Escrito por

Dolor sacro iliaco o sacro-ileítis: Causas y tratamiento

El bastante habitual sufrir dolor de espalda en algún momento de nuestras vidas. De hecho, lo habitual es sufrirlo muchas veces a lo largo de la vida. Desde una mala postura hasta una sobrecarga o, cómo vamos a ver hoy, el dolor sacro iliaco o sacroileítis, pueden ser los causantes. Veremos qué es el dolor sacro iliaco o sacro ileítis, qué lo causa y qué tratamientos hay. ¡Vamos a empezar!.

Sacroileitis pelvis

Qué es el dolor sacro iliaco o sacro-ileítis

Son muchísimas las posibles causas de un dolor de espalda. Ser capaz de identificar cada una de ellas es imposible. Sin embargo, estando bien informados al respecto es fácil saber el grado de gravedad de la lesión. Ser capaces de encontrar el problema y saber por qué se ha causado ya es un buen avance de cara a la recuperación de una lesión.

Por eso, en Demedicina nos gusta mantenerte informado sobre diferentes posibles lesiones y los tratamientos con los que se curan. Eso sí, siempre dejando claro que lo adecuado es acudir al médico y despejar dudas. Los profesionales especialistas te ayudarán a saber cómo mejorar una lesión y qué es lo adecuado en cada caso.

Sacroileitis 3d

Los términos dolor sacro iliaco o sacro-ileítis hacen referencia a cualquier dolor que surja en la zona sacra y que sea producto de una inflamación de las articulaciones que se encuentran aquí.

Sacroileitis estiramiento

Las articulaciones sacroiliacas son las que unen el hueso sacro con la pelvis. Es decir, la columna con la pelvis. Estas articulaciones están a ambos lados del sacro, en la parte inferior de la espalda. Una de ellas en cada cadera.

Cuando se tiene dolor sacro iliaco o sacro-ileítis hay otros síntomas, a parte del propio dolor, que pueden aparecer. Estos son:

  • Fiebre moderada o febrícula, dependiendo del tipo de lesión.
  • Dolor expandido. No sólo en la zona sacra, sino en las pierdas, los músculos de los glúteos o por la espalda.
  • Rigidez de cadera, piernas y espalda.
Sacroileitis en naranja

Si se permanece mucho timpo sentado o en la cama es bastante habitual que el dolor se agudice. Lo ideal para mantener a raya el dolor es cambiar de postura cada cierto tiempo. 

Causas del dolor sacro iliaco o sacro-ileítis

Algunas de las causas de este dolor son la edad y la falta de ejercicio. Lo mejor para conservarse bien y evitar constantes lesiones en todas las articulaciones es practicar deporte de manera regular. No es necesario que sea un ejercicio excesivo o muy intenso. Pequeños esfuerzodiarios son más que suficientes. Por ejemplo, caminar siempre que sea posible, hacer algo de fitness en casa, o realizar ejercicios de bajo impacto como la marcha noruega.

Sacroileitis deportista

Además de la edad hay otras causas del dolor sacro iliaco o sacro-ileítis, estas son las más habituales: 

  • Enfermedades como la artritis, la psoriasis, el lupus o cualquiera relacionada con las afecciones reumatoides.
  • Enfermedades degenerativas.
  • Traumas o golpes en esta zona. Un golpe leve no tiene proqué afectar, pero traumas como una caída, un accidente de coche o cualquier otro golpe fuerte en seco pueden ser causas del dolor sacro iliaco o sacro-ileítis.
  • A veces, aunque no es habitual, puede estar relacionado con los embarazos. El peso del bebé sobre la zona sacra puede afectar a las articulacioens y producir la inflamación.
  • Infecciones localizadas en la zona sacra. Pueden ser infecciones en las articulaciones, en los músculos o en los huesos.
  • Una infección concreta suele tener relación: la osteomielitis, afecta a la columna vertebral y se esparce por las venas.
  • Infecciones en las vías urinarias.
  • Endocarditis.
Sacroileitis fondo azul

Además, este tipo de lesión está relacionada con el abuso de alcohol, drogas intravenosas u otras sustancias nocivas para el organismo. Este tipo de consumo no suele confesarse, por lo que cuando esta es la causa suele ser muy difícil de determinar, provocando que el dolor continúe y se haga verdaderamente insoportable.

No hay que alarmarse en el caso de las enfermedades degenerativas. Aunque están relacionadas esta no suele ser la causa, o al menos no lo es en la mayoría de los casos. Es bastante más habitual que la causa sean los traumatismos, o las infecciones. Cuando se debe a estos motivos el dolor es reversible y en un tiempos e te habrá olvidado su mera existencia.

Articulaciones Sacroilíacas

Las articulaciones sacroilíaca son muy importantes en la funcionalidad del cuerpo humano. Son las responsables de transferir todo el peso de la parte superior del cuerpo a la parte inferior, es decir, a la extremidades inferiores. Se trata de una articulación de las llamadas diartrodiales.

Una articulación diartrodial, tiene una serie de características como la de poseer una cavidad articular dentro de una especie de cápsula formada por ligamentos. Un fluído, llamado sinovial, será el encargado de lubricar dentro de esta cápsula al cartílago. Se trata de una articulación llamada bisagra, ya que solo permite dos tipos de movimentos el de flexión y el de extensión.

Su forma es de oreja y tiene unos bordes romos o irregulares, donde existen distintas depresiones. Toda la superficie sacara, en su parte cóncova está recubierta por una especie de cartílago, mientras que su parte convexa está recubierta por fibrocartílago, muy delgado.

loadInifniteAdd(44636);

La disposición, en la parte superior, del hueso ilíaco y sacro, hace que éstos no estén en contacto directo sino que se encuentran conectados mediante ligamentos, esto son posteriores, interóseos y anteriores. 

La articulación sacroilíaca tiene una superficie aproximada de 17,5 cm². Esta articulación presenta una superficie lisa cuando es joven mientras que con el paso de los años se va convirtiendo en una superficie irregular. También el movimiento de esta articulación, es uno de los grandes afectados de la edad, en especial el movimiento de rotación.

Las lesiones que suele sufrir esta articulación suelen ser producto de la compresión vertical y una rotación rápida. Un ejemplo puede ser coger peso y realizar un movimiento de torsión, también cuando caemos bruscamente de glúteos. Esta lesiones provoca que los ligamentos sufran una distensión, lo que provocará movimientos anormales y además muy dolorosos.

Como hemos visto, las articulaciones sacroilíacas son las que conectan la columna con la pelvis. La pelvis humanas está formada por tres estructuras óseas muy importantes, estas son:

  • El Hueso Sacro 
  • El Coxis
  • El Coxal, el coxal está formado a su vez por: el hueso ilión, isquión y pubis.

Los dolores en esta articulación sacroilíaca, también puede deberse a la diferencia en la longitud de ambas piernas, esto provocaría una forma de andar anormal, y por lo tanto dolor en la articulación. Por realizar ejercicio demasiado intenso o prolongado en cuanto a la duración, traumatismo.

Otros factores que pueden provocar dolor en la articulación sacroilíaca, puede ser la artritis reumatoide, espondilitis anquilosantes, artritis psoriásica, infecciones, gonorrea o incluso tuberculosis, sin olvidar el síndrome de Reiter.

loadInifniteAdd(44637);

Síntomas del dolor sacroilíaco

El principal síntoma es obviamente el dolor, este se localiza en la espalda, mas concretamente en la parte baja de la espalda así como en la zona donde se encuentra la articulación.

En muchos casos el dolor no se concentra sólo en la articulación sino que parece extenderse por la parte mas baja de la espalda, en la zona de las caderas, muslos o incluso íngles. El dolor suele ser muy intenso, casi insoportable, un dolor que se intensifica cuando permanecemos de pie, intentamos caminar o realizamos un ejercicio de flexión de la articulación como puede ser el sentarse, postura que será particularmente incómoda.

La inflamación tanto de la articulación como de los músculos o tendones que forman la articulación sacroiliaca, es otra de las características comunes en las personas que sufren de este padecimiento.

Cómo saber si tengo sacroileítis derecha o izquierda

La sacroileítis es la inflamación de la articulación llamada sacroilíaca y responsable del dolor que muchos pacientes sienten en la parte más baja de la espalda. A menudo se trata un tiempo de diagnosticar la dolencia, debido a que el dolor en la parte baja de la espalda lo comparten otras dolencias como la lumbalgia,

Esta articulación sacroilíaca une al hueso sacro  y al hueso ilion. La estructura está formada por dos huesos iliacos uno a cada lado y en ambos casos unidos al hueso sacro mediante ligamentos. Al existir dos articulaciones, una para cada hueso iliaco, podemos diferencia entre sacroileitis derecha o izquierda.

Como hemos comentado estas articulaciones se encuentran en una zona cercana a los huesos de la cadera, con lo que a menudo se confunden los síntomas con los de una hernia de disco o una lumbalgia. El dolor en todos los casos es el síntoma común en todo este tipo de dolencias, lo que las hace difíciles de diagnosticar.

loadInifniteAdd(50325);

Un examen médico en el que se formulará al paciente una batería de preguntas relacionadas con el dolor, ya que antes de saber que lado tenemos afectado, se deberá asegurar de que el diagnóstico sea Sacroileítis.

Posteriormente, el facultativo realizará un examen palpando con las manos y realizando una serie de test musculares para conocer mejor, cuales es el origen o la fuente del dolor.

Tumbados de espaldas, nos pedirá realizar una serie de movimientos, especiales y específicos como son flexiones o rotaciones de la cadera. Ejercerá especial presión sobre las zonas sospechosas como son las articulaciones sacroilíacas.

Según presiones en la articulación derecha o en la izquierda, el paciente sentirá dolor o no, de esta forma sabremos que lado o si son ambos los afectados.

No obstante también se podrán realizar pruebas complementarias para asegurar el diagnóstico y someter al paciente a un tratamiento adecuado. Estas pruebas serán:

Radiografías. Nos solicitarán una radiografía de pelvis, columna lumbar y cadera, de esta forma el facultativo vera la estructura ósea, en que situación se encuentra.

loadInifniteAdd(64314);

TC. Tomografía computarizada, es un tipo de diagnóstico por imagen con un equipo especial de rayos X, con el se podrá crear imágenes mucho más detalladas, así como explorar regiones internas que con unos Rayos X convencionales no podrían observarse. También conocido como TAC.

Resonancia Magnética. Con una resonancia magnética se podrá visionar los tejidos blandos, es decir, músculos y ligamentos, de esta manera se podrá conocer la existencia o no de inflamaciones en la articulación.

Escáner. Cuando los rayos X, arrojan estructuras anormales o extrañas, se procederá a realizar un escaner óseo. Con este escaner, se recopilará información sobre la posible inflamación en áreas óseas.

Escaner óseo

Analítica. Una muestra de sangre podrá confirmar o no la existencia de una infección y por tanto posible causa del dolor.

Si aún así no se ha establecido el diagnóstico, una infiltración con medicación sedante en uno de los lados de la articulación, nos dará los resultados buscados, si el dolor se calma, el diagnóstico está claro.

Tratamiento para el dolor sacro iliaco o sacro-ileítis

Antes de comenzar un tratamiento es necesario saber si el dolor sacro iliaco o sacro-ileítis proviene de la articulación derecha o izquierda. Para ello es habitual solicitar radiogragías de la zona o analíticas realizadas mediante examen físico. De esta manera se suele determinar qué articulación es la afectada, y a la vez se suelen descartar posibles causas.

loadInifniteAdd(64315);
Sacroileitis masaje

El tratamiento más común para el dolor sacro iliaco o sacro-ileítis es el del consumo de antiinflamatorios y relajantes musculares. Esto alivia el dolor, y hace que la lesión sea más llevadera. Eso sí, si no se encuentra la causa es probable que se vuelva a reproducir. Además de aliviar el dolor es necesario saber por qué ocurre y evitar que vuelva a repetirse.

También es habitual recurrir al fisioterapeuta para que aplique masajes en la zona y la relaje. Al principio estos pueden resultar dolorosos pero según la lesión vaya remitiendo el dolor será menor y se soportarán mejor las presiones.

Sacroileitis medicos

Por último, algo que es bueno para preenir y aliviar cualquier inflamación de las articulaciones son los estiramientos y los ejercicios. Forteleciendo la zona y calentándola antes de un sobre esfuerzo se consigue que resista mejor tanto el uso como el paso del tiempo.

Sacroileitis espalda doctora

Realizar estiramientos antes y después de realizar ejercicio es clave para evitar lesiones. En el caso concreto del dolor sacro iliaco o sacro-ileítis los estiramientos se pueden realizar levantando la pierna encima de una superficie lisa y echando el cuerpo sobre la pierna. También es bueno hacerlo sentados en el suelo con una pierna estirada, y luego la otra.

Te hablamos de otras posibles causas del dolor en esta zona en los siguientes artículos seleccionados para ti:

Demedicina.com

Newsletter