Escrito por

Diabetes: Síntomas y tratamiento ¿cómo evitarla?

La diabetes es una enfermedad que tiene relación con los niveles de azúcar en sangre y aunque se puede controlar, tratar e incluso evitar, no tiene cura y puede resultar muy peligrosa. Además es una enfermedad que afecta ya a más del 18% de la población en nuestro país y va en aumento a medida que cumplimos más años, de modo que os queremos explicar todo en torno a esta enfermedad a continuación en el post, diabetes: síntomas y tratamiento ¿cómo evitarla?

Qué es la Diabetes

La diabetes es una enfermedad que puede afectar a cualquiera, desde cualquier aspecto de la vida. Y lo hace, en unos números que están aumentando drásticamente. En la última década, los casos de personas que viven con diabetes aumentaron casi un 50 por ciento. En España por ejemplo afecta a más de 5 millones de personas.

En todo el mundo, aflige a más de 422 millones de personas. Y la Organización Mundial de la Salud estima que para 2030, ese número de personas que viven con diabetes se duplicará con creces.

Hoy en día, la diabetes toma más vidas que el SIDA y el cáncer de mama combinados, cobrando la vida de 1 persona cada 3 minutos. Es una de las principales causas de ceguera, insuficiencia renal, amputaciones, insuficiencia cardíaca y accidente cerebrovascular.

Vivir con diabetes supone una enorme carga emocional, física y financiera para toda la familia, de modo que es necesario conocer bien esta enfermedad e intentar evitarla.

Para responder a la pregunta de ¿qué es la diabetes? primero debes comprender el papel de la insulina en tu cuerpo.

Cuando comes, tu cuerpo convierte los alimentos en azúcares o glucosa. En ese punto, se supone que tu páncreas libera insulina.

La insulina sirve como una “llave” para abrir las células, permitir que ingrese la glucosa y permitirte usar la glucosa para obtener energía.

Pero con la diabetes, este sistema no funciona.  

Varias cosas importantes pueden salir mal, causando la aparición de la diabetes. La diabetes tipo 1 y tipo 2 son las formas más comunes de la enfermedad, pero también existen otros tipos, como la diabetes gestacional, que ocurre durante el embarazo, así como otras formas.

Diabetes Tipo 1

La forma más grave de diabetes es tipo 1 o diabetes insulinodependiente. A veces se llama diabetes “juvenil”, porque la diabetes tipo 1 generalmente se desarrolla en niños y adolescentes, aunque puede desarrollarse a cualquier edad.

Con este tipo de diabetes el sistema inmune del cuerpo ataca parte de tu propio páncreas. Los científicos no están seguros de por qué. Pero el sistema inmunitario ve erróneamente las células productoras de insulina en el páncreas como extrañas y las destruye. Este ataque se conoce como enfermedad “autoinmune”.

Estas células, llamadas “islotes” son las que detectan la glucosa en la sangre y, en respuesta, producen la cantidad necesaria de insulina para normalizar los niveles de azúcar en la sangre.

La insulina sirve como una “llave” para abrir tus células, permitir que ingrese la glucosa y permitirte usar la glucosa para obtener energía.

Sin insulina, no hay “llave”. Por lo tanto, el azúcar se mantiene, y se acumula, en la sangre. El resultado: las células del cuerpo mueren de hambre por la falta de glucosa.

Y, si no se trata, el alto nivel de “azúcar en la sangre” puede dañar los ojos, los riñones, los nervios y el corazón, y también puede provocar el coma y la muerte.

Diabetes Tipo 2

La forma más común de diabetes se llama diabetes tipo 2 o diabetes no insulinodependiente.

Esto también se llama diabetes de “aparición adulta”, ya que generalmente se desarrolla después de los 35 años. Sin embargo, un número creciente de personas más jóvenes ahora están desarrollando diabetes tipo 2.

Las personas con tipo 2 pueden producir parte de su propia insulina. A menudo, no es suficiente. Y a veces, la insulina intentará servir como la “clave” para abrir las células del cuerpo, para permitir que entre la glucosa. Pero la “llave” no funciona las celdas y no se abrirán. Esto se llama resistencia a la insulina.

A menudo, el tipo 2 está ligado a personas con sobrepeso, con un estilo de vida sedentario.

¿Cuáles son los síntomas de la Diabetes?

Ambos tipos de diabetes tienen algunas de las mismas señales de advertencia que resultan síntomas reveladores.

  • Hambre y fatiga. Tu cuerpo convierte los alimentos que consumes en glucosa que tus células utilizan para obtener energía. Pero tus células necesitan insulina para llevar la glucosa.

Si tu cuerpo no produce suficiente insulina o si tus células se resisten a la insulina que produce tu cuerpo, la glucosa no puede entrar en ellas y  no tendrás energía. Esto puede hacerte sentir más hambriento y cansado de lo normal.

  • Orina más a menudo y estar más sediento. La persona promedio generalmente tiene que orinar entre cuatro y siete veces en 24 horas, pero las personas con diabetes pueden hacerlo mucho más.

¿Por qué? Normalmente, el cuerpo reabsorbe glucosa a medida que pasa por los riñones. Pero cuando la diabetes aumenta el nivel de azúcar en la sangre, es posible que los riñones no puedan regresar este azúcar del todo. Esto hace que el cuerpo produzca más orina, y eso requiere fluidos.

Tendrás que ir más seguido. También puedes hacer más cantidad. Porque estás orinando mucho, puedes tener mucha sed. Cuando bebes más, también orinas más.

  • Boca seca y picazón en la piel. Debido a que tu cuerpo está usando líquidos para hacer pis, hay menos humedad para otras cosas. Podrías deshidratarte y sentir la boca seca. La piel seca puede provocar picazón.
  • Visión borrosa. Cambiar los niveles de líquido en el cuerpo podría hacer que las  tus ojos se hinchen. Cambian de forma y pierden su capacidad de concentración.
  • Lágrimas o cortes de curación lenta. Con el tiempo, el nivel alto de azúcar en la sangre puede afectar el flujo sanguíneo y causar daño a los nervios que hace que sea difícil para el  cuerpo sanar las heridas.
  • Dolor o entumecimiento en pies o piernas. Este es otro resultado del daño a los nervios.
  • Pérdida de peso no planificada. Si tu cuerpo no puede obtener energía de tus alimentos, comenzarás a quemar grasa en busca de energía. Por ello puedes perder peso aunque no hayas cambiado la forma de comer.
  • Náuseas y vomitos. Cuando tu cuerpo recurre a la quema de grasa, produce “cetonas”. Estas pueden acumularse en su sangre a niveles peligrosos, una afección posiblemente mortal denominada cetoacidosis diabética. Las cetonas pueden hacer que sientas mal del estómago.

Este es el tratamiento que suele hacer los pacientes con diabetes

El tratamiento exitoso de la diabetes marca la diferencia para la salud a largo plazo, y lograr el tratamiento equilibrado de la diabetes puede ser la clave para vivir con diabetes tipo 1 y tipo 2 .

El tratamiento varía para cada individuo, no solo en el tipo de diabetes que tienen, sino que también habrán diferencias de tratamiento diabético más específicas para cada individuo.

Tu estrategia de tratamiento y manejo de la diabetes debe ser acordada entre tú y tu médico.

El objetivo del tratamiento de la diabetes es mantener, dentro de lo razonable, los niveles de glucosa en sangre lo más cerca posible de lo normal. La capacitación en el auto-control de la diabetes es una parte esencial del control de la diabetes. El tratamiento debe acordarse de forma individual y abordar problemas médicos, psicosociales y de estilo de vida.

Junto a la insulina que debes pinchar en sangre (y que no es necesaria siempre), el tratamiento se centra en la dieta y el ejercicio. Si los niveles de azúcar en la sangre aún son altos, se usan medicamentos orales para ayudar al cuerpo a utilizar tu propia insulina de manera más eficiente.

El tratamiento regular y exitoso disminuye el riesgo de que cada paciente desarrolle complicaciones de la diabetes.

Tratamiento de la diabetes Tipo 1

El tratamiento de la diabetes tipo 1 es una tarea diaria. La falta de producción de insulina por parte del páncreas hace que la diabetes tipo 1 sea particularmente difícil de controlar.

El tratamiento requiere un régimen estricto que generalmente incluye una dieta cuidadosamente calculada, actividad física planificada, múltiples inyecciones diarias de insulina y pruebas domiciliarias de glucosa en sangre varias veces por día.

Tratamiento de la diabetes Tipo 2

El tratamiento generalmente incluye control de la dieta, ejercicio, pruebas de glucosa en la sangre en el hogar y, en algunos casos, medicación oral y / o insulina. Aproximadamente el 40% de las personas con diabetes tipo 2 requieren inyecciones de insulina .

¿Cómo se puede evitar la diabetes?

Sufrir diabetes es algo terrible si tenemos en cuenta todo lo dicho y explicado, pero a veces podemos estar en una situación en la que consigamos evitarla si estamos en riesgo de padecerla, o de hecho tenemos que hacer lo que explicamos a continuación para que tu cuerpo no desarrolle la enfermedad.

Tienes que saber que antes de que se diagnostique la diabetes, hay un período en el que los niveles de azúcar en la sangre son altos pero no lo suficientemente altos como para ser diagnosticados como diabetes. Esto se conoce como prediabetes.

Se estima que hasta el 70% de las personas con prediabetes desarrollan diabetes tipo 2. Afortunadamente, pasar de la prediabetes a la diabetes no es inevitable. Aunque hay ciertos factores que no puede cambiar, como los genes, la edad o las conductas pasadas, existen muchas medidas que puede tomar para reducir el riesgo de diabetes.

Estas son algunas de las cosas que podemos hacer para evitar la diabetes.

Recorta el consumo de azúcar y carbohidratos en tu dieta

Comer alimentos con alto contenido de carbohidratos refinados y azúcar aumenta los niveles de azúcar en la sangre y de insulina, lo que puede conducir a la diabetes con el tiempo. Evitar estos alimentos puede ayudar a reducir su riesgo.

Haz ejercicio

Realizar actividad física regularmente puede aumentar la secreción y la sensibilidad de la insulina, lo que puede ayudar a prevenir la progresión de la prediabetes a la diabetes.

Bebe mucha agua

Está claro que las bebidas azucaradas son un riesgo de acabar padeciendo diabetes de modo que la alternativa a seguir es beber agua. Si bebes   potable en lugar de otras bebidas podrás ayudar a controlar el azúcar en la sangre y los niveles de insulina, lo que reduce el riesgo de diabetes.

Pierde peso si tienes sobrepeso

Tener un  exceso de peso, particularmente en el área abdominal, aumenta la probabilidad de desarrollar diabetes. Perder peso puede reducir significativamente el riesgo de diabetes.

Hay muchas opciones saludables para perder peso, incluyendo dietas bajas en carbohidratos, mediterráneas, paleo y vegetarianas. Sin embargo, elegir una forma de comer que pueda conservar a largo plazo es la clave para ayudarte a mantener la pérdida de peso .

Un estudio encontró que las personas obesas cuyos niveles de azúcar en la sangre e insulina disminuyeron después de perder peso experimentaron elevaciones en estos valores después de recuperar todo o una parte del peso que perdieron.

Deja de fumar

Fumar está fuertemente relacionado con el riesgo de diabetes, especialmente en fumadores empedernidos. Se ha demostrado que dejar de fumar reduce este riesgo a lo largo del tiempo.

En un análisis de varios estudios con un total de más de un millón de personas, se encontró que fumar aumenta el riesgo de diabetes en un 44% en fumadores promedio y en un 61% en personas que fuman más de 20 cigarrillos diarios.

Un estudio siguió el riesgo de diabetes en fumadores varones de mediana edad después de dejar de fumar. Después de cinco años, su riesgo se había reducido en un 13%, y después de 20 años tenían el mismo riesgo que las personas que nunca habían fumado.

Mide el tamaño de las porciones

Evitar tamaños de porciones grandes puede ayudar a reducir los niveles de insulina y azúcar en la sangre y disminuir el riesgo de diabetes.

Toma una dieta elevada en fibra

Consumir una buena fuente de fibra en cada comida puede ayudar a prevenir los picos de azúcar en la sangre y los niveles de insulina, lo que puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar diabetes.

Bebe café o té

Aunque el agua debe ser tu principal bebida, la investigación sugiere que incluir café o té en su dieta puede ayudar a evitar la diabetes.

Además la ingesta de estas dos bebidas, aumentará la sensibilidad a la insulina y reducir el riesgo de diabetes.

Artículo de interés:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos