arco plantar y que actúa como almohadilla para amortiguar el peso, se deshidrata causando la pérdida de elasticidad del tejido y provocando la exposición de las cabezas de los huesos metatarsiano, las consecuencias serán el dolor y la inflamación.

Causas por Edad y Enfermedades Sistémicas

La gota o la artritis reumatoide pueden ser enfermedades asociadas a la metatarsalgia. La edad, lesiones sufridas a lo largo de nuestra vida, pueden provocar que nuestra forma de caminar varíe y por tanto nuestra forma de pisar también.

Cuando además del dolor provocado por la metatarsalgía se manifiestan durezas o callos, la sensación de dolor será aún mayor, donde caminar sobre superficies duras se convierte en un verdadero martirio. Al dolor producido por la inflamación le añadiremos los dolores punzantes de callos y durezas.

Los juanetes, esa rara protuberancia que además es dolorosa, inflama la base del dedo gordo, provocando que este se debilite y provoque mayor estrés en el metatarso.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

La acumulación de líquidos en las articulaciones, sobre todo en los tobillo, algo muy habitual entre las mujeres gestantes, puede provocar esta dolencia.

Pero tampoco podemos olvidarnos de la diabetes, que puede provocar la irritación de ciertos nervios del pie y por tanto provocar una metatarsalgia.

Síntomas de la Metatarsalgia

Al dolor e inflamación que se localiza en el metatarso es a los que denominamos Metatarsalgia. Normalmente esta dolencia afecta las cabezas desde el primer mertatarsiano hasta el cuarto.

Por lo tanto podemos decir que el primer síntoma que nos puede indicar que sufrimos metatarsalgia es el dolor en la almohadilla del pie, un dolor que se hace más intenso cuando ejercemos una presión sobre ella, ya sea con los dedos o simplemente estando de pie o caminado.

Normalmente, esta dolencia no suele venir sola, sino que suele venir acompañada de otras como son las durezas, que pueden provocar callos plantares o clavos plantares, si no se tratan a tiempo y por lo tanto agravar más la lesión.

Este tipo de dolencias suelen darse en personas activas, independientemente del sexo, personas que practican deporte, caminan o corren. Aunque en este sentido un factor muy importante es el llevar un calzado adecuado para evitar la sobrecarga de peso en la zona de los metatarsianos y mas concretamente en las cabezas de éstos.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Otros factores que pueden provocar la aparición de la metatarsalgia, es tener el arco del pie demasiado elevado, lo que se denominan pies cavos.

La intensidad del dolor es algo subjetivo, ya que cada persona tiene un aguante del dolor distinto, pero también puede variar en función de los dedos que puedan verse afectados, no es lo mismo que se vea afectados uno dedo que todo el pie.

Lo que si que notaremos es que al estar de pie, el dolor empeora, se hace mas fuerte y agudo, al igual que cuando caminamos o corremos. El motivo es el peso del cuerpo, con cada pisada aportamos presión hacia la zona metatarsiana, provocando mayor dolor.

Pero estos no son los únicos síntomas descritos entre pacientes que sufren metatarsalgia, entre ellos están:

  • Dolor agudo
  • Sensación de quemazón
  • Entumecimiento de los dedos
  • Sensación de hormigueo en la zona de los dedos de los pies
  • Mayor dolor al caminar descalzos o sobre superficies duras

Diagnóstico de la Metatarsalgia

En todos los casos y más concretamente en los que se tratan de afecciones en zonas como los pies, un diagnóstico rápido y certero, podrá marcar la diferencia entre convertirse en una dolencia mayor o en su cura rápida.

Para realizar un diagnóstico, el facultativo mantendrá una conversación con el paciente donde éste le aportará información sobre la zona del dolor, la intensidad del mismo, cuando nota que mejora, cuando nota que empeora, etc. Información valiosa para descartar otras posibles patologías, además deberá solicitar el historial médico del paciente para conocer los posibles problemas de salud, anteriores y que haya podido derivar en esta dolencia.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

Una vez que se tiene toda la información, una exploración manual en la zona dolorida, prácticamente confirmará el diagnóstico de padecer Metatarsalgia, ya que en el momento en el que el médico presione la zona de la almohadilla del pie, el paciente notará un dolor intenso.

No obstante existen otras pruebas complementarias e instrumentales con las que poder obtener mayor información, estas pueden ser:

  • Radiografías (Rayos X) para conocer el estado de los huesos del pie y su biomecánica.
  • Pueden existir sospechas de sufrir Neuroma de Morton. El neuroma de Morton, es una degeneración del “nervio” digital plantar, este sufre un engrosamiento, provocando dolor. Al tratarse de una dolencia en tejidos blandos, las radiografías no serán suficientes, por lo que se prescribirá la realización de una ecografía.
  • Baropodómetro. Se trata de una especie de báscula de cristal conectada a un ordenador, donde nos subiremos descalzos. Por medio de sensores, se recogerá una información fundamental, las zonas de presión del pie, detectando los posibles desequilibrios cuando apoyamos el pie que puede dar lugar a una metatarsalgia.

Neuroma de Morton

Como hemos comentado al principio de este apartado, un rápido y correcto diagnóstico es fundamental. En este tipo de dolencias, además ocurre que al ser la base de apoyo de todo el cuerpo, es una lesión que irá cada vez agravándose e incluso derivando en otras dolencias, estas pueden ser:

  • Neuroma de Morton, al que anteriormente hemos mencionado, provocado por la compresión del nervio.
  • Dedos en martillo o garra
  • Que aparezca un dolor en otro lugar del cuerpo debido a la cojera causada por el dolor en el pie, como puede ser, dolores de espalda, cadera, etc.

Tratamiento para la Metatarsalgia

El tratamiento para este tipo de dolencias intentar calmar el dolor, tratar de aplicar una serie de consejos para que nuestra calidad de vida mejore, algunas pueden parecer obvias pero seguramente no las hayamos tenido en cuenta a la hora de comprar un calzado.

Si la afección no es grave:

loadInifniteAdd(infinite_adv_4);
  • Aplicar frío en la zona dolorida varias veces durante el día
  • Antiinflamatorios
  • Reposar más y cambiar los ejercicios más bruscos por otros que provoquen menor impacto
  • Utiliza un calzado adecuado, mejor anatómico y con suela flexibe. La puntera de los zapatos será lo suficientemente ancha, como para que los dedos de los pies, se encuentre cómodos y no apretados. El tacón no será mayor de 2 ó 3 cm y no será inferior a 1 cm, las bailarinas quedarán prohibidas, si tenemos este tipo de dolencias.
  • Acudir a un especialista que nos realice unas plantillas personalizadas, conforme a nuestra pisada y nuestro reparto de pesos para poder calcular donde se encuentran los puntos de presión excesiva,  o en otras palabras donde está la descarga metatarsal.

Pero existen otros casos en los que estas medidas no son ya viables, teniendo que recurrir a otros métodos más agresivos como puede ser las infiltraciones de corticoides, donde a través de distintas sesiones se administrará corticoides en la zona afectada mediante un pinchazo en el músculo. Otro método sería la operación por la cual se acorta el metatarsiano con el fin de evitar el apoyo excesivo y por lo tanto el dolor.

Cómo prevenir la Metatarsalgia

Podemos prevenir la inflamación que nos deriva a la Metatarsalgia manteniendo un peso adecuado, realizar ejercicio será una buena terapia pero siempre llevando un calzado adecuado y en superficies que sean lo mas blandas posibles.

Pisar de manera adecuada y elegir un calzado correcto, siguiendo las pautas que hemos seguido en cuanto a suela, puntera y tacón, evitará o al menos paliará una dolencia como la metatarsalgia.

Cuando suframos alguna alteración morfológica o mecánica en el pie, como puede ser tener los pies cavos, juantes, neuroma de Morton, engrosamiento en el metatarsiano, hallux valgus, dedos en martillo o en el pie plano, todas estas afecciones podrán desencadenar en un problema como la metatarsalgia. Trata de forma adecuada cada una de estas afecciones será una forma de prevenir, la utilización de plantillas que distribuyan el impacto sobre la suela, en definitiva realizar un estudio de la pisada.

También te puede interesar:

El cuidado de los pies, acabamos de ver es fundamental si queremos que éstos sigan llevándonos de un lado para otro, realizar un estudio de pisada hemos visto que es una forma de poner remedio o evitar en lo posible, sufrir una dolencia como la Metatarsalgia. Siguiendo en esta línea desde Demedicina hemos querido destacar los siguientes enlaces de nuestra página, que seguro te van a gustar.

loadInifniteAdd(infinite_adv_5);

Demedicina.com

Newsletter