Escrito por

¿Cómo prevenir la pérdida de audición?

Anteriormente, la pérdida de audición estaba asociada mayormente a las personas mayores pero, en la actualidad, nos encontramos con personas cada vez más jóvenes que sufren pérdida auditiva. Por ello, es importante que uno pueda plantearse qué puede hacer por sí mismo para prevenir la pérdida de audición.

La importancia de prevenir

Prevenir perdida audicion

La pérdida de audición suele generar mucho temor y, en ocasiones, nos encontramos ante personas que niegan que tengan dificultades para escuchar, por la preocupación que les genera admitir que es algo irreversible. Realmente, es algo que no se puede revertir, pero sí que se puede paliar con audífonos y otro tipo de propuestas que pueden hacer los profesionales de GAES.

Ésta es una de las razones por las que es tan importante la prevención de la pérdida de audición. La capacidad de oír se va perdiendo de forma gradual y cuanto antes se descubra, mucho mejor.

Para ello, podréis encontrar en la web de GAES un test online sobre la capacidad de audición o podéis realizaros una revisión auditiva en uno de sus centros, lo que os permitirá conocer el nivel de salud de vuestros oídos.

¿Cómo prevenir la pérdida de audición?

En la sociedad actual se ha tendido a una excesiva normalización del ruido, por lo que es frecuente encontrarse con personas que no saben detectar cuándo tienen que comenzar a tomar medidas para proteger sus oídos o de qué forma pueden exponerse al ruido sin que suponga un riesgo.

Diariamente nos vemos expuestos a ruidos muy elevados y son muy pocas las personas que son conscientes de ello. Realmente, para prevenir la pérdida de audición no es necesario hacer grandes cambios en la vida personal ni profesional, tampoco son grandes esfuerzos a los que uno tiene que someterse, sencillamente es cambiar algunos hábitos para mejorar la calidad de vida.

Proteger los oídos es algo sencillo y fundamental a la hora de montar en moto, pues no sólo muchas motos generan más ruido del que está recomendado por muchos profesionales, si no que el ruido del tráfico (sobre todo a determinadas horas) es muy peligroso.

En cuanto a la protección, también resulta ser un requisito fundamental en el ámbito laboral, sobre todo en personas que trabajan en obras o realizando tareas en las que se ven expuestas a decibelios muy altos que pueden dañar el oído.

Escuchar música puede ser un auténtico placer y, a la vez, puede convertirse en una actividad de riesgo para el tímpano. Muchas personas utilizan cascos y auriculares para escuchar música, escogiendo un volumen más alto de la media que puede dañar directamente el oído interno. Ni qué decir cuando uno va a una discoteca y la música está a unos decibelios en los que resulta imposible hablar, y escuchar al otro.¡Imaginaos el resultado para el oído si uno se ubica próximo a un altavoz!

De igual forma, hay muy malos hábitos a la hora de ver la televisión o trastear con otro tipo de aparatos electrónicos que emiten sonido. Existe una tendencia a poner el volumen de la televisión más alto de lo necesario y, a corto plazo, uno no se da cuenta de los efectos que eso genera para el oído pero las consecuencias están ahí a largo plazo.

Otro de los hábitos que genera mayor controversia es la higiene del oído. Los profesionales recomiendan secarse bien los oídos tras la ducha, protegerlos durante una inmersión en el agua y, sobre todo, no utilizar bastoncillos ni ningún otro tipo de artilugio que se introduzca en el oído.

Además, si todavía necesitáis más razones que el temor a la pérdida de audición, fijaros que la exposición a ruidos constantes también suele provocar otro tipo de afecciones, tanto a nivel físico como emocional: cefaleas, irritabilidad y cierto grado de ansiedad, entre otros.

Demedicina.com

Newsletter