Escrito por Tendenzias

Gastritis – Qué es, síntomas, causas y tratamiento

Hoy te vamos a hablar de la gastritis qué es, síntomas, causas y tratamiento. Una dolencia que, no por conocida, deja de ser molesta, dolorosa y, por desgracia, más común de lo que nos gustaría. Y es que la calidad de los productos que tomamos es cada vez peor, lo que influye en que los problemas gástricos sean cada vez más habituales.

Qué es la gastritis

Empezamos por dejar claro qué es la gastritis. Para que no haya dudas. La gastritis no es más que la hinchazón de la mucosa gástrica. Es decir, la cobertura a base de células que envuelve el interior del estómago y cuya razón de ser es evitar que la acidez de los jugos gástricos afecte al propio estómago.

Al comentar qué es la gastritis, también hay que dejar claro lo que no es. Y es que la gastritis no es lo mismo que la dispepsia. Tampoco está siempre causada por la comida. Eso sí, lo que es la gastritis es que resulta, en ocasiones, extremadamente dolorosa en la zona del abdomen. Las personas aquejas de esta dolencia, tienen una constante sensación de presión que, por momentos, puede ser intolerable.

Gastritis: ¿Cuánto dura?

Gastritis: ¿Cuánto dura? La gran pregunta que todo el mundo se hace, cuando se coge esta enfermedad. Y lo cierto es que la gastritis: ¿Cuánto dura? Depende de la gravedad con que la hayamos cogido. Estos son los casos que se pueden dar.

  • Gastritis leve – Hablamos de una gastritis leve cuando hay más molestia que dolor, lo cual no quita para que estos sean continuados. Es más, la gastritis leve es la que más fácilmente se convierte en crónica, por lo que se puede dilatar incluso años.
  • Gastritis aguda – Hablamos de una gastritis aguda cuando el dolor es intenso y viene acompañado de ardores, mareos y náuseas o vómitos. Suele estar derivada de una alimentación poco saludable, pero también por el estrés y la ansiedad. Lo más habitual es que remita en 48-72 horas.
  • Gastritis nerviosa – Hablamos de gastritis nerviosa cuando nuestro ritmo de vida afecta a nuestra salud. Estrés, ansiedad y nervios son los causantes, y no remitirá hasta que no desaparezcan. Es decir, se puede ir a varios meses incluso años.
  • Gastritis por infección – Hablamos de gastritis por infección cuando coges la bacteria Helicobacter Pylori. Tan complicada de tratar como que el tiempo estimado de curación es entre 60 y 90 días.
  • Gastritis por intoxicación – Hablamos de gastritis por intoxicación cuando la mucosa gástrica es dañada por algo que hemos comido. En caso de ser severa, la duración del tratamiento oscila entre 90 y 150 días.

Causas de la gastritis

Las causas de la gastritis, como ya hemos comentado, no es exclusiva de la comida. Es más, son muchos los elementos que pueden ser causas de la gastritis. Elementos que, en algunos casos, son altamente nocivos para la salud en general y el estómago en particular.

Además de la comida, las causas de la gastritis más comunes son el tabaco, el alcohol, la anemia perniciosa, el reflujo biliar, el estrés, la enfermedad de Crohn, los medicamentos, las infecciones o algunas intervenciones quirúrgicas de cierta relevancia. En todos los casos, y según los expertos en la materia, las causas de la gastritis están relacionadas con el Helicobacter Pylori. Se trata de una bacteria en la úlcera gastroduodenal responsable de más del 50% de gastritis que se dan en todo el mundo.

Así lo demuestran las pruebas realizadas durante los últimos 20 años. En más de la mitad de afectados por la dolencia, las causas de la gastritis estaban vinculadas a esta bacteria que se transmite entre humanos. De hecho, se estima que más de la mitad de la población tiene esta bacteria en su organismo. Por suerte, sólo 1 de cada 5 personas la llega a despertar. En este caso, quienes no cuiden su propio organismo tienen más papeletas.

Síntomas de la gastritis

Los síntomas de la gastritis son los que nos dirán si es lo que tenemos o es otra cosa. Al ser una zona de dolores habituales, es más que recomendable conocer los síntomas de la gastritis y aprender a distinguirlos de otras enfermedades.

De hecho, algunos síntomas de la gastritis son altamente comunes. Es más, algunos no suelen presentarse de forma habitual, pero conviene conocerlos para estar preparado.

Así, los síntomas de la gastritis son náuseas, dolor abdominal, vómitos, indigestión, malestar permanente, ardor, pinchazos en el estómago, vómitos con sangre, hipo, pérdida del hambre, heces oscuras, cansancio, mareo, pérdida de peso, sudores fríos, aceleración del pulso y palidez en la piel.

Lo dicho, es posible que no se den todos los síntomas de la gastritis pero sí se pueden presentar media docena de ellos, que nos darán pistas sobre nuestra dolencia.

Tratamiento de la gastritis

El tratamiento de la gastritis viene dado por un diagnostico previo. Para ello, es importante acudir al médico cuanto antes, pues será necesario un análisis de sangre y heces que tardará unos días. También habrá que hacer una endoscopia y enviar al paciente con un especialista gastroenterólogo. Vamos, que irás para un rato en el hospital.

En el centro sanitario, si se llega al extremo, te harían la prueba del helicobacter pylori, comprobarían si tienes anemia, analizarían orina y heces y, casi seguro, te tocaría gastroscopia. Si eres una mujer, también comprobarán si estás embarazada, pues los síntomas de la gastritis, a veces se confunden con los de la gestación.

Si no dan con nada, podrías tener que pasar por rayos X o por un TAC, para comprobar el estado de tu aparato digestivo. No es lo habitual pero tampoco es descabellado.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Eso sí, es posible que en una primera exploración, el médico dé con el diagnóstico y puede aplicar el tratamiento de la gastritis antes. Para ello, preguntará al paciente sobre su historial médico, su alimentación, su estilo de vida o los medicamentos que consume habitualmente. Por tal motivo, es muy importante dar la información al médico con la mayor precisión posible. Básicamente, es saber lo que haces con tu cuerpo. No todo el mundo lo sabe.

Para comenzar el tratamiento de la gastritis, el sanitario debe estar al día de las medicinas que tomas, incluso las naturales que puedas comprar en herbolario.

Una vez localizada la dolencia, el tratamiento del a gastritis buscaría dos objetivos principalmente. El primero, disminuir el ácido que tienes en el estómago y, una vez hecho, curar la causa de la dolencia

Disminuir el ácido

El tratamiento de la gastritis comienza con la reducción del ácido en el estómago, lo que ayuda a la mucosa a curarse antes. Para conseguirlo, disponemos de varios tratamientos:

  • Antiácidos – Como su nombre indica, acaba con el ácido. Puede ser sal de frutas, puede ser bicarbonato o puede ser un fármaco concreto, según la gravedad del caso. No obstante, en casi todas las opciones, magnesio, calcio y aluminio son las sales básicas usadas para rebajar el nivel de ácido. Lo hacen al combinarse con iones de hidróxido o bicarbonato. Eso sí, este tratamiento de la gastritis suele derivar en estreñimiento.
  • Bloqueadores H2 – Ranitidina, cimetidina y nizatidina son los más conocidos. Se usan para rebajar el nivel de ácido en bebés y mayores, aunque también en adultos.
  • Inhibidores de la bomba de protones (IBP) – Desde el omeoprazol al pantoprazol, pasando por el esomeprazol. Eso sí, son muy fuertes y requieren receta y control médico.

Tratamiento de la causa

Una vez rebajado el nivel de ácido, toca aplicar el tratamiento de la gastritis. En este caso, curaríamos la infección para evitar una úlcera, si el paciente tiene el helicobacter pylori. Cuando es el estrés el causante, basta con recetar algunos medicamentos relajantes. Y si lo que tiene es anemia perniciosa, toca tomar vitamina B12.

Tratamiento natural de la Gastritis

La gastritis: tratamiento natural es una alternativa que, cada vez más, está siendo aplicada. Y es que la gastritis: tratamiento natural es, en este caso, uno de los remedios más efectivos. Además, al haber muchas alternativas, siempre hay alguna que guste a cada afectado por una gastritis. Estos son algunos de los tratamientos naturales más efectivos contra la gastritis.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);
  • Mezcla el zumo de un limón con un vaso de agua templada justo después de comer. La acidez del limón le dirá al estómago que no produzca jugos gástricos, minimizando el dolor. De paso, ayudarás a mejorar tu estómago, pues el limón es tremendo cicatrizante.
  • Muele una patata pequeña y mézclala con un vaso de agua. Déjala reposar 15 minutos y bebe en ayunas.
  • Durante 24 horas, no comas nada sólido. Tan sólo toma agua de coco y notarás mejoría al día siguiente.
  • Tómate una gelatina neutra nada más levantarte, otra de postre en la comida y la última, una hora antes de irte a la cama.
  • Haz una manzanilla y tómatela al terminar cada una de las comidas que hagas.
  • Antes de desayunar, tómate una cucharadita de aceite de oliva.
  • Hierve un litro de agua y échale cuatro cucharadas de semillas de linaza. Déjalos reposar 24 horas, cuélalo y tómate un vaso después de cada comida. La linaza es ideal para los problemas del aparato digestivo.
  • Hierve un litro de agua y échale cuatro cucharadas de granos de cebada. Déjalos reposar 24 horas, cuélalo y tómate un vaso después de cada comida.
  • Licúa media cebolla blanca, 500 ml de zumo de naranja, cinco hojas de chaya y dos pencas de aloe vera. El combinado resultante debes beberlo día sí, día no, durante un mes para mejorar de forma considerable tu gastritis.
  • Combina una papaya, un plátano y un vaso de leche y tómalo por la mañana, en ayunas, y por la noche, antes de irte a la cama.
  • Licúa varias hojas de repollo y mézclalas con agua. Si lo tomas en ayudas, notarás como el dolor de estómago se reduce de forma casi inmediata.
  • Licúa una patata media, una zanahoria, dos ramas de apio y bebételo en cuanto lo termines de hacer. Eso sí, que sea en ayunas. Hazlo todos los días durante un mes.
  • Licúa 600 ml de leche, siete ramas de berro y cinco ramas de perejil. Tómatelo después de comer y cenar durante seis meses y notarás una mejoría tremenda.

Gastritis: Dieta

Gastritis: dieta son dos conceptos que suelen ir de la mano. No queda otra. Lo primero que te dirá el doctor que diagnostique la gastritis, será mandarte dieta blanda. El objetivo es no empeorar la situación.

Lo habitual es que la gastritis: dieta se tome con calma. Es decir, que el paciente empiece a tomar comida en pequeñas cantidades, aunque lo haga más a menudo. Unas 5 o 6 veces al día. También es aconsejable tomarse tiempo para masticar y, sobre todo, hacer la digestión antes de dormir, para no favorecer la pesadez.

Obviamente, evitar cualquier situación de estrés es obligatorio. Casi tanto como aquellos medicamentos que ataque, directamente, a la mucosa gástrica. Sin ir más lejos, aspirinas y antiinflamatorios, tan habituales en todas las casas.

Así las cosas, en la gastritis: dieta hay algunos alimentos que sí, otros que no y otros que tal vez.

  • Alimentos permitidos gastritis: dieta – carnes bajas en grasa (pavo o pollo); pescado blanco o azul; huevos (sin aceite y, a ser posible, cocidos); cereales y legumbres combinados con arroz, verdura o patata; fruta (ni muy madura ni demasiado ácida); verduras y hortalizas (hervidas); agua, infusiones y caldos (sin grasa y lo más suave posible).
  • Alimentos intermedios gastritis: dieta – Leche (desnatada) y derivados (natillas, yogures, queso…); carne semigrasa (jamón york); cereales (siempre que no sean mueslis o barritas de cereales); zumos comerciales (con pocos azúcares); mermelada (en pequeñas cantidades); pan o bollería artesanal (en pequeñas cantidades).
  • Alimentos prohibidos gastritis: dieta – Leche (entera, condensada o derivados con mucha grasa); carnes (procesadas y embutidos); pescados (en escabeche); verduras (col, repollo y aquellas que produzcan gases); café y té; alcohol; zumos (con exceso de azúcar); grasas (desde bollería industrial, a tocinos, pasando por crema pastelera o galletas).

También te puede interesar:

Demedicina.com

Newsletter