Escrito por Tendenzias

Mala Circulación | Causas, síntomas y tratamiento

La mala circulación sanguínea es un problema que afecta a gran parte de la población, los motivos pueden ser muy distintos desde un exceso en el consumo de sal como a la falta de hidratación. Pero siempre una dolencia que debemos tratar debido a las graves consecuencias que puede llegar a tener. En nuestra página hoy hemos querido dedicar este artículo a la Mala Circulación | Causas, síntomas y tratamiento, conocer todos los riesgos y cómo evitarlos, es fundamental. ¡Comencemos si perder más tiempo!.

Qué es la mala circulación

Quizás antes de entender que es la mala circulación deberíamos saber qué es un correcto flujo de la sangre o lo que conocemos como una buena circulación. Que la sangre fluya correctamente por el organismo es esencial, ya que se encarga de transportar los nutrientes y todas las sustancias necesarias y requeridas a los distintos órganos, tejidos, músculos, etc.

Luego una buena circulación sanguínea significa tener unas buenas autopistas por las que circular el flujo sanguíneo. Un buen flujo sanguíneo permitirá que el oxígeno llegue mejor a las células, músculos, tejidos, etc. Que nuestras defensas actúen inmediatamente circulando  por unos canales, amplios, anchos y despejados. Esto es una buena circulación.

¿Qué ocurre cuando por culpa de elementos como el colesterol, la deshidratación, etc. las paredes de nuestras arterias y venas comienzan a estrecharse?, la respuesta la conocéis, una mala circulación sanguínea y por lo tanto, ni nuestras células recibirán el aporte de oxígeno necesario ni nuestras defensas llegarán a tiempo al lugar de la infección.

Por lo tanto, una mala circulación de sangre puede llegar a provocar graves problemas de salud, es más se considera una de las principales responsables de fallecimientos a nivel mundial.

Causas de la mala circulación

La mala circulación se debe en gran medida a una mala alimentación, comidas ricas en grasas, la comida basura tan rápida para preparar y que de tanto apuros nos saca.  El consumo de grasas puede provocar que el colesterol termine por cerrar las vías por donde la sangre fluye incluso llegando a cortar el flujo total. Los radicales libres y la destrucción celular ocasiona grave daños cuando el organismo está lo suficientemente débil como para luchar contra estos efecto.

Una buena alimentación es importante tanto como realizar algún tipo de actividad física, una simple caminata de 30 minutos diarios es una forma sencilla y agradable de poner en forma nuestra circulación sanguínea. La falta de actividad física supondrá un deterioro del sistema circulatorio.

Una mala circulación sanguínea puede traer consecuencias graves para el organismo como ya hemos comentado, problemas cardiovasculares que pueden provocar paros cardíacos, diabetes, ictus, artritis, hipertensión, además de verse afectados todos los órganos que intervienen en estos fallos como son los riñones, páncreas, etc. 

Podríamos concluir diciendo que una mala circulación irá debilitando y apagando la energía de cada órgano, lo hará poco a poco, hasta que decidamos poner remedio porque de lo contrario terminarán apagándose.

Síntomas de la mala circulación

Es importante estar atentos a los primeros síntomas que pueden indicarnos que nuestra circulación es deficiente y por tanto nuestros órganos posiblemente estén sufriendo. Saber cuales son los síntomas y estar atentos a ellos puede ser que te salven la vida.

  • Los miembros se inflaman. Cuando la mala circulación ha llegado a los riñones, los primeros síntomas evidentes son las extremidades sobre todo mano y pies inflamadas.
  • Color azul en la piel. Se llama cinosis y es una tonalidad azulada que adquiere la piel. La circulación sanguínea se encarga de oxigenar todas las partes del cuerpo, cuando la concentración de oxígeno en sangre disminuye, ésta no llega bien a las células de la piel, por lo que adopta este color azulado sobre todo en las puntas de los dedos, labios y pies.
  • Extremidades frías. La mala circulación nos envía distintos avisos de que algo no va bien, uno de ellos es el enfriamiento de las extremidades. Cuando la circulación funciona correctamente, la sangre llega con un flujo constante, ayudando a nuestro cuerpo a mantener su calor natural. Con una circulación sanguínea deficiente, ciertas partes del cuerpo, donde hay mas terminaciones nerviosas como pueden ser las manos y los pies, pueden llegar a perder el calor ante la dificultad de la sangre en llegar a las terminaciones.
  • Uñas y pelo quebradizo. Cuando notemos que las uñas y el pelo se han vuelto más quebradizo, será un signo de que los nutrientes no están llegando de manera adecuada, lo que provoca las roturas y debilitamiento.
  • Heridas. Puede que aparezcan extrañas heridas, como si se trataran de rozaduras tanto en piernas como pies y tobillos. Estas heridas se producen por la resequedad de la piel, si la sangre no llega a las capas superficiales de la piel, esta se descama produciéndose las manchas o heridas que acabamos de comentar. Algo parecido les ocurre a las personas fumadoras, los efectos de la nicotina provocan que las terminaciones sanguíneas se vuelvan más finas, aportando menos oxígeno a las capas superiores de la piel.
  • Varices.  Las varices pueden aparecer por diferentes causas, pero sin duda ésta es una de ellas, la mala circulación. Con las válvulas del corazón débil la sangre que bombea se queda acumulada en las venas, por lo que éstas se abultan y a menudo duelen.

Estos podemos decir que son los síntomas evidentes y notables, pero existen otros síntomas que no se ven y esos son:

  • Fallo en el sistema inmunitario. Cuando si mucha razón aparente te pones enfermo y esto sucede cada poco tiempo o bien si las heridas te tardan en curar, son todos síntomas de que los glóbulos blancos están tardando demasiado tiempo en llegar, la sangre es incapaz de transportarlos a una velocidad debida. Nuestras defensas no pueden llegar a tiempo por lo que virus, bacterias y cualquier otro microorganismo, nos podrá atacar casi si resistencia.
  • Cansancio. Movernos un poquito y ya estar sofocado, esto es un síntoma de falta de nutrientes. El motivo siempre es el mismo, la sangre es incapaz de bombear rápido por lo que los nutrientes, oxígeno, sales, vitaminas, etc. son mas lentas en llegar hasta los músculos o tejidos, provocándonos el agotamiento.
  • Hormigueo. Ciertas partes de nuestro cuerpo pueden sentir sensación de hormigueo similar al que sentimos cuando estamos mucho tiempo en una posición determinada, la falta de oxígeno, como siempre es la responsable.
  • Pérdida de memoria. Puede que te cueste concentrarte y pierdes a menudo la atención, segumante tus movimientos son más lentos de lo habitual y si además pierdes memoria, puede ser un síntoma de que la sangre no está llegando correctamente al cerebro. La mayoría de las pérdidas de memoria se refieren a la memoria a corto plazo pero también, si no ponemos los remedios, puede pasar a afectar a la memoria a largo plazo.
  • Problemas sexuales. La disfunción eréctil es en los hombres en síntoma o trastorno más habitual, siendo difícil poder mantener relaciones sexuales. En cuanto a las mujeres, la principal sintomatología es la falta de interés sexual.

También te puede interesar:

Un riesgo del que ninguno estamos a salvo, la mala circulación sanguínea. El estrés, los malos hábitos, etc. todo influye para que seamos candidatos. En Demedicina queremos que esto no nos ocurra y por este motivo hemos seleccionado unos enlaces que te ayudarán a llevar un estilo de vida mucho mas saludable.

Demedicina.com

Newsletter