BLACK FRIDAY de Amazon, no te pierdas sus ofertas, te dejamos un enlace con las mejores rebajas
Escrito por

Jengibre: propiedades y beneficios

¿Estás buscando una forma de perder peso sin que suponga llevar una dieta muy estricta que te haga pasar hambre? La solución está en llevar una vida sana, hacer ejercicio y seguir una dieta equilibrada que incluya el jengibre. ¿Conoces las propiedades y beneficios del jengibre? ¿Qué es el jengibre? ¿Y cómo tomar jengibre de forma saludable? Si aún estás muy perdido, en este artículo te contaremos todo sobre el jengibre: propiedades y beneficios.

Jengibre propiedades y beneficios dieta equilibrada

Qué es el jengibre

Con origen que data de la medicina china, zingiber officinale, o lo que se conoce más comúnmente como, jengibre (kion o quion) es una planta de cuyo tallo se obtiene un rizoma con gran valor culinario por su sabor picante y por su aroma. Esta planta no supera la altura de 90 cm y, además, está dispuesta de unas hojas de unos 20 cm. El fruto que produce esta planta tiene forma de capsula y dentro, podemos encontrar semillas negras.

El consumo de este tallo o rizoma se ha popularizado en los últimos años por la cantidad de beneficios que aporta al ser humano. Pero, ¿cómo ha llegado hasta nuestros días esta planta? Pese a que su origen se sitúa en la zona asiática del suroriente, India y China, en donde este tallo tenía gran valor culinario y se incluía en la dieta por el aroma y el sabor, fueron los romanos los que importaron este producto de China y en el siglo XVI, se comenzó a importar unas 2000 toneladas al año de jengibre. No obstante, en la actualidad, el tipo de jengibre mejor valorado por sus propiedades culinarias no se sitúa en estas regiones, sino en Jamaica, aunque este tipo de jengibres es un poco más pálido.

Propiedades y beneficios del jengibre

Entre las propiedades y beneficios del jengibre, destacaremos los usos terapéuticos del jengibre. Ya en la antigua Grecia, utilizaban el jengibre como medicamento para eliminar distintos problemas del cuerpo, como tumores, parálisis, etc. provocados por el exceso de flema.

En los últimos años, diversas investigaciones han demostrado que el jengibre es muy poderoso para acabar con las náuseas tanto de mujeres embarazadas como no.

Con este ejemplo y otros tantos demostrados (elimina las diarreas, las indigestiones, flatulencias, cólicos, etc.) puede determinarse que el jengibre tiene gran poder desde el punto de vista gastrointestinal. Además, también se ha demostrado que como el jengibre ayuda a eliminar las toxinas de nuestro organismo y a depurarlo, nos ayuda a reducir nuestro peso, siempre y cuando llevemos una dieta equilibrada y practiquemos deporte.

Por otro lado, también se ha demostrado que el jengibre puede frenar el avance de enfermedades respiratorias e incluso evitarlas, como la bronquitis, el catarro, la gripe, el asma, etc.

Además, a través de distintas cremas de este rizoma, el jengibre ayuda a aliviar los dolores provocados por la menstruación, de muelas, etc. Y por último, según una serie de investigaciones, este rizoma tiene propiedades afrodisíacas, aromáticas, analgésicas, antihistamínicas, digestivas, etc.

Cómo tomar jengibre

Después de conocer todas las propiedades del jengibre, nos imaginamos que muchos de vosotros querréis incluirlo en vuestras dietas. Ahora bien, ¿cómo tomar jengibre? Pues existen muchas maneras de tomar jengibre de manera saludable y en De Medicina, os las contamos.

El sabor del jengibre es bastante fuerte y el aspecto de este rizoma suele ser jugoso y carnoso. El modo de conservación del jengibre se realiza en vinagre, como si se tratara de un aperitivo. Cabe destacar que las raíces más antiguas tienen un sabor más picante, son más fibrosas y más secas. En la cocina asiática, estas raíces se emplean para suavizar el aroma de otros platos más fuertes, como puede ser el cordero o el marisco. No obstante, en contraposición con la comida asiática, en la cocina europea, la raíz del jengibre se utiliza para alimentos más dulces, como caramelos.

Es importante tener en cuenta antes de hacer cualquier receta de jengibre que este rizoma combina muy bien con el limón, ya que se potencia mucho el sabor de las comidas. Podemos ver ambos productos en elaboraciones, como tés, zumos o incluso ensaladas.

Por las mañanas, en el desayuno, puedes prepárate un buen té caliente de jengibre y limón. Para ello, debes calentar una taza de agua hasta que esté bien caliente, aunque eso dependerá también de lo caliente que quieras tomarte el té. Cuando ya esté listo, añade un poco de jengibre, reservamos durante un tiempo estimado de 5 minutos y después lo colamos para eliminar los restos con los que hemos preparado el té. Finalmente, exprimimos el zumo de un limón y listo. Otro truco para darle más sabor a este té y, además, que tenga más propiedades es añadir un poco de miel.

Otra de las opciones para tomar jengibre de manera saludable puede ser en un zumo de limón al que le añadimos un poco de jengibre rallado. La cantidad variará en función de los gustos de cada uno, ya que el jengibre tiene un sabor algo picante que hará que algunas personas les guste más o menos. Asimismo, recordamos también que estos consejos deben seguirse en el desayuno con el objetivo de que el cuerpo absorba mejor todos esos nutrientes del zumo. Un truco para potenciar el poder desintoxicante de esta receta es añadir un poco de repollo.

También puedes hacer un aliño de limón con jengibre rallado en una ensalada. Para ello, debes mezclar ambos ingredientes y, a continuación, echarlos a tu ensalada.

Una vez vistas todas las recetas, queremos enseñarte los distintos tipos de jengibre que hay en el mercado. En primer lugar, encontramos la raíz cruda, con la que podemos, al rallarla, podemos darles toques picantes a nuestras recetas.

Por otro lado, podemos encontrar este rizoma en polvo. Las ventajas de tomar jengibre en polvo es que uno puede controlar la dosis, ya que esta última no debe superar los 2 gramos al día.

Origen del jengibre

El origen del jengibre proviene de la medicina tradicional china e hindú (zingiber officinale), conocido como jengibre, kion o quion. La popularidad de esta planta se basa fundamentalmente por su gran valor culinario, además del suculento aroma y sabor. Los romanos trajeron este producto de China y a partir del siglo XVI unas 2000 toneladas de jengibre se importaron en Europa. En la actualidad, el jengibre sigue siendo un producto estrella de las dietas equilibradas. Con tan poco contenido y poco esfuerzo, uno puede beneficiarse de todas las propiedades del jengibre, que ya hemos comentado anteriormente.

Jengibre contraindicaciones

Las contraindicaciones del jengibre solo se presentan en caso de consumo excesivo, interacciones con otros medicamentos o en caso de que el paciente presente algún tipo alergia. Asimismo, existen una serie de colectivos sensibles al consumo del jengibre.

Si tomas algún tipo de medicamento anticoagulante, el jengibre debe tomarse con medida y por recomendación de los médicos, dado que el jengibre tiene propiedades potenciadoras con efectos anticoagulantes. Asimismo, si tienes piedras en la vesícula o eres hipertenso, debes controlar el consumo de jengibre ya que pueden verse potenciados los efectos.

En caso de que tomes algún otro medicamento (para la diabetes, por ejemplo), si te han operado hace poco o si estás embarazada o en periodo de lactancia, lo mejor es consultar con tu médico sobre las posibles consecuencias del jengibre en tu organismo.

Efectos secundarios del jengibre

Los efectos secundarios del jengibre son muy diversos, aunque tampoco son muchos dado que se trata de un producto natural. En primer lugar, muchas personas presentan problemas alérgicos, como puede ser enrojecimiento de la piel, sarpullidos, picor de ojos, goteo en nariz y ojos, sequedad en la garganta, etc. Para estas personas, se recomienda que no consume el jengibre sin recomendación médica.

Asimismo, el jengibre favorece la coagulación sanguínea, por lo que se recomienda que los pacientes que tengan problemas de flujo sanguíneo no consuman jengibre para evitar cualquier tipo de consecuencia grave.

En caso de problemas gastrointestinales leves o severos, tampoco se recomienda el consumo de jengibre, ya que puede producir episodios de ardor, diarrea o incluso irritación. Por tanto, si es tu caso, acude a tu médico para que te recomiende el mejor tratamiento adecuado a tus necesidades y situación.

Si has experimentado o si experimentas problemas cardiovasculares de tipo arritmias, entre otros, el consumo de jengibre puede producir hipertensión arterial.

Jengibre recetas

Las recetas de jengibre más habituales son las infusiones. Son fáciles de preparar y muy beneficiosas para nuestro organismo. Prueba a incluir una infusión de té de jengibre por las mañanas y verás cómo empiezas a notar poco a poco todos sus beneficios. Si buscas unos sabores más espectaculares, prueba a añadir unas gotas de limón. Recuerda que debes dejarlo reporsar 5 minutos y colar posteriormente. Si, además, quieres que te ayude contra un buen resfriado, puedes añadir un poco de miel.

Las recetas de jengibre que os daremos a continuación pretenden mantener el jengibre en su estado más natural, es decir, sin que pase por ningún proceso de calentamiento ni de fritura. De esta forma, conseguiremos beneficiarnos aún más de todas sus propiedades.

La primera receta de jengibre incluye toronja, una fruta que está especialmente destinada a aquellas personas que sufren obesidad o sobrepeso. Tiene un aporte muy reducido en calorías, pero contiene los nutrientes fundamentales para conseguir reducir nuestro peso. Si combinamos esta fruta con el jengibre ayudaremos a conseguir bajar de peso lo antes posible y con unos resultados buscados. Prepara una infusión de jengibre y una vez superado el tiempo de reposo, añade el zumo de la toronja y un poco de miel. Tómate una taza de esta pócima secreta del adelgazamiento y disfruta de todos sus beneficios.

La canela también desempeña un papel fundamental en las recetas de jengibre. Este ingrediente mejora hasta en un 20% el metabolismo y acelera considerablemente el modo de absorción de las grasas. Para aprovechar todos sus beneficios, prepararemos una infusión de jengibre con unas ramas de canela. Dejamos reposar, colamos y ya tenemos nuestra infusión lista. El mejor momento de consumo de esta infusión es en ayunas y unas 3 veces al día. El sabor no te dejará indiferente, dado que combina dos plantas medicinales con sabores muy potentes y que combinan a la perfección.

La zanahoria también es uno de los alimentos que más se utilizan en las dietas tradicionales. Sus propiedades antiinflamatorias del vientre así como los beneficios para la vista, han convertido la zanahoria en uno de los alimentos estrella. ¿Por qué motivo no iban a combinar estos dos ingredientes saludables? Pues claro está que su efecto se potencia si los mezclamos. Para ello, meteremos las zanahorias y el jengibre en una licuadura hasta obtener el máximo jugo posible. Un truco: añade agua caliente y verás cómo consigues todos los beneficios. Esta elaboración estará lista. Puede consumirse en caliente o en frío, por lo que ofrece más juego que las otras elaboraciones.

Ventajas del jengibre

Aunque puedes ver todas las propiedades del jengibre, queremos darte en este apartado todas las ventajas del jengibre. Gracias a sus poderes antiinflamatorios naturales y gracias a sus poderes anticoagulantes, el jengibre constituye uno de los remedios naturales contra los dolores provocados por el reúma y la artrosis. Además, el jengibre es capaz de acelerar el flujo sanguíneo del ser humano. Estos cambios, aunque puedan resultar beneficiosos para nuestro organismo, si se hacen sin control puede acarrear graves consecuencias.

Usos medicinales del jengibre

Entre todos los posibles usos medicinales del jengibre, encontramos que tiene poderes curativos relativos a las funciones del aparato digestivo. De esta forma, el jengibre estimula la producción de enzimas provocada por el páncreas y permite así una correcta absorción de los alimentos y sus nutrientes.

Por otro lado, también actúa en la prevención de problemas intestinales, gracias a su aporte antibacteriano, que previene las modificaciones de la flora intestinal.

Y por último, ayuda en la prevención de náuseas, provocadas por distintos factores como pueden ser los viajes en barco o en autobús, para los mareos que se ocasionas tras a sesión de quimioterapia, para mujeres embarazadas, etc.

Como explican en la página healthline.com, “El jengibre parece ser altamente efectivo contra las náuseas. Por ejemplo, tiene una larga historia de uso como remedio de enfermedad del mar, y hay alguna evidencia de que puede ser tan eficaz como la medicación de prescripción . El jengibre también puede aliviar las náuseas y los vómitos después de una cirugía, y en pacientes con cáncer sometidos a quimioterapia. Pero sobre todo es eficaz cuando se trata de náuseas relacionadas con el embarazo, como las náuseas matutina. Según una revisión de 12 estudios que incluyeron un total de 1,278 mujeres embarazadas, 1,1-1,5 gramos de jengibre pueden reducir significativamente los síntomas de náuseas propias de la gestación”.

Y por último, podemos adquirir jengibre en aceite de esencias para masajear zonas del cuerpo y aliviar el dolor de aquellas zonas que nos molesten. La mayoría de estos aceites tienen el aroma muy concentrado, por lo que se recomienda mezclarlo previamente con un poco de agua, con un poco de crema o incluso con otros aceites.

Si quieres conocer las propiedades y beneficios de otros productos, no dudes en consultar los siguientes artículos:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos