El corte de digestión ¿mito o realidad?

La famosa creencia de que bañarse tras haber comido puede provocar un corte de digestión es algo que muchas personas dan por certera, aunque otras en cambio consideran que es pura leyenda, de modo que hemos decidido investigar un poco sobre el tema y darte a una respuesta al respecto de el corte de digestión, […]

La famosa creencia de que bañarse tras haber comido puede provocar un corte de digestión es algo que muchas personas dan por certera, aunque otras en cambio consideran que es pura leyenda, de modo que hemos decidido investigar un poco sobre el tema y darte a una respuesta al respecto de el corte de digestión, y cuándo se puede producir uno realmente. Hablemos ahora del Corte de digestión, ¿mito o realidad?.

El corte de digestion mito o realidad

El corte de digestión ¿mito o realidad?

¿Es peligroso bañarse durante la digestión? Esta es la cuestión que precede a lo que nosotros planteamos, ya que en realidad, el tema sobre el corte de digestión suele ser motivo de debate cuando por ejemplo estamos en la playa o en la piscina, acabamos de desayunar y no sabemos si podemos bañarnos o tenemos que esperar, como siempre han dicho nuestras madres, dos horas.

Pero lo cierto es que si sigues esta regla o creencia, has de saber que estás equivocado, si bien la ciencia y la medicina han demostrado que es solo la temperatura del agua (no la cantidad de tiempo que haya pasado  después de una comida) la que puede causar molestias estomacales y acidez estomacal, lo que llamamos indigestión.

Porqué se produce el corte de digestión en el agua

Es fácil de explicar y fácil de entender, en realidad, lo que afecta al cuerpo o al organismo es el cambio de temperatura, del exterior, al interior cuando entramos dentro del agua. Nuestro cuerpo está a una temperatura, y si de repente nos lanzamos al agua de la piscina o del mar, que suele estar a una temperatura más baja, lo más fácil es que el cuerpo deba regular esta descompensación de temperatura. 

Por ello, si lo que estamos haciendo justo antes de meternos en el agua es comernos un bocadillo, y estamos en proceso de digestión, el cuerpo detendrá dicho proceso para concentrarse en el hecho de regular la temperatura y con ello, que se produzca el corte d digestión.

Piensa además que la indigestión es la suma de dos factores: ardor de estómago y malestar estomacal, que pueden ser causados ​​por comer en exceso o por estrés, por ejemplo. Sin embargo, no existe una relación científica entre la indigestión y un baño, a no ser que se produzca el escenario antes narrado, que el cuerpo tenga que compensar una descompensación de grados y con ello que detenga el buen proceso de la digestión.

Con lo explicado, nos queda claro entonces que lo del corte de digestión es más un mito que una realidad, aunque también es comprensible que mucha gente opte por esperar a haber hecho la digestión para meterse dentro del agua.

Veamos entonces ahora con detalle, las afirmaciones que se suelen escuchar sobre los cortes de digestión, aunque antes queremos mencionar que si has sufrido más de un corte de digestión en tu vida, o si esto se convierte en algo más intenso cada vez que lo sufres, debería ser evaluado por su médico tratante.

El corte de digestion mito realidad

No nos podemos bañar durante la digestión

Mito. Como te acabamos de explicar, no existe una relación científica entre el baño y la digestión, que es un proceso que de hecho, se desarrolla de manera autónoma en nuestro cuerpo. Sin embargo, hemos de recordarte que la digestión es un proceso largo,  y como tal es posible que muchas personas crean que por ello no se pueden bañar hasta que hayan pasado las dos famosas horas que se suele esperar hasta el baño.

En teoría, un baño de agua fría podría causar indigestión

Realidad. Esto es precisamente lo que te acabamos de explicar para justificar que en realidad lo del corte de digestión y el agua es un mito. Hemos de tener en cuenta que la termorregulación es una de las funciones más básicas en nuestro organismo.

De este modo, si nuestro cuerpo está expuesto a temperaturas extremas, vamos a tener que normalizar la temperatura en el interior, de modo que toda la actividad funcional se concentra en dicha termoregulación. Com ya hemos mencionado, en el caso de que nos metamos en agua extremadamente fría, algo que puede pasar si por ejemplo acabamos de desayunar y es todavía muy temprano en la playa cuando el agua está todavía muy fría, entonces sí que se puede producir una alteración en el funcionamiento normal de la digestión y que acabemos sintiendo un intenso dolor estomacal además de calambres.

Después de comer, un baño en el mar será peor que en casa (donde la temperatura es más alta)

Mito.El rango térmico causado por la diferencia entre la temperatura corporal al ingresar al agua y la temperatura del mar puede ser, en teoría, mayor que el del agua de la casa. Pero en nuestras aguas, especialmente cuando nos bañamos a ciertas horas del día, cuando el sol ya ha incidido mucho sobre el agua, es poco probable que la temperatura del mar cause un choque térmico que pueda dañar nuestra regulación corporal interna y alterar la digestión.

Es una sabiduría popular que si nos bañamos hasta media hora después de una comida, no sufriremos indigestión

Mito . Como hemos dejado claro, no existe realmente una relación entre el tiempo y la digestión.

Una ducha es preferible a un baño dentro del agua después de una comida

Mito. La indigestión depende de la diferencia entre la temperatura corporal y la temperatura del agua del baño y no del tiempo que haya pasado desde que comemos.

El corte de digestion

Comer rápido puede causar indigestión

Realidad. La indigestión se produce tras sentir dispepsia que corresponde a un malestar estomacal, mezclado con acidez estomacal que es cuando sentimos ardores en el estómago y para que se produzca esta situación, tienen que darse varias causas, aunque uno de las cosas que puede provocar un corte digestivo es comer muy rápido, sumando además comidas copiosas. Por otro lado, el aumento del consumo de alimentos grasos y / o picantes, así como beber y fumar mucho, pueden producir indigestión y como no, sufrir de estrés es otro factor a tener en cuenta.

¿Pueden la pérdida de peso y la sangre en las heces ser signos de indigestión?

Realidad. En algunos casos graves sí que puede. Otros síntomas son dolor epigástrico (estomacal), molestias intestinales, náuseas y vómitos.

También te puede interesar