Escrito por Tendenzias

Cuándo hay que extraer las muelas del juicio y cómo se hace

Es normal que, en el periodo de la adolescencia, o incluso más mayor surjan las denominadas muelas del juicio que hay que extraer con posterioridad en muchos casos. Hay quienes realmente lo pasan muy mal con estas muelas, sufren de un dolor muy fuerte, que no se puede casi controlar y ello provoca que los niveles de ansiedad, estrés y de falta de paciencia aumenten, pero no todo acaba allí, la incomodidad después de la operación no es tontería, incluso hay ciertas personas a las que se les “pinta” la cara ya sea de amarillo o de morado, lo que no es poco común.

Pero es un proceso que la mayoría de las personas atraviesan, quizás tú que nos lees estás atravesando ese momento o un familiar tuyo lo está atravesando, como lo puede ser un hijo, si eres padre. Lo mejor es que nunca, en ninguna circunstancia, pierdas la paciencia con la persona que está sufriendo un dolor por las muelas del juicio, comprende que es como cuando sufres de una cefalea (dolor de cabeza) intensa y quieres desaparecerte un rato de la faz de la tierra, admítelo, a todos nos ha pasado. En este artículo te explicaremos cuándo hay que extraer las muelas del juicio y cómo se hace.

Qué son las muelas del juicio y por qué salen

Las muelas del juicio son los molares que salen de últimos en nuestra boca, que es precisamente lo que los caracteriza; estos dientes salen entre las edades de dieciséis y veinte años, aunque puede fluctuar un poco entre ellas. Lo impresionante de todo esto es el por qué salen este tipo de dientes.

La explicación es de carácter histórico, o más precisamente, prehistórico, lo decimos porque la aparición de estas famosas muelas del juicio se deben a que los primates superiores poseían en su dentición un tercer molar.

Sumado a esto, la boca de los primates, como bien se sabe, era de un tamaño considerablemente más grande gracias a motivos variados que básicamente radican en el uso de la dentición y en la alimentación de aquellos homínidos primitivos (como deberíamos llamarlos) que hacían un uso mucho más brusco que el nuestro en la actualidad.

Actualmente puedes hacer sopas con sencillez, puedes comer alimentos de textura blanda, como lo es el puré de patatas e incluso triturar sin un mayor esfuerzo físico una determinada comida que desees tales como sándwiches.

Las muelas del juicio pueden provocar un dolor bastante intenso y se debe a que el diente no consigue su total salida en nuestra dentición, por lo que se incrusta en la carne torpemente logrando así una molestia bastante notable.

Hay que aclarar que hay personas a las cuales no les ha salido estas muelas del juicio, esto es debido a motivos genéticos y, además, no hay una edad exacta en la que se sepa que van a salir estos dientes, solo hay una aproximación, determinada por un franja de edad en la que es bastante probable que emerjan estos dientes pero que a su vez no es segura, ya que con quince o veintiún años también pueden brotar estas muelas, es más, hay quienes ya adultos presentan esta molestia, por lo que no es algo que debas esperar ni preocuparte.

Cuándo hay que quitar las muelas del juicio

Las muelas del juicio se extraen por distintos motivos, ya que la morfología y la situación de cada persona varía según su arcada dentaria. Lo que sí hay es una serie de casos, los cuales hemos recopilado para ti en los que, si es necesario extraer las muelas del juicio ya que causan una anomalía en la dentición que no permite el buen funcionamiento de la misma, pero claro, esto debe ser evaluado y decretado por un odontólogo el cual determinará qué procede o no procede, porque también existen casos en los que pueden estas muelas coexistir con una dentición común.

La primera y principal causa para extraer las muelas del juicio es que las muelas estén causando un dolor ya sea por crecer mal, torcidas o porque hayan crecido de una manera en la que la boca se “descuadra” y el proceso de masticación no es realizado con satisfacción.

Hay otros casos que pueden varias desde que la misma esté, pero no haya salido, quedando atrapada en la encía, lo que puede crear una complicación que puede derivar hasta en alguna infección; también hay ocasiones en las que la morfología de la boca permite que hayan salido, crecieron de manera correcta, pero, al momento de salir, éstas formaron lo que se denomina un quiste y ello causa tanto una incomodidad como un proceso de poca higiene bucal que nadie quiere experimentar.

Cómo se extraen las muelas del juicio ¿Duele?

Como bien ya te lo habrá explicado tu dentista, vas a necesitar de un cirujano bucal, quien se encargará de llevar a cabo la operación de extracción de las muelas del juicio. Es un proceso que generalmente dura entorno a la hora, incluso menos si todo sale correctamente y que, como toda operación, serás sometido bajo los efectos de una anestesia ya sea local o general.

Esta operación puede ser más o menos complicada según el caso, pero básicamente es una extracción de un diente como la de los demás, pero claro, no es un diente de leche que está destinado a caer, sino que es un “problema” que debe ser extraído desde la raíz. Hay un importante paso post operatorio que consiste en morder un algodoncillo, llamado gasa, el cual te será de ayuda para detener el sangrado que hay en la herida.

Te estarás preguntando si ¿duele? Por lo general, no, ya que al estar anestesiada la zona de la extracción de las muelas del juicio, no hay problema.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Esperemos que este artículo te haya resultado tanto interesante, como informativo y sobre todo, útil para ti o para algún familiar o amigo que quieras aconsejar y calmar sobre esta operación, y piensa que si te duelen las muelas del juicio, es mejor que duela un rato a que duela toda la vida.

Cuidados post operatorio

Después de extraer la muela del juicio el dentista nos va a mandar seguir unas precauciones durante los días posteriores, a fin de evitar posibles infecciones. Hay que seguir estas instrucciones a rajatabla durante el tiempo que nos indiquen, aunque pensemos que la herida ya está en perfecto estado.

En primer lugar, en los días y horas posteriores a la extracción es posible que la herida presente sangrado. Para minimizar la hemorragia, lo mejor es colocar alguna gasa esterilizada en la zona (con un poco de agua fría si se quiere) y morder para que haga algo de compresión y coagule la sangre.

Otra manera de disminuir el dolor y la hinchazón durante las horas siguientes a la operación es aplicar pequeñas bolsas con hielo fuera de la boca, en la zona de la mandíbula donde nos han extraído la muela. Esto ayuda a aliviar el dolor ligeramente y reduce la inflamación. Hay que colocar el hielo dentro de una bolsa y aplicarlo en tandas de 5 minutos, esperando aproximadamente un cuarto de hora para volver a aplicarla durante otros 5 minutos. Se puede realizar este proceso durante unas 2 horas para mantener la inflamación controlada.

Otra de las recomendaciones es llevar una adecuada higiene bucal, para evitar que penetre suciedad o restos de alimentos en la herida. Hay que tener especial cuidado para limpiar la zona de la muela del juicio, ya que una pasada con el cepillo podría levantarnos los puntos y abrirnos la herida.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Por otro lado, si el dentista nos ha prescrito algún tipo de medicamento para evitar las infecciones o disminuir el dolor, debemos tomarlo durante el tiempo que nos haya indicado.

También es recomendable no tomar ningún tipo de alimentos, ni sólido ni líquido, durante las dos horas siguientes a la extracción, Durante el primer día o los dos primeros días lo mejor es empezar tomando alimentos líquidos o sólidos blandos y fáciles de masticar, para ir poco a poco pasando a alimentos más sólidos hasta seguir con nuestra dieta habitual.

Otro de los factores que puede causar una infección en la herida es el tabaco. Los dentistas suelen recomendar no fumar al menos hasta 1 o 2 semanas después de haber sacado la muela del juicio. Sabemos que esto para un fumador es complicado, pero es mejor que sufrir los dolores de una infección en la muela. Del mismo modo, tampoco se recomienda ingerir alcohol.

También hay otra serie de cuidados que podemos llevar a cabo por precaución. Por ejemplo, masticar por el otro lado de la boca. Poco a poco, cuando la herida vaya cicatrizando, podremos empezar a usar los dos lados de la boca par masticar. Normalmente cuando el dentista nos retire los puntos, quiere decir que la herida ya está curada.

En realidad son cuidados muy básicos que no te va a costar llevar a cabo. Además, ya te han quitado esa muela del juicio que tanto te molestaba. ¿De qué te quejas?

Te recomendamos leer también losa artículos:

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

Demedicina.com

Newsletter