Escrito por Tendenzias

Flebitis: Qué es, tipos, síntomas y cómo evitar

El sistema circulatorio venoso tiene distintas funciones, diseñado para que el organismo funcione correctamente. Tiene un papel muy importante para transportar la sangre de retorno, otra vez de vuelta al corazón para su depuración, también es la encargada de regular nuestra temperatura, motivo por el cual las venas parecen marcarse más en verano que en invierno. Hoy vamos a tratar un tema muy importante para el sistema circulatorio venoso, como es la Flebitis: Qué es, tipos, síntomas y cómo evitar, serán algunas de las preguntas que trataremos en el siguiente artículo.

Qué es la flebitis

Una flebitis es básicamente la inflamación de una vena, éstas se pueden presentar de dos formas distintas, superficiales o profunda. Cuando decimos que sufrimos una flebitis superficial, nos estamos refiriendo a una inflamación en la piel.

Esto se debe a que la vena inflamada es una vena superficial de la piel, sin embargo cuando la inflamación se produce en una vena que circula a través de los tejidos, es decir en una posición mucho más profunda, por eso su nombre, recibirá el nombre de flebitis profunda.

Tipos de flebitis

Podemos destacar y como acabamos de comentar dos tipos distintos de flebitis:

  • Flebitis Venosa Superficial
  • Flebitis Venosa Profunda

Flebitis Venosa Superficial

Se trata de una enfermedad normalmente de carácter benigno que podrá solucionarse con un tratamiento adecuado. Normalmente aparecen tanto en las extremidades superiores como inferiores. Un coágulo de sangre, se produce cuando la sangre se endurece y pierde sus propiedades líquidas como sangre y pasa a un estado sólido, coagulándose, si la vena se tapona y por lo tanto se inflama, el tapón es el coágulo y la inflamación es la que conocemos como flebitis.

Cuando este coágulo o trombo se produce en la vena safena, algo poco frecuente, ya que es una vena que recorre la cara interna de las piernas y no suele ser susceptible de trombos, por lo que seguramente se trate de una tromboflebitis venosa profunda encubierta.

Flebitis Venosa Profunda

La flebitis venosa profunda, es conocido también como trombosis venosa profunda y se trata de un coágulo producido en la sangre y por lo tanto su consiguiente inflamación de las venas, pero en este caso en las venas profundas.

La flebitis venosa profunda  que se produce en las extremidades está considerada uno de los problemas más graves que pueden llegar un coágulo a ocasionar. Si un coágulo de sangre se introduce en los vasos sanguíneos que llegan a los pulmones, puede acarrear una embolia pulmonar, dañando su tejido y pudiendo ocasionar la muerte.

Síntomas de flebitis

Como antes hemos comentado, existen dos tipos de flebitis y por lo tanto también existirán dos tipos de sintomatologías dependiendo del tipo de flebitis tanto superficial como profunda, siendo estos síntomas:

Síntomas de la flebitis superficial

Los síntomas de la flebitis superficial, que por otro lado es la más común, puede presentar algunos o todos de los siguientes síntomas:

  • La zona afectada comienza a enrojecerse. Eritema
  • La vena se inflama y por lo tanto comenzaremos a notar una hinchazón en la zona, cuando presionamos posiblemente notemos como una especie de palpitación.
  • Escozor, dolor, sensibilidad además de una sensación de calor, en la zona afectada de la vena, el dolor se incrementará según presionemos la vena afectada.
  • Episodios de fiebre

Síntomas de la flebitis profunda

Cuando nos referimos a la flebitis profunda y como hemos visto anteriormente, los síntomas serán más serios y a pesar de que en una flebitis superficial, en algunas ocasiones, el paciente no se da cuenta de haberla sufrido, en este caso es más peligroso.

  • Las piernas hinchadas, suele ser el primer síntoma de una flebitis profunda.
  • En este caso, la piel comienza a perder color debido a la falta de circulación sanguínea, tornándose ésta en un color pálido o incluso azulado.
  • La presión arterial disminuye en la extremidad que se haya visto afectada
  • Taquicardias
  • Dolor seco en la pierna
  • Episodiso de fiebre
  • Si el trombo persiste se puede producir una gangrena venosa

Las flebitis profundas son mucho mas frecuentes en las piernas que en los brazos.

Cómo evitar la flebitis

Siempre podemos tomar medidas para evitar cualquier tipo de enfermedad, una buena alimentación, vida sana pero no siempre se pueden evitar, no obstante hay una serie de medidas que se pueden tomar como son:

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);
  • Cuando se realiza una cirugía en una extremidad, la movilización temprana del miembro, será una de las mejores formas de evitar la flebitis.
  • Al realizar viajes largos y tener las piernas siempre en la misma posición o similar, como pueden ser los viajes en coche o en avión, realiza ejercicios desde sentados con las piernas, de esta forma conseguirás una mejor circulación sanguínea, los masajes son una opción extraordinaria.
  • Dejar de fumar.
  • Las medias de compresión, como son las vendas, serán beneficiosas en personas con flebitis recurrente.

En personas cuya movilidad es muy reducida, en personas hospitalizadas por cirugía sobre todo ortopédica, personas con tendencia a sufrir varices o en general todas aquellas personas que por distintas circunstancias pueden ser candidatas a sufrir una flebitis, se les administran inyecciones subcutáneas de anticoagulantes como pueden ser, entre las más conocidas, la heparina o la enoxaparina. La administración de una dosis diaria, bien en la pierna o bien en el estómago, evitará la aparición de coágulos.

Factores de riesgo en la flebitis

Siempre existen factores que hacen que unas personas sena más susceptibles de sufrir una flebitis, estos son los factores de riesgo y entre ellos se encuentran:

  • Los golpes, lesiones o en general cualquier traumatismo que se produzcan en una extremidad, ya sea superior o inferior, pueden provocar que la vena subyacente se lesione y termine provocando una flebitis.
  • Con la falta de movilidad durante una temporada prolongada, la sangre almacenada en las extremidades inferiores y que normalmente es bombeada al corazón mediante las contracciones musculares de las piernas, deja de subir al corazón con la misma fluidez, acumulándose y provocando un trombo.
  • La utilización de terapias hormonales, como son las píldoras anticonceptivas e incluso en los periodos de gestación, amplían el riesgo a desarrollar tromboflebitis.
  • El tabaco es otro factor de riesgo que puede provocar la obstrucción de las venas y por lo tanto una flebitis.
  • El exceso de peso
  • Algunas variedades de cáncer, pueden aumentar los riesgos de trombosis o de coagulación, ya que por los tratamientos recibidos, existen probabilidades de coagulación.

También te puede interesar:

Desde Demedicina, esperamos que este artículo haya sido de vuestro interés, sin embargo si os habéis quedado con ganas de conocer más temas, a continuación te dejamos unos enlaces de nuestra página, que seguro te van a gustar.

Demedicina.com

Newsletter