Escrito por

Lengua geográfica: Qué es y cuál es su tratamiento

Los problemas que afectan a la boca son siempre molestos, dolorosos y desagradables. Además son difíciles de tratar porque se trata de una zona húmeda y continuamente expuesta al movimiento aunque, afortunadamente, también suelen curarse rápido. Una de las dolencias más habituales es la conocida como lengua geográfica, una serie de parches que aparecen en la lengua dándole a ésta la apariencia de un mapa.

Hay diferentes causas que pueden motivar la aparición de la lengua geográfica y los síntomas en forma de llagas, dolores y sensibilidad extrema, pueden prolongarse durante el periodo de un mes. Aunque no se trata de una enfermedad grave sí que resulta muy molesta y, lo peor, es que es persistente en el tiempo.

La lengua geográfica es muy frecuente en los niños pequeños y suele aparecer a los seis meses de edad. A pesar de que en ciertas personas pueden aparecer unas llagas muy dolorosas, por lo general, esta enfermedad cursa menos intensa y con menos dolor que otras afecciones bucales como las aftas o herpes.  

A continuación, vamos a explicarte con detalle todo lo relativo a la lengua geográfica para que sepas de qué se trata esta enfermedad, cuáles son los tratamientos que pueden aplicarse para curarla y vamos a ofrecerte algunos consejos que serán de mucha utilidad para ti si padeces este  problema.

Qué es la Lengua geográfica

La lengua geográfica es una enfermedad absolutamente benigna e inofensiva que consiste en la inflamación de la lengua, con la aparición de llagas y pústulas en forma de parche que provoca sensibilidad extrema en la lengua y otras molestias como, por ejemplo, sensación de ardor después de consumir determinados alimentos, principalmente, los alimentos ácidos, dulces, picantes, y también otros alimentos más livianos como nueces, tomate o quesos fuertes.

El nombre propiamente científico de la lengua geográfica es glositis migratoria benigna. Las áreas eritematosas suele ir apareciendo, desapareciendo e incluso transformándose a lo largo del proceso. Cada lengua puede presentar unas lesiones de forma, tamaño y posiciones diferentes que van cambiando a lo largo de los días.

La lengua geográfica puede afectar a cualquier persona pero niños y ancianos suelen ser más vulnerables. Además, las mujeres tienen más predisposición también a sufrirla. También aquellas personas que tienen las defensas bajas pueden sufrirla con más frecuencia y gravedad.

No se conocen exactamente cuáles son las causas de la lengua geográfica aunque se barajan varios posibles factores que pueden propiciar su aparición como, por ejemplo, la falta de vitamina B, el consumo de alcohol o la ingestión de alimentos picantes o muy calientes que llegan a producir quemaduras en la lengua. También las personas fumadoras quedan más expuestas a sufrir lengua geográfica.

Además, la lengua geográfica coincide a menudo con la presencia de otras enfermedades como alergias, asma, rinitis alérgica, acné, estrés, ansiedad, déficits nutricionales, entre otras. Incluso está relacionada su aparición y sus brotes con el ciclo menstrual femenino. La carencia de ácido fólico en etapas de cambios hormonales como el embarazo o la ovulación pueden exponer a sufrir este problema.

Incluso se ha llegado a relacionar la aparición de lengua geográfica con la psoriasis, aunque lo cierto es que no existen evidencias sobre ella.   

La lengua geográfica puede dar lugar a la aparición de surcos o grietas que, si bien no tienen por qué ser dolorosas ni tampoco alteran el sentido del gusto, sí que pueden resultar muy molestas en ocasiones.

Queremos aclarar también otro aspecto que suele preocuparnos bastante y es el riesgo de contagio cuando se sufre de lengua geográfica. Pues bien, esta enfermedad no se transmite por lo que puedes estar tranquila tanto tú como quienes te rodean y seguir una vida normal aunque tengas la enfermedad, o si alguien cercano a ti la sufre. La lengua geográfica puede provocar decoloración grisácea, blanquecina o amarillenta.  

Tratamiento para la Lengua geográfica

Las úlceras y pústulas de la lengua geográfica normalmente suelen desaparecer solas, no obstante, se puede recurrir a tratamientos para acelerar su curación y, sobre todo, para garantizar que la enfermedad desaparece por completo y no se producirán brotes de nuevo o, al menos, para que estos brotes sean menos virulentos.   

El tratamiento para la lengua geográfica consiste principalmente en el uso de pomadas con esteroides. Podemos aplicar una pomada a base de acetónido de triancinolona al 0,1 por ciento. Si estás sufriendo de quemazón en la lengua a causa de la glositis migratoria benigna, puedes aliviar este ardor con ayuda de antihistamínicos.

loadInifniteAdd(44636);

Si las molestias son muy fuertes entonces se puede recurrir a la ayuda de suplementos de zinc, analgésicos y enjuagues bucales  anestésicos para aliviar los síntomas de la lengua geográfica.

Consejos para la Lengua geográfica

Si sufres de lengua geográfica no debes preocuparte ya que se trata, como hemos visto, de un problema benigno y que ni se contagia ni entraña riesgos para la salud. Lo que sí puede resultar es bastante molesto. A la hora de comer y de hablar especialmente porque tenemos que rozar la lengua, e incluso simplemente al beber agua puedes sentir ardor y quemazón.

Para acelerar la curación de las úlceras de la lengua geográfica y, sobre todo, para evitar molestias evita los alimentos picantes y los alimentos ácidos. Tampoco consumas alimentos muy calientes.

Procura no fumar porque el humo del tabaco solo hará que tu lengua se irrite más y sientas más molestias, volviéndose más sensible.

Si padeces el problema de la lengua geográfica con mucha frecuencia deberías acudir al médico para que te revise, porque esta inflamación puede estar indicando la presencia de un problema de salud subyacente como, por ejemplo, una diabetes o una anemia.

Hay personas que tienen una tendencia genética a sufrir de lengua geográfica o que sufre su aparición cuando consume determinados alimentos como lácteos y especialmente quesos. Descubre si tus brotes surgen al consumir determinados alimentos y evítalos en la medida de lo posible.

loadInifniteAdd(44637);

Por otro lado, vigila qué tipo de dentífricos y enjuagues bucales estás usando y elige uno que sea natural, pues el alcohol puede irritar tu boca.

También te puede interesar:

Demedicina.com

Newsletter