BLACK FRIDAY de Amazon, no te pierdas sus ofertas, te dejamos un enlace con las mejores rebajas
Escrito por

Glucosamina para el dolor de las articulaciones: Propiedades

Muchas veces, cuando caminas mucho o te sometes a una rutina de ejercicios muy fuertes o duros, a los que no estás acostumbrado, sientes dolores fuertes en rodillas, codos, muñecas y la espalda, por lo que es posible que te hayan recomendado tomar glucosamina para el dolor.

Estas molestias no necesariamente quieren decir que estés enfermo o que tengas artritis u osteoporosis. Puedes estar sufriendo de inflamación de las articulaciones, debido al estrés del ejercicio y si es así que entonces necesites recurrir a la glucosamina para el dolor, con el que puedas prevenir el dolor al moverte.

Si no conocías las propiedades beneficiosas de la glucosamina para el dolor de las articulaciones, cuando sientas molestias en algunas partes del cuerpo, este post te habla de qué es, para qué sirve y cómo debes usarla y así evitar cualquier problema de dolor que se te presenta en cualquier momento de actividad extra a la cual sometas tu organismo.

glucosamina-articulaciones-masaje

¿Qué es la glucosamina?

Lo primero que tienes que saber es que la glucosamina para el dolor mejora la calidad de vida de tus articulaciones si ya tienes enfermedades de desgasten el hueso como pueden ser la osteoartritis, artritis o la misma osteoporosis, generalmente en personas mayores, pero que también aparecen a edad temprana.

Esta es un elemento que lo puedes encontrar en tu organismo de manera inherente y que te puede ayudar a la hora de tomar glucosamina para el dolor, por lo que se puede usar tranquilamente a la hora de hacer movimientos extras cuando haces ejercicios.

Es la responsable de reparar tejidos en tu cuerpo y la puedes aprovechar de manera natural al comer langostas, cangrejos y camarones que son muy ricos y nutritivos y te ayudan con la glucosamina para el dolor, y que no sufras más por si falta este elemento, en tu organismo.

glucosamina-articulaciones-chico-llorando-dolor

¿Cómo funciona la Glucosamina?

La falta de esta sustancia puede hacer que te lesiones con facilidad al hacer ejercicios o movimientos bruscos, de ahí que se use glucosamina para el dolor, cuando se trata con enfermedades como la artritis que es muy dolorosa y molesta.

Puedes tener problemas para mantener tu dosis de ejercicios diarios en el gimnasio y con la ayuda de la glucosamina para el dolor. Podrás retomar tu rutina diaria sin ningún tipo de problemas, basta con asistir al médico y explicarle tus síntomas.

La artritis y osteoartritis, son consecuencia del desgaste de tus huesos y sobre todo de la parte gelatinosa que los recubre, por lo que debes tratar los síntomas que esto atrae a tu organismo. Con la  glucosamina puedes solucionarlo.

Debes saber que este desgaste que se produce, con el paso del tiempo es muy doloroso y si tienes a alguien o tú mismo presentas estos síntomas, tienes la opción de tomar glucosamina para el dolor, y aliviar un poco tus dolencias con ello.

Cómo se toma la glucosamina

Cuando una persona no desayuna, el organismo ha de tomar las proteínas y nutrientes de los tejidos y huesos del cuerpo humano, dando lugar a la aparición de dolores en las articulaciones, sensaciones de cansancio o flacidez. Asimismo, con el paso del tiempo se puede desarrollar una enfermedad degenerativa denominada artrosis, que deteriora poco a poco el estado y funciones de nuestras articulaciones.

Para evitar esto, cada vez más se recurre a productos dietéticos como la glucosamina, que resulta de la unión de la glucosa con la glutamina. Estos suplementos ayudan a proveer al cuerpo de la cantidad de glutamina necesaria para que nuestras articulaciones se mantengan en perfecto estado.

La forma más habitual de tomar la glutamina es en tabletas, en polvo o en líquidos. La dosis recomendada es de alrededor de 1.500 mg. al día, En cualquier caso, no siempre va a ser necesario tomar este tipo de suplementos, ya que puede ser que nuestro cuerpo ya produzca suficiente glucosamina, o que gracias a nuestra dieta ya alcanzamos los niveles adecuados. Hay diversos alimentos que contienen este tipo de sustancia, como las menudencias o los crustáceos como las gambas, cangrejos, camarones, etc.

Por otro lado, cabe decir que hay algunos estudios que no defienden el consumo de glucosamina y, aunque es el producto más usado en a actualidad, siguen defendiendo el uso de alimentos inflamatorios. Esto es así principalmente porque no hay estudios que demuestren realmente la eficacia de la glucosamina para las articulaciones. Del mismo modo, la glucosamina es un suplementos que engorda y que provee al cuerpo de mayor cantidad de azúcar.

Por estas y otras razones, el consumo de glucosamina siempre debe estar supeditada por un profesional. Hay que tener en cuenta también que hay ciertas personas para las cuáles no está recomendado el consumo de suplementos de glutamina, por ejemplo las personas diabéticas, las mujeres embarazadas o aquellas que tengan altos niveles de colesterol.

A continuación vemos las propiedades que se le atribuyen a la glucosamina y descubriremos por qué es tan utilizada para la prevención de la artrosis y los dolores en las articulaciones.

Propiedades de la glucosamina

El poder contar con la glucosamina para el dolor, es un buen remedio para las personas que presentan dolores en las articulaciones, especialmente en los codos, rodillas y muñecas, por lo que es el primer beneficio que se encuentra.

La glucosamina para el dolor de las articulaciones, puede ser tomada por largos periodos de tiempo, ya que por su fácil absorción, no afecta mucho al estómago, y se digiere con mucha facilidad, además que si no eres alérgico a los mariscos, puedes tomarla de éstos de manera natural, sobre todo de la langosta.

glucosamina-articulaciones-pastillas-en-mano.jpg

También es muy bueno tomar la glucosamina para el dolor, para lograr efectos desinflamatorio de las articulaciones cuando has hecho mucho ejercicios y ellas tienden a hincharse un poco más de lo normal, por lo que es importante tomarlo para esto también.

Además, tiene el beneficio de ayudar a prevenir el degaste de colágeno en los huesos, lo que te ayudará a que al tomar glucosamina para el dolor, también estimule la prevención de posibles lesiones que puedas llegar a tener en codos y rodillas, las más propensas a tener accidentes de este tipo.

Por otro lado, también al tomar glucosamina para el dolor, tienes la posibilidad de mantener lubricadas las articulaciones y así evitar roces que te sean perjudiciales, produzcan el desgaste de manera rápida y, además de ello, mejorar el dolor que se te presenta en cualquier momento.

Beneficios de la glucosamina

La glucosamina es una sustancia que se produce en el organismo de algunos mamíferos y que también se puede encontrar en algunos crustáceos o en las conchas de los bivalvos. Asimismo, el sulfato de glucosamina también se puede obtener mediante agentes químicos en un laboratorio. Sus principales aplicaciones y beneficios tienen que ver con el ámbito de la salud.

La glucosamina se emplea en medicina para tratar los problemas de artrosis. En concreto, se utiliza para tratar el tipo de artrosis más común, la cual se denomina osteoartritis. Se trata de una enfermedad degenerativa que se da principalmente en las personas de mayor edad, aunque también la pueden sufrir los jóvenes. La osteoartritis se produce cuando el cartílago que recubre las articulaciones se va desgastando, lo cual produce una fricción a la hora de mover las articulaciones, causando dolor en el paciente.

Del mismo modo, mantener unos niveles adecuados de glucosamina permite prevenir diversos problemas de osteoporosis, principalmente en las rodillas o los codos. Por otro lado, también puede servir para aliviar dolores momentáneos, producto del ejercicio físico (por ejemplo, si nos duelen las articulaciones después de entrenar). Además, el tomar glucosamina de forma constante y durante un largo período de tiempo, ayuda a mantener en buen estado los tejidos de nuestras articulaciones, y contribuye a prevenir todos estos problemas óseos de los que te estamos hablando.

Sin embargo, los beneficios de la glucosamina no se reducen al ámbito de los huesos o las articulaciones. Esta sustancia también es importante para la circulación de la sangre, y contribuye a impedir la formación de varices en las piernas.

Además de estos beneficios, también tiene algunas contraindicaciones, principalmente para personas obesas, diabéticas o con alto nivel de colesterol. Del mismo modo, no deben tomarlo aquellas personas que sean alérgicas. No se conocen efectos secundarios muy claros que puedan ser causados por el consumo de glucosamina, salvo la ganancia de peso, mareos o násueas.

Glucosamina para el dolor de las articulaciones

Al tomar glucosamina para el dolor, tendrás la posibilidad de mejorar los dolores, tener una mejor calidad de vida y poder hacer las actividades deportivas que más te gusten sin necesidad de perderte nada por los síntomas que presentes debido a enfermedades de los huesos.

Además puedes tomar glucosamina para el dolor, en sus diferentes presentaciones, ya sea en tableta, polvo o líquido y en su dosis recomendadas, de 1 a 3 veces por día, al momento que tomes tus comidas, notando el cambio desde la primera semana.

glucosamina-articulaciones-rodilla

Aparte de todo esto, cuentas con la oportunidad de ingerir la glucosamina para el dolor, a través de productos del mar de una forma más natural y ayudar a los suplementos que tomes, con una buena dosis de nutrientes conferida desde los mariscos.

Efectos secundarios de la glucosamina

Si se consume demasiado o te excedes con la dosis prescrita, el tomar glucosamina para el dolor, puede traerte problemas con el páncreas, haciendo que trabaje más y aparezcan otro tipo de enfermedades que tengan que ver con el nivel de azúcar en la sangre.

Por ello, debes estar atento ante cualquier aparición de síntomas raros, que antes no tenías, al momento de estar tomando la glucosamina para el dolor. Si de casualidad te has excedido con la dosis que tu médico te prescribió o ya lleves mucho tiempo ingiriéndola.

glucosamina-articulaciones-radiografia

Ingerir glucosamina para el dolor en exceso puede traerte problemas intestinales como la aparición de mucho más gases que los de costumbre y te hagan jugar una mala experiencia, además de sentir problemas y malestares estomacales.

Por otro lado también puede tener evidencia de ablandar un poco más los deshechos y tener un poco más de evacuaciones líquidas, si llegas a tomar glucosamina para el dolor, en exceso.

Contraindicaciones de la glucosamina

La glucosamina es una sustancia que puede ofrecer numerosas ventajas a nuestro cuerpo, pero hay que tomar la dosis adecuadas para evitar ciertas contraindicaciones.

En primer lugar, hay que saber que la glucosamina causa ciertos efectos en nuestro cuerpo, en concreto es frecuente que los pacientes aumenten de peso. Por lo tanto no es recomendable en personas con problemas de obesidad o con altos niveles de colesterol.

Por otro lado, hay división de opiniones en cuanto a si la pueden tomar los diabéticos. La glucosamina es un tipo de hidrato (azúcar), pero el cuerpo humano no es capaz de sintetizar la glucosamina en glucosa, por tanto no se considera que provoque un aporte de azúcar al organismo. Otros señalan que su compuesto sí intercede con la insulina y que no debe ser tomada por diabéticos. En este sentido, al subir lo niveles de azúcar, también se recomienda cortar su ingesta si tenemos que hacernos alguna cirugía, unos 4 o 5 días antes de pasar por el quirófano.

Por otro lado, estos suplementos están realizados a base de extractos de marisco, por lo que no deben ser tomados por personas que sean alérgicas al marisco. Otro punto a destacar es que no haya estudios que demuestren sus efectos en las mujeres embarazadas, por lo que hay que evitar siempre su consumo, a no ser que el médico indique lo contrario.

También hay que valorar que siempre se deben seguir las recomendaciones del médico acerca de la dosis a tomar. No se debe nunca exceder estas cantidades. En caso de tomar más glucosamina de lo que necesitamos, se puede manifestar en forma de efectos secundarios, principalmente diarrea, heces blandas y de color claro, náuseas y mareos.

En cualquier caso, los efectos de la glucosamina se vienen estudiando clínicamente desde hace más de 30 años, si bien no hay estudios definitivos que los respalden. Y no hay ningún indicio de que el consumo médico de glucosamina, siguiendo un control, tenga efectos secundarios a nivel general.

Te recomendamos leer también los siguientes post:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos