Escrito por

Consumiendo lacteos como intolerante a la lactosa

La intolerancia a la lactosa también se conoce con el nombre de Deficiencia de Lactasa. Se trata de una condición que impide al paciente metabolizar apropiadamente la lactosa, un azúcar hallado en la leche, debido a la ausencia de la enzima dedicada a ello en el organismo. El consumo de lactosa en pacientes de esta condición lleva a dolores abdominales, hinchazón, flatulencias, diarrea, náuseas y acidez.

Aún así es posible consumir productos lácteos a pesar de la deficiencia de esta enzima, sólo que será necesario tomar ciertos cuidados especiales:

Conocer nuestro límite

Los intolerantes pueden, a pesar de su condición, consumir alimentos con lactosa, siempre que lo hagan con moderación. La clave es conocer nuestro límite de productos lácteos a consumir antes de comenzar a experimentar síntomas. Deberemos mantener un diario de comidas, anotando cuándo, qué y cuánto comimos, y cómo nos afectó. Deberíamos ser capaces de reconocer un patrón después de poco tiempo, gracias al cual conoceremos cuánta lactosa podemos tolerar y acotarnos a este límite.

consumiendo-lacteos-como-intolerante-a-la-lactosa

Consumir lácteos sin lactosa

La mayoría de los comercios tienen versiones bajas en lactosa o incluso libres de lactosa de casi todos los productos lácteos, incluyendo leche, queso y yogur, entre otros. Puede ser difícil consumir la cantidad necesaria de calcio cuando tenemos intolerancia a la lactosa, las buenas noticias son que la leche libre de lactosa tiene la misma cantidad de calcio que la leche tradicional.

Controlar nuestra dieta

En lugar de esforzarnos por encontrar algo dentro de un menú que podamos comer, debemos optar por empacar nuestra propia comida siempre que podamos. Al cocinar en casa podemos reemplazar las recetas que contengan leche por versiones bajas en lactosa, u obtener un libro de recetas adaptado para una dieta libre de lactosa. Controlando qué ingredientes son incluidos en la comida nos sorprenderemos de la cantidad y variedad que podemos consumir.

4209680611_6e84793f63_z

Consumir suplementos de lactasa

No se trata de una cura, pero el consumir suplementos de lactasa puede ayudarnos a tolerar ciertas comidas que contengan ciertas concentraciones de lactosa. Encontraremos suplementos en una gran variedad de formas, incluyendo cápsulas y tabletas masticables. Pueden ser particularmente útiles cuando no conocemos los ingredientes precisos de nuestra dieta.

Encontrar lactosa escondida

Si bien todos sabemos que la lactosa se encuentra en la mayoría de los productos lácteos (salvo los que especifiquen lo contrario), también podremos hallarla en alimentos procesados como polvos para batidos, comidas congeladas y panificados. Deberemos leer con cuidado las etiquetas y estar a la búsqueda de ingredientes como “sólidos de leche”, “leche deshidratada”, “cuajo” y “suero”. Si optamos por consumir estos alimentos puede que necesitemos tomar un suplemento de lactasa para ayudarnos a prevenir síntomas.

5502308856_81470a0b7e_z

Preguntar a expertos

Aprender a comer de una nueva forma no es fácil, pero no debemos hacerlo solos. Siempre es una excelente opción preguntarle a nuestro médico, y solicitarle que nos recomiende un nutricionista especializado que nos ayude a controlar nuestra dieta. Esta persona será capaz de explicarnos en detalle cómo leer etiquetas de valores nutricionales, establecer cuánta lactosa podemos tolerar sin síntomas y ofrecernos alternativas deslactosadas para una dieta balanceada.

Vía | WebMD

Foto | Flickr

Artículos relacionados

Yogur sin lactosa

Alergia alimenticia

loadInifniteAdd(44636);

Intolerancia a la lactosa

Demedicina.com

Newsletter