Escrito por Tendenzias

Eosinófilos – Qué son, funciones, valores, síntomas y tratamiento

El organismo del ser humano está preparado para combatir gran cantidad de virus, bacterias y parásitos. Para ello sirven precisamente los eosinófilos. ¿Qué son exactamente? ¿Qué indican los niveles altos o bajos de eosinófilos? ¿Con qué enfermedades suelen ir asociados? En DeMedicina te lo contamos todo sobre ellos.

Qué son los eosinófilos

Los eosifófilos son uno de los tipos de glóbulos blancos o leucocitos que tenemos los seres humanos en la sangre. Son glóbulos de un tipo denominado granulocitos, cuyo objetivo principal es servir de ayuda al sistema inmunológico y ayudar a combatir contra virus y bacterias.

Los eosinófilos se producen en la médula ósea, desde donde pasan al torrente sanguineo, donde permanecen alrededor de 9  12 días. Tras ello, pasan a ocupar diferentes tejidos (los ganglios linfáticos, en el tracto intestinal o respiratorio, etc) durante una o dos semanas más.

Ya sabemos lo que son y dónde se producen. Pero, ¿para qué sirve exactamente esta variedad de glóbulos blancos?

Funciones de los eosinófilos

Los eosinófilos tienen funciones parecidas al resto de los glóbulos blancos, siendo su misión principal ayudar al sistema inmunológico ante el ataque de infecciones víricas, bacterianas o parasitarias, principalmente relacionadas con las alergias. Básicamente se podría decir que la cantidad de eosinófilos en la sangre aumentan cuando una persona está luchando contra alguna infección.

Los eosinófilos tiene también una función fundamental, y es que los síntomas que los provocan y la medición de sus valores son muy útiles para el diagnóstico de alergias, infecciones parasitarias u otras enfermedades.

Valores de los eosinófilos

El conteo de eosinófilos es importante para saber de qué manera está respondiendo el organismo a algún tipo de enfermedad. Asimismo, una concentración alta o baja de eosinófilos también podría ser síntoma de un problema subyacente, o podría causar otros asociados. Se considera que el volumen norma de eosinófilos en la sangre es de unos 300 por microlitro de sangre. Los niños suelen tener niveles más altos, en torno a 400, mientras que una persona adulta suele tener alrededor de 200 eosinófilos por microlitro de sangre.

Para conocer el número de eosinófilos en la sangre se realiza un análisis sanguíneo completo. La prueba consiste en la extracción de sangre mediante una aguja, normalmente del dorso de la mano o de la cara anterior del codo. Previamente se debe desinfectar la zona con alcohol o algún tipo de antiséptico. Para facilitar la operación y encontrar las venas más fácil el médico puede poner una goma elástica a la altura del bíceps.

La sangre extraída pasa directamente a un frasco cerrado herméticamente y acoplado a la aguja, desde donde se enviará para su posterior análisis. Dependiendo del conteo final, podemos hablar de eosinófilos en valores normales, eosinófilos altos o eosinófilos bajos. En algunos casos, según el resultado de los análisis, se pueden realizar otro tipo de pruebas derivadas, caso de tomografías, análisis de orina o heces, etc.

Eosinófilos altos

Se considera que una persona tiene los eosinófilos altos a partir de 400 o 450 por mirolitro de sangre. En algunos casos más graves, se pueden llegar a los 4.000 o 5.000 eosinófilos por microlitro. A lo niveles altos de eosinófilos en sangre se le denomina eosinofilia.

Si se trata de una afección vírica, los síntomas principales de los eosinófilos no son otros que los mismos de la enfermedad o infección que los desencadena. Por ejemplo, si se trata de algún tipo de alergia los síntomas serán la mucosidad, dificultades para respirar o las erupciones en la piel.

No se sabe a ciencia cierta qué es lo que causa los altos niveles de eosinófilos. Sí se sabe que hay ciertas alergias, infecciones víricas o algunos tipos de cáncer que los provocan. En cualquier caso, el tratamiento para combatir los eosinófilos altos se limitan a actuar contra la afección que los provoca.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Eosinófilos bajos

Por su parte, si el conteo de eosinófilos ronda los 50 por microlitro de sangre, se considera que su nivel es demasiado bajo. A esto se le denomina eosinopenia.

La eosinopenia puede ser causada por diversos factores, entre los que se encuentran enfermedades que afectan al sistema inmunitario como el VIH, la anemia, el estrés o la enfermedad de Cushing (la cual es provocada por un aumento de cortisol). Pero los niveles de eosinófilos suelen descender en las primeras fases de enfermedades agudas.

El diagnósticos de la eosinopenia se hace mediante un análisis de sangre completo. Son indicativos de que el sistema inmunológico está débil. Una manera de prevenir los índices bajos es comer sano y hacer ejercicio de forma regular.

Síntomas de los eosinófilos altos

Los eosinófilos son una respuesta del organismo a una infección vírica, bacteriana o parasitaria. Los síntomas que presentan los altos niveles de eosinófilos son aquellos subyacentes de la propia infección que los provoca. Por tanto, estos síntomas varían dependiendo de la afección que tenga el paciente. Generalmente unos niveles no demasiado elevados de eosinófilos no causan ningún síntomas (lo hacen a partir de 1.000 aprox.).

En la mayoría de pacientes, los altos niveles de eosinófilos son provocados por alergias, infecciones parasitarias o algunos tumores, tanto beningnos como malignos.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

 Tratamiento de los eosinófilos

El tratamiento de los niveles altos o bajos de eosinófilos están supeditados al diagnóstico de la afección que los provoca. En este sentido, se pueden hacer diversas pruebas como análisis de sangre y otras derivadas para conocer la causa.

Por otro lado, es importante informar al médico si hay algún factor que puede explicar estos altos niveles de aosinófilos. Algunas de las causas pueden ser haber contraído algún parásito en algún viaje, algún trastorno alérgico, la exposición a determinados fármacos o productos de herbolario o incluso otros síntomas más comunes, como la pérdida de apetito, la fiebre o las náuseas.

Hay que recordar que los niveles altos o bajos de eosinófilos no son un trastorno en sí mismo, sino que son el reflejo de la reacción del organismo ante una afección. En cualquier caso, su conteo puede servir para encontrar posibles patologías asociadas.

Enlaces de interés:

Demedicina.com

Newsletter