Escrito por Tendenzias

Las TICs y el balance energético prevendrían la obesidad

¿Sabías que conociendo el balance energético del cuerpo se podría prevenir la obesidad?

Balance_energetico

¿Qué es el balance energético?

Cuando hablamos de balance energético estamos haciendo referencia a la diferencia que hay entre la energía que se ingiere a través de los alimentos y las bebidas menos el gasto energético realizado a través de la actividad física y el gasto que se produce en el mantenimiento y la realización de determinadas funciones vitales para el organismo.

Cuando la ingesta calórica es mayor que el gasto de energía que realizamos durante periodos “largos” de tiempo es cuando se produce un desequilibrio energético con las posibles consecuencias, como es el aumento de peso.

Las TICs como control del balance energético

En el reciente estudio ANIBES se han utilizado las nuevas tecnologías con el fin de poder obtener datos más precisos sobre el balance energético y cuáles son las verdaderas posibilidades de poder prevenir la obesidad, una de las enfermedades que más afectan a la sociedad actual.

causas-de-retraso-de-la-menstruacion-exceso-de-ejercicio-fisico

Recientemente se ha celebrado una sesión científica en Real Academia Nacional de Medicina (RANM) en la que se ha puesto de manifiesto el valor que podría suponer las nuevas tecnologías para la prevención de la obesidad; para ello y a través de este medio, se han realizado preguntas personales sobre la ingesta energética (qué alimentos y bebidas se ingieren como sus cantidades) junto con la actividad física que se ha realizado de forma individual para después evaluarlo de también a nivel poblacional.

En este estudio han participado personas tan relevantes como el doctor Gregorio Varela-Moreiras que es catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad CEU San Pablo, y presidente de la Fundación Española de la Nutrición (FEN) quien informó durante esta sesión que “Hasta el momento, las encuestas alimentarias han contado con un problema frecuente, como es la infravaloración de la ingesta y la sobrevaloración del gasto energético, lo que impacta sobre todo en aquellos grupos de población en los que el control del balance energético es más necesario”.

Esto, refutaría el valor que podría tener las encuestas personales sobre la alimentación.

Demedicina.com

Newsletter