Escrito por Tendenzias

Linfoma: Qué es, tipos, causas, síntomas, tratamientos, secuelas del linfoma

A lo largo del presente artículo vamos a desarrollar el concepto de linfoma, qué es, qué tipos hay, cuáles son sus causas, sus síntomas, los tratamientos que tenemos y las secuelas que dejan en nuestro cuerpo los linfomas. El línfoma no deja de ser un tipo de cáncer, que afecta al sistema inmunológico,  es decir, a las células defensivas del sistema inmunitario, un cáncer en los linfocitos, que son un tipo de glóbulo blanco o leucocito.

Esto es un linfoma

Qué es un linfoma

Un linfoma es un cáncer que se desarrolla en las células blancas del sistema linfático. El término técnico de un linfoma, es neoplasia hematológica, desarrollada en el sistema linfático, que viene a ser una parte del sistema circulatorio, en la que existe una estructura, que transporta la linfa hacia el corazón. Pero si hablamos más claramente, podemos decir que un linfoma es un tumor maligno en el ganglio linfático. Otro nombre que reciben los linfomas es el de tumores sólidos hematológicos, para diferenciarlos claramente, de otra enfermedad, como es la leucemia.

Que es un linfoma

Tipos de linfomas

Podemos clasificar, al menos originalmente, los linfomas en dos tipos: el linfoma de Hodgkin y otro tipo de linfomas no hodgkinianos.

Tipos de linfoma

Los linfomas de Hodgkin, descubiertos en 1832 por Thomas Hodgkin, son una neoplasia causada en el tejido linfático, que es el lugar en el que se encuentran los ganglios linfáticos y los órganos del sistema inmunológico y aquellos que producen sangre. En teoría es una infección formada por el virus de Epstein-Varr, al que están más expuestas las personas con SIDA. No obstante, estas enfermedades han ido descendiendo en las últimas décadas.

No ha sido el caso de los linfomas no hodgkinianos, que van creciendo desde los 90, y que tienen múltiples variables, pues hay hasta 30 tipos diferentes de linfomas.

Tipos de linfoma no hodgkin

Desde 1995, hay otra división, según la OMS, de los tipos de linfomas: los linfomas de linfocitos B, los linfomas de linfocitos T y células NK y el linfoma de Hodgkin.

Los linfomas de linfocitos B son leucocitos, de los que depende la inmunidad de anticuerpos, en la fijación de antígenos. Hay diferentes tipos de linfocitos B como la leucemia prolinfocítica, la leucemia de células de manto, el linfoma folicular…

Mientras tanto, los linfomas de linfocitos T y células NK, afectan a las células responsables de coordinar la respuesta inmune celular de los linfocitos. Aquí tenemos también varios tipos diferentes, como la micosis fungoide, la leucemia agresiva de células NK, la leucemia linfocítica…

Causas de la aparición de un linfoma

Al tratarse de un cáncer, se desconocen las causas exactas de la aparición de un linfoma. No obstante, muchos científicos y médicos señalan algunos factores riesgos, que provocan que aparezcan.

En el caso de los linfomas no Hodgkin, se empiezan a desarrollar en personas mayores de 60 años. La radiación nuclear y la aplicación de algunos productos químicos en la agricultura, pueden provocar su aparición. Además, es una enfermedad autionmune, donde el sistema ataca a las células de su cuerpo. Además, puede ser provocado por el VIH o a través del transplante de órganos.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Causas de la aparicion de un linfoma

En el caso de los linfomas de Hodgkin, estamos ante una mononucleosis infecciosa, infección que la causa el virus Epstein-Barr . Afecta a personas de 20 años y mayores de 55, más a hombres que a mujeres, y hay un factor genético, ya que si un hermano, especialmente si es gemelo, lo ha padecido, el riesgo aumenta. También hay un mayor riesgo en personas de mayor estatus socieconómico.

Síntomas de un linfoma

Uno de los principales síntomas de un linfoma, se presentan como ganglios linfáticos, que aumentan de tamaño. Cuando aparecen en zonas palpables determinadas: cuello, axilas e ingle, no suelen ser dolorosos, pero sí accesibles.

Sintomas de un linfoma

Si aparecen, en otras zonas, menos grandes, como es el caso del mediastino o el abdomen, pueden pasar desapercibidos, y sólo los podemos diagnosticar, cuando aparecen otros síntomas que obligan a estudios más exhaustivos. En este caso, los síntomas son sudoración excesiva, fiebre de más de 38 grados o pérdida inexplicable de peso. Existen otros síntomas, que pueden hacer sospechar que estamos ante un linfoma, como es el caso, del agrandamiento del bazo, también conocido como esplenomegalia.

Como métodos de prevención, tenemos los típicos para evitar cualquier tipo de enfermedad. Llevar una vida saludable, evitar la obesidad, el tabaquismo y el riesgo cardiovascular.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Sintomas de un linfoma tabaquismo

Tratamientos de un linfoma

Los tratamientos de un linfoma, dependen de numerosos factores, como es el caso del estado general del paciente, de la edad, y del pronóstico que tenga la enfermedad. Como hemos explicado anteriormente, antes teníamos la diferencia entre el linfoma de Hodgkin y los linfomas no Hodgkin, pero recientemente, se ha establecido una clasificación, denominada REAL, que divide los linfomas en tres grupos, por su comportamiento clínico: indolente, agresivo y altamente agresivo.

Tratamientos de un linfoma

Los linfomas indolentes crecen de una manera lenta y afectan en una medida leve a los pacientes, ya que pueden estar muchos años sin experimentar problemas. De hecho, en ocasiones, ni siquera hay tratamiento hasta que surjan los primeros síntomas.

En el caso, de los linfomas agresivos y altamente agresivos, crecen de manera rápida, y se requiere una actuación rápida, ya que sin tratamiento, algunos pacientes podrían vivir dos semanas. La parte buena es que la mayoría de los linfomas, responden bastante bien a los tratamientos de quimioterapia, y suelen ser curables, por lo que si se actúa rápidamente todo tiene solución.

Secuelas de un linfoma

Las secuelas de un linfoma dependen mucho del tipo de linfoma y del tipo de tratamiento que haya tenido el paciente. Pero teniendo en cuenta que, si hablamos de los linfomas agresivos y altamente agresivos, hemos tenido que recurrir a quimioterapia, o radioterapia, varias de las secuelas, pueden ser, el cansancio, tras esas sesiones, un sistema bajo de defensas, así como algunas infecciones.

Secuelas de un linfoma

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

También puede haber problemas relacionados con la alimentación. El tratamiento agresivo, contra este tipo de enfermedades, puede provocar una pérdida importante de apetito, en algunos momentos. Asimismo, hay que tener un control médico de manera periódica, para evitar que estos linfomas pueden volver a producirse, por lo que hay que cuidarse de una manera más intensiva.

Linfoma esperanza de vida

Con un tratamiento, los estudios indican que 2 de cada 3 personas diagnosticadas con linfoma no Hodgkin en estadio I sobrevivirán durante al menos 5 años.

Secuelas de un linfoma control medico

Con el linfoma de Hodgkin en estadio I, poco más del 85 por ciento de las personas que reciben tratamiento suele vivir durante al menos 5 años.

Es importante buscar atención médica para signos y síntomas inusuales, ya que estos pueden conducir a un diagnóstico precoz y una buena oportunidad de tratamiento exitoso.

Linfoma pronóstico

Lo mismo que lo que acabamos de señalar para la esperanza de vida, aunque baja, lo podemos decir del pronóstico del linfoma.

Así podemos colocar un pronóstico o tasa de vida de 5 años ya que ese es el porcentaje de personas que viven al menos 5 años tras ser diagnosticados el linfoma.

loadInifniteAdd(infinite_adv_4);

Decir que el pronóstico de 5 años afecta al 70% de los diagnosticados significa que se calcula que 70 de cada 100 personas que padecen ese cáncer están todavía vivas 5 años aunque tenemos que añadir que muchas de estas personas viven mucho más de 5 años después del diagnóstico de modo que se dan muchos casos en los que el pronóstico se alarga más de cinco años siempre y cuando el paciente se someta a un tratamiento completo, y reduzca algunos de los factores de riesgo de padecer un linfoma.

Factores de riesgo de un linfoma

Exactamente no se conoce la auténtica causa del linfoma pero hay algunos factores de riesgo.

Factores del No linfoma de Hodgkin

Los factores de riesgo para el linfoma no Hodgkin incluyen :

  • Edad : La mayoría de los linfomas ocurren en personas de 60 años o más, pero algunos tipos son más propensos a afectar a niños y adultos jóvenes.
  • Sexo : Algunos tipos son más probables en mujeres, otros son más probables en hombres.
  • Origen étnico y ubicación : En los Estados Unidos, los afroamericanos y los asiático-americanos están en menor riesgo de linfoma no Hodgkin que los estadounidenses blancos, y es más común en las naciones desarrolladas.
  • Sustancias químicas y radiación : La radiación nuclear y algunos productos químicos utilizados en la agricultura se han relacionado con el linfoma no Hodgkin.
  • Inmunodeficiencia : Una persona con un sistema inmunológico débil está más en riesgo. Esto puede ser debido, por ejemplo, para los enfermos de SIDA, o debido a los medicamentos que se toman después de un trasplante de órgano.
  • Enfermedad autoinmune : Esto es cuando el sistema inmune ataca las propias células del cuerpo. Los ejemplos incluyen artritis reumatoide y enfermedad celiaca .
  • Infección : Algunas infecciones virales y bacterianas que transforman los linfocitos aumentan el riesgo, como el virus de Epstein-Barr (EBV), que causa la fiebre glandular .
  • Implantes mamarios : Estos pueden causar linfoma anaplásico de células grandes en el tejido mamario.
  • Peso corporal y dieta : La obesidad se ha implicado en el desarrollo de linfoma, aunque se necesita más investigación para confirmar el vínculo.

Factores del Linfoma de Hodgkin

Los factores de riesgo para el linfoma de Hodgkin incluyen :

  • Mononucleosis infecciosa : La infección con EBV puede causar mononucleosis, lo que aumenta el riesgo de linfoma.
  • Edad : Las personas entre las edades de 20 y 30 años y las personas mayores de 55 años tienen un mayor riesgo
  • Sexo : Es un poco más común en los hombres.
  • Localización : El linfoma de Hodgkin es más común en los Estados Unidos, Canadá y el norte de Europa. Es menos común en Asia.
  • Familia : Si un hermano tiene la condición, el riesgo es ligeramente mayor, y muy alto si el hermano es un gemelo idéntico.
  • Afluencia : Las personas de mayor nivel socioeconómico están en mayor riesgo
  • Infección por VIH : Esto puede debilitar el sistema inmunológico y aumentar el riesgo de linfoma.

Prevención de un linfoma

No hay forma segura de prevenir el linfoma. La mayoría de las personas que lo padecen tienen los factores de riesgo mencionadas, pero otras muchas no, de manera que no hay manera de protegerse contra estos linfomas.

Sin embargo, hay algunas cosas que puede hacer para reducir el riesgo de padecer un linforma, como limitar el riesgo de ciertas infecciones y hacer lo que pueda para mantener un sistema inmunológico saludable.

loadInifniteAdd(infinite_adv_5);

Además algunos linfomas son causados ​​por el tratamiento de otros cánceres con radiación y quimioterapia o por el uso de fármacos inmunosupresores para evitar el rechazo de órganos trasplantados. Los médicos están tratando de encontrar mejores maneras de tratar el cáncer y los pacientes de trasplante de órganos sin aumentar el riesgo de linfoma. Pero por ahora, los beneficios de estos tratamientos todavía no superar el pequeño riesgo de desarrollar linfoma muchos años después.

Algunos estudios han sugerido que el sobrepeso u obesidad puede aumentar el riesgo de linfoma no Hodgkin. Otros estudios han sugerido que una dieta alta en grasas y carnes puede aumentar el riesgo. Es importante mantenerse en un peso saludable y comer una dieta equilibrada ya que esto puede ayudar a protegerse contra el linfoma, pero más investigación es necesaria para confirmar esto.

Por qué se producen los linfomas

Los investigadores han encontrado que algunos linfomas como el linfoma no Hodgkin (LNH) está relacionado con una serie de factores de riesgo  que ya vimos, pero la causa de la mayoría de los linfomas no se conoce. Esto se complica por el hecho de que los linfomas son en realidad un grupo diverso de cánceres.

Sin embargo, los científicos han avanzado mucho en la comprensión de cómo ciertos cambios en el ADN pueden hacer que los linfocitos normales se conviertan en células de linfoma. El ADN es el químico en nuestras células que compone nuestros genes, que controlan cómo funcionan nuestras células. Nos parecemos a nuestros padres porque son la fuente de nuestro ADN. Pero el ADN afecta más que sólo nuestra apariencia.

Algunos genes controlan cuando las células crecen, se dividen y mueren:

  • Los genes que ayudan a las células a crecer, dividirse y mantenerse vivas se llaman oncogenes .
  • Los genes que ayudan a mantener la división celular bajo control o hacen que las células mueran en el momento adecuado se llaman genes supresores de tumores . 

Los cánceres pueden ser causados ​​por mutaciones del ADN (cambios) que activan los oncogenes o desactivan los genes supresores de tumores.

loadInifniteAdd(infinite_adv_6);

Algunas personas heredan mutaciones del ADN de un padre que aumentan su riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer. Pero el linfoma de no-Hodgkin no es uno de los tipos de cáncer causados ​​a menudo por estas mutaciones heredadas. En otras palabras, tener una historia familiar de linfoma no parece aumentar el riesgo de linfoma.

Los cambios genéticos relacionados con el linforma se suelen adquirir durante la vida, en lugar de ser heredados. Los cambios genéticos adquiridos pueden resultar de la exposición a la radiación, productos químicos que causan cáncer o infecciones, pero a menudo estos cambios ocurren sin razón aparente. Parecen ocurrir más a menudo a medida que envejecemos, lo que podría ayudar a explicar por qué la mayoría de los linfomas se observan en las personas mayores.

Para algunos tipos de linfoma, algunos de los cambios génicos que condujeron al linfoma son ahora conocidos. Por ejemplo, en el linfoma folicular, las células suelen tener un intercambio de ADN (conocido como translocación ) entre los cromosomas 14 y 18, que se convierte en el oncogén BCL-2. (Los cromosomas son largas cadenas de ADN en cada célula.) Este oncogén impide que la célula muera en el momento adecuado, lo que puede conducir al linfoma.

Los científicos están aprendiendo mucho acerca de los cambios exactos de genes involucrados en los diferentes tipos de NHL. Esta información se utiliza para desarrollar pruebas más precisas  para detectar y clasificar ciertos tipos de linfoma. Con suerte, estos descubrimientos se pueden utilizar para desarrollar nuevos  tratamientos también.

Mientras que los investigadores están comenzando a entender algunos de los cambios génicos que pueden conducir a que suframos linfoma, todavía no saben porqué muchos de estos cambios del gen desarrollan, especialmente en las personas sin los factores de riesgo evidentes.

Los linfocitos (las células de las que comienzan los linfomas) son células del sistema inmunológico, por lo que no es sorprendente que los cambios en el sistema inmune parecen desempeñar un papel importante en muchos casos de linfoma:

loadInifniteAdd(infinite_adv_7);
  • Las personas con deficiencias inmunológicas (debido a condiciones hereditarias, tratamiento con ciertos medicamentos, trasplantes de órganos o infección por VIH) tienen una probabilidad mucho mayor de desarrollar linfoma que las personas sin un sistema inmunológico debilitado.
  • Las personas con ciertas enfermedades autoinmunes (donde el sistema inmunológico ataca constantemente una cierta parte del cuerpo) tienen un mayor riesgo de linfoma.
  • Las personas con ciertas infecciones crónicas también están en mayor riesgo, probablemente porque el sistema inmunológico está constantemente haciendo nuevos linfocitos para combatir la infección, lo que aumenta las posibilidades de errores en su ADN.

También te puede interesar:

Demedicina.com

Newsletter