Citología: cuándo y por qué hacerla

El cuidado de la salud es fundamental.  Para una mujer el cuidado de su zona delicada debería ser lo primero. Sucede que muchas mujeres, vivimos llenas de dudas en este tema. Una de estas es en relación a los exámenes a los que debemos someternos a la hora de visitar a un ginecólogo. El preguntarse […]
Demedicina.com

El cuidado de la salud es fundamental.  Para una mujer el cuidado de su zona delicada debería ser lo primero. Sucede que muchas mujeres, vivimos llenas de dudas en este tema. Una de estas es en relación a los exámenes a los que debemos someternos a la hora de visitar a un ginecólogo. El preguntarse qué es una citología, es normal, de modo que os ofrecemos todos los detalles sobre qué es una citología: cuándo y por qué hacerla.

Una citología es un examen que toda mujer debería  hacerse al menos una vez al año. A este respecto, muchas se preguntan cómo se hace una citología o si duele hacerse una citología. Quizá también tú quieras saber cuándo y por qué hacerse una citología. Además, conocer sobre qué se ve en dicha prueba.Este artículo te trae mucha información sobre el tema, pues resulta fundamental que sepas todo lo relacionado a tu salud como mujer…

¿Qué es una citología?

Más allá de la respectiva visita al ginecólogo, habitualmente es necesario realizar una citología para descartar cualquier inconveniente en el órgano reproductor de la mujer. Es por tal razón que, necesitas saber qué es una citología. Esto te ayudará a aclarar todas tus dudas a la hora de acudir al especialista. Perder el miedo y asegurarte de preguntar todo lo que no tengas claro es fundamental. Recuerda que la salud está primero y muchas mujeres tienden a ser demasiado tímidas a la hora de hablar con el ginecólogo.

Empecemos con lo más básico. ¿Ya sabes qué es una citología? Se trata de un examen ginecológico que se encarga de estudiar las células obtenidas del cuello uterino, mediante un raspado. Esto con el objetivo de diagnosticar cualquier enfermedad en el área del cérvix. Como en el caso de las células cancerosas o precancerosas. Al igual que enfermedades de transmisión sexual como el Virus de Papiloma Humano.

Allí radica la importancia de la citología, pues además de determinar la existencia de alguna infección vaginal. Las cuales son muy frecuentes en muchas mujeres, también diagnostica la presencia de virus o enfermedad. Es un examen absolutamente necesario, el cual puede evitar que a largo plazo se produzcan complicaciones.

En el largo período desde la adolescencia hasta los 70 años, muchas mujeres han recurrido regularmente a esta preciosa herramienta de diagnóstico temprano que realmente puede salvar vidas, cambiar el destino (adverso) transformando problemas graves en patologías que se resuelven sin demasiados dificultad. Lo repetimos: puede salvarte la vida. Y ya lo ha hecho para un número incalculable de mujeres que deben su pacífica existencia a la citología, que además se conoce también como prueba de Papanicolaou debido a Georgios Papanicolaou (1883-1962), un pionero griego del diagnóstico precoz. Su investigación «Diagnóstico del cáncer de cuello uterino mediante la toma de células vaginales» es una publicación fundamental en la historia de la ginecología. De hecho, la prueba de Papanicolaou ha salvado la vida de muchas mujeres con una prueba simple que es, como era de esperar, el examen de detección de cáncer más común en el mundo.

¿Cómo se hace una citología?

Bien, ahora que sabes qué es. Te debes estar preguntando cómo se hace una citología. Te contamos que, en un principio puede ser algo incómodo. Sobre todo, en las primeras consultas con el ginecólogo. No obstante, se trata de un procedimiento sencillo, incluso, no es necesaria una preparación anterior al examen. Lo único necesario es una correcta higiene en el área genital.

Para hacer la citología vaginal tendrás que acostarte en la camilla del especialista, las cuales son diferentes a otras, pues cuentan con unos estribos a los lados. Lo importante es que, cuando te acuestes estés cómoda y las piernas apoyadas en ambos estribos. El ginecólogo hará uso de una lámpara especial que permite una visión clara y completa de tu zona vaginal, junto al cuello uterino.

Además, es necesario el uso de un espéculo, el cual es un instrumento que se introduce en la vagina. Abriendo el conducto para conseguir un examen más específico y detallado. Una vez introducido este instrumento, el ginecólogo examina el área y toma una muestra. Raspando el cuello uterino, para el posterior análisis de las células obtenidas por la citología.

Aunque no es un procedimiento invasivo, puedes tomar ciertas precauciones para hacer la citología un poco más cómoda. Así que, procura no apuntar tu cita para los días en que tengas el periodo. Aún y cuando es posible realizar el examen mientras estás menstruando. Sin embargo, esto puede no resultar cómodo ni para ti ni para el especialista. Además, la visión del área uterina es probable que no sea la esperada. Generalmente, es el especialista el que debe indicarte este examen durante el periodo, en este caso, para otros fines. La implantación de un dispositivo intrauterino se hace durante el periodo menstrual.

¿Duele hacerse una citología?

Seguramente, fue ésta la primera pregunta que hiciste a tus amigas, con respecto al tema. La respuesta es no. La verdad es que, más que dolor, sientes incomodidad. La introducción del instrumento (espéculo), que puede estar frío causa molestias.  Debes saber que el especialista lo introduce mientras está cerrado. Una vez dentro, se abre como una flor. Es en ese momento en el que sentirás verdadera incomodidad.

Más allá de eso, podríamos decir que la citología no es dolorosa. Aunque, también, esto depende de otros factores. En el caso de tener alguna lesión en el cuello uterino, seguramente se sentirá dolor en la zona, pues puede verse afectada con la introducción del espéculo y también al momento de hacer el raspado.

¿Cuándo y por qué hacerse una citología?

Bien, ahora que sabes todo lo anterior, debes pensar en cuándo y por qué hacerte una citología. Resulta necesaria, para el diagnóstico temprano de serias enfermedades en el cuello uterino. La citología es el primer paso para hacer un diagnóstico. Es por ello que, los expertos recomiendan su realización al menos cada tres años. Esto, a modo de control médico. Sin embargo, si presentas alguna anormalidad en esta área, quizá un flujo extraño, picazón, ardor o incluso verrugas en la zona pélvica y vaginal, debes visitar al especialista inmediatamente.

Se puede tratar de una infección o de una enfermedad que resulte en cáncer. De allí la importancia de realizar un diagnóstico a tiempo. Los síntomas de una enfermedad no son un juego y la citología puede darte una respuesta.

La primera citología: ¿cuándo?

En cuanto al primer momento en el que acudir al ginecólogo y pedir hora para hacerte una citología, es importante que sepas que si ya eres adulta y nunca antes te has hecho esta prueba, no debes retrasarlo más. De hecho, todas las mujeres que comienzan a tener actividad sexual deben someterse a la primera citología en aproximadamente dos años. Por lo tanto, no hay una edad recomendada para hacerlo, depende de cuándo te vuelvas sexualmente activa . Esto se debe a que hoy se sabe con certeza que el cáncer de cuello uterino es causado por un virus, el VPH , que se transmite exclusivamente a través de relaciones sexuales sin protección. Por lo tanto, no tiene sentido someter a la mujer virgen a este examen, de hecho, podría ser doloroso y traumático. Por otro lado, no tienes que esperar a los 25 años, como generalmente se hace creer, ya que actualmente el sistema nacional de salud propone una evaluación gratuita entre los 25 y los 65 años, si comenzaste la actividad sexual en la adolescencia.

Citología: ¿con qué frecuencia?

La prueba de Papanicolaou o citología debe realizarse regularmente tal y como hemos señalado al menos cada tres años. Tu ginecólogo también puede pedirte que lo realices cada dos años, o incluso anualmente en presencia de factores de riesgo, especialmente actividad sexual promiscua o pruebas de Papanicolaou previamente positivas para el VPH .

Si una primera citología indica cambios celulares, no debes tampoco alertarte: la mayoría de ellos no son enfermedades y retroceden por sí solos en más del 90% de los casos, algunos especialistas prefieren hacer un examen más detallado, la colposcopia , que consiste en visión dirigida al microscopio de posibles lesiones (y permite confirmar el diagnóstico a través de una biopsia); En caso de un resultado positivo, a partir de ese momento puede que tenga que realizarte la citología con más frecuencia, cada seis meses o anualmente, según las indicaciones de tu médico. Pero sobre los resultados de la prueba vamos a hablar ampliamente en los siguientes párrafos.

Si estás embarazada, la citología no tiene contraindicaciones e incluso durante el embarazo se puede continuar haciendo , será suficiente notificar al ginecólogo que está embarazada, si aún no lo sabe.

Ciclo, sexo y contraindicaciones

La citología es un examen que el ginecólogo no puede realizar en presencia de flujo menstrual . Por esta razón, la cita es fija, calendario en mano, unos días después del presunto final de la menstruación y, en cualquier caso, en una fecha lejos del comienzo hipotético del próximo ciclo. Si tu ciclo no es regular y te sorprende justo antes de la cita fijada con el ginecólogo para la prueba, simplemente puedes notificarlo a tu médico y posponer el examen para otro día.

Si ya tienes una cita, es una buena regla abstenerse de tener relaciones sexuales en los días anteriores (tres días son suficientes). Ciertamente, esto no se debe a que el sexo es una actividad dañina para las células uterinas, sino a que los residuos de esperma podrían actuar sobre los resultados y el examen sería menos efectivo. Del mismo modo, en ese período de tiempo sería mejor evitar el uso de desodorantes íntimos y productos espermicidas que corren el riesgo de ocultar la presencia de alteraciones celulares. Por el contrario, tomar anticonceptivos orales o la presencia de una espiral anticonceptiva no está contraindicado para proceder con una citología.

¿Qué se ve en una citología?

Cuando hablamos de los resultados de la citología, la primera opinión a considerar a es la del ginecólogo. Si bien, nosotras podemos conocer del tema, no podemos asegurar un diagnóstico. De acuerdo a los resultados obtenidos del examen y la correcta lectura del mismo será posible la evaluación. Es normal, preguntarse acerca de qué se ve en una citología…

A través del examen de la citología vaginal, se puede hacer un diagnóstico temprano del cáncer de cuello uterino. Entre otras patologías que pueden resultar graves de no detectaras a tiempo. Además, de enfermedades de transmisión sexual como el VPH y las infecciones vaginales. La realización de este examen médico, varía de acuerdo a las condiciones de la paciente. Con esto nos referimos a su historial médico y ginecológico, entre otros factores como: la edad y su actividad sexual.

Citologia cuando y por que hacerla ultrasonido

La citología, por lo tanto, es de gran importancia en el ámbito de la salud femenina. Así que, es primordial que te informes sobre cuándo es necesaria su realización o con qué frecuencia se debe hacer. Al igual que los posibles diagnósticos que pueda arrojar. Siempre, bajo la supervisión del profesional en reproducción femenina o ginecólog. Recuerda que, una parte del trabajo la haces tú, informándote desde una óptica general y otra la hace el médico con tu caso específico. Debes ser consciente son tu saludo y cuidar de ella.

Qué hacer cuando los resultados de la citología son normales

Y llegan los resultados y con ellos, dos opciones: que sean buenos o que sean malos. Empezando cuando el resultado de la prueba es positivo, te contamos qué hacer cuando los resultados de la citología son normales. Básicamente, hablar de un resultado normal o positivo es hablar de células normales por toda la zona y cero peligro de enfermedad. Lo más aconsejable, obviamente.

Eso sí, debemos tener claro que las pruebas de una citología nunca son completamente precisas. Nadie te va a garantizar el 100% en medicina, porque la perfección no existe. Más en estos casos. Y es que el cáncer de de útero puede no ser detectado en algunos casos. El motivo no es una mala praxis, sino su lento desarrollo y su pequeño tamaño en su estado inicial.

Citologia cuando y por que hacerla ginecologo

Por tal motivo, la respuesta a qué hacer cuando los resultados de la citología son normales es sencilla: pedir cita para dentro de seis meses y congiar en que lo sigan siendo.

Qué hacer cuándo los resultados de la citología no son normales

En el lado negativo, tenemos los resultados anormales. En tal caso, como es obvio, conviene saber qué hacer cuándo los resultados no son normales. Aunque parece claro, a priori: repetir las pruebas y, esta vez, hacerlo con búsquedas más específicas y otro tipo de tratamiento más en profundidad.

Esta pruebas pueden variar, según la anormalidad que presenten los resultados. Y es que, como es obvio, los resultados que no son normales, será la gravedad de los mismos la que marque la hoja de ruta. En este caso, vamos a repasar los más comunes.

Citologia cuando y por que hacerla

  • Ascus – Es el acrónimo de Atipia de significado indeterminado. Aunque no lo parezca, es un resultado muy usual y aparece cuando las células no son todo lo normales que debería, pero no hay problema, pues los parámetros que no concuerdan no dan las suficientes pistas. Es más, muchas veces, en una segunda prueba, estos suelen haber vuelto a la normalidad por sí solos. A pesar de ello, requiere un control más exhaustivo, pues un empeoramiento, a lo mejor requiere intervención
  •  Lesión intraepitelial de bajo grado (SIL de bajo grado) – Se da cuando se hayan células con un resultado anormal por culpa del VPH. La denominación de intraepitelial le viene dada por ser células internas de la capa que se sitúa alrededor del cuello del útero, más conocido como epitelio. En este caso, pasa lo mismo que con el Ascus, se deja evolucionar porque en muchas ocasiones se va por sí solo. Pero requiere vigilancia frecuente, en caso de que las células se tornen agresivas.
  • Lesión intraepitelial de alto grado (SIL de alto grado) – En este caso no hay lugar para la vacilación. Los resultados presentan una anormalidad tan llamativa y un porcentaje tan elevado de derivar en cáncer, que se requiere tratamiento inmediato. A pesar de existe SIL de alto grado de varios estados, en todos ellos se realiza una intervención. Es extraño que desaparezcan por sí solos, por lo que el siguiente paso es un examen a fondo y un tratamiento, según la anormalidad de la situación.
  • Carcinoma de células escamosas – Es el caso más grave. Se da cuando, directamente, se detectan células cancerosas en la prueba. No es lo habitual, al menos para quienes se hacen sus revisiones de forma periódica, como mandan los servicios sanitarios. La intervención se hace más pronto que tarde, confiando en no haber cogido la enfermedad demasiado tarde.

La relevancia de hacerse pruebas de forma regular (los médicos recomiendan cada 3 o 6 meses), viene dada por varios motivos. El primero, la prevención. Es la única forma de reducir el cáncer de útero. La segunda, y algo menos conocida, porque las citologías, a pesar de tener un alto nivel de eficacia, no siempre localizan las células anormales que pueda tener la paciente.

Los falsos negativos, como se les conoce, no son habituales pero ocurren. De ahí que una revisión al poco tiempo, ayude a salir de dudas. No obstante, también puede darse el caso contrario. Un falso positivo viene dado cuando el diagnóstica apunta a células anormales, cuando el paciente está completamente sano. El caso es más duro pero el final suele ser más feliz, a pesar del susto inicial.

Resultados de la citología: Cáncer de cuello uterino

Citologia que es

Entre el útero y la vagina se encuentra el cuello uterino o cuello del útero. Aquí ocurren múltiples transformaciones durante la vida de cualquier mujer: la menstruación , el embarazo y la menopausia someten el cuello uterino a variaciones hormonales. El cáncer de cuello uterino en se diagnostica cada año en 3.500 mujeres, y entre las que se someten a los controles, una de cada 10.000 recibe un diagnóstico de cáncer en forma avanzada. La tasa de mortalidad es baja  pero no es insignificante para esto. La prueba de Papanicolaou o citología es esencial como primer examen porque las etapas iniciales de esta enfermedad son generalmente asintomáticas y, por lo tanto, no hay campanas de alarma claras que puedan sonar para una intervención oportuna.

El principal desencadenante del cáncer de cuello uterino es la infección por el virus del papiloma (también conocido por el acrónimo VPH) que se puede contraer a través de las relaciones sexuales. Con el tiempo, el cuerpo de la mujer puede deshacerse de esta infección sin sufrir daños, en otros casos, el virus del papiloma causa alteraciones en las membranas mucosas del útero que pueden causar la aparición de un tumor. La prueba de Papanicolaou o citología se convierte entonces en esencial, y está claro si cree que toma un promedio de diez años entre la infección del virus y la aparición del cáncer cervical (esta es la estimación de los médicos). En todo este tiempo, la prueba de Papanicolaou fue la única herramienta válida de diagnóstico temprano útil para la intervención oportuna.

Resultados de la citología: virus del papiloma humano

¿Qué pasa si en los resultados de la citología: virus del papiloma humano? Lo primero es estar tranquila. La realidad y la estadística dictan que el 90% de mujeres se cura, de forma espontánea, en un plazo menor a dos años. Lo único que se requiere es un control, revisiones más habituales y ciertas rutinas de lo más sencillas.

Obviamente, resultados de la citología: virus del papiloma humano no dejan de ser preocupantes, aunque se curen en la mayoría de los casos. El papiloma humano es la afección que genera cáncer de cuello de útero, de ano y de laringe. Sí, de laringe. De ahí la relevancia de las revisiones en las que tanto insisten los sanitarios.

Citologia cuando y por que hacerla revision

Esas revisiones son las que detectan si las células del cuello del útero sufren algún cambio. Y por cambio nos referimos a cualquiera de los 30 tipos de papiloma humano que afectan al aparato genital femenino. En total, hay unas 150 clases de papiloma que afectan a los humanos. De los 30 tipos, sólo 15 son los más peligrosos. No obstante, cada año se añaden nuevos tipos a la lista.

A la hora de interpretar los resultados anormales, hay que tener en cuenta que todo cáncer de cuello de útero, viene provocado por el virus del papiloma. A pesar de ello, la estadística marca un control tremendo sobre esta afección. Tan sólo 7 mujeres de cada 100.000 acaba por desarrollar un cáncer de cuello de útero.

Por otro lado, el papiloma también causa 4 de cada 10 cánceres de útero, vagina o pene. El 90% de cánceres anales. Y tan sólo un 12% de boca y garganta. Para evitarlos, basta con tomar ciertas precauciones. Por ejemplo, usar preservativos sin vas a mantener relaciones sexuales con alguien que no conoces, realizar las citologías estipuladas en el calendario y, de un tiempo a esta parte, vacunarse cuando llegue la campaña.

También te puede interesar:

Curso de Creación Web
¡Aprende a CREAR y MONETIZAR tu sitio web con Tendenzias!
+ 100Mde lectores al año
+ 1.8M de euros
+ 15 años de experiencia
Te ofrecemos nuestra experiencia para que logres montar tu web y comenzar a monetizarla desde cero.
¡Quiero Aprender!
Citología: cuándo y por qué hacerla
4.80 / 5
4.80 - 7 Votos

También te puede interesar