Escrito por

Intolerantes a la lactosa ¿Adiós al yogur?

Una de las grandes preguntas que surgen a raíz de descubrir la mala digestión de la lactosa es ¿ya no puedo consumir ningún tipo de lácteo? Veámoslo.

intolerancia-lactosa-yogur

Uno de los grandes inconvenientes que tienen las dietas alimenticias es que funcionan igual que la moda, van y vienen. Hay temporadas en las que se prohíben determinados alimentos, mientras que con el paso del tiempo se descubre que no era necesario o que simplemente hay que aprender a comer mejor sin necesidad de eliminar un alimento de la dieta diaria.

Veamos si esto realmente es lo que ha ocurrido con la mala digestión de la lactosa y de los alimentos lácteos.

Mala digestión de la lactosa ¿Qué es?

La mala digestión de la lactosa se define por la deficiencia parcial de la enzima – que digiere la lactosa, llamada lactasa – lo que provoca que se absorba mal la lactosa. El origen de la mala digestión de la lactosa puede ser por una causa genética (70% de los casos) y aparecer durante la lactancia materna o en adelante; cuando se da por otras circunstancias suele ser una lactosa temporal.

Ahora bien, desmenucemos esta definición para poder entender qué es realmente la mala digestión de la lactosa.

intolerancia-lactosa

La lactosa es el azúcar de la leche y que se encuentra en todo tipo de leche: vaca, cabra, oveja e incluso en la leche materna. Esto no quiere decir que uno sólo vaya a encontrar lactosa en alimentos lácteos, también puede encontrarse como ingrediente en otro tipo de alimentos que se consumen a diario como pueden ser los embutidos, fiambres, margarinas, helados, carnes procesadas, platos precocinados, medicamentos, etc.

En cuanto a la lactasa, su función es la de romper la lactosa para que el sistema pueda absorberlo de la manera adecuada. Para que os hagáis una idea, se considera que el 34% de los españoles tiene problemas para digerir la lactosa debida a esta causa.

Síntomas de la mala digestión de la lactosa

Los síntomas de la mala digestión de la lactosa aparecen una vez que se ha consumido algún tipo de lácteo. La sintomatología puede ser muy variada pero mayormente se centra en un desequilibrio gastrointestinal.

De esta manera, se puede producir una sensación de hinchazón abdominal, náuseas, diarrea, gases, dolor abdominal, retortijones, defecación explosiva, enrojecimiento perineal, etc.

Hay varios grados de mal digestión a la lactosa, por lo que no tienen por qué aparecer todos estos síntomas o se necesita una gran ingesta de lactosa para que aparezcan. Es decir, cuando hablamos de una intolerancia a la lactosa grave o alta, el menor consumo de lactosa puede provocar los síntomas descritos anteriormente, mientras que si es una intolerancia menor a lo mejor puede consumir una cantidad determinada de lactosa sin sufrir ningún tipo de síntoma y sólo cuando traspasa una determinada cantidad aparecen los síntomas.

¿Ya no puedo comer ningún lácteo?

yogur-intolerancia-lactosa

Una vez que hemos hecho este recorrido por el mundo de la mala digestión a la lactosa, en qué consiste y cuál es su sintomatología, creo que os va a resultar mucho más sencillo comprender que habrá personas que no puedan volver a probar ningún tipo de lácteo pero que muchas otras sí pueden consumirlos.

Aquellas que tengan un nivel de la mala digestión de la lactosa leve o moderado pueden consumir yogures. Daros cuenta que el yogur sólo tiene 4 gramos de lactosa y que se considera que una persona con mala digestión puede llegar a tomar 12 gramos de lactosa al día de forma repartida y con el yogur se puede.

Claramente, si el consumo de esos 12 gramos de lactosa se hace a lo largo del día y no de una sola vez va a resultar más beneficioso para el organismo, facilitando la absorción de la lactosa. La razón de que se pueda consumir yogures pero no otro tipo de lácteos es debido a que sus fermentos llegan vivos al intestino, donde ayudan a romper y a digerir la lactosa del yogur.

Otra de las ventajas de este alimento lácteo es que aporta al organismo la cantidad de calcio necesaria para el buen mantenimiento de huesos y dientes. Sobre todo en aquellas personas con mala digestión que no pueden ingerir este calcio a través de la alimentación.

loadInifniteAdd(44636);

A continuación, os dejamos un vídeo explicativo donde podréis conocer más sobre la relación entre los problemas para digerir la lactosa y el yogur: