Escrito por

Vacuna contra la gripe 2018 – 2019: ¿funciona?

En una entrada anterior ya os hemos hablado del Calendario de Vacunas Infantiles 2018 – 2019, pero lo cierto es que los niños no son los únicos que deben vacunarse sino que nosotros los adultos podemos hacerlo de la gripe. Cada año se lanza una campaña de vacunación contra esta enfermedad por lo que os hablamos a continuación en Demedicina de la Campaña de Vacunas contra la gripe 2018 – 2019 que arrancará en unos días y que es importante que no dejemos pasar por alto.

También deberías comprobar el Calendario de vacunas infantiles 2018

Por qué vacunarse contra la gripe

Como cada año, las Comunidades Autónomas preparan en el comienzo del otoño las que son sus respectivas campañas de vacunación contra la gripe.

Sectores de la población en situaciones delicadas como por ejemplo los ancianos, es importante que se vacunen ya que en su caso el virus de la gripe puede acabar derivando en enfermedades más duraderas o de mayor gravedad.

Pensemos que al sufrir una gripe, y más si se trata de una fuerte, nuestro sistema inmunológico se debilita y en el caso de niños y ancianos puede provocar que se cojan otras enfermedades viricas.

La gripe es una enfermedad vírica aguda, específica de las vías respiratorias, que se caracteriza por tener un periodo de incubación de 48 horas. Su presentación más frecuente es el comienzo brusco, con dolores de cabeza, fiebre, escalofríos, dolores musculares, malestar general y síntomas de afectación respiratoria, como tos seca y dolor de garganta. Estos síntomas no deben confundirse con otras infecciones respiratorias víricas (a las que no cubre la vacuna).

Al margen de la vacuna que podemos ponernos en cualquier centro de salud de nuestra comunidad autónoma, existen otros modos de evitar el contagio de la gripe y teniendo en cuenta que suele contagiarse de persona a persona es importante evitar contacto directo con otras personas si estamos con gripe.

Las medidas de higiene más relevantes para la prevención son:

  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Taparse la boca y la nariz con un pañuelo al estornudar o toser y desecharlo inmediatamente después.
  • No compartir vasos, cubiertos, toallas y otros objetos que hayan podido estar en contacto con saliva y secreciones.

Mediante la vacunación de los grupos de riesgo se pueden evitar un 50-60% de hospitalizaciones y el 80% de los fallecimientos derivados de las complicaciones de la gripe.

La vacuna de la gripe no puede provocar la enfermedad, ya que contiene virus muertos no contagiosos. Si una persona sufre en los días posteriores a la vacunación un cuadro de vías respiratorias altas, en ningún caso puede estar relacionado con la administración de la vacuna antigripal.

En cuanto a reacciones adversas a la vacuna de la gripe cabe señalar que no se dan y que en ocasiones puede notarse escozor o picor tras el pinchazo, y en casos muy puntuales puede producir fiebre, dolor muscular o malestar.

Cómo actúa la vacuna de la gripe

como-actua-la-vacuna-de-la-gripe

La vacuna de la gripe actúa en contra del virus de esta enfermedad de modo que cuando nos la pinchan, lo que hacen en realidad es suministrarnos varias cepas del virus para que nuestro sistema inmunológico se ponga en marcha con nuestras defensas para que podamos evitar así , acabar contagiándonos de la enfermedad.

El proceso de fabricación de las vacunas se lleva a cabo por las farmacéuticas que comienzan a elaborarla en cuanto reciben las cepas y para lo que se necesita un periodo de unos cuatro meses más el tiempo de entre cuatro y seis semanas que tarda la OMS en elaborar los reactivos. Así que mucho antes de que comience la campaña, cada año, el virus de la gripe ya se pone en marcha.

Actualmente hay diferentes centros que han fabricado la vacuna de modo que ya está lista para esta campaña de 2018 – 2019 y que a diferencia del año pasado arranca un poco más tarde que de costumbre.

Campaña de Vacunas contra la gripe 2018 – 2019

campaña-de-vacunas-contra-la-gripe-2014-2015

El año pasado la campaña de vacunas contra la gripe en todas las Comunidades Autónomas se inició a mediados de Septiembre y duró hasta finales de Noviembre o mediados de Diciembre (dependiendo de cada comunidad) ya que es entre otoño y comienzos del invierno cuando más casos se dan de contagio por el virus de la gripe.

Este año 2018 la campaña arrancará también en Octubre, y al margen de que lancen spots, carteles y frases para animar a la población a que se vacunen, también contemplan la vacunación de las personas incluídas en los grupos de población de riesgo, la vigilancia de la incidencia semanal de gripe, a través de la red de Médicos Centinela, y la disponibilidad adicional de recursos asistenciales en el caso de que la vigilancia indique la existencia de situación epidémica.

El virus que se espera este año va a ser similar o muy parecido al de las últimas temporadas, por lo que la vacuna trivalente contiene dos cepas tipo A y una de tipo B, siguiendo las recomendaciones de la OMS para el hemisferio norte. El invierno pasado predominó la variante de gripe A H3N2, que resultó menos agresiva que la H1N1, causante de 17 muertes en Cantabria en 2013. En la última epidemia, que alcanzó el pico más alto a finales de enero, murieron por complicaciones derivadas de la gripe cuatro personas de modo que cuando desde el gobierno nos advierten de la importancia de esta vacuna, sobre todo para ancianos y niños, es algo que debemos tomar muy en serio.

Para mitigar los efectos de la gripe, las autoridades sanitarias recomiendan la vacuna a los mayores de 60 años con especial énfasis a los que conviven en instituciones cerradas; y a otros colectivos de riesgo, como son los niños y adultos con enfermedades crónicas cardiovasculares, neurológicas o pulmonares, con patologías metabólicas o de inmunosupresión; así como las embarazadas en cualquier trimestre de gestación.

No lo parece pero realmente es un riesgo que nos vacunemos de la gripe ya no sólo para evitar un resfriado que siempre es molesto de sobrellevar sino porque existen riesgos de desarrollar o de agravar otras enfermedades y así la vacuna es también recomendable para este tipo de pacientes:

  • Enfermedad respiratoria crónica (fibrosis quística, displasia broncopulmonar, bronquiectasias, asma persistente moderada o grave)
  • Enfermedad renal crónica
  • Enfermedad cardiovascular grave
  • Enfermedad metabólica crónica (Diabetes mellitus)
  • Enfermedad inflamatoria intestinal crónica (en el caso de los niños con enfermedad celíaca no hay consenso en si es necesario su administración por lo que dependerá de cada pediatra o gastroenterólogo infantil la decisión)
  • Inmunodeficiencia congénita o adquirida (excluido déficit aislado de IgA)
  • Asplenia funcional o anatómica
  • Enfermedad oncológica
  • Enfermedad hematológica moderada o grave
  • Enfermedad neuromuscular crónica y encefalopatía
  • Síndrome de Down u otros trastornos genéticos con factores de riesgo

¿Funciona la vacuna contra la gripe?

El problema de dar esta respuesta es que depende en sí del virus que llegue a nuestro organismo. Es decir, los virus van mutando y puede que cuando llegue a nosotros no tenga la misma estructura que del virus del que nos hemos vacunado y por eso no nos haga efecto. Algunos efectos confirman que una de las causas de que los virus muten cada vez más rápido es el cambio climático pero también debemos tener en cuenta las circunstancias del paciente en sí. Por ejemplo, las personas con obesidad son más propensas a contagiarse del virus de la gripe porque sus glóbulos blancos se ven reducidos, al igual que ocurre con algunos productos para reducir el colesterol. Por lo que si estamos en alguna de estas condiciones es posible que la vacuna no surta efecto en nosotros.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos