Escrito por

Fiebre Amarilla: vacunación y riesgos

La fiebre amarilla es una enfermedad viral que se transmite a los seres humanos a través de la picadura de mosquitos infectados. En Demedicina os hablamos ahora de cuáles es su vacunación y qué riesgos existen para los contagiados por la fiebre amarilla.

AIDS Healthcare Foundation Offers Free Meningitis Vaccinations

Qué es la fiebre amarilla

fiebre-amarilla

El mosquito conocido como “zancudo” es el causante de la fiebre amarilla, enfermedad muy peligrosa que es común en Suramérica y en África subsahariana. Se la conoce así por el color que han presentado algunos afectados de esta enfermedad.

Aunque todo el mundo es susceptible de contagiarse de fiebre amarilla, son quizás las personas mayores  las presentan un riesgo mayor de infección grave. Cuando una persona es picada por un zancudo infectado, los síntomas generalmente se manifiestan entre 3 y 6 días más tarde.

  • Síntomas comunes: desde ser similar a una gripe severa hasta una hepatitis grave y fiebre hemorrágica.
  • Transmisión: El virus se mantiene en reservorios de primates no humanos, siendo transmitidos a huamanos por la picadura de mosquito.

Síntomas de la fiebre amarilla

fiebre-amarilla-vacunacion-y-riesgos-fiebre

En realidad, los síntomas de la fiebre amarilla pueden llegar a ser muy amplios, fáciles de confundir con los síntomas de otras enfermedades, como una infección, la misma gripe u otras que presenten estos síntomas. Pero como son unos cuantos, vamos a ir incluyéndolos poco a poco.

En primer lugar, el afectado puede presentar fiebre alta, dolores de cabeza, náuseas, vómitos, un fuerte dolor de espalda, pérdida del apetito e incluso escalofríos, todos ellos propios de una infección, lo que nos indica que algo está atacando a nuestro organismo. Sin embargo, estos síntomas pueden remitir, y si no sucede así, la fiebre subirá aún más y empezarán a fallar los órganos.

El afectado se tornará de color amarillo o amarillento, lo que se conoce como ictericia, y a partir de ahí, podemos dar con una serie de fallos, sobre todo renales, que nos alertarán de que el afectado de esta infección probablemente muera antes de las dos semanas, tiempo que tenemos para intentar ponerle remedio.

Sin embargo, esta segunda fase, la más compleja, es la denominada como tóxica, la cual suele derivar en muerte en al menos la mitad de los casos. Lo bueno de esta estadística, la parte positiva, es que si se es capaz de remitir la enfermedad, la persona afectada se verá curada sin daños en los órganos, es decir, una vez se haya limpiado la infección tóxica, el organismo del afectado funcionará con normalidad y sin consecuencias.

Uno de los indicios de estos fallos renales son la sangre en las heces o al vomitar, aunque también pueden darse hemorragias en los diversos orificios, como la boca, la nariz o los ojos.

No obstante, aunque los síntomas de la fiebre amarilla parezcan tan evidentes, al tratarse de ser muy parecidos a los que padecen otro tipo de enfermedades infecciosas, la detección de la enfermedad y la buena identificación resulta algo más compleja de lo que parece en un principio. Antes hemos comentado con qué otras enfermedades pueden confundirse (fiebre hemorrágica y hepatitis), sin embargo, con un análisis de sangre la duda quedará resuelta.

Fiebre Amarilla: vacunación y riesgos

fiebre-amarilla-vacunacion-riesgos

Los riesgos principales de contraer la fiebre amarilla es evidentemente el de perder la vida de modo que podemos decir que supone un verdadero riesgo a tener en cuenta cuando viajamos a los territorios mencionados.

Riesgo para el viajero: está determinado por varios factores, incluyendo el estado de la inmunización, país, estación, duración de exposición, , y el índice local de la transmisión del virus a la hora de recorrido. Aunque los casos divulgados de la enfermedad humana son el indicador principal del riesgo de la enfermedad, los informes de caso pueden estar ausentes debido a un de alto nivel de la inmunidad en la población (e.j: debido a las campañas de la vacunación), o porque los casos no son detectados por los sistemas locales de la vigilancia.

A pesar de ser muy peligrosa, la enfermedad puede curarse gracias a una vacuna y que se aplica en una  dosis de 0.5 ml intramuscular o subcutánea aunque esta debe suministrarse a tiempo ya que deben señalarse tres etapas en la fiebre amarilla.

loadInifniteAdd(44636);
  • Infección.
  • Remisión.
  • Intoxicación.

Etapa 1 (infección): en esta etapa son comunes el dolor de cabeza, dolores musculares y articulares, fiebre, sofoco, inapetencia, vómito e ictericia. Después de aproximadamente 3 a 4 días, a menudo los síntomas desaparecen brevemente.

Etapa 2 (remisión): fiebre y otros síntomas desaparecen. La mayoría de las personas se recupera en esta etapa, pero otras pueden empeorar en cuestión de 24 horas. La vacuna es realmente efectiva para la curación.

Etapa 3 (intoxicación): se presentan problemas con muchos órganos, entre ellos: el corazón, el hígado y el riñón. También se pueden presentar trastornos hemorrágicos, convulsiones, coma y delirio.

No deberás vacunarte si…

Hemos hablado de lo que es la fiebre amarilla, y de lo que puede llegar a provocar, de los síntomas y de la existencia de una vacuna que te protegerá del virus, sin embargo, no todas las personas deben o pueden vacunarse, ya que los riesgos de la vacuna pueden llegar a ser más graves que la forma de tratar la enfermedad de la fiebre amarilla.

fiebre-amarilla-vacunacion-y-riesgos-embarazo

Por ello, para aquellos que tienen dudas, según la Organización Mundial de la Salud, no deberán vacunarse las personas que se encuentren en los siguientes casos:

  • Los menores de nueve meses.
  • Aquellos que tengan alergia al huevo, en especial, a la proteína del alimento.
  • Las embarazadas (salvo excepciones).
  • Las personas con inmunodeficiencia (provocada por el VIH) o con trastornos del timo.

Demedicina.com

Newsletter