Escrito por Tendenzias

Clamidia: Causas, síntomas y tratamiento

Sufrir clamidia es algo muy común entre las personas que mantienen relaciones sexuales sin protección. Las clamidias son muy contagiosas y, a veces, ni siquiera da síntomas, por lo que el peligro de contagio aumenta si la persona que la padece no pone medios para tratarse ni para evitar contagios con sus parejas durante el sexo.

Aunque las clamidia muchas veces no ocasiona síntomas, sin embargo, en el caso de la mujer, puede provocar importantes daños a sus sistema reproductor, por lo que es aconsejable acudir, al menos una vez al año, a que nos revise un ginecólogo para comprobar que no sufrimos de clamidias y usar siempre condón a la hora de practicar sexo.

Hombres y mujeres pueden contagiarse y padecer de clamidia por igual aunque, en el caso del varón, sufrir clamidias, más allá de las molestias, no entraña riesgos para la salud a diferencia de lo que ocurre con la mujer.

Las clamidia afectan principalmente a personas que son promiscuas en el sexo y tienen muchas parejas sexuales, así como a hombres que practican sexo con otros hombres.

A continuación vamos a explicarte qué es la clamidia, cuáles son las causas de sufrir esta infección, los síntomas que manifiesta cuando lo hace y posibles tratamientos  para su curación.

Qué es la Clamidia

La clamidia es una infección que está provocada por una bacteria llamada Chlamydia trachomatis. Esta bacteria entra a nuestro cuerpo cuando mantenemos relaciones sexuales con una persona que está infectada y se instala en el cuello uterino, la garganta o el recto y la uretra, en el caso de los hombres.  

Aunque cualquier persona puede sufrir clamidia, existen poblaciones especialmente de riesgo como son las mujeres jóvenes, sobre todo aquellas que tienen menos de 25 años y una vida sexual muy activa, y los bebés durante el parto si su madre está contagiada.

Hay que tomar precauciones porque, si no se tratan, las clamidia incluso pueden hacer que aumenten los riesgos de contraer y de transmitir otras enfermedades de transmisión sexual más graves, como el sida.

Causas de la Clamidia

Ser mujer, tener menos de 25 años, disfrutar de una vida sexual muy activa y practicar sexo sin protección son los principales factores de riesgo que causan la clamidia. Pero no solo las mujeres jóvenes pueden contraer la enfermedad, pues también los varones y los recién nacidos pueden infectarse si entran en contacto con la bacteria.

La bacteria Chlamydia trachomatis, responsable de la clamidiasis, permanece alojada en el tracto genital, convirtiéndolo en un foco infeccioso para las personas con las cuales mantenemos sexo sin la debida protección.

El periodo de incubación de esta bacteria que causa la clamidia es de 1 a 3 semanas desde el momento del contagio. Puede transmitirse a través de cualquier práctica sexual, ya sea con penetración anal o vaginal y también con el sexo oral.

La clamidia es una de las enfermedades de transmisión sexual más frecuentes en el mundo y, además, su incidencia va en aumento, por lo que es importante recordar la importancia de protegerse mediante el uso del preservativo cuando mantengamos relaciones sexuales, sobre todo, si no tenemos una pareja fija.

Además, padecer clamidia nos expone a sufrir otras enfermedades de tipo sexual como la gonorrea, la tricomoniasis, la sífilis, el papiloma virus humano, el VIH, además de diversas variedades de herpes.

Las personas que ya han sufrido clamidia alguna vez en su vida tienen un factor de riesgo más alto de experimentar de nuevo la enfermedad, así como aquellas personas que han tenido otras enfermedades de transmisión sexual.

Síntomas de la Clamidia

Como mencionábamos antes, a menudo las personas que tienen clamidia no muestran síntomas, sin embargo, la bacteria está ahí y puede suponer consecuencias importantes para la salud, sobre todo en el caso de las mujeres. Podemos sospechar que sufrimos de clamidia si tenemos escozor al orinar y, en el caso de los varones, uretritis y secreción por el pene.

La clamidiosis femenina también manifiesta generalmente escozor al orinar, que puede ser confundida con otras causas como por ejemplo, una cistitis o una infección de orina común. También puede provocar dolores abdominales, un poco de fiebre y malestar general, lo cual sucede en casos en los que la clamidia ha avanzado dando lugar a una enfermedad inflamatoria pélvica. Estos dolores irán avanzando si no se pone solución a la infección por clamidias.

Cuando es una mujer embarazada la que tiene la infección, los síntomas de la clamidia son de bastante cuidado, porque en caso de complicaciones puede darse incluso un parto prematuro o una ruptura prematura de las membranas. Sufrir dolores durante el coito, sangrado vaginal después de mantener relaciones sexuales o cambios en el flujo vaginal pueden ser síntomas de clamidia en la mujer embarazada.

Sufrir clamidia puede derivar en infertilidad para la mujer, además de otras enfermedades como una perihepatitis, proctitis o una inflamación rectal y el síndrome de Fitz-Hugh-Curtis.

En el caso de los varones, las complicaciones de una infección por clamidia pueden causarles proctitis, epididimitis o dolor testicular y prostatitis crónica.

Tratamiento para la Clamidia

La detección precoz es el mejor remedio para evitar complicaciones producidas por clamidias que, como hemos visto, pueden llegar a ser importantes. A la primera sospecha de que hemos podido contraer la enfermedad, por ejemplo, si nos hemos expuesto a una relación sexual sin protección, tendremos que acudir al médico para solicitar que nos hagan un diagnóstico.

Si ya hemos sufrido clamidias anteriormente o tenemos alguna otra enfermedad de transmisión sexual como, por ejemplo la gonorrea, más vale prevenir y acudir a revisión.

Una vez confirmado el diagnóstico, el tratamiento de la clamidia consistirá en la toma de antibióticos como la Doxicilina y la Azitromicina. El médico también podrá recetarnos quinolonas. De lo que se trata es de aliviar los síntomas, impedir que la infección avance dando lugar a complicaciones y protegiendo la salud del feto en mujeres embarazadas.

El tratamiento de la clamidia debe durar un mínimo de 7 días. Aparte, mientras dure el tratamiento y aún durante la semana posterior a terminar el mismo, es conveniente abstenerse de practicar sexo. Además, en adelante, habrá que utilizar siempre preservativo.

Síntomas de la ETS

Para saber si tenemos clamidia, es importante conocer todo los síntomas de esta ETS (enfermedad de transmisión sexual). Lo más complicado, en este caso, es que la clamidia no presenta síntomas visibles o llamativos. Es decir, podemos tener la enfermedad latente y no saber que la sufrimos hasta pasado un tiempo.

Lo peor de todo es que es altamente infecciosa, por lo que podemos estar contagiando a otras personas sin saberlo. Un problema muy serio. Por tal motivo, aunque los síntomas de la ETS sean mínimos, es aconsejable tener controlado todo lo que ocurren en las zonas reproductoras, antes de mantener relaciones sexuales.

Clamidia

Obviamente, los síntomas varían según se den en hombres o mujeres. En el caso de las mujeres, es habitual que si tienen clamidia, el flujo vaginal sea algo extraño y su olor más fuerte que habitualmente. Además, es habitual que al orinar sientan como si le quemara la orina al salir. El último indicativo que puede hacer sospechar que hay clamidia, es tener dolor al mantener relaciones sexuales. Es el indicador más llamativo.

Si la clamidia va a más, es posible que los síntomas de la ETS se propaguen y alcancen el abdomen bajo y generen mareos, vómitos, incluso fiebre.

En el caso de los hombres, los síntomas de la ETS también son complicados de distinguir pero distinguibles del funcionamiento habitual de la zona. Por ejemplo, cuando un hombre tiene clamidia, es común que haya secreción masiva del pene. También tendrá cierto escozor al orinar y algo de ardor en la zona superior del pene. Lo más preocupante viene cuando haya cierta inflamación en los testículos, indicador de que la ETS va a más.

Clamidia preservativo

Se puede dar que la clamidia salte al recto y, en tal caso, notaría dolor bastante alto en la zona (muy doloroso al sentarse), secreción y, sobre todo, sangrado al defecar.

Pruebas médicas para la clamidia

Para saber si estás infectado de la ETS, debes realizarte pruebas médicas para la clamidia. Para ello, los hombres deben enviar una muestra de orina a un laboratorio específico que tarda unos días en tener los resultados. En el caso de las mujeres, basta con usar un bastoncillo de algodón para sacar una muestra de la vagina y con ella detectar si hay infección.

Para realizar las pruebas médicas para la clamidia, hay que acudir al médico de cabecera y comentar los síntomas que tenemos. También habrá que comentar si la pareja o con quien haya mantenido relaciones, tiene alguna ETS. En el caso de las mujeres embarazadas, la prueba se hace en la primera visita al ginecólogo, para poner solución cuanto antes.

Clamidia pruebas

En este caso, la población con más riesgo de infectarse de clamidia son: las mujeres sexualmente activas de 25 años o menos; las mujeres con múltiples parejas sexuales; los hombres que mantiene sexo con otros hombres. A pesar de ello, no está de más hacerse las pruebas de forma regular, toda vez que no son dolorosas ni invasivas.

También te puede interesar:

Demedicina.com

Newsletter