Escrito por Tendenzias

Ictus cerebral: Qué es, tipos, causas, síntomas, tratamientos, secuelas del ictus cerebral

El ictus cerebral es un accidente cerebrovascular, relativamente común. A lo largo de este artículo, explicaremos exactamente qué es, qué tipos hay, cuáles son las causas, los síntomas, para saber que estamos ante esta lesión, así como los tratamientos para curarlo y las posibles secuelas del ictus cerebral.

El ictus cerebral

Qué es un ictus cerebral

El ictus cerebral es un conjunto de enfermedades, que afectan a los vasos sanguíneos, encargados de llevar la sangre al cerebro. Estas embolias, también conocidas como accidentes cerebrovasculares, o por su acrónimo ACV, se manifiestan de manera repentina.

Hay que tener en cuenta, que existen dos tipos diferentes de ictus cerebrales, enfermedad ésta que puede llegar a afectar a uno de cada seis españoles, a lo largo de su vida.

Ictus cerebral que es

El ictus cerebral puede generar un dañoen ocasiones irreparable, que afecte al día a día del paciente, incluso provocar problemas a la hora de hablar o expresarse. Dentro de los pacientes afectados por un ictus cerebral, tan sólo un tercio lo supera por completo, otro tercio sale adelante con secuelas, y el 33 por ciento restante, termina falleciendo. Una cuarta parte de las personas que sufren esta enfermedad, termina pereciendo durante el mes siguiente.

Tipos de ictus cerebrales

Tipos de ictus cerebrales

El primero de ellos, el ictus hemorrágico o hemorragias cerebrales, tienen lugar al romperse un vaso sanguíneo. Los segundos, son los  ictus isquémicos o infartos cerebrales, tienen lugar cuando se genera la obstrucción de una arteria, por la existencia de un coágulo de sangre, produciéndose el infarto cerebral. Podemos afirmar que, el ictus es un infarto al corazón, pero en el cerebro. En algunas ocasiones, el ictus se produce en el corazón y se desplaza, poco a poco, hacia el cerebro.

El ictus hemorrágico es menos común, y tiene lugar cuando las células del cerebro empiezan a morir, ya que los vasos sanguíneos sangran dentro del cerebro, provocando un daño en el tejido cerebral adyacente. También recibe el nombre de hemorragia cerebral o derrame cerebral.

El ictus isquémico, infarto cerebral o isquemia, es la disminución importante del flujo sanguíneo, de forma bastante brusca, en el cerebro, aunque repentina.

Causas del ictus cerebral

Causas del ictus cerebral

Hay varias causas que pueden provocar el ictus cerebral. Como siempre, hay que atender a las diferentes variables y no es algo matemático.

En primer lugar, está la edad, cuanto más mayores seamos, más riesgo tenemos de padecerlo, cada década, aumenta el riesgo de padecerlo.

También influye el género, ya que es más común que haya un ictus en los hombres, que en las mujeres, salvo en la franja de edad, que comprende entre los 35 y los 44 años.

Asimismo, debemos tener en cuenta, al igual que en otro tipo de enfermedades, los antecedentes familiares, que exponen aún más el riesgo. Si el antecedente es paterno, el riesgo se multiplica por 2,4, siendo por 1,4, el maternal.

Los anticonceptivos orales, también pueden causar el ictus cerebral. Es recomendable, que las mujeres, a partir de los 35 años, lo eviten. El riesgo es extremadamente elevado, si esos anticonceptivos orales, se mezclan con el tabaco.

Y, por supuesto, como en todo tipo de enfermedades, es conveniente llevar una vida, lo más saludable posible. Por lo tanto, las migrañas, pero sobre todo, el tabaco, que duplica el riesgo, la drogadicción -especialmente la cocaína y los anfetamínicos-, la inactividad física, la obesidad, las apneas del sueño, e incluso la diabetes, que aumenta entre dos y seis veces, la posibilidad de sufrir un ictus, pueden ser causas determinantes para que se produzca esta enfermedad.

Síntomas del ictus cerebral

Sintomas del ictus cerebral

El tratamiento precoz del ictus cerebral, es fundamental, para evitar o reducir sus secuelas y la mortalidad, por lo tanto, los síntomas que vamos a ver a continuación, tienen una vital importancia en el futuro desarrollo de la enfermedad.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Hay determinados signos, que nos tienen que hacer ponernos en alerta, y acudir lo más rápido posible al médico o especialista, para tratar la dolencia.

El primero de ellos, es la pérdida de fuerza en algunas zonas del cuerpo, especialmente en brazos, piernas y en la cara. También hay que tener cuidado, con los trastornos de sensibilidad, también en cara, brazo, o piernas, de arranque brusco.

La pérdida de visión de manera súbita, ya sea parcial o total en uno o en los dos ojos, es otra señal que nos puede hacer indicar que estamos ante un ictus cerebral.

Otro síntoma es la pérdida del habla, o la dificultad para comunicarse correctamente, el hecho de que nos cueste articular palabra. Los vértigos intensos, también nos pueden hacer pensar que estamos ante un ictus, ya que pueden ir acompañados, de caídas bruscas inesperadas o de inestabilidad. Y otro síntoma también puede ser un dolor de cabeza exagerado, de manera repentina, y de una intensidad poco habitual.

Tratamientos del ictus cerebral

Tratamiento del ictus cerebral

Como hemos comentado anteriormente, hay que tratar de manera urgente los ictus, para tener un buen pronóstico. Se piensa que el tratamiento tiene que tener lugar en las tres horas próximas a que se haya producido. El primer paso que realizan los médicos, es la inyección de medicamentos, para que disuelvan el coágulo y puedan recuperar el flujo sanguíneo. Para ello, es muy común el uso de aspirinas.

También está teniendo cada vez más importancia, la trombolisis, inyectando un medicamento, que disuelve el coágulo y hace que se restauran las funciones neurológicas previas.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

En el caso de las hemorragias, suele ser necesario un cateterismo para reparar la arteria o bien, una angiografía intervencionista.

Tratamiento del ictus cerebral cateterismo

Secuelas del ictus cerebral

Secuelas del ictus cerebral

Los pacientes que han sufrido un ictus cerebral, pueden sufrir diferentes tipos de secuelas, que dificulten su vuelta a una vida normal. Entre las más comunes, están la fatiga, las alteraciones del lenguajeosteoporosis, disfunción sexual u otras como dolor de hombro, déficits motores totales o parciales, o subluxaciones. Entre las menos comunes, pero que también pueden ocurrir están las alteraciones visuales, la incontinencia fecal, las úlceras, el estreñimiento o la epilepsia.

También tenemos alteraciones del humor, con depresiones y ansiedad, alteraciones cognitivas, con déficit de atención, o alteraciones para la vida diaria, al vestirse o al ir al baño.

Secuelas del ictus cerebral depresion

Alimentos prohibidos para el ictus cerebral

Ictus cerebral

Tener hábitos alimenticios saludables pueden ayudarte a reducir riesgo de sufrir un ictus o un accidente cerebrovascular.

Lo cierto es que tres de los factores que ponen en riesgo el hecho de tener un ictus: bajos niveles de colesterol, presión arterial alta y exceso de peso, se pueden controlar gracias a una buena alimentación.

Las dietas altas en grasas saturadas y grasas trans pueden elevar los niveles de colesterol en la sangre. Las dietas altas en sodio pueden contribuir al aumento de la presión arterial, y las dietas altas en calorías pueden contribuir a la obesidad. Una dieta con cinco o más porciones de frutas y verduras al día puede reducir el riesgo de accidente cerebrovascular, y además es necesario evitar por encima de todo estos alimentos:

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

Alimentos con grasas saturadas

Tales como galletas, pasteles, empanadas, carnes procesadas, hamburguesas comerciales, pizza, frituras, patatas fritas, y otros aperitivos salados.

También debes limitar los alimentos con grasas saturadas como mantequilla, crema, margarina de cocina, aceite de coco y aceite de palma.

Todos estos alimentos harán que tu colesterol y el exceso de grasa crezca, pudiendo sufrir un ictus ya sea por primera vez, o de nuevo.

Alimentos con sales añadidas

Los alimentos con sales añadidas, que suelen ser todo tipo de alimentos preparados, pueden ser también un riesgo para la salud y en definitiva pueden derivar en un ictus.

Demasiada sal puede aumentar la presión arterial. Lee las etiquetas y elije opciones más bajas de sal. No agregues tampoco sal al cocinar o en la mesa. Utiliza hierbas y especias para aumentar el sabor en su lugar. Si reduces su ingesta gradualmente, tus papilas gustativas se ajustarán en pocas semanas.

Alimentos azucarados

Tampoco será bueno consumir alimentos como dulces, refrescos y, bebidas de frutas, vitaminas, bebidas energéticas y bebidas deportivas.

loadInifniteAdd(infinite_adv_4);

Demasiado azúcar puede dañar los vasos sanguíneos. Lee las etiquetas y elije opciones de azúcar más bajos. Incluso los alimentos que puede que pensemos que no son azucarados pueden llevar azúcar añadido.

Bebidas alcóholicas

Beber demasiado alcohol contribuye a una serie de factores de riesgo de accidente cerebrovascular, incluyendo la presión arterial altaLos hombres y mujeres sanos no deben tener más de dos bebidas de alcohol al día. Después de un derrame cerebral, tu médico puede aconsejarte cuándo es seguro que comiences a beber alcohol otra vez y cuánto es seguro para ti beberlo.

Prevención del ictus cerebral

Ictus

La edad nos hace más susceptibles a tener un accidente cerebrovascular, o ictus, sobre todo si en nuestra familia se han dado casos previos de ictus de modo que podemos realizar una serie de pasos a modo de prevención.

Evidentemente, no podemos revertir los años ni cambiar la historia familiar, pero hay muchos otros factores de riesgo para un accidente cerebrovascular que sí podemos controlar siempre y cuando seamos conscientes de ello.

Veamos ahora de qué modo podemos reducir el factor de riesgo padecer un accidente cerebrovascular y así poder prevenir un ictus.

Baja la presión arterial

La presión arterial alta es un factor enorme, que duplica o incluso cuadruplica tu riesgo de accidente cerebrovascular si no está controlado.

loadInifniteAdd(infinite_adv_5);

Tu meta ideal: Para prevenir un ictus debes mantener una presión arterial de menos de 120/80. Pero para algunos, una meta menos agresiva (como 140/90) puede ser más apropiada.

Cómo lograrlo:

  • Reduzce la sal en tu dieta a no más de 1.500 miligramos al día (aproximadamente una media cucharadita).
  • Evita alimentos con alto contenido de colesterol, como hamburguesas, queso y helado.
  • Come de 4 a 5 piezas de frutas y verduras todos los días, una porción de pescado de dos a tres veces por semana y varias porciones diarias de granos enteros y lácteos bajos en grasa.
  • Haz más ejercicio – por lo menos 30 minutos de actividad al día, y más, si es posible.
  • Deja de fumar, si fumas.

Si es necesario, toma medicamentos para la presión arterial.

Bajar de peso

La obesidad, así como las complicaciones relacionadas con ella (incluyendo la presión arterial alta y la diabetes), aumentan tus probabilidades de tener un accidente cerebrovascular. Si tienes sobrepeso, perder tan poco como 5 kilos puede tener un impacto real en tu riesgo de apoplejía o de ictus.

Tu objetivo: Debes mantener tu índice de masa corporal (IMC) a 25 o menos.

Cómo lograrlo:

loadInifniteAdd(infinite_adv_6);
  • Trata de comer no más de 1.500 a 2.000 calorías al día (dependiendo de tu nivel de actividad y su IMC actual).
  • Aumenta la cantidad de ejercicio que haces con actividades como caminar, jugar al golf o jugar al tenis, y haciendo que la actividad sea parte de cada día.

Haz más ejercicio 

El ejercicio contribuye a perder peso y bajar la presión arterial, pero también se mantiene por sí solo como un reductor de movimiento independiente.

Tu objetivo: Haz ejercicio con una intensidad moderada al menos cinco días a la semana.

Cómo lograrlo:

  • Da un paseo por tu vecindario cada mañana después del desayuno.
  • Ve a un gimnasio con los amigos.
  • Cuando hagas ejercicio, alcanza el nivel en el que estés respirando con dificultad, pero que todavía puedas hablar.
  • Subre las escaleras en lugar de un ascensor cuando puedas.
  • Si no tienes 30 minutos consecutivos para hacer ejercicio, divídelo en sesiones de 10 a 15 minutos varias veces al día.

Bebe con moderación

Lo que has oído es cierto. Beber puede hacer que tengas menos probabilidades de tener un derrame cerebral hasta un punto.

Tu objetivo: Beber alcohol con moderación.

Cómo lograrlo:

loadInifniteAdd(infinite_adv_7);
  • Toma solo un vaso de alcohol al día.
  • Haz del vino tinto tu primera opción, ya que contiene resveratrol, que se cree que para proteger el corazón y el cerebro.

Trata la fibrilación auricular

La fibrilación auricular es una forma de latido cardíaco irregular que causa formación de coágulos en el corazón. Esos coágulos pueden entonces viajar al cerebro, produciendo un movimiento.

Tu objetivo: Si tienes fibrilación auricular, hazla tratar.

Cómo lograrlo:

  • Si tienes síntomas como palpitaciones del corazón o dificultad para respirar, consulta a tu médico para un examen.
  • Es posible que debas tomar anticoagulantes como la aspirina en dosis altas para reducir el riesgo del accidente cerebrovascular por fibrilación auricular.

Tratar la diabetes

Tener altos niveles de azúcar en la sangre daña los vasos sanguíneos con el tiempo , haciendo que los coágulos tengan más probabilidad de formarse dentro de ellos.

Tu meta: Manten tu nivel de azúcar en la sangre bajo control

Cómo lograrlo:

loadInifniteAdd(infinite_adv_8);
  • Controla tu nivel de azúcar en la sangre según las indicaciones de tu médico.
  • Usa dieta, ejercicio y medicamentos para mantener tu nivel de azúcar en la sangre dentro del rango recomendado.

Dejar de fumar

El fumar acelera la formación de coágulos de un par de formas distintas. Engrosa la sangre, y aumenta la cantidad de acumulación de placa en las arterias.

Tu objetivo: Dejar de fumar.

Cómo lograrlo:

  • Pide consejo a tu médico sobre la manera más apropiada para que dejes de fumar.
  • Usa ayudas para dejar de fumar, como pastillas o parches de nicotina.
  • No te rindas. La mayoría de los fumadores necesitan varios intentos para dejar de fumar. Ve cada intento como que te acerca un paso más para superar con éxito el hábito.

Factores de riesgo del ictus cerebral

Causas del ictus cerebral tabaquismo

Los factores de riesgo accidente cerebrovascular son varios de modo que podemos dividirlos en tres apartados o de tres tipos:

Factores de riesgo del ictus cerebral que no puedes controlar

  • Edad – a medida que envejeces, aumenta el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular
  • Género – el accidente cerebrovascular es más común en los hombres
  • Antecedentes familiares de accidente cerebrovascular

Factores de riesgo del ictus que son médicos

  • Ataque Isquémico Transitorio (TIA)
  • Pulso Irregular (Fibrilación Atrial)
  • Diabetes
  • La Displasia Fibromuscular (FMD)

Factores de riesgo del ictus que podemos controlar

  • Alta presión sanguinea
  • La presión arterial alta (hipertensión) es el factor de riesgo conocido más importante para la apoplejía. La presión arterial alta puede causar daño a las paredes de los vasos sanguíneos, lo que puede conducir a un derrame cerebral.
  • Alto colesterol
  • Fumar
  • Obesidad o sobrepeso
  • Dieta deficiente y falta de ejercicio
  • Beber demasiado alcohol

También te puede interesar:

Demedicina.com

Newsletter