Escrito por Tendenzias

Herpes labial – Qué son, cómo se contagia y tratamiento

Herpes labial – Qué son, cómo se contagia y tratamiento. Aunque parezca que lo sabemos, lo cierto es que muchos contagios vienen por el desconocimiento de una afección más común y peligrosa de lo que parece. Lo que empieza como una heridita de nada en la boca, puede terminar con algo mucho más grave. Por tal motivo, hoy te hablamos del herpes labial – Qué son, cómo se contagia y tratamiento.

Qué es un herpes labial

Qué es un herpes labial o empezar por lo básico. El herpes labial es una infección muy infecciosa que llega a los humanos por medio del herpes simple tipo 1 (VHS-1). Es tan contagiosa que el simple contacto con una llaga aún activa, puede desencadenar la infección a otra persona. Eso sí, los menores de 20 años son mucho más propensos a su contagio.

El resultado es la aparición de unas minúsculas pero molestas y dolorosas ampollas, a las que se conocer como calenturas o boberas. Ya no sólo hablamos de lo mal que quedan estéticamente, sino del peligro que corre la gente de tu alrededor o tú misma, si te la tocas y luego no te lavas las manos.

Qué es un herpes labial o la importancia de saber que una vez te infectas, el virus se queda dentro del cuerpo. Lo hace en estado latente, pero en cualquier momento puede despertar y provocar un nuevo herpes en la cara o boca. Y eso contando con que sea el herpes simple tipo 1, que es más sencillo de curar. El herpes simple tipo 2 (VHS-2), el responsable de los herpes genitales, es mucho más peligroso y se contagia mediante sexo oral.

Obviamente, no es la única forma de contagio del herpes labial. Ya no hablamos de besar en la boca a alguien con una bobera. Ni mucho menos. Hablamos de compartir cubiertos, tocar la zona infectada o cualquier elemento que haya usado. Desde toallas a vasos, pasando por maquinillas de afeitar.

Herpes labial fases

Cuatro son las fases de herpes labial. Innegociables todas ellas, tendremos que sufrirlas, mientras esperamos que se cure. Eso sí, si las conocemos, al menos sabremos cómo afrontar las fases de un herpes labial. Por lo general, todas ellas durarán no más de 10 días. Ahora, si el herpes labial se prolonga más de 15 días, debes ir al médico porque es algo más.

  • El Hormigueo – La primera fase de un herpes labial dura en torno a 2 días. En este caso, notaremos una sensación extraña en la zona de la boca, aunque no sabremos aún si es un herpes labial u otra cosa. En esta fase de hormigueo notarás que la piel de la zona afectada está más tensa y áspera. Es más, empezará a hincharse por momentos. Recuerda que en esta fase es muy contagioso, así que nada de contacto físico en la zona.
  • Las ampollas – La segunda fase se va a otros dos días y es la más complicada. El herpes labial genera varias ampollas que, con suerte, se juntarán en una sola. Eso sí, en su interior habrá pus repleto de elementos víricos. Lo mejor es no tocarla y dejar que se vaya por sí sola.
  • La úlcera – La tercera fase durará otros dos días y es la más engorrosa. En ella, el herpes labial explotará y esto conllevará mucho riesgo de contagio. La herida estará abierta, así que seguimos sin contacto físico.
  • La curación – La cuarta fase se prolonga a partir del quinto día, hasta que se haya curado del todo. En este caso, la ampolla se seca y aparece una costra que se acaba cayendo. La piel se reseca y agrieta, incluso puede sangrar, pero el herpes labial irá remitiendo.

Causas de un herpes labial

Las causas de un herpes labial son sencillas pero inatajables. Se trata de una infección sencilla en la boca. Ni más ni menos. El herpes simple tipo 1 es tan común, que el 90% de menores de 20 años, que viven en países desarrollados, a los que se presupone cierta salubridad, se ven afectados por el herpes labial antes de los 20 años.

Una vez infectada una persona, ésta mantendrá el virus en su organismo para siempre. El virus se queda en la zona afectada. Lo hace de forma adormercida en los tejidos nerviosos de la cara. Cuando le da por despertar, ahí tenemos las causas de un herpes labial, derivará en una calentura de mayor o menor tamaño. Habitualmente, coincidirá con algún gran evento que tengas, pero será por culpa de tu propio estrés.

En lo que respecta al peligroso virus del herpes tipo 2, éste deriva en los dolorosos herpes genitales. Cuando tengamos una calentura, debemos tomar precauciones con el sexo oral, sino queremos contagiar a la otra persona. El contagio es la causa de un herpes labial más habitual.

De hecho, las dos causas del herpes labial son el contacto con una persona infectada, ya sea con un beso o con sexo oral, o que a alguien le dé por tocar una herida aún sin cerrar o comparta algún elemento de alguien infectado. Esto ocurre, especialmente, entre padres e hijos en el día a día de la casa. Si uno se contagia, la familia entera suele terminar con calenturas.

Síntomas de un herpes labial

Los síntomas de un herpes labial, por desgracia, son visibles, además de dolorosos. En este caso, el principal síntoma de un herpes labial son las ampollas que aparecen en los labios. Ya sea por dentro o por fuera, dificultarán sobremanera el día a día de la persona afectada. Hasta el punto de impedirle comer con normalidad.

Estas ampollas suelen secar muy rápidamente pero no en los labios, donde están constantemente mojadas. Hay que esperar a que se abran para que pasen de ampolla a herida y es ahí cuando empezará a curar. Sea como sea, cuenta con que suelen estar en torno a 7 días en tu boca. Eso sí, por suerte no suelen dejar cicatrices ni señales.

Dejando de lado lo estético, uno de los síntomas de un herpes labial menos llevadero es el dolor que produce. La molestia es constante y parece imposible, en ocasiones, no rozarlo con cualquier cosa que entre en la boca. Lo peor es que cuando no hay dolor, hay una especie de ardor que hasta deja un regusto amargo en toda la boca. Entre dolor y ardor, se complica incluso la ingesta de comida.

No es habitual, pero en ocasiones los síntomas de un herpes labial pueden llegar a generar fiebre en el enfermo. Si este herpes deriva en una crisis, incluso puede terminar con un dolor de cabeza y un cansancio típicos de un gripazo.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Cómo se contagia un herpes labial

Ya hemos contado cómo se contagia un herpes labial, pero no está de más recordarlo. El contacto íntimo y el uso de elementos personales son las dos formas en las que se contagia esta enfermedad. Importante evitar ambas situaciones.

Para empezar, si sabes cómo se contagia un herpes labial, sabes que cuando te cures debes tirar tu cepillo de dientes, pintalabios y demás enseres, además de lavar toallas, sábanas y cualquier ropa que haya podido estar en contacto con la herida. No es tontería, pues el herpes puede volver en cuestión de días. Si quieres impedirlo, usa vaselina o protector solar, que ayudará a proteger la zona.

Tratamiento de un herpes labial

Por último, el tratamiento de un herpes labial es sencillo. Y muy económico. Eso sí, está basado en el ajo y su propiedad como antibiótico natural contra virus y hongos. El ajo tiene un compuesto, la alicina, cuyo efecto bacteriostático es tremendo contra las infecciones. De hecho, no son pocos los estudios que hablan del ajo como mejor tratamiento de un herpes labial que cualquiera que haya en farmacias.

El tratamiento de un herpes labial consiste en picar el ajo fino, hasta hacer una pasta, y aplicarlo directamente en la herida. Sí, te va a picar y sí, es molesto y sabe a rayos, pero es eficaz. Déjalo 10 minutos y retira con agua tibia. En 2 o 3 días, haciéndolo por la mañana y por la noche, adiós herpes labial.

Herpes labial remedios caseros

El herpes labial tiene remedios caseros que funcionan de maravilla, no para curarlo, pero sí para paliar síntomas y dolor.

  • Ajo – El ajo es un antiviral natural cuya simple aplicación en la ampolla, ayuda a que remita. Córtalo un diente por la mitad y restriégalo por la zona afectada.
  • Leche – La lisina es el enemigo natural de la arginina, el aminoácido que genera dolor en un herpes. La leche posee lisina para regalar. Dicho lo cual, blanco y en botella.
  • Hielo – El hielo, como pasa con los golpes, ayuda a reducir la hinchazón. Eso sí, no la dejes más de 3 minutos, pues te puede acabar quemando los labios. Y aplícatelo envuelto en un trapo.
  • Sal – Aplica sal en la zona del herpes por la mañana, tarde y noche, notarás como el herpes labial empieza a remitir.
  • Miel – Aunque suene raro, debes mezclar 5 gotas de vinagre con una cucharada de miel pura y aplicarlo a la zona del herpes labial 5 veces al día. La curación del herpes durará lo mismo pero el dolor disminuirá de forma considerable.
  • Limón – El limón es desinfectante y antiséptico, por lo que te combate el herpes por dos vías. Directamente aplica varias gotas de limón sobre el herpes labial y deja actuar. Escuece pero merece la pena porque potenciará la curación.

También te puede interesar:

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Demedicina.com

Newsletter