Escrito por Tendenzias

Linfoma: Qué es, tipos, causas, síntomas, tratamientos, secuelas del linfoma

A lo largo del presente artículo vamos a desarrollar el concepto de linfoma, qué es, qué tipos hay, cuáles son sus causas, sus síntomas, los tratamientos que tenemos y las secuelas que dejan en nuestro cuerpo los linfomas. El línfoma no deja de ser un tipo de cáncer, que afecta al sistema inmunológico,  es decir, a las células defensivas del sistema inmunitario, un cáncer en los linfocitos, que son un tipo de glóbulo blanco o leucocito.

Esto es un linfoma

Qué es un linfoma

Un linfoma es un cáncer que se desarrolla en las células blancas del sistema linfático. El término técnico de un linfoma, es neoplasia hematológica, desarrollada en el sistema linfático, que viene a ser una parte del sistema circulatorio, en la que existe una estructura, que transporta la linfa hacia el corazón. Pero si hablamos más claramente, podemos decir que un linfoma es un tumor maligno en el ganglio linfático. Otro nombre que reciben los linfomas es el de tumores sólidos hematológicos, para diferenciarlos claramente, de otra enfermedad, como es la leucemia.

Que es un linfoma

Tipos de linfomas

Podemos clasificar, al menos originalmente, los linfomas en dos tipos: el linfoma de Hodgkin y otro tipo de linfomas no hodgkinianos.

Tipos de linfoma

Los linfomas de Hodgkin, descubiertos en 1832 por Thomas Hodgkin, son una neoplasia causada en el tejido linfático, que es el lugar en el que se encuentran los ganglios linfáticos y los órganos del sistema inmunológico y aquellos que producen sangre. En teoría es una infección formada por el virus de Epstein-Varr, al que están más expuestas las personas con SIDA. No obstante, estas enfermedades han ido descendiendo en las últimas décadas.

No ha sido el caso de los linfomas no hodgkinianos, que van creciendo desde los 90, y que tienen múltiples variables, pues hay hasta 30 tipos diferentes de linfomas.

Tipos de linfoma no hodgkin

Desde 1995, hay otra división, según la OMS, de los tipos de linfomas: los linfomas de linfocitos B, los linfomas de linfocitos T y células NK y el linfoma de Hodgkin.

Los linfomas de linfocitos B son leucocitos, de los que depende la inmunidad de anticuerpos, en la fijación de antígenos. Hay diferentes tipos de linfocitos B como la leucemia prolinfocítica, la leucemia de células de manto, el linfoma folicular…

Mientras tanto, los linfomas de linfocitos T y células NK, afectan a las células responsables de coordinar la respuesta inmune celular de los linfocitos. Aquí tenemos también varios tipos diferentes, como la micosis fungoide, la leucemia agresiva de células NK, la leucemia linfocítica…

Causas de la aparición de un linfoma

Al tratarse de un cáncer, se desconocen las causas exactas de la aparición de un linfoma. No obstante, muchos científicos y médicos señalan algunos factores riesgos, que provocan que aparezcan.

En el caso de los linfomas no Hodgkin, se empiezan a desarrollar en personas mayores de 60 años. La radiación nuclear y la aplicación de algunos productos químicos en la agricultura, pueden provocar su aparición. Además, es una enfermedad autionmune, donde el sistema ataca a las células de su cuerpo. Además, puede ser provocado por el VIH o a través del transplante de órganos.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Causas de la aparicion de un linfoma

En el caso de los linfomas de Hodgkin, estamos ante una mononucleosis infecciosa, infección que la causa el virus Epstein-Barr . Afecta a personas de 20 años y mayores de 55, más a hombres que a mujeres, y hay un factor genético, ya que si un hermano, especialmente si es gemelo, lo ha padecido, el riesgo aumenta. También hay un mayor riesgo en personas de mayor estatus socieconómico.

Síntomas de un linfoma

Uno de los principales síntomas de un linfoma, se presentan como ganglios linfáticos, que aumentan de tamaño. Cuando aparecen en zonas palpables determinadas: cuello, axilas e ingle, no suelen ser dolorosos, pero sí accesibles.

Sintomas de un linfoma

Si aparecen, en otras zonas, menos grandes, como es el caso del mediastino o el abdomen, pueden pasar desapercibidos, y sólo los podemos diagnosticar, cuando aparecen otros síntomas que obligan a estudios más exhaustivos. En este caso, los síntomas son sudoración excesiva, fiebre de más de 38 grados o pérdida inexplicable de peso. Existen otros síntomas, que pueden hacer sospechar que estamos ante un linfoma, como es el caso, del agrandamiento del bazo, también conocido como esplenomegalia.

Como métodos de prevención, tenemos los típicos para evitar cualquier tipo de enfermedad. Llevar una vida saludable, evitar la obesidad, el tabaquismo y el riesgo cardiovascular.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Sintomas de un linfoma tabaquismo

Tratamientos de un linfoma

Los tratamientos de un linfoma, dependen de numerosos factores, como es el caso del estado general del paciente, de la edad, y del pronóstico que tenga la enfermedad. Como hemos explicado anteriormente, antes teníamos la diferencia entre el linfoma de Hodgkin y los linfomas no Hodgkin, pero recientemente, se ha establecido una clasificación, denominada REAL, que divide los linfomas en tres grupos, por su comportamiento clínico: indolente, agresivo y altamente agresivo.

Los linfomas indolentes crecen de una manera lenta y afectan en una medida leve a los pacientes, ya que pueden estar muchos años sin experimentar problemas. De hecho, en ocasiones, ni siquera hay tratamiento hasta que surjan los primeros síntomas.

En el caso, de los linfomas agresivos y altamente agresivos, crecen de manera rápida, y se requiere una actuación rápida, ya que sin tratamiento, algunos pacientes podrían vivir dos semanas. La parte buena es que la mayoría de los linfomas, responden bastante bien a los tratamientos de quimioterapia, y suelen ser curables, por lo que si se actúa rápidamente todo tiene solución.

Tratamientos de un linfoma

Secuelas de un linfoma

Las secuelas de un linfoma dependen mucho del tipo de linfoma y del tipo de tratamiento que haya tenido el paciente. Pero teniendo en cuenta que, si hablamos de los linfomas agresivos y altamente agresivos, hemos tenido que recurrir a quimioterapia, o radioterapia, varias de las secuelas, pueden ser, el cansancio, tras esas sesiones, un sistema bajo de defensas, así como algunas infecciones.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

Secuelas de un linfoma

También puede haber problemas relacionados con la alimentación. El tratamiento agresivo, contra este tipo de enfermedades, puede provocar una pérdida importante de apetito, en algunos momentos. Asimismo, hay que tener un control médico de manera periódica, para evitar que estos linfomas pueden volver a producirse, por lo que hay que cuidarse de una manera más intensiva.

Secuelas de un linfoma control medico

También te puede interesar:

Demedicina.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos