Escrito por

Bulto en la axila: Cómo saber si es benigno o maligno

Los bultos en la axila pueden ser muy dolorosos e incómodos por la zona donde están situados. Pero también pueden responder a una patología más grave, por lo que siempre es recomendable buscar la evaluación de un profesional. Hoy en Demedicina te hablamos sobre los bultos en las axilas: cómo saber si son benignos o malignos.

bulto axila

Causas de un bulto en la axila

Los bultos en la axila pueden ser provocados por diferentes causas. Generalmente, este tipo de bultos suelen ser benignos y los más frecuente es que se deban a quistes o la inflamación de un ganglio linfático.

Los bultos en la axila se pueden deber a diferentes causas, como puede ser la aparición de abscesos por acumulación de pus, el uso de desodorantes, a causa de infecciones virales o bacteriológicas, y también, en los casos más graves, a causa del cáncer de mama (incluso puede aparecer un bulto en la axila si no hay ningún síntoma en el pecho).

Generalmente, cuando estos bultos provocan dolor son quistes que se pueden haber infectado. Si el bulto en la axila no produce ningún tipo de dolor es posible que sea un tumor.

Por ello, aunque los bultos en la axila suelen ser de naturaleza benigna (normalmente, quistes por acumulación de grasa), es mejor asegurarse a tiempo.

Forinculosis

Una de las razones más comunes de tener un bulto en la axila es la forunculosis. Esto no es más que un folículo inflamado que puede causar algún dolor en la persona que lo padece y que, además, suele incluir un vello enquistado por lo que todavía resulta más molesto. ¿Cómo se produce esto? el sudor se queda atrapado porque no puede salir y entonces se provoca una infección de las bacterias acumuladas produciéndose el bulto. Aunque normalmente estos casos suelen provocar bultos pequeños también podemos encontrar otros más grandes.

Cuando se trata de este tipo de bultos no tenemos de qué preocuparnos. De hecho, en la mayoría de los casos podemos solucionar nosotros el problema sin necesidad de acudir al médico pero siempre hay que tenerlo muy vigilado porque si el bulto crece y no somo capaces de curar la infección debemos dejar que un doctor nos ponga un tratamiento que puede consistir en un antibiótico para alejar de nosotros la infección. Si así tampoco se curase se procede a una operación para quitar el quiste pero se trata de una operación muy sencilla.

¿Cómo podemos evitar que se formen forúnculos en las axilas? este problema puede ser muy habitual en ciertas personas con la piel más difícil y sensible. En las farmacias pueden venderte una crema antiséptica que evitan que se formen estos forúnculos aunque tampoco nos asegura nada. Algo importante es depilarse con precaución porque es en este momento cuando se forman los forúnculos. Para ello, después de la depilación puedes aplicar un exoliante para eliminar bacterias de la zona aunque siempre intentando utilizar los menos químicos posibles: olvídate de los desodorantes con alcohol.

Inflamación de los ganglios

Los bultos en las axilas también pueden ser causa de una inflamación de los ganglios ya que en la axila se encuentran numerosos vasos linfáticos que son los que provocan esta situación. Estos vasos linfáticos son muy importantes porque depuran todo nuestro cuerpo de infecciones pero cuando nos ataca un virus, por ejemplo, estos vasos tienen más trabajo y se inflaman produciendo ese bulto que vemos.

Aunque no suele ser nada grave, lo mejor es acudir a un médico para saber de qué tipo de bacteria se trata y conocer si necesitamos un tratamiento en concreto.

Linfoma

Por último, ese bulto que vemos en la axila también puede ser un linfoma. Dentro de los linfomas podemos clasificarlos en dos tipos: linfoma de no Hodking y linfoma Hodking. Aunque es un tipo de cáncer, no hay que dejar que cunda el pánico porque tiene un tratamiento muy efectivo y en la gran mayoría de los casos solo se queda en un susto.

¿Por qué se produce este tipo de situación conocida por linfoma? Provienen de un problema con los glóbulos blancos que se conocen como células B o también como linfocitos B. Normalmente se establece un tratamiento de quimioterapia. Dependiendo de cada caso será un número de sesiones u otro, y también habrá casos que no requieran de qumioterapia aunque este tratamiento suele ser muy efectivo y la recuperación también es más rápida.

Igualmente, sea cual sea el caso, si aparece un bulto en la axila es importante acudir al médico (sobre todo si no desaparece) para que examine la zona y nos explique la razón.

Bulto en la axila: cómo saber si es benigno o maligno

bultos axila
Para determinar la tipología de un bulto a la axila es necesario acudir al médico especialista para que realizar un examen físico del paciente. A través de este examen se pueden determinar los síntomas del paciente y las características del tumor, pudiendo descartarse en muchos casos, a través del examen físico, que se trate de un tumor maligno.

loadInifniteAdd(44636);

Si existe alguna sospecha de que el tumor puede deberse a un cáncer de pecho es recomendable realizar una mamografía para analizar el bulto más en profundidad. Si el doctor detecta que se trata de un ganglio linfático inflamado, lo más probable es que se realice una biopsia para un análisis más exhaustivo y descartar cualquier tumor maligno.

Una vez se haya determinado el origen y tipo de bulto, se procederá al tratamiento, que puede ir desde la cirugía o los antibióticos para los quistes, hasta la quimioterapia y radioterapia para los casos de cáncer.

Y os lo volvemos a repetir: si notáis cualquier bulto extraño en vuestro cuerpo, sea en la axila o en cualquier otra parte, acudir al médico inmediatamente. Para terminar, os dejamos con unos enlaces que os podrían resultar interesantes para complementar la información del artículo.

Enlaces de interés:

En Demedicina tenemos muchos otros artículos que te pueden resultar muy interesantes:

Y si te ha gustado el artículo, no dudes en compartirlo con tus amigos en Facebook, Twitter y Google +.

loadInifniteAdd(44637);

Demedicina.com

Newsletter