Escrito por

Heces amarillas: causas y tratamiento

En ocasiones, especialmente en verano, cuando comenzamos a cambiar toda nuestra rutina, en cuanto a la alimentación, hemos sentido molestias que sin duda, nos ha dejado en la cama descansando. Pero en otras ocasiones, no se manifiesta somáticamente el malestar, sino que podemos observarlo a través de las heces amarillas.causas de las heces amarillas

Es cierto, que es una señal de alarma, porque sabemos que no es el color normal. Por ello, en Demedicina, os mostramos lo que necesitáis saber sobre las heces amarillas. Casusas y tratamiento. No dejes de leer este artículo, porque te interesará conocer todo lo que le rodea.

Qué son las heces amarillas y cómo identificarlas

Cuando vayas al baño, no esperes ver tus heces de un amarillo intenso, casi fosforito, cuando hablamos del color amarillo, hablamos de un color mostaza, oscuro, con vetas más claras, pero que sin duda es un color que llama la atención.

Esta afección puede aparecer, tanto en niños como en adultos, incluso en animales. Así que en todos los casos, es un trastorno que no hay que dejar pasar ni esperar a que se cure.

Es una alerta de cómo, durante la digestión, algo hace que se vuelva amarillo. ¿Por qué? Cuando el tubo digestivo detecta algo anómalo que le puede hacer daño a sí mismo, hasta el punto de intervenir en la función de digestión de los alimentos, éste tiende a protegerse. La forma de protegerse es segregando un lubricante protector de color amarillo. Este lubricante, lo mantiene alejado de los daños que le podría ocasionar aquello que está en su interior y que no debería estar allí.

Ese lubricante o mucosidad, luego, pegándose a las heces que van por el intestino. De ahí a que las heces no son amarillas, sino que están recubiertas de una mucosidad amarillenta. Resultado de la autodefensa del tubo digestivo.

Causas de las Heces amarillas

Las causas son varias.  Por lo que podemos deducir la presencia de las heces amarillas debido a varios factores o solamente a uno. Todo es cuestión de estudiar la situación y el diagnóstico al que se llega.

Echemos un vistazo a cuáles son las causas de las heces amarillas.

Giardiasis

heces amarillas: parásito

Se trata de un parásito que suele introducirse a través del músculo anal, ya sea a través de relaciones íntimas, infección u otras causas. El caso es que el parásito se desarrolla en el interior, provocando el color amarillento de las heces y además, desatando diarreas. Si se mantienen relaciones íntimas, es muy fácil de contagiar.

Síndrome de Gilbert

heces amarillas: sindrome de gilbert

Está condicionada a los brotes de ictericia y de la hiperbilirubinemia en la sangre. Esto hace que todo el cuerpo pueda volverse amarillo, incluyendo las heces. De manera que si ves que las heces están amarillas, podrías revisarte la piel, de manera rápida, para tratar de descartarlo.

Enfermedad celíaca

heces amarillas en celiacos

Se trata de una condición genética, en donde los conductos biliares se inflaman, la vesícula biliar se encuentra inflamada y, por lo tanto, debido a los cálculos biliares, hay una mala absorción de los nutrientes. Debido a esto, el intestino delgado ni siquiera absorbe las grasas y las heces cuando salen, no están cubiertas de la mucosidad, sino de grasa.

Alimentación

Puede que no siempre sea por un parásito o un fallo orgánico, sino que simplemente se trate de una alergia al alimento que se ha ingerido o hayas tomado un alimento que no terminaba de estar fresco o en buen estado. Debido a eso, el cuerpo suele reaccionar con dolores estomacales y al final, puede que acabes con heces amarillas.

Otras causas

Son varias las causas por las que las heces sean de color amarillenta. Puede ser por daños o afecciones en el tubo digestivo, creando una mucosa amarilla que envuelve las heces o simplemente, como vimos, pueden estar cubiertos de la sustancia amarilla, porque no se ha absorbido bien en el intestino.

Tratamiento para las heces amarillas

Para tratar las heces amarillas, primero hay que diagnosticar que ciertamente, hay algo anormal. Se harán pruebas y se tomarán muestras de las heces, para que se detecte qué es lo que hace que estén de ese color y dependiendo de los resultados, se podrá aplicar un tratamiento.

Hay que intentar no tratar de forma natural este tipo de afecciones, porque no sabemos cómo va a responder el cuerpo. Puede que tenga una reacción alérgica más fuerte, el parásito no se vaya, que el intestino sufra… Indispensable que el médico de cabecera o un médico especialista sea el que lleve este tipo de tratamientos.

Puede ser un antibiótico como el Ciprofloxacino si se trata de un parásito, de suero u otro tipo de tratamiento, que hará que el tubo digestivo dañado recupere la forma y además, esté sano y pueda desempeñar sus funciones de manera normal.

Heces amarillas en bebés

Según la página americana healthline.com, las heces amarillas pueden aparecer en bebés indicando “un tiempo de tránsito más corto de los alimentos a través del tracto intestinal. Los colores más oscuros pueden indicar que el tiempo de tránsito se está desacelerando. No es raro que las heces cambien de color. Si nota sangre o diarrea, debe notificárselo a su médico de inmediato, ya que estos pueden anunciar un problema de salud grave”.

Prevención de las heces amarillas

La prevención está más que clara, especialmente cuando se trata del tubo digestivo, que nos es indispensable para mantenernos vivos. Se trata de mantenerlo en buen estado, cuidándolo y protegiéndolo

Se cuidarán los sitios en donde nos sentamos, especialmente si lo hacemos sin ropa, para evitar infección directa, especialmente en un sitio en donde hay suciedad. Las relaciones sexuales se mantendrán siempre con protección, para evitar parásitos y otras infecciones que provocan enfermedades de transmisión sexual.

La alimentación debe ser variada y muy rica en vegetales, para tener al intestino en pleno movimiento con la fibra y para mantener nuestro cuerpo con un sistema inmunológico fuerte.

Como veis, las heces amarillas no es que señal de que uno simplemente ha cambiado la dieta porque no tiene por qué estar condicionado con lo que se come, sino que hay algo más y no tienes por qué esperar a que comiences a sentirte mal, para pensar que hay un problema en el tracto digestivo. Tu cuerpo ya te está alertando de ello.

Esperamos que os haya sido de gran ayuda esta información, especialmente cuando hay sospechas y no sabes qué está ocurriendo. De esta manera, podrás dar pasos atrás, para saber qué has comido o padecido, para encontrar una solución a las heces amarillas.

Si quieres conocer más enfermedades del tracto digestivo, échale un ojo a lo siguientes enlaces.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos