Escrito por Tendenzias

Cómo saber si tienes un esguince de rodilla o una rotura de ligamentos

A todo el mundo le ha ocurrido. Vas andando, haces un giro raro y la rodilla se te queda clavada, mientras el cuerpo va hacia otro lado. El dolor es intenso y temes que haya una lesión grave. La pregunta es, cómo saber si tienes un esguince de rodilla o una rotura de ligamentos. Eso es, precisamente, lo que te vamos a enseñar hoy.

Lesiones de rodilla running

Y es que la diferencia entre que haya o no haya lesión, puede suponer varios meses de recuperación. Al fin y al cabo, las rodillas, junto con los pies, soportan el peso de todo el cuerpo y cualquier lesión, por pequeña que sea, puede ser complicada de curar. Ojo, no confundir con un desgarro muscular o rotura de fibras: Qué es, síntomas, tratamiento y recuperación. No son lo mismo, aunque son igual de dolorosos.

Qué es un esguince de rodilla o una rotura de ligamentos

Lo primero que debes saber es qué es un esguince de rodilla o una rotura de ligamentos. En este caso, es la lesión producida por la rotura o estiramiento de uno o varios ligamentos en la zona. La función de los ligamentos es unir los huesos y, en el caso de la rodilla, además, mantienen unidos y funcionales los huesos y la articulación. Sin ellos no podríamos andar o doblar las piernas.

Para saber qué es un esguince de rodilla o una rotura de ligamentos, debemos conocer los cuatro ligamentos que hay en la rodilla. Todos son susceptibles de romperse, sobre todo si se practica deporte. Y es que los movimientos bruscos o inesperados, son la causa más habitual de los esguinces de rodilla o rotura de ligamentos.

Lesiones de rodilla

Por tal motivo, deportes explosivos como fútbol, baloncesto o esquí, son de los más propensos a esta lesión. No obstante, un esguince de rodilla también puede darse por un golpe directo en la zona. Incluso en una caída sin mayor peligro, si ésta se produce sobre una rodilla, puede derivar en una complicada rotura de ligamentos.

Ojo que también la podemos confundir con la bursitis de Rodilla: Qué es, causas, diagnóstico y tratamiento.

Cómo saber si tienes un esguince de rodilla o una rotura de ligamentos

Obviamente, lo que nos interesa es cómo saber si tienes un esguince de rodilla o una rotura de ligamentos. Una vez sabido, actuaremos en consecuencia. Así las cosas, si notamos la articulación rígida o vemos limitado el movimiento en la rodilla, debemos sospechar que algo pasa. No se arregla solo, aunque podemos ayudar a evitar este tipo de lesiones gracias a la propiocepción: Qué es y cómo funciona

Otro síntoma más reconocibles de cómo saber si tienes un esguince de rodilla o una rotura de ligamentos es el dolor. En la zona hay muchos ligamentos y terminaciones nerviosas, por lo que notaremos el dolor en cuanto éste aparezca. Como también notaremos ruidos extraños en la articulación, a la hora de hacer el juego de la rodilla. Si suena, es que algo va mal. No debería sonar.

Lesiones de rodilla venda

Como tampoco debería estar hinchada o inflamada la rodilla. Si además hay moratón, es que ha habido trauma y toca ir al médico.

Tratamiento para un esguince de rodilla o una rotura de ligamentos

Por último, el tratamiento para un esguince de rodilla o una rotura de ligamentos pasa, antes que nada, por mitigar el dolor. Si la rodilla duele, no podremos trabajar con ella. Lo mismo pasa si está hinchada. Toca reposar y esperar a que esté operativa. Una vez lo esté, iremos a rehabilitación.

El objetivo de la rehabilitación es aplicar ejercicios de fisioterapia a la zona dolorida para que ésta vaya recuperando su movilidad habitual. Lo habitual es que el tratamiento para un esguince de rodilla o una rotura de ligamentos se prolongue durante semanas. Es lento y tedioso pero tremendamente efectivo.

Eso sí, a la hora de afrontar una larga rehabilitación, es importante estar comprometido con el descanso. Es más, los doctores suelen recomendar no apoyar la rodilla lesionada, para no empeorar la dolencia. Una vez se ha mitigado el dolor, es hora de comenzar a hacer ejercicios sencillos y pausados.

Lesiones de rodilla fisioterapia

Otra opción habitual de los médicos son los vendajes de presión. Estos impiden que la rodilla lesionada se mueva en exceso. Eso sí, el afectado la puede ajustar a su gusto, siempre que esté ceñida a la zona dolorida. Si a la venda le sumamos el hecho de poner las piernas en alto, tendremos medio camino recorrido.

Si durante este proceso notamos dolor o molestias, podemos tirar de hielo o frío localizado. En este caso, las bajas temperaturas hacen que baje la inflamación. Eso sí, es importante no aplicar el hielo directamente sobre la piel. Lo mejor es picar algo el hielo y meterlo en una bolsa, incluso ésta se puede envolver en un trapo fino. La colocamos sobre la zona lesionada unos 20 minutos y repetimos tres veces al día durante una semana. Debería bajar mucho la hinchazón y permitirnos hacer la rehabilitación con normalidad.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Al igual que el frío ayuda, también lo hace el calor. En este caso, con una bolsa de agua o una manta eléctrica podemos dar calor localizado a la rodilla. Lo mismo que el hielo: 20 minutos, tres veces al día, durante una semana.

Lesiones de rodilla frio calor

Si el dolor es tan intenso que no lo puedes soportar, puedes recurrir a los antiinflamatorios. No sólo harán que remita la hinchazón, sino que bajarán la fiebre en caso de que ésta aparezca. No obstante, antes de tomar ningún fármaco, es recomendable que consulte con su médico. Muchos de ellos pueden ser contraproducentes y producir efectos secundarios.

También está la opción de las muletas. Está claro que no apoyar no quiere decir estar quieto en casa el tiempo que sea. Apyándose en el pie sano y tirando de brazos, tendrás movilidad reducida pero tendrás, mientras vas recuperando la rodilla lesionada.

También te puede interesar:

Demedicina.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos