Escrito por Tendenzias

Los síntomas del estres

El estrés es una enfermedad que afecta a millones de personas en todo el mundo. Se trata de un problema más serio de lo que parece y que hay que abordar en seguida. ¿Cómo saber si estamos estresados? A continuación, en Demedicina te decimos cuáles son los principales síntomas del estrés.

sintomas estres

Qué es el estrés

En el mundo actual la mayoría estamos sometidos a numerosas presiones de un entorno que está en constante cambio. Es en situaciones como estas en las que aparece el estrés. Momentos en los que estamos presionados profesional o personalmente, la presión por alcanzar los objetivos que nos imponemos, los problemas familiares, los cambios bruscos en el entorno… Todas ellas son situaciones que pueden provocar la aparición de estrés.

El estrés es un problema que se puede manifestar en diferentes niveles, pero suele tener su base en el nivel emocional. Veamos a continuación cuáles son los síntomas más comunes del estrés:

Cuáles son los síntomas del estrés

Síntomas a nivel emocional: El estrés se puede manifestar de muchas maneras diferentes en el nivel emocional. Algunos de los síntomas más frecuentes son la ansiedad, el nerviosismo, la apatía, la depresión, melancolía, tristeza, ganas constantes de llorar, necesidad de estar solo, inseguridad, temor al fracaso, excesiva autocrítica, poca confianza en uno mismo, etc. El estrés se manifiesta emocionalmente de distintas formas dependiendo de la persona, pero estos son algunos de los síntomas emocionales más comunes.

estres Síntomas a nivel físico: El estrés también puede presentar síntomas físicos, pero cuando el paciente acude al médico los resultados no suelen presentar ninguna anomalía. En lo físico, el estrés puede manifestarse de muchas maneras, por ejemplo con el cansancio constante, dificultad para dormir, dolor de cabeza, enfermedades de la piel, envejecimiento acelerado, caída del cabello, etc.

Síntomas a nivel de comportamiento: Es frecuente que se produzcan cambios de comportamiento en las personas estresadas o que aparezcan algunos tics, por ejemplo, morderse las uñas constantemente, llorar de forma compulsiva, fumar más de lo normal o adoptar algún tipo de tic nervioso que no tenían anteriormente.

Cabe destacar que el estrés es un problema que se suele relacionar con el trabajo y con la presión a la que estamos sometidos en el mundo laboral. Sin embargo, el estrés puede venir provocado por cualquier otro ámbito y responde a situaciones en las que la persona está sometida a cambios o presiones más fuertes de las que es capaz de asimilar.

Síntomas del estrés agudo

El estrés agudo es aquel que es provocado por las presiones a corto plazo. Es decir, esos objetivos y metas del día a día que nos preocupan. Un poco de este tipo de estrés agudo es emocionante e incluso puede llegar a ser recomendable, pero en grandes dosis puede crearnos situaciones de demasiada tensión o derivar en otro tipo de problemas, por ejemplo desorden estomacal. Por ejemplo, montar en una montaña rusa puede ser divertido, pero si nos montamos en ella prácticamente obligados estaremos ante una situación de estrés que podría llegar a afectarnos.

Una de las cosas a favor que tiene el estrés agudo es que es fácilmente identificable, esto es, la persona puede detectar cuáles son esos aspectos o hechos concretos de su vida que le han causado estrés agudo de forma puntual: problemas con las notas de los hijos, dificultades para pagar las letras del coche, trabajos con plazos de entrega demasiado urgentes, etc.

Este tipo de estrés se suelen traducir en síntomas que pueden ir desde los desórdenes estomacales hasta los dolores musculares o dolores agudos de cabeza. Por otro lado, otro de los síntomas más comunes del estrés agudo es que la persona puede sufrir pasajes de sobreexcitación que se traducen en un estado de nerviosismo, aumento de la frecuencia cardíaca, palpitaciones, dificultad para respirar y dolor en el pecho, etc.

sintomas estres

Síntomas del estrés agudo episódico

El estrés agudo es normal que aparezca en momentos concretos de la vida. Sin embargo, cuando una persona sufre episodios continuos de estrés agudo ya estamos hablando de estrés agudo episódico. Generalmente, se trata de personas que levan una vida caótica y desordenada, que están expuestas a numerosas presiones o problemas o que se ponen demasiada presión a sí mismas y asumen demasiadas responsabilidades.

Estas personas sufren los mismos síntomas que con el estrés agudo común, pero de forma mucho más continuada y prolongada, por lo que los síntomas del estrés agudo pueden terminar derivando en otros como depresión, cerrazón en uno mismo, cambios de humor constantes, irritabilidad, ansiedad, etc.

Síntomas del estrés crónico

Al contrario de los tipos de estrés de los que os hemos hablado, el estrés crónico no desaparece y se da cuando una persona sufre de estrés continuado. Esto ocurre cuando una persona está rodeada de circunstancias que le provocan el estrés y de las que no ve posibilidad de salir. Por ejemplo, los miembros de familias disfuncionales o que viven por debajo del umbral de la pobreza.

El estrés crónico también puede tener otro tipo de origen que no tiene que ver con una situación del presente o del futuro, sino que puede tener un origen traumático, representado por algo que ocurrió en el pasado (por ejemplo, algo malo que ocurrió durante la niñez y que atormenta a la persona). En este caso, el estrés crónico se puede manifestar con depresión, aislamiento y otros desórdenes mentales que incluyen las tendencias suicidas.

Esperamos que la INFO os haya resultado de ayuda. Para terminar, os dejamos con un vídeo y unos enlaces que os podrían resultar interesantes para complementar la información del artículo.

Vídeo sobre el estrés

En este vídeo puedes ver a Eduardo Punset y otros grandes investigadores del momento hablando sobre la relación entre el funcionamiento del cerebro y la aparición del estrés.

Enlaces de interés

En Demedicina tenemos muchos otros artículos que te pueden resultar muy interesantes:

Y si te ha gustado el artículo, no dudes en compartirlo con tus amigos y contactos en Facebook, Twitter y Google +.

Demedicina.com

Newsletter