Escrito por

Qué es el dengue: síntomas, cómo se contagia y tratamiento

Por muy lejano que suene, cada año se dan 100 millones de casos de dengue en todo el mundo. Es decir, es una enfermedad a tener muy en cuenta. Por ello, te vamos a contar qué es el dengue: síntomas, cómo se contagia y tratamiento.

Qué es el dengue

Empecemos por lo básico: qué es el dengue. Se trata de una enfermedad viral y tropical, muy similar a la gripe, pero que se transmite por la picadura de una especie concreta de mosquitos. El dolor y la fiebre son tan intensos, que en muchos sitios conocen al dengue como la fiebre rompehuesos.

Obviamente, si sospechamos que es el dengue la enfermedad que padecemos, es importante acudir rápido al centro sanitario más cercano. En los casos menos graves, se puede quedar en simple fiebre, pero en otros puede llegar a producir hemorragias severas y daños permanentes al organismo.

Además, existe la leyenda de que una persona infectada de dengue, no lo vuelve a coger. Error grave. El dengue se propaga por cuatro tipos de virus y cualquier persona que coja uno de ellos, tendrá dengue. Cuando lo pase, descartará volver a coger ese tipo de virus, pero sí podrá infectarse con los otros tres. Es decir, un humano puede coger el dengue hasta en cuatro ocasiones y, si no lo cura bien, tendrá repercusiones permanentes.

Causas y síntomas del dengue

Las causas y síntomas del dengue son muy específicas. Empezando por las causas, como ya hemos comentado, la enfermedad llega al ser humano a través de la picadura de algunos tipos muy concretos de mosquitos. Se trata del Aedes, un mosquito que ataca de forma indiscriminada a cualquier hora del día.

Aunque hay varios tipos de Aedes, el que provoca los síntomas del dengue más preocupantes es el que viene de Asia: Aedes Albopictus. Es el que comúnmente se llama mosquito tigre y es más peligroso que su hermano, el Aedes Aegypti, porque ha mutado su sistema para soportar temperaturas más bajas y abarcar un periodo más largo del año para hacer sus ataques. Además, ha saltado de zonas tropicales, a otros países como Estados Unidos o Canadá donde, históricamente, nunca había llegado.

Así las cosas, cuando el mosquito Aedes nos ha picado, los síntomas del dengue deben ser reconocidos rápidamente para evitar males mayores. En principio, son muy similares a los de una gripe aguda. Es decir, fiebres altas, dolor perseverante en las articulaciones y los músculos y jaquecas constantes. Eso sí, a diferencia de la gripe, la congestión nasal no hace acto de presencia, lo que puede ser una pista grave para ir corriendo al centro sanitario más cercano.

Cómo se contagia en dengue

Cómo se contagia el dengue es muy sencillo. El mosquito, previamente, ha picado a alguien con dengue y ha absorbido su sangre, dejando la enfermedad en su organismo. Cuando el insecto pica a otra persona, lo que hace es transmitirle la enfermedad del primer infectado al que picó. Es a través de la picadura como se produce el contagio y no de persona a persona, como mucha gente piensa. Tampoco compartiendo objetos.

Pa evitar el contagio del dengue, el primer consejo a seguir es evitar agua estancada. De cualquier tipo. Especialmente en zonas rurales, donde se acumulan latas, cubos o cualquier recipiente en el que pueda quedar algo de agua retenida, son las zonas en las que el mosquito Aedes se asienta. Evitar estas situaciones, es poner coto a una enfermedad que puede ser muy grave.

Hay que estar especialmente atento a ello en la temporada de más calor, es decir, primavera y verano. Es cuando el mosquito está más cómodo y tiene más facilidad para encontrar zonas en la que aposentarse y alimentarse. Al ser una enfermedad tropical, ésta suele darse con mayor asiduidad en climas de este tipo. Así, zonas de Latinoamérica con climas cálidos y secos, son vergeles perfectos para que el dengue campe a sus anchas.

Tratamientos para curar el dengue

La mala noticia viene porque los tratamientos para curar el dengue no existen. Es decir, no se puede aplacar la enfermedad, pero sí los síntomas. Al menos, paliarlos y, eso sí, evitar males mayores. Por ejemplo, a la hora de bajar la fiebre, es recomendable el paracetamol, antes que la aspirina. El motivo es que ésta puede potenciar las hemorragias que causa el dengue. De ahí la relevancia de ir al médico lo antes posible.

La realidad es que los tratamientos para curar el dengue pasan por la prevención antes de coger la enfermedad. Todo pasa por tener la casa limpia y no dar pie a un clima donde pueda estar el mosquito Aedes. Si estamos en casa ajena o de viaje, hay que estar atento a los sitios donde vamos y tomar medidas como el uso de repelentes, usar protectores para los más pequeños en cunas y carros y evitar zonas en las que sospechemos vaya a estar el mosquito tigre.

La vacuna contra el dengue, a día de hoy, no existe. No hay antibiótico contra esta enfermedad y sólo se puede esperar a que pase y no deje secuelas. Así, por ejemplo, si vivimos en una zona de clima tropical, debemos estar atentos a los días después de que haya llovido. Limpiar y tirar los objetos que puedan acumular agua es capital. A pesar de que no haya mosquitos aún, estos pueden haber puesto huevos y eso es un peligro multiplicado por mil.

Y es que el Aedes tiene una capacidad de reproducción sensacional. De hecho, cumple gran parte de su ciclo vital en estos entornos. Desde un florero a un vaso con algo de agua estancada.

loadInifniteAdd(44636);

Por último, y aunque el mosquito tigre suele atacar más de día que de noche, también ataca cuando se ha ido el sol. Eso sí, como es habitual en los insectos, acude donde está la luz, así que no se lo pongamos fácil y apaguemos las luces innecesarias.

También te puede interesar:

Demedicina.com

Newsletter