Escrito por Tendenzias

Dogmatil – Qué es, para qué sirve y contraindicaciones

Continuamos nuestro repaso a los medicamentos más recetados y lo hacemos con el Dogmatil. Qué es, para qué sirve y contraindicaciones es lo que te vamos a mostrar en el siguiente artículo.

Qué es Dogmatil

Qué es el Dogmatil o empezar por el principio. El Dogmatil es un medicamento que se engloba en la rama de los antipsicóticos o neurolépticos. Concretando aún más, en el de las benzamidas. Por tanto, se suele recetar, bajo un estricto control médico, a pacientes con trastornos psicóticos.

Administrado por vía oral, qué es el Dogmatil se presenta en pastillas blancas de 50 miligramos de sulpirida, su principio activo. Su objetivo es bloquear la dopamina que llega al cerebro y que produce que éste este más estimulado de lo que debe.

Prospecto del Dogmatil

El prospecto del Dogmatil indica la forma en la que se debe tomar el medicamento. Y ésta no es otra que la que diga el doctor. Es un tratamiento muy severo, por lo que es limitado en el tiempo y será el médico quien indique la forma de hacerlo, siempre vía oral y tomando la pastilla de turno con algo de agua.

El prospecto del Dogmatil, no obstante, ofrece unas cantidades orientativas para su administración. En este caso, para pacientes con depresión y vértigos, se recomiendan de 3 a 6 pastillas diarias. Para los que tengan psicosis aguda, entre 4 y 32 cápsulas. Todo dependerá de la gravedad del paciente.

Al ser muchas pastillas en este caso, la opción que se adopta es la solución inyectable, al menos durante los primeros 15 días. Así, las dosis se aplican tres veces al día, repartiendo su efecto durante las 24 horas.

El motivo de esta alternativa, es que la sulpirida es muy fuerte para el estómago. De hecho, junto con ella, se recetan antiácidos y sucralfato. Además, el médico debe avisar que estos se tomen, al menos, 90 minutos antes que el Dogmatil.

Indicaciones del dogmatil

Las indicaciones para el Dogmatil pasan por seguir las instrucciones del médico. Es un fármaco muy fuerte, con muchos elementos a tener en cuenta y que debe llevar un control total. De hecho, no hay más que echar un ojo a los tratamientos para los que se receta, y darse cuenta de la relevancia de las indicaciones del Dogmatil.

Desde cuadros psicopatológicos de diversa gravedad (depresiones, neurosis, somatizaciones…) a síndromes psicosomáticos, pasando por trastornos psicológicos funcionales o demencia senil. También se usa, como antes hemos comentado, para aplacar los vértigos, incluso para somatizaciones intestinales.

Así las cosas, no sólo es importante conocer las indicaciones del Dogmatil, sino su principio activo para saber qué estamos tomando. Y es que el dogmatil se presente en formatos varios, y cada uno de ellos tienen una sustancia activa distinta.

Así, las cápsulas de 50 mg tienen como principio activo la sulpirida, en una cantidad de 50 mg por cápsula. Además de la sulpirida, cuenta con lactora monohidrato, metilcelulosa, talco, estearato de magnesio y dióxido de carbono, en el caso de la cápsula de gelatina.

Si hablamos de los comprimidos de 50 miligramos, la sulpirida vuelve a ser el elemento principal con 50 mg por pastilla. Almidón de máiz, lactosa, talco, celulosa microcristalina, estearato de magnesio, glicolato de almidón y sílice coloidal, completan la composición de cada comprimido.

El siguiente paso son los comprimidos de 200 mg, en los que la sulpirida se multiplica por cuatro. El resto de componentes de cada comprimidos son la lactosa monohidrato, almidón de patata in gluten, sílice coloidal, metilcelulosa, talco y estearato de magnesio.

Tanto en el caso de los comprimidos, como en el de las cápsulas, ambas contienen lactosa. Por ello, si el paciente es intolerante o alérgico a algunos azúcares, debe hablar con su doctor antes de tomarlas.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Para quien no lo sepa, también se puede optar por la solución oral de sulpirida. En este caso, la supirida vuelve a ser el elemento principal, combinado con ciclamato de sodio, hidroxietilcelulosa, parahidroxibenzoato de metilo (E-216), parahidroxibenzoato de propilo (E-218), ácido cítrico monohidratado, esencia de limón, ácido clorhídrico, ácido sórbico y agua purificada.

La desventaja de la solución oral es que tanto el parahidroxibenzoato de metilo (E-216), como el parahidroxibenzoato de propilo (E-218) pueden provocar reacciones alérgicas fuertes.

Por último, el más fuerte de los formatos: la solución inyectable. La sulpirida vuelve a dominar el escenario, mientras que de secundarios tenemos al ácido sulfúrico, al cloruro de sodio y el agua para inyectables. Con 2 ml de solución, tenemos 100 mg de sulpirida.

No debemos olvidar que el Dogmatil es uno de los fármacos con más efectos adversos que podamos imaginar. Sí es cierto que estos no son extremadamente graves, pero sí molestos y habituales. Sobre todo porque la mayoría afectan, directamente, al sistema nervioso central. 

Por tal motivo, no está de más saber cuáles son y cómo reaccionar en caso de que aparezcan. Así, las reacciones más habituales en quienes toman dogmatil son:

  • Somnolencia, cansancio y apatía – Se da en uno de cada cuatro casos, es decir, de forma muy habitual.
  • Boca seca, visión nublada, retención de líquidos y estreñimiento . Se da en dos de cada diez casos, por lo que en este ámbito es frecuente.
  • Galactorrea, Ginecomastia, mastalgia, amenorrea, aumento o reducción del deseo sexual, hipotensión ortostática, hipertensión, taquicardia, arritmia cardíaca, colapso, ictericia colestática, insuficiencia cardíaca, leucopania transitoria, fotodermatitis, urticaria, erupciones, angiodema, insomnio, mareos o prurito – Se da en menos de uno de cada 10 pacientes, es decir, de forma puntual.

Como es lógico, el tratamienton con Dogmatil debe pararse de forma inmediata si el paciente supera los 41º de temperatura. Es mucho, pero si se avisa, por algo es. También debe cesar si se produce una rigidez muscular grave o se ve afectado el sistema respiratorio.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Para qué sirve el Dogmatil

Antes de saber para qué sirve el Dogmatil, es necesario aclarar que se trata de un medicamento sólo recomendado a adultos. Es demasiado peligroso para niños. Una vez aclarado, respondemos a la pregunta: para qué sirve el Dogmatil:

  • El Dogmatil es un medicamento adecuado para aquellas personas que sufren psicosis agudas o psicosis crónicas.
  • El Dogmatil también se prescribe a pacientes con depresión y aquellos que presentan brotes psicóticos. Se suele combinar con otros antidepresivos, cuando estos por sí solos no han sido eficaces. De hecho, cuando la depresión es severa, algunos pacientes requieren de Dogmatil directamente.
  • El Dogmatil también se receta a aquellas personas con problemas graves de vértigos. Hablamos de aquellos pacientes a los que el tratamiento habitual no les hace efecto y requieren de algo más potente.

Efectos secundarios del Dogmatil

Los efectos secundarios del Dogmatil son muchos y también muy peligrosos. Por tal motivo, es conveniente leer bien el prospecto y no liarla. Estos son los efectos secundarios del Dogmatil.

  • Trastornos de la sangre y el sistema linfático – Neutropenia y leucopenia
  • Trastornos del sistema inmunológico – Reacciones anafilácticas, urticaria, complicaciones respiratorias, reducción de la presión arterial y shock anafiláctico
  • Trastornos endocrinos – Incremento de la hormona prolactina
  • Trastornos del metabolismo y la nutrición – Reducción de sodio en la sangre
  • Trastornos psiquiátricos – Insomnio y confusión
  • Trastornos del sistema nervioso – Sedación, somnolencia, Parkinson, temblor, acatisia, discinesia, crisis oculógiras, distonía, convulsiones, síndrome neuroléptico maligno, rigidez muscular y discinesía tardía
  • Trastornos cardíacos – Arritmia ventricular, taquicardia ventricular, fibrilación ventricular, prolongación del intervalo QT, paro cardíaco, torsade de pointes y muerte súbita.
  • Trastornos vasculares – Hipotensión ortostática, tromboembolismo venoso, embolismo pulmonar, trombosis venosa pulmonar y aumento de la tensión arterial.
  • Trastornos gastrointestinales – Aumento de la salivación
  • Trastornos hepatobiliares – Aumento de las enzimas del hígado que se da de forma frecuente en el 10% de los pacientes que toman el Dogmatil.
  • Trastornos de la piel y el tejido subcutáneo – Rash maculopapular, es decir, repentinas manchas de color rojo sobre la piel. También es un síntoma frecuente por el medicamento, que se da en uno de cada 10 pacientes que consumen Dogmatil.
  • Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo – Tortícolis y trismo que es la contracción de los músculos de la mandíbula. Aún no se ha estudiado la frecuencia con la que afecta el Dogmatil en este caso, pero sí se han visto varios cuadros en pacientes.
  • Embarazo, puerperio y enfermedades perinatales – Síntomas extrapiramidales y síndrome de retirada de recién nacidos. En el caso de las embarazadas y los bebés, el prospecto del Dogmatil trae un apartado específico que es importante se lea con detenimiento.
  • Trastornos del aparato reproductor y de la mama – Dolor de pecho, secreción de leche sin estar lactando, retirada de la menstruación, aumento del volumen del pecho, orgasmos anormales e impotencia.
  • Trastornos generales y alteraciones en el lugar de la administración – Aumento de peso. Es tan habitual que se da en más del 10% de pacientes que consumen Dogmatil. A pesar de ello, cuando se deja de tomar, se pierde gran parte del volumen cogido.

Contraindicaciones del Dogmatil

Las contraindicaciones del Dogmatil son muchas y peligrosas. Debemos tenerlas en cuenta, considerando que es un medicamento extremadamente potente. Así las cosas, éstas son las contraindicaciones del Dogmatil.

  • Obviamente, es inviable si el paciente es alérgico a la sulpirida o a los demás componentes que incluye el medicamento y especificados en el prospecto.
  • Tampoco es recomendable si el afectado tiene feocromocitoma, es decir, un tumor en la glándula suprarrenal.
  • Otra de las contraindicaciones del Dogmatil es cuando el paciente está afectado de tumores concomitantes dependientes de prolactina. Hablamos de la glándula pituitaria o del cáncer de mama, uno de los más habituales.
  • Si el paciente tiene porfiria aguda, el Dogmatil está terminantemente prohibido.
  • También entran en las contraindicaciones del Dogmatil aquellos pacientes que estén siendo tratados con levodopa o ropinirol, es decir, que estén aquejados de Parkinson.
  • Por último, quienes tengan bradicardia o un ritmo cardiaco con alteraciones habituales, tampoco podrán tomar Dogmatil, por los daños permanentes que puede hacer al corazón.

Dogmatil precio

El precio del Dogmatil es bastante económico, comparando con los de otros productos. En este caso, hablamos del precio del Dogmatil 50 mg en envase de 30 cápsulas. Es decir, el más habitual en el mercado.

Comercializado por el laboratorio Sanofi-Aventis, el precio del medicamento en el laboratorio es de 1.77 euros, mientras que al público se va a 2,79 euros. Al ser bajo prescripción médica y un tratamiento fuerte, tiene subvención de la Seguridad Social, por lo que el precio tiene un descuento del 70%.

Si optamos por el Dogmatil de 200 mg, que se presenta en un envase de 36 cápsulas, el precio alcanza los 5,76 euros.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

En el caso de la solución inyectable del Dogmatil, el precio es de 2,45 euros. Esta alternativa se presenta en un formato de 50 mg/ml y contiene hasta 12 ampollas de 2 ml, para su administración marcada directamente por el facultativo.

¿Es bueno el Dogmatil 50 para los vértigos?

¿Es bueno el Dogmatil 50 para los vértigos? La pregunta del millón, tiene una respuesta clara: sí. Es más, es la alternativa a aplicar cuando el resto de tratamientos han fallado en es este medicamento. Por tanto, sí es bueno el Dogmatil 50 para los vértigos.

Eso sí, en este caso también se receta bajo prescripción médica y se deben seguir las pautas establecidas. Sobre todo, a la hora de dejarlo, pues si lo hacemos de golpe, puede volver con más fuerza.

En el caso de llegar al Dogamtil, el paciente aquejados de vértigos debe tomar entre 3 y 6 cápsulas al día. En tal caso, andará entre los 150-300 mg/día y su dolencia debería remitir en, aproximadamente, dos semanas.

Es más, para vértigos puntuales y nada graves, el Dogmatil es perfecto. Hay quien está en tratamiento por ansiedad y depresión que, de paso, ven reducidos todos los vértigos que tenían con anterioridad. El problema es que, en muchas ocasiones, la depresión se cura, se quita la medicación y los vértigos vuelven. En tal caso, toca ir al médico para que nos ajuste la cantidad de Dogmatil a tomar.

Y sí, abusar de ella también da, además de vértigos, algo de mono. De ahí la relevancia de la supervisión médica. Nada de automedicación o ajustes propios de la misma, pues es un tratamiento muy bestia. Sin ir más lejos, la lista de colectivos que no se la pueden tomar es larga con ella sola.

loadInifniteAdd(infinite_adv_4);

También te puede interesar:

Demedicina.com

Newsletter