BLACK FRIDAY de Amazon, no te pierdas sus ofertas, te dejamos un enlace con las mejores rebajas
Escrito por

Los síntomas de hepatitis

La hepatitis es una enfermedad que consiste en la inflamación del hígado y que se puede manifestar de diversas maneras y que puede presentar un cuadro clínico grave. A continuación en Demedicina os lo contamos todo acerca de los síntomas de la hepatitis.

sintomas hepatitis

¿Qué es la hepatitis

Antes de hablar acerca de los s´´intomas de la hepatitis tenemos que hablar antes de la enfermedad en sí misma. La Hepatitis es una enfermedad que consiste en una inflamación del hígado. La hepatitis de puede producir de distintas formas, por ejemplo, existen hepatitis provocados por infecciones víricas, pero también hepatitis autoinmunes o hepatitis tóxicas (provocadas por la ingestión de medicamentos o drogas).

Asimismo, también existen diferentes tipos de hepatitis, dependiendo de la forma en la que se haya contraído y los síntomas que presente. Los tipos más conocidos son la Hepatitis A, B y C, aunque también existen Hepatitis D, E, F y G. A continuación vemos los síntomas de los tres principales tipos de Hepatitis (A, B y C).

Síntomas de la hepatitis

hepatitis Como ya hemos mencionado, los tipos de hepatitis más comunes son la heptitis A, B y C. Pasemoa a ver cuáles son sus síntomas principales:

Síntomas de la Hepatitis A: El método más común de contagio es el contacto con la sangre o la ingesta de alimentos o bebida que han estado en contacto con heces contaminadas con el virus. La hepatitis A es la menos graves entre las hepatitis más comunes e incluso la persona puede no darse cuenta de que porta el virus. Los síntomas de la hepatitis A son la ictericia (piel amarilla), sensación de fatiga, fiebre, vómitos, inapetencia, heces de color más claro del habitual, etc.

Síntomas de la Hepatitis B: Se contagia a través del contacto con la sangre o los fluidos corporales de una persona infectada. Los síntomas de la enfermedad pueden presentarse hasta 6 meses después de haberla contraído. En otros casos, se manifiestan de forma muy rápida (se denomina hepatitis fulminante). Los primeros síntomas incluyen cansancio, dolor muscular, fiebre, pérdida del apetito, orina de color oscuro, piel amarillenta, etc. A la larga puede convertirse en crónica y desembocar en daños hepáticos más graves como cirrosis.

Síntomas de la Hepatitis C: Se puede contraer si la sangre de una persona infectada penetra en nuestro cuerpo (por ejemplo, a través de una transfusión de sangre, una herida, o los drogodependientes que comparten jeringuilla). Los síntomas de la hepatitis C. Los síntomas son similares a los de las hepatitis anteriores, principalmente ictericia, orina de color turbio y heces color arcilla, fatiga y picazón. Además, el paciente tiene hinchazón en la zona abdominal o dolor en la parte derecha del abdomen. Si no es trata de forma adecuada puede provocar cáncer de hígado o insuficiencia hepática.

Cabe destacar que la hepatitis A y E nunca se vuelven crónicas y se curan espontáneamente, pero la hepatitis B y C sí que tienen riesgos de pasar de ser agudas a convertirse en crónicas. En el caso de la hepatitis aguda B, las posibilidades de que sea erradicada son del 90%, por lo que solo hay aproximadamente un 10% de posibilidades de que se vuelva crónica. Sin embargo, el caso de la hepatitis C es muy distinto, ya que entre 8 y 9 de cada 10 pacientes terminan desarrollando la hepatitis C crónica.

Por otro lado, cabe citar que todas las hepatitis autoinmunes son crónicas y que todas las hepatitis crónicas pueden derivar en problemas de cirrosis hepática.

En el caso de la hepatitis B ya existen vacunas bastante efectivas que están incluidas dentro del calendario de vacunas. No ocurre lo mismo para la hepatitis C, para la cual todavía no existe vacuna, ni para las hepatitis autoinmunes, las cuales son de causa desconocida y tampoco tienen vacuna conocida.

Tratamiento de la hepatitis

En este epígrafe veremos los tratamientos más comunes para la hepatitis, teniendo en cuenta su tipología. Antes de ello es necesario señalar que para el tratamiento de la enfermedad hay que tener en cuenta si se trata de una patología aguda (que se ha contraído recientemente) o crónica (dura ya más de seis meses).

hepatitis En primer lugar cabe decir que algunos tipos de hepatitis no precisan tratamiento ya que desaparecen de forma espontánea. Es el caso de la hepatitis agudas A y E. Lo mismo sucede en el caso de la hepatitis aguda B, en cuyo caso lo más recomendable es ir siguiendo su evolución para poder detectar a tiempo los casos que podrían volverse crónicos.

Por su parte, la hepatitis aguda C es una de las hepatitis que tiene mayores posibilidades de convertirse en crónicas. Estas hepatitis se deben tratar a través de un especialista ya que poseen grandes posibilidades de desarrollar otras afecciones de hígado como la cirrosis. Este tipo de hepatitis se suele tratar con interferón alfa.

En el caso de la hepatitis crónica B se suele tratar con una combinación de fármacos antivirales, como pueden ser el ya citado interferón alfa, adefovir, lamivudina o entecavir, entre otros.

Por último, la hepatitis crónica C también se trata con fármacos antivirales, principalmente mediante la combinación de dos de ellos, el interferón alfa pegilado y la ribavirina.

Esperamos que esta información te haya sido de ayuda y hayas aprendido muchas cosas acerca de una enfermedad como la hepatitis, que puede llegar a ser peligrosa en muchos casos. Para terminar, os dejamos con un vídeo y unos enlaces que os podrían resultar interesantes para complementar la información del artículo.

Vídeo sobre la hepatitis

En este vídeo puedes ampliar la información sobre la Hepatitis, conociendo más en profundidad sus causas, síntomas o tratamiento.

Enlaces de interés

En Demedicina tenemos muchos otros artículos que te pueden resultar muy interesantes si quieres saber los síntomas de otras enfermedades comunes:

Y si te ha gustado el artículo, no dudes en compartirlo con tus amigos en Facebook, Twitter y Google +.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos