BLACK FRIDAY de Amazon, no te pierdas sus ofertas, te dejamos un enlace con las mejores rebajas
Escrito por

Desprendimiento de retina: cómo se produce, consecuencias y tratamiento

Hoy te vamos a contar qué es un desprendimiento de retina: cómo se produce,consecuencias y tratamiento. Y es que, aunque suene a dolencia extraña o ajena, es más común de lo que la gente piensa. Además, diagnosticarla pronto y ser corregida a tiempo, puede ser clave para que la lesión no vaya a más.

Cómo se produce un desprendimiento de retina

Obviamente, lo primero pasa por saber cómo se produce un desprendimiento de retina. Esta dolencia aparece cuando la retina se separa del coroides. Para hacernos una idea, el coroides es la siguiente capa del ojo tras la retina. Ni que decir tiene la gravedad de un desprendimiento de retina, que puede dejar consecuencias permanentes en el ojo.

Un desprendimiento de retina puede darse a cualquier edad, aunque es más habitual en personas mayores. No obstante, quienes sufran de miopía o ya hayan tenido algún problema con la retina, están más expuestos a un desprendimiento de retina. Las estimaciones se sitúan en que hay una persona afectada por cada 10.000. Es decir, es muy complicado que te toque pero no descartable del todo.

Físicamente, cómo se produce un desprendimiento de retina es por culpa de los desgarros que se producen en la zona de la retina. El vítreo, situado entre cristalino y retina, es un gel que está pegado a la retina, pero que le puede provocar estos desprendimientos de retina, si traccionan demasiado. Cuando esto pasa, la retina se desprende y lo primero que pasa es que el fluido del vítreo se cuela hasta los fotorreceptores, ayudando sin querer al desprendimiento.

Al estar dañada, la retina no tiene un normal funcionamiento, por lo que el paciente afectado verá todo borroso, incluso llegará en los casos más extremos a la ceguera. No obstante, además del vítreo, hay otras enfermedades como el cáncer, inflamaciones o infecciones que también pueden derivar en un desprendimiento de retina, eso sí, no suelen ser tan graves. Incluso algunos no llegan a hacer herida en la misma.

Consecuencias de un desprendimiento de retina

Las consecuencias de un desprendimiento de retina comienzan con sus primeros síntomas. Por ejemplo, cuando el afectado empieza a ver puntos negros, conocidos como moscas volantes. A estos se suman estrellas de luz que complican la visión por los laterales. Obviamente, unos y otros impiden la normal funcionalidad del organismo en su día a día.

Otra consecuencia puede venir dada en forma de velo que recubra por completo la visibilidad del afectado. Incluso hay quien ve como una parte de su visibilidad se torna en negra, recortando un porcentaje elevado de su campo de visión. De ahí la relevancia de ir rápido al médico y que lo trate. De no hacerlo, la pérdida de visión será importante y, lo que es peor, irreversible.

Y no, no es fácil darse cuenta que tenemos un desprendimiento de retina. El motivo es que la retina no duele, por lo que es imposible sacarlo por ese lado. Debemos estar atentos a estos síntomas para saber qué está pasando. Una vez acudamos al oftalmólogo, será éste quien determine la gravedad. Para ello, hará un exhaustivo examen con un oftalmoscopio. Este aparato permite ver todos los elementos del ojo y su estructura, en busca de anomalías.

Lo cierto es que nueve de cada diez desprendimientos de retina se acaban curando, y casi todos con una sola intervención quirúrgica. No obstante, hay quienes necesitan más recorrido y pasan por quirófano varias veces. Eso sí, los avances médicos y tecnológicos han convertido el desprendimiento de retina, de una afección grave y complicada de diagnosticar, en algo curable y de gravedad relativa. No hace demasiado, la mayoría de afectados acababa ciego.

Uno de los puntos importantes es el origen de la afección. Si el desprendimiento de retina ha venido derivado de un accidente o un golpe, la cosa varía mucho sobre si ha sido en una cirugía o son cosas de la edad. Y es que la gente mayor es mucho más propensa a los desprendimientos de retina.

Tratamientos para el desprendimiento de retina

Los tratamientos para el desprendimiento de retina deben pasar, de forma innegociable, por un especialista médico. Será quien compruebe el daño causado en la zona y, como tal, aplicará el tratamiento pertinente. Es importante confiar en los sanitarios y dejar la automedicación a un lado. El motivo es que no hay colirios o gotas en el mercado que curen esta afección.

Los tratamientos para el desprendimiento de retina dependerán de si ésta está rasgada o perforada o desprendida del ojo. Si es el último caso, además, hay que ver el nivel de desprendimiento, pues la cirugía varía sobremanera si está parcialmente desprendido o si se ha caído del todo.

Por el contrario, si el desprendimiento es liviano, la cirugía láser es la solución más rápida, aunque también está la alternativa de la criopexia, en la que se suelda la zona dañada. En el primer caso, conocida como fotocoagulación retiniana que, de tener éxito, evitaría una intervención más compleja en la que se recolocaría la retina pero no quedaría igual.

Otro de los tratamientos para el desprendimiento de retina más efectivo es el de meter burbujas de gas en el ojo, para que éstas ayuden a cicatrizar la herida. Lo harán, presionando la retina contra el globo ocular, en una intervención que parece ciencia-ficción pero es una realidad.

La última alternativa de los tratamientos para el desprendimiento de retina es introducir en el ojo un dispositivo sintético que presione su interior. Con esta presión, conseguirá que la retina y la zona exterior del ojo estén pegadas y hagan bien su trabajo: ver. Eso sí, no siempre se consigue el objetivo. Un 10% de los afectados, sufre consecuencias permanentes o incluso llega a perder la vista por completo. Cada vez son menos casos, pero igual de dolorosos, sobre todo cuando le toca a alguien joven.

También te puede interesar:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos