Escrito por

Piel seca: causas, síntomas, tratamientos y consejos

Un problema de piel seca puede ser incómodo y completamente irritante para quien lo sufre. La piel se siente tirante y dolorosa, se puede ver opaca, roja o escamosa y lo peor de todo es el escozor.

Piel seca que es

La piel seca es algo completamente común, y aún así puede ser algo más que una cuestión superficial. Nuestra piel en su estado intacto y saludable es la primer barrera de defensa del organismo contra infecciones y agentes externos. Si nuestra piel se seca y se quiebra, podemos estar permitiendo la entrada a nuestro organismo a montones de tipos de bacterias, lo que puede llevar a problemas mucho mayores.

Son muchos los motivos por los cuales debemos intentar hacer algo con nuestra piel seca y molesta; en primer lugar nuestra salud, pero también nuestro aspecto físico e incluso nuestra cordura, ya que una piel que nos hace picar nos puede mantener despiertos a la noche, y hacernos sentir incómodos en multitud de ocasiones. Por lo que es importante llegar a la raíz del asunto y averiguar qué es lo que está causando nuestros problemas de piel seca.

Para muchos, la piel seca no es un síntoma de un problema de la piel o alguna enfermedad, sino que es simplemente una reacción del cuerpo a jabones demasiado fuertes, ropa irritante, mal uso del humectante y duchas demasiado largas y calientes. Pero las medicaciones que tomamos, e incluso ciertas condiciones como la diabetes, psoriasis, hipotiroidismo y mala nutrición, pueden causar piel extremadamente seca. Es importante comprender cómo y por qué estos problemas secan nuestra piel.

Qué es la piel seca

En primer lugar es importante entender cómo funciona la piel en condiciones normales. La piel normal y saludable se encuentra cubierta de una delgada capa de lípidos naturales, es decir, sustancias grasosas u oleosas. Estas permiten que la humedad se mantenga en su lugar y la piel sea suave.

Piel seca sintomas

Lo que causa la piel seca más comúnmente es algo en el ambiente o algo que le estamos haciendo a nuestra piel que causa que estas grasas y aceites se quiten y nuestra piel quede desprotegida. En ciertas ocasiones menos frecuentes, la causa es interna y una condición de salud o predisposición genética hace que nuestra piel se seque más de la cuenta.

Si bien secciones de la piel más seca y que causan comezón puede aparecer en cualquier lado, las zonas más comunes son los brazos, manos, parte baja de las piernas y el abdomen. La piel seca suele sentirse más de lo que se ve, es decir, tiene un aspecto normal pero incomoda a quien la sufre. Aún así en algunas personas puede notarse, lo que incomoda aún más al paciente. Este problema puede ser más importante para personas de piel más oscura, en quienes la piel al escamarse puede verse gris, lo que causa mayores preocupaciones por el aspecto estético.

Si no se trata, la piel seca puede llevar a un cuadro de dermatitis, es decir, inflamación de la piel. Las buenas noticias es que, al ser la mayoría de las causas del problema externas, así también lo son las curas. Con un cuidado suficiente es posible resolver este problema.

Causas de la piel seca

La piel seca es causa de muchas actividades que realizamos de manera errónea en nuestro día a día aunque también puede estar causada por enfermedades relacionadas o incluso problemas como alergias. Aquí te hablamos de algunas causas de la piel seca.

Mal uso de cremas humectantes

Si hemos estado batallando contra nuestra piel seca, seguramente hemos probado un humectante, o unos cuantos distintos. Pero si bien los humectantes son una parte fundamental del cuidado de la piel seca, los expertos dicen que no siempre los utilizamos de forma apropiada.

El mayor error que se comete es aplicar las cremas en la piel seca, que es cuando es menos probable que la crema ayuda. Lo que debemos hacer es untarnos cremas humectantes cuando la piel aún se encuentra húmeda de un baño, por ejemplo. De este modo, el humectante podrá sellar la humedad que aún está en nuestra piel. Es importante tener en cuenta que nuestra piel no debe estar completamente mojada. Basta con secarnos con una toalla luego de un baño y ponernos las cremas; luego la dejaremos absorberse por unos minutos y quitaremos el exceso con una toalla de necesitar hacerlo.

Piel seca causas

También es importante utilizar el tipo adecuado de humectante. Se suele recomendar que quienes tengan piel seca utilicen humectantes moderados que no contengan perfumes o alcohol. Muy a menudo, las cremas más baratas que podemos conseguir en cualquier negocio son mejores que los productos de marca que se venden en negocios especializados. El humectante tiene que ser espeso y oleoso para sellar la humedad apropiadamente para un buen cuidado de la piel. Aún así, algunas personas pueden no tolerar una crema tan pesada. Humectantes más livianos, e incluso opciones sin aceite, se encuentran ampliamente disponibles.

Una forma sencilla de conocer si un humectante es bueno para nosotros es colocar un poco de la loción en la palma de la mano y dar vuelta la mano, para que la palma quede hacia abajo. Si la loción se corre o cae, no es lo suficientemente espesa para tratar piel seca.

Aire seco

Un ambiente seco es la causa más común de la piel seca, especialmente durante el invierno. Literalmente seca la piel, quitando su humedad del mismo modo que seca la ropa que colgamos después de lavarla.

loadInifniteAdd(44636);

Si bien climas fríos y ásperos secan nuestra piel, otro problema severo en el invierno es cuando estamos dentro de casa, con una estufa o calefactor inundando la casa de calor seco (en el verano el aire acondicionado puede tener un efecto similar). Para contrarrestar el calor seco podemos comenzar con un humectante, y bajar un poco el termostato en el invierno puede ayudar.

Otros consejos para cuidar la piel en invierno es utilizar un humidificador en la habitación y cubrir la mayor cantidad de piel posible, con sombreros, bufandas y guantes, al salir. También es recomendable utilizar calcetines que cubran las pantorrillas, ya que el aire frío puede entrar por debajo de la pierna del pantalón, y es algo muy común, pero en lo que no solemos pensar.

Duchas y baños largos y calientes

La exposición prolongada al agua, en especial agua muy caliente, puede eliminar los aceites naturales que protegen nuestra piel. Si salimos de la ducha o el baño y nuestra piel se siente tirante, es porque se ha secado.

Lo que debemos hacer es optar por duchas por sobre baños de inmersión, pero eso no es todo. Si estamos acostumbrados a levantarnos y tomar una larga ducha, los dermatólogos tienen un consejo abrupto: Limitar las duchas a unos pocos minutos y evitar el agua caliente.

No es necesario que el agua esté fría, pero debe estar tibia en lugar de caliente. Otra recomendación es modificar el ángulo del cabezal de la ducha de modo tal que no nos rocíe mientras nos enjabonamos. Es otra forma de reducir el tiempo en el que nuestra piel está en contacto con el agua.

Luego de la ducha, podemos secarnos con una toalla con golpes suaves en lugar de frotarnos vigorosamente, y aplicar un humectante inmediatamente.

loadInifniteAdd(44637);

El uso del jabón

Uno de los mayores problemas que las personas con piel seca tienen surgen del jabón que utilizan. El jabón tiene la capacidad de quitar de la piel rápidamente los aceites protectores, y tendemos a utilizar demasiado del mismo.

La persona promedio que acude al trabajo o al colegio diariamente no se ensucia mucho durante el día, pero al ducharse la mayoría frota su piel como si estuvieran limpiando la suela de un zapato. A menos que seamos un niño pequeño o trabajemos en excavación, las únicas partes del cuerpo que requieren jabón o limpiador en particular son el rostro, las manos, los pies, la entrepierna y las axilas. El resto del cuerpo puede tranquilamente enjuagarse con agua.

Si bien tanto los médicos como las madres nos recuerdan que debemos lavarnos las manos con frecuencia, esto también puede ser un problema. Si lo hacemos en exceso, puede secar la piel y causar que se quiebre, aumentando las probabilidades de una infección, que es lo que estábamos intentando evitar.

Muchos seleccionamos un jabón sin pensar. Optamos jabones ásperos como los perfumados o antibacterianos, que generan mucha espuma. Las burbujas y espuma del jabón quita los aceites de la piel y la seca. Para el cuidado de la piel debemos optar por jabones suaves, libres de perfumes.

Independiente de lo que hagamos, no debemos utilizar artefactos ásperos para limpiarnos. Es decir, no debemos utilizar esponjas y cepillos demasiado abrasivos, así como limpiadores que contienen arena o sal, ya que pueden dañar la capa más externa de la piel, trayendo complicaciones adicionales.

La ropa

Muchas personas obstinadamente utilizan ropas que les causan escozor. Independiente de cuánto nos guste cómo se ve un tapado, no vale la pena si es incómodo. Si cuando nos probamos una camiseta, esta nos hace picar, lo más probable es que siempre lo haga. Incluso puede volverse más molesta. La piel seca es especialmente sensible a los irritantes de contacto, por lo que exponerla continuamente a ropa incómoda puede hacer que se vuelva más seca e irritable.

loadInifniteAdd(50325);

Debemos optar por ropa en la que estemos cómodos desde un principio. El algodón suele ser tolerable para muchos, pero es importante asegurarnos que la ropa no esté demasiado ajustada, ya que esto también puede irritar la piel. Y si nuestra piel está irritada, debemos utilizar detergentes para la ropa sin perfumes ni colorantes.

Medicamentos y alergias

Algunos medicamentos tienen el efecto secundario de secar la piel. Entre ellos encontraremos:

  • Medicinas de alta presión sanguínea, como los diuréticos
  • Retinoides, como los que se utilizan para tratar el acné

Si notamos que nuestra piel se vuelve seca luego de comenzar a tomar una medicación, deberemos consultar con el médico, quien podrá cambiar la dosis o el tipo de medicación.

Enfermedades asociadas a la piel seca

Normalmente, la piel seca es causada por factores externos, pero a veces puede ser un síntoma de otro problema, que puede se un cambio fisiológico normal o una enfermedad.

Por ejemplo, la piel seca suele desarrollarse a medida que envejecemos, sobre todo en mujeres, debido al cambio hormonal.

Ciertas condiciones médicas pueden resultar en piel seca. Algunas de las más comunes son:

loadInifniteAdd(64314);
  • Problemas de piel como eczema y psoriasis. Si bien necesitan tratamiento directo, el uso con cuidado de humectantes suele ayudar.
  • Diabetes. Fluctuaciones en los niveles de glucosa puede llevar a deshidratación, lo que seca la piel. Además, esta condición también puede ralentizar la cicatrización y aumentar el riesgo de infecciones, por lo que es especialmente importante que quienes sufran de diabetes tengan un cuidado especial con su piel.
  • Hipotiroidismo. Niveles bajos de la hormona de la tiroides pueden reducir la cantidad de aceite producida por la piel. Como resultado, la misma se vuelve seca y áspera, y los humectantes no suelen ayudar. El hipotiroidismo suele verse acompañado por otros síntomas, como la fatiga y aumento de peso.
  • Mala nutrición. No obtener los nutrientes necesarios puede dejar a nuestra piel completamente reseca. Una causa posible es un desorden alimenticio.
  • Otras enfermedades, tanto severas como simples, también pueden causar problemas de piel seca. La mejor forma de tratar estos casos dependerá de la enfermedad. A veces, medicación para la condición que está causando resequedad en la piel resolverá directamente el problema, pero en otros casos los trucos básicos mencionados nos ayudarán.
Piel seca tratamiento

También te recomendamos mirar estos post:

Tratamientos para la piel seca

Como veníamos diciendo en este artículo, lo importante para no tener la piel seca es hidratarla bien. Si se trata de una persona con problema de dermatitis, deberá utilizar tratamientos de hidratación específicos como cremas con ingredientes especiales que pueden encontrar en farmacias y sitios especializados en la piel. También debemos evitar ciertos hábitos como los que hemos expuesto antes y otros como no desmaquillar la cara antes de dormir, no echarnos crema después de la ducha, no protegernos del sol correctamente o incluso el tabaco puede afectar también a nuestra piel.