Escrito por Tendenzias

Escoliosis: qué es, causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento

La espalda es el soporte de todo nuestro cuerpo. Bajo su eje se realizan todas las actividades: desde levantar un peso hasta tenderse a dormir. Una espalda con escoliosis puede dificultar la vida.

La espalda es, en más de un sentido, el centro de nuestro organismo, no sólo en términos de la fuerza física, sino de sensibilidad y movimiento: en la espalda se reúnen importantes centros nerviosos que canalizan los estímulos nerviosos que van del cerebro hacia todo el cuerpo, y viceversa.

Por ello, las lesiones de la espalda son tan relevantes, pues cuando se vuelven crónicas, y producen dolor y (en casos más extremos) limitan la movilidad y las funciones de la columna vertebral, pueden afectar la calidad de vida de una persona, su productividad y su bienestar en general. Es el caso de la escoliosis.

Qué es la escoliosis

Si te fijas atentamente en tu espalda o la espalda de alguien, notarás que su columna vertebral se extiende sobre la exacta mitad, y que traza una línea recta, si bien la columna delinea suaves curvaturas entre el cuello y la cadera. Cuando una persona presenta escoliosis, la columna vertebral se curva hacia a un lado en tramos de su recorrido.

Esta curvatura puede presentar un ángulo pequeño o considerable, según la gravedad del caso. Este ángulo de desviación varía. Para que se diagnostique una escoliosis el ángulo que forma esta desviación de la columna debe medir por lo menos 10 grados. Existe una clasificación médica que usa las letras “C” y “S” para describir la gravedad de la curva de la columna vertebral que se observa en las personas con esta dolencia. C es la más leve, y S la más grave.

Una señal adicional que revela que  una persona sufre escoliosis es la manera en que se pone de pie, siempre con los hombros o las caderas desalineados, y con cierta molestia que le obliga a cambiar de postura con frecuencia.

Tipos de escoliosis

Como acabamos de ver, se trata de una desviación en la columna vertebral que tiene como consecuencia una curvatura de la misma. La gravedad dependerá de la pronunciación de esta curvatura, la edad en la que haya aparecido y la localización exacta. Podemos decir que existen distintos tipos de escoliosis, entre las que podemos destacar como principales:

Escoliosis Idiopática

La palabra idiopática a menudo la encontramos cuando hablamos de medicina y en muchos casos no sabemos lo que significa o quiere decir. Idiopático proviene del vocablo griego idios, que significa propio o particular y pathos, que su traducción del griego sería algo así como sufrimiento o padecimiento. Por lo que podíamos decir que significa padecimiento propio. En pocas palabras “causa desconocida”.

La Escoliosis idiopática se puede decir que es la que afecta a mayor número de población, llegando al 80% de los casos diagnosticacos

La edad en la que la incidencia de la escoliosis es máxima se sitúa en edades muy tempranas entre los 10 y los 14 años, siendo mas afectadas las mujeres que los hombres, quienes sólo copan el 20% de los casos de escoliosis idiopática, frente al 80% diagnosticado en niñas.

Por razas, también parece tener mayor incidencia en la raza blanca que en la raza negra y dentro de ella podemos separarar en grupos a los afectados de escoliosis idiopática.

  • Escoliosis idiopática Infantil: Su diagnóstico se produce antes de los 3 años
  • Escoliosis idiopática Juvenil: Su diagnóstico se produce entre los 4 y los 10 años
  • Escoliosis idiopática Adolescentes: Cuando el diagnóstico es en niños mayores de 10 años.

Escoliosis Congénita

La desviación de la columna vertebral provoca una alteración en la composición de las estructura de los cuerpos óseos o vertebrales que la forman.

La Escoliosis Congénita por desgracia, suele hacerse muy evidente en edades muy tempranas, generalmente entre los 10 y los 15 años. En este caso se trata de una desviación silenciosa, es decir, que no hay signos de dolor o malestar que indique lo que está ocurriendo dentro de la columna vertebral, por lo que a menudo, no se ataca con planes de prevención que pueda evitar en el futuro los dolores y consiguiente malestar que en un futuro no muy lejano va a padecer.

En la mayoría de las ocasiones y debido a la deformidad que puede llegar a alcanzar, el tratamiento pasa por un tratamiento ortopédico. Aunque no en todos los casos, se desarrolla de la misma manera.

Existen casos en los que la Escoliosis Congénita es detectada incluso antes del nacimiento. Durante la gestación las vértebras del feto puede que no alcancen el desarrollo completo o la normalidad requerida, algo que se puede observar o detectar en las primeras 7 semanas de gestación.

Cuando ocurre este tipo de anormalidad en la formación de las vértebras, de la cantidad de vértebras que se vean dañada, serán las que marque el grado de gravedad de la lesión, así si sólo se ve afectada una vértebra, estaremos ante un caso leve y puede que incluso no se pueda detectar en una ecografía.

Escoliosis Neuromusculares

Este tipo de escoliosis se encuentra relacionada con otras enfermedades de tipo neurológico o muscular, donde afecciones como la parálisis cerebral, atrofias musculares espinales o distrofias musculares, son las responsables de la escoliosis, aunque esta es consecuencia y no origen.

Escoliosis Degenerativa

Este tipo de Escoliosis, podemos imaginar porque aparece, es la más común entre la población adulta y suele verse afectadas personas de edad avanzada. Esta desviación es producto del desgaste de las vértebras y articulaciones presentes en la columna vertebral.

Es la consecuencia de la degeneración progresiva de las vértebras por la edad, a pesar de que fuera una columna sana y recta. Puede ser provocada por la asimetría de los discos, creando cargas de peso hacia un lateral, incrementando su deformidad progresivamente.

La cirugía puede ser una solución cuando el dolor es insufrible o se comienza a ramificar.. Otras formas de tratamiento es mediante terapia física, farmacología o infiltraciones.

Causas de la escoliosis

Hemos visto que las lesiones en la espalda son las causantes de la escoliosis en la mayoría de los casos. En el 20% restante, sin embargo, aún es necesario establecer por qué se provoca está grave desviación, pues las causas reales no han sido demostradas del todo. A esta clase de desviaciones de la columna se les conoce como “idiopáticas”.

En cambio, cuando la escoliosis tienen causas claras para su diagnóstico, los médicos dividen esas desviaciones en dos tipos: estructurales y no estructurales.

En el caso de la escoliosis congénita se detecta cuando la espalda de un bebé presenta un sobredesarrollo antes del nacimiento y algunos problemas con los diminutos huesos de la columna.

Las vértebras pueden llevar a que la columna se curve. También es posible que las vértebras estén incompletas o no se dividan como es necesario. Se trata de una condición que se detecta cuando el niño nace. En algunos casos no se puede diagnosticar la escoliosis hasta la adolescencia.

Síntomas de la escoliosis

Es importante que atiendas cualquier síntoma, molestia o lesión de tu espalda antes de que se complique y te obligue a complicados procesos médicos y de rehabilitación.

.

Con ese fin, y para que cuentes con una mayor información que te permita elegir con mayor libertad y beneficio lo que es mejor para tu y para tu espalda, hemos reunido toda la información conocida sobre uno de los padecimientos más comunes de la espada y de la columna vertebral: la escoliosis.

Se trata de una dolencia habitual en lo que se refiera a la espalda. A pesar de que, como señalamos, es una dolencia muy común las razones de alguno de los casos se desconoces. Se trata de una curvatura de lado a lado en la espalda, que puede provocar o no molestias, dolor o limitaciones mecánicas.

Si crees que podrías sufrir de escoliosis, y deseas recabar más información para seguir los pasos más adecuados para tu atención, sigue leyendo.

Diagnóstico de la escoliosis

Aunque es relativamente sencillo detectar la escoliosis, no ha sido fácil establecer sus causas, y en no pocas ocasiones estas razones de la curvatura de la espalda no están claras.

En un 80% de los casos las causas de la escoliosis o desviación de la espalda son detectables y atendibles, pues se trata de efectos mecánicos a lesiones provocadas por esfuerzos, malas posturas o caídas.

Se diagnostica una escoliosis no estructural cuando se determina que la columna vertebral funciona con normalidad, pero presenta una curvatura.

En este caso hay un gran número de causas probables de la escoliosis: la más sencilla es que el paciente tenga una pierna más larga que la otra. Entre las que requieren de atención urgente se encuentran los espasmos musculares y algunas inflamaciones como la apendicitis. Una vez que estos problemas se atienden, la escoliosis desaparece.

La escoliosis estructural, en cambio, presenta una desviación de la columna vertebral que la hace rígida y no se puede revertir.

Entre las causas de este tipo de escoliosis se encuentran infecciones severas, defectos de nacimiento, la parálisis cerebral o la distrofia muscular. También los tumores y una serie de condiciones genéticas, entre ellas el síndrome de Marfan y el síndrome de Down.

Prevención de la escoliosis

Prevenir la escoliosis es prácticamente imposible, en gran parte porque la mayoría de los casos responden a causas idiopáticas, es decir, desconocidas. Si no conocemos las causas difícilmente podremos poner remedios preventivos.

Quizás la mejor forma de prevención es el diagnóstico a tiempo o precoz. Una escoliosis detectada a tiempo evitará tratamientos y terapias pesadas e incluso  molestas, además de poder tener mayor éxito de sanación o en el peor de los casos, podemos evitar que la curvatura se pronuncie mucho mas.

Como medida preventiva, revisaremos periódicamente la posición y postura de nuestros hijos, observando sus hábitos posturales e incluso realizando pruebas como, hacer inclinar a los niños con los brazos relajados por delante.

En esta posición se podrá comprobar si la columna vertebral aparece recta o si aparece algún tipo de irregularidad. En caso de notarlo lo mejor será llevar al niño a un especialista.

En otros casos, como puede ser en casos de diferentes longitudes de piernas o de caderas desniveladas, e incluso algo que muchos padres pasan por alto, los pies planos y los pies cavos. Estos pueden provocar por la forma de pisar que la columna vertebral comience a torcerse. Unas plantillas ortopédicas serán la solución además de fortalecer la musculatura que sujeta la columna a través de ejercicios de fisioterapia o impulsos eléctricos similares a los que anuncia en televisión, para fortalecer los músculos.

Tratamiento para la escoliosis

Algunos casos de escoliosis pueden atenderse de manera mecánica, con masajes y terapia correctiva, con fajas y soportes. En algunos casos más delicados es necesaria una intervención quirúrgica especializada que corrija el defecto, mediante la manipulación de las vértebras o su sustitución por prótesis.

En el caso de las escoliosis genéticas es necesario revisar los antecedentes familiares para disminuir el riesgo de su presencia en la vida de los hijos. La genética es  también un factor de riesgo para la escoliosis idiopática. Si tienes esta condición, debes hacer que tus hijos reciban revisiones regulares.

La escoliosis es una afección que se presenta durante los períodos de crecimiento de un niño, por lo general entre los 10 y los 15 años de edad. Las niñas son 10 veces más propensas a sufrir escoliosis, y cuando las presentan tienden a necesitar tratamiento quirúrgico.

Cuando la escoliosis es provocada por otras afecciones (infecciones, tumores, golpes…), una vez que están se han atendido, la desviación de la columna desaparece en la mayoría de los casos.

Esperanza de vida con escoliosis

Los pronósticos cada vez son más alentadores, en gran medida porque cada vez se detecta la escoliosis antes y es posible observar la evolución de la deformidad e intentar poner soluciones. El pronóstico variará en función de dos factores, por un lado la edad y por otro lado la relación con el ángulo de la curva escoliótica, como referencia.

La natación siempre un ejercicio perfecto para la columna vertebral

No obstante, la desviación de la columna vertebral en grado severo puede provocar otras dolencias que en algunos casos puede llegar a provocar la muerte.

  • Problemas digestivos: La escoliosis puede provocar hernias diafrgmáticas, es decir, los órganos abdominales se vuelve hacia el interior de la cavidad torácica en la mayoría de los casos provocado por una anormalidad en el diafragma.
  • Problemas neurológicos: Alteración de la médula espinal provocada por la compresión causada por la deformidad de la columna vertebral.
  • Problemas respiratorios: Puede provocar problemas respiratorios graves. Con la curvatura dorsal, los movimientos respiratorios habituales y normales no se podrán realizar, sufriendo períodos de apnea.
  • Problemas cardiácos: La desviación de la columna vertebral puede provocar un aplastamiento del músculo del corazón, pudiendo provocar paros cardíacos.

También te puede interesar:

En Demedicina, hemos intentado aclarar todas las dudas que pudierais tener sobre esta dolencia que afecta a gran cantidad de población. Saber que tratamientos son los más adecuados o como poder detectarla precozmente, es una forma de poner solución a un problema, que posiblemente pueda derivar en otras complicaciones.

No obstante y si quieres seguir con nosotros, mirando otros temas de actualidad, te invitamos a que pinches en los siguientes enlaces, seguro que te van a sorprender.

Demedicina.com

Newsletter