Escrito por Tendenzias

¿Qué es y para que sirve la fitoterapia?

¿Qué es y para que sirve la fitoterapia?Si estás algo saturado de los muchos medicamentos que se recetan para tratar todo tipo de dolencias y enfermedades, tenemos la alternativa de que algunas de ellas se pueden curar con la aplicación de remedios naturales, basados en plantas y flores, este sería entonces el sentido de la conocida como Fitoterapia de la que os explicamos todo a continuación.

Fitoterapia

Fitoterapia qué es

Fitoterapia que es

Si bien es cierto que la medicina “clásica” lleva siglos imponiéndose para el tratamiento de todo tipo de dolores y enfermedades, lo cierto es que a veces tomar un determinado medicamento puede provocar efectos secundarios, o no todos toleramos algunos de los químicos con los que se hacen los medicamentos y es ahí donde entra en juego la fitoterapia.

La fitoterapia es una alternativa a la medicina de siempre, a partir del uso del fruto de hierbas medicinales, cuya acción más suave tea ayudará a prevenir la enfermedad y el tratamiento de enfermedades crónicas como la artrosis o el insomnio , por ejemplo.

Para ello, la fitoterapia actúa en profundidad, sin atacar el cuerpo y estimular sus buenas reacciones. Sin que tengamos que sufrir efectos secundarios.

El éxito de la fitoterapia

Nuestra época está profundamente marcada por la búsqueda de una vida más saludable, un retorno a la naturaleza, a los valores esenciales. Por su acción suave y completa, la medicina herbal o fitoterapia aparece como la respuesta ideal para las “enfermedades del siglo” que caracterizan a nuestras sociedades, tales como el estrés , la falta de sueño y aumento de peso .

El éxito de la medicina a base de hierbas también se explica por el nivel de conocimientos técnicos y científicos que ahora se alcanzan en esta área. La agronomía, química y la farmacología permitida, ha progresado hasta el desarrollo de formas terapéuticas más seguras y de una dosificación, más apropiada, y más eficaz.

Además, debido a la dulzura de su acción, los medicamentos para la salud derivados de la fitoterapia son tus aliados cada día. Por lo tanto, los niños y los padres pueden disfrutar de los beneficios de la medicina a base de hierbas.

Una ciencia reconocida

Fue en la década de los 80, a finales, cuando que la medicina herbal fue oficialmente reconocida en gran parte del mundo por los respectivos Ministerio de Salud. Debido a la clara evidencia de su eficacia, los fármacos recomendados en la medicina herbal se titulan en principios activos, lo que significa que contienen más o menos la concentración, pero siempre conocida, de sustancias activas que sirven para tratar todo tipo de dolencias.

Para qué sirve la fitoterapia

Fitoterapia para que sirve

Dentro de la fitoterapia cada planta tiene propiedades específicas, y aunque muchos de nosotros creemos conocerlas, lo cierto es que para que te resulten efectivas, debes saber qué planta, o qué fruto de una determinada planta te va a servir para la dolencia que tengas.

Por ello queremos ofreceros esta lista sobre para qué sirve la fitoterapia en función de cada dolencia.

Dolor y espasmos musculares

Para combatir el dolor muscular y espasmos puede tomar las plantas de energía analgésicos, como el chile, la matricaria, uña de dragón, sauce, paloma hueco, etc…

Bienestar general e insomnio

En la naturaleza hay muchos vigorizantes, incluyendo el famoso ginseng, eleuterococo, la pimienta, el ajenjo, fucus, el ajo, el comino y menta.

Todas estas plantas las puedes tomar en infusión para sacar de ellas sus propiedades al máximo.

La depresión y los estados de ansiedad

El hipérico o hypericum es el antidepresivo natural más conocido y eficaz, a pesar de que sólo interviene en casos leves o en las primeras etapas de la enfermedad.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

La inflamación y la infección

Para esta dolencia deberás tomar papaya, piña, hierba de San Juan, el té negro, caléndula, malva, la uña de caballo, aloe y garra de dragón que además son muy útiles contras la inflamaciones localizadas.

La fiebre y la gripe

Para bajar la temperatura del cuerpo puede ayudarte de plantas como la quinina, el tanaceto o el acónito.

La función hepática

Para regular, y mejorar la función hepática, puedes tomar alcachofa, cardo mariano, diente de león y los hibiscos que son plantas que llevan a cabo la acción reguladora y purificante del hígado, y promover el proceso digestivo completo.

Asma, tos y flema

Para relajar las vías respiratorias y trastornos como el asma plantas como el hinojo o lobelia y otra conocida como alcaloides de belladona, así como la efedra, son las más adecuadas.

La diarrea o estreñimiento

Como consecuencia de la diarrea intestinal, es necesario actuar mediante la administración de los ingredientes activos de las plantas astringentes y antisépticas como el roble.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Reumatismo y artritis

Por desgracia, los problemas en las articulaciones degenerativa son muy doloroas, pero para su tratamiento tenemos la cúrcuma, la infusión de hojas de abeto, fresno y nogal, así como las grosellas negras.

Indigestión y náuseas

Después de comidas demasiado cargadas, o si sufres de infección e inflamación del tracto gástrico, alergias, puedes ayudar a la digestión tomando cardomomo, manzanilla, cardo mariano, tila o boldo. Todas ellas las puedes tomar en infusión.

Beneficios de la fitoterapia

Fitoterapia beneficios

Hay nuchos beneficios que podemos encontrar en la fitoterapia o medicina de las plantas. Los fitoterapistas generalmente prefieren trabajar con plantas enteras en lugar de constituyentes individuales debido a la creencia de que toda planta ha evolucionado para ser perfectamente adecuad< para trabajar con la fisiología humana de una manera suave, pero eficaz.

Muchas personas ya saben que por ejemplo el jengibre sirve para un malestar estomacal, o que el ajo es bueno para el corazón, pero la medicina a base de hierbas puede llegar mucho más allá. De este modo;

  • Se adaptada para tratar los tipos de problemas crónicos para los que la medicina occidental carece de buenas herramientas.
  • Las hierbas sobresalen en el trabajo con el cuerpo para mejorar nuestra flora intestinal y son excelentes para problemas digestivos como IBS o SIBO.
  • Pueden ser valiosas en el tratamiento de problemas pulmonares crónicos, asma y alergias.
  • Además, hay hierbas para equilibrar las hormonas, para mejorar la salud del corazón, y para tratar los problemas autoinmunes.

Riesgos para la salud de la fitoterapia

Riesgos para la salud de la fitoterapia

Aunque hemos visto muchas de las ventajas y beneficios que tiene la fitoterapia lo cierto es que la ingesta de hierbas medicinales puede ser también un riesgo y contar con algunos efectos secundarios como vemos a continuación:

Inadecuada para muchas condiciones

La medicina moderna trata las enfermedades súbitas y graves y los accidentes mucho más eficazmente que los tratamientos herbarios o alternativos. Un herbolario no sería capaz de tratar un trauma grave, como una pierna rota, ni sería capaz de curar una apendicitis o un ataque al corazón con la misma eficacia que un médico convencional con modernas pruebas de diagnóstico, la cirugía y la medicación para ello.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

Falta de instrucciones de dosificación

Otro de los riesgos que encontramos en la fitoterapia es que podemos hacernos daño a través de la auto-dosificación con hierbas. Mientras que podemos pensar que lo mismo puede suceder con la medicina convencional, muchas hierbas no vienen con instrucciones o indicaciones de modo que podemos sufrir el riesgo de que lo que tomemos nos siente mal o incluso tengamos una sobredosis. 

Riesgo de veneno asociado con hierbas silvestres

Cosechar hierbas en la naturaleza es arriesgado, si no temerario, pero algunas personas tratan de identificar y recoger hierbas silvestres. Corren un riesgo muy real de envenenarse si no identifican correctamente la hierba, o si usan la parte incorrecta de la planta.

Interacciones con otros medicamentos

Los tratamientos en la fitoterapia pueden interactuar con otros medicamentos. Casi todas las hierbas vienen con algo de advertencia, y muchas, de las hierbas utilizadas para la ansiedad , como la valeriana y la hierba de San Juan, pueden interactuar con medicamentos recetados como los antidepresivos. Es importante informar al médico de los medicamentos y suplementos de hierbas que tomas para evitar interacciones peligrosas.

Falta de regulación

Debido a que los productos herbarios de la fitoterapia no siempre están estrictamente regulados, los consumidores también corren el riesgo de comprar hierbas de calidad inferior. La calidad de los productos a base de hierbas puede variar entre lotes, marcas o fabricantes. Esto puede hacer que sea mucho más difícil prescribir la dosis adecuada de una hierba.

Diferencias entre la fitoterapia y arboterapia

Diferencias entre la fitoterapia y arboterapia

Aunque relacionadas, la fitoterapia y la arboterapia no son exactamente lo mismo dado que la primera, como os hemos explicado, corresponde a la medicina a partir de hierbas y plantas mientras que la arboterapia no solo se centra en la medicina sino es que está más relacionada con un estilo de vida.

La palabra arboterapia proviene del latín (“arbor”, árbol) y del griego (“therapeia”, atención, curación) y en ocasiones también se la conoce como “silvoterapia” (del latín, “silva”, bosque o selva). 

loadInifniteAdd(infinite_adv_4);

La arboterapia no es entonces algo que solo tenga que ver con la medicina, de hecho es una filosofíoa de vída en el que se da importancia a la conexión con la naturaleza de vuelta para encontrar paz y armonía al estar conviviendo con la naturaleza y los árboles.

Por ello se relaciona con la fitoterapia, porque esta terapia utiliza las plantas y hierbas para la curación de modo que se integra dentro de esta filosofía de vida que es la arboraterapia.

Origen arboraterapia

Fueron los celtas los que comenzaron a promover la filosofía conocida como arboraterapia, donde cada miembro de cada comunidad tenía un árbol que servía, o se creía, para protegerles.

En la Edad Media, los monjes mantuvieron esta admiración por la naturaleza, algunos como Bernardo de Morlaix, creían que árboles y piedras eran fuentes de conocimiento para el ser humano.

En la época occidental, figuras como la Henry Thoreau, creían en los árboles como forma de terapia natural, y de hecho promovían el hablar a los árboles como terapia de salud y curación.

En España, destaca Francisco Giner de los Rios, que inició una corriente pedagógica centrada en el amor a la naturaleza y los paisajes.

loadInifniteAdd(infinite_adv_5);

Luego fue el naturalista Miguel Herrero Uceda quien creía que la arboterapia era esencial para la salud psicológica de manera que integrarse en los bosques nos daba la capacidad para poder aprender que somos libres en nuestra concepción y destino.

La arboraterapia no solo hace referencia al hecho de integrarse en la naturaleza o al hecho de hablar y abrazar árboles por nuestro bien, sino que también hace hincapié en el hecho de introducirnos de pleno en la naturaleza, escuchar sus sonidos y darnos cuenta de la armonía entre estos y nuestros propios sentidos.

La terapia de amor a los árboles y la naturaleza nos permite liberarnos del estrés, de la frustración vital que sentimos en nuestro día a día,  y nos lleva a un estado de paz y tranquilidad.

Historia de la fitoterapia

Historia de la fitoterapia

El uso de plantas como medicamentos es anterior a la historia escrita de la humanidad. Un hallazgo Neanderthal de 60.000 años de antigüedad, “SHANIDAR-4”, en el norte de Irak, ha producido grandes cantidades de polen de 8 especies de plantas, 7 de las cuales se usan ahora como remedios herbales.

Según registros, el estudio de las hierbas se remonta a más de 5.000 años a los sumerios, que describen usos medicinales bien establecidos para plantas como el laurel, la alcaravea y el tomillo.

La medicina egipcia antigua de 1000 aC se sabe que utilizaban el ajo, el opio, el aceite de ricino, el cilantro, la menta, el añil y otras hierbas para la medicina y el Antiguo Testamento también menciona el uso de hierbas y el cultivo, incluyendo mandrágora, , y el centeno.

loadInifniteAdd(infinite_adv_6);

En la medicina Ayurveda india se han utilizado muchas hierbas como la cúrcuma, posiblemente, ya en 1900 aC. Muchas otras hierbas y minerales utilizados en la medicina Ayurveda fueron descritos más tarde por herbalistas indios antiguos como Charaka y Sushruta durante el primer milenio aC. El Sushruta Samhita atribuido a Sushruta en el siglo VI aC describe 700 plantas medicinales, 64 preparaciones de fuentes minerales y 57 preparaciones basadas en fuentes animales.

El primer libro de hierbas chino, el Shenong Bencao Jing, compilado durante la dinastía Han, pero que data de mucho antes, posiblemente 2700 aC, enumera 365 plantas medicinales y sus usos, incluyendo el ma-Huang, el arbusto que introdujo la droga efedrina a la medicina moderna. Las generaciones sucesivas aumentaron en el Shenong Bencao Jing, como en el Yaoxing Lun (Tratado sobre la naturaleza de las hierbas medicinales), un tratado de la dinastía Tang del siglo VII sobre la fitoterapia.

Los antiguos griegos y romanos hicieron uso medicinal de las plantas. Las prácticas medicinales griegas y romanas, tal como se conservan en los escritos de Hipócrates y especialmente Galeno, proporcionaron el patrón para la medicina occidental posterior. Hipócrates abogó por el uso de algunas hierbas medicinales simples, junto con el aire fresco, el descanso y una dieta adecuada. Galeno, por otra parte, recomendó grandes dosis de mezclas de fármacos, incluyendo ingredientes vegetales, animales y minerales.

El médico griego compiló el primer tratado europeo sobre las propiedades y usos de las plantas medicinales, De Materia Medica. En el primer siglo dC, Dioscórides escribió un compendio de más de 500 plantas que se mantuvo como referencia autorizada en el siglo XVII. Igualmente importante para herbolarios y botánicos de siglos posteriores fue el libro griego que fundó la ciencia de la botánica, Theophrastus Historia Plantarum, escrito en el siglo IV aC.

Historia fitoterapia

Edad media

Los usos de las plantas para la medicina y otros propósitos cambiaron poco en la Europa medieval temprana. Muchos manuscritos griegos y romanos sobre medicina, como en otros temas, fueron preservados siendo copiados a mano como manuscritos en monasterios. Los monasterios tendieron así a convertirse en centros locales de conocimiento médico, y sus jardines de hierbas proporcionaron las materias primas para el tratamiento simple de trastornos comunes.

Al mismo tiempo, la medicina popular en el hogar y la aldea continuó ininterrumpida, apoyando numerosos herboristas vagabundos y establecidos. Entre ellos estaban las mujeres sabias, que recetaron remedios herbales a menudo junto con hechizos y encantamientos. No fue hasta finales de la Edad Media que las mujeres que conocían la sabiduría de la fitoterapia se convirtieron en los blancos de la histeria por perseguir a las brujas. Una de las mujeres más famosas en la tradición herbaria fue Hildegard de Bingen. Una monja benedictina del siglo XII, escribió un texto médico llamado Causas y Curas.

loadInifniteAdd(infinite_adv_7);

Las escuelas médicas conocidas como Bimaristan comenzaron a aparecer desde el siglo IX en el mundo islámico medieval entre persas y árabes, que era generalmente más avanzada que la Europa medieval en ese entonces.

Los árabes veneraron la cultura y el aprendizaje greco-romanos y tradujeron decenas de miles de textos al árabe para su estudio. Como cultura comercial, los viajeros árabes tenían acceso a material vegetal de lugares lejanos como China e India.Textos médicos y traducciones de los clásicos de la antigüedad se filtraron desde el este y el oeste.

Los botánicos musulmanes y los médicos musulmanes ampliaron significativamente el conocimiento anterior de la materia médica. Por ejemplo, Al-Dinawari describió más de 637 fármacos vegetales en el siglo IX, y Ibn al-Baitar describió más de 1.400 plantas, alimentos y drogas diferentes, de las que más de 300 fueron sus propios descubrimientos originales, en el siglo XIII.

El Canon de Medicina de Avicena (1025) lista 800 fármacos, plantas y minerales probados. El libro dos se dedica a una discusión de las propiedades curativas de hierbas, incluyendo nuez moscada, senna, sándalo, ruibarbo, mirra, cinammon, y agua de rosas.

Otros libros de la farmacopea incluyen el escrito por Abu-Rayhan Biruni en el siglo XI y Ibn Zuhr (Avenzoar) en el siglo XII (e impreso en 1491).

Era moderna

Los siglos XV, XVI y XVII fueron la gran edad de los herbarios, muchos de ellos disponibles por primera vez en inglés y otros idiomas en lugar de latín o griego.

loadInifniteAdd(infinite_adv_8);

La primera hierba que se publicó en inglés fue la anónima Grete Herball de 1526. Las dos recopialciones de fitoterapia más conocidas en inglés fueron The Herball o History General of Plants (1597) de John Gerard y The English Physician Agrandado (1653) por Nicholas Culpeper.

El texto de Gerard era básicamente una traducción pirata de un libro del herbolario belga Dodoens y sus ilustraciones procedían de una obra botánica alemana. La edición original contenía muchos errores debido a una coincidencia defectuosa de las dos partes. Culpeper mezcla la medicina tradicional con la astrología, la magia y el folclore de modo que fue ridiculizado por los médicos de su época, pero su libro disfrutó de popularidad fenomenal.

La Era de la Exploración y la Bolsa Colombiana introdujeron nuevas plantas medicinales en Europa. El manuscrito de Badianus fue ilustrado a base de plantas aztecas traducido al latín en el siglo XVI.

Un siglo después, Paracelso introdujo el uso de fármacos químicos activos (como arsénico, sulfato de cobre, hierro, mercurio y azufre). Estos fueron aceptados aunque tuvieran efectos tóxicos debido a la necesidad urgente de tratar la sífilis. El rápido desarrollo de la química y de las otras ciencias físicas, llevó cada vez más al dominio de la quimioterapia la medicina química como el sistema ortodoxo de medicina en el siglo XX.

Artículo de interés:

Demedicina.com

Newsletter